AR­TE SO­BRE LA PIEL

ALE­JAN­DRO RAMÍREZ

Estilo Ejecutivo - - TEMA DEL MES - LUIS ALE­JAN­DRO ME­NE­SES LMENESES@ LA­RE­PU­BLI­CA. NET

Soy mú­si­co, soy ar­tis­ta. En es­te mo­men­to es­toy in­vo­lu­cra­do en va­rios pro­yec­tos, uno que me cau­sa mu­chí­si­ma emo­ción es el Sr. Lo­ki Stu­dio, un ex­pe­ri­men­to en el cual me con­vier­to en ta­tua­dor, con ello tra­to de re­fle­xio­nar en torno a la for­ma o mo­do de vi­vir del ar­te.

La lec­tu­ra que pre­ten­do dar, po­dría di­fe­rir de la que le da­ría un ta­tua­dor.

Tar­dé ocho me­ses en desa­rro­llar­lo ( con es­to me re­fie­ro a la prác­ti­ca), ini­cian­do por apren­der una téc­ni­ca su­ma­men­te com­ple­ja.

En mi pro­pues­ta ar­tís­ti­ca he he­cho gra­fi­ti, escultura, pin­tu­ra, gra­ba­do, vi­deo, ¡ has­ta pi­ña­tas! cuan­do era un ni­ño, y nin­gu­na se com­pa­ra con la com­ple­ji­dad del ta­tua­je.

Ten­go que de­cir que ad­mi­ro mu­cho a los ta­tua­do­res des­pués de ex­pe­ri­men­tar lo di­fí­cil de la téc­ni­ca.

Muy pron­to ex­pon­dré par­te del tra­ba­jo, de es­ta for­ma in­cor­po­ra­ré el ta­tua­je a la “Ins­ti­tu­ción del Ar­te”.

En mis ini­cios co­que­teé con cier­tas obras de ar­te que in­vo­lu­cra­ban el so­ni­do, lue­go nos in­vi­ta­ron a mí y a mi so­cio Errol Ba­rran­tes con quien con­for­mo el gru­po Ja­la­me­lu­le, a mez­clar mú­si­ca en un bar jo­se­fino, de allí en ade­lan­te no he­mos pa­ra­do de to­car, una co­sa lle­vó a otra y cuan­do me di cuen­ta me es­ta­ba ga­nan­do la vi­da con es­to.

Han pa­sa­do ya nue­ve años de Ja­la­me­lu­le y aún si­go uti­li­zan­do la mú­si­ca y el so­ni­do co­mo par­te de mi pro­pues­ta ar­tís­ti­ca.

Creo que to­do aque­llo que naz­ca del es­fuer­zo y del tra­ba­jo ge­ne­ra sa­tis­fac­ción. En mi ca­so, ca­da co­sa que ha­go pro­du­ce dis­tin­tas emo­cio­nes; en la cu­ra­du­ría, por ejem­plo, apren­do y me acer­co a los ar­tis­tas que in­vi­to a ex­po­ner; con Ja­la­me­lu­le pue­do ima­gi­nar la can­ti­dad de ex­pe­rien­cias que han pa­sa­do en es­tos años: des­de gen­te que se ha ca­sa­do des­pués de un chi­vo, has­ta los ca­ra­ji­llos que han na­ci­do des­pués de una pre­sen­ta­ción, mi ma­yor sa­tis­fac­ción es ver a las per­so­nas fe­li­ces bai­lan­do sin que les im­por­te na­da.

“Con el Sr. Lo­ki es muy gra­ti­fi­can­te ver que a una per­so­na le gus­te su ta­tua­je y que lle­va­rá una par­te de mi ar­te to­da

su vi­da”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.