Si­glos de ri­sas des­de Ja­pón

Fred He­rre­ra nos acer­ca a una tra­di­ción es­cé­ni­ca ja­po­ne­sa que veremos en el Tea­tro Na­cio­nal

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - EL AU­TOR ES AR­TIS­TA ES­CÉ­NI­CO Y DI­REC­TOR DEL TEA­TRO NA­CIO­NAL DE COS­TA RI­CA.-

Des­de Ja­pón lle­ga la com­pa­ñía de Man­sai No­mu­ra, que mos­tra­rá, en el Tea­tro Na­cio­nal, una tra­di­ción de si­glos: el kyo­gen, comedia re­ple­ta de ges­tos de mi­mo, más­ca­ras y aba­ni­cos. Ha­brá dos opor­tu­ni­da­des pa­ra dis­fru­tar­la: el mar­tes y miér­co­les.

To­ma­mos el tren ba­la, Shin­kan­sen, de To­kio ha­cia Hi­rai­zu­mi, jun­to con la Com­pa­ñía de Kyo­gen del maes­tro Man­sai No­mu­ra. Lle­ga­mos tem­prano y en­tra­mos en la re­gión de Hi­rai­zu­mi. Hay unos 40 tem­plos allí y el más fa­mo­so es el de Chu­son-ji. Se­gún la tra­di­ción, aquí es­tá en­te­rra­da la fa­mi­lia Fu­ji­wa­ra, que go­ber­nó el nor­te de Ja­pón du­ran­te si­glos. To­da es­ta zo­na fue de­cla­ra­da pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad por la Unes­co.

Nun­ca ha­bía­mos vis­to un tem­plo tan her­mo­so. Es una jo­ya que tie­ne más de 1.000 años de an­ti­güe­dad. Al la­do del tem­plo de Chu­son-ji se en­cuen­tra un be­llo tea­tro noh­lla­ma­do Ha­ku­san Jin­ja No Bu­tai. Su te­cho es­tá he­cho de un ma­te­rial ve­ge­tal, pa­re­ci­do a la pa­ja; al­gu­nas plan­tas cre­cen en­ci­ma y de­jan ver sus ra­mi­tas.

Ha­cia las 11 a. m. co­men­za­ron a en­cen­der las an­tor­chas y, en me­dio del va­por que sa­lía del bos­que de pi­nos que ro­dea­ba la edi­fi­ca­ción, co­men­za­mos a oír el so­ni­do tí­pi­co de la flau­ta ja­po­ne­sa.

Es­te lu­gar esun­te­so­ro pa­ra los ja­po­ne­ses y so­lo una vez al año se per­mi­te, en me­dio del ve­rano, que una pres­ti­gio­sa com­pa­ñía pre­sen­te es­pec­tácu­los du­ran­te to­do el día, tal y co­mo se acos­tum­bra­ba en la épo­ca de los Fu­ji­wa­ra.

Ofre­cen cin­co es­pec­tácu­los de tea­tro noh, que po­ne en es­ce­na historias de la mi­to­lo­gía ja­po­ne­sa y de los gran­des gue­rre­ros del pa­sa­do. Es una for­ma de tea­tro “trá­gi­co”, muy lleno de fuer­za, lleno de fan­tas­mas, de­mo­nios y per­so­na­jes em­bru­ja­dos. En­tre ca­da obra de

noh, hay un es­pec­tácu­lo có­mi­co de kyo­gen, que sig­ni­fi­ca “pa­la­bra sal­va­je”; es de­cir, pa­la­bra un po­co irre­ve­ren­te, sa­tí­ri­ca.

El noh y el kyo­gen son her­ma­nos: el pri­mer ha­ce llo­rar y sus­pi­rar, el se­gun­do pro­vo­ca reír y di­ver­tir­se. La mez­cla de am­bos, a lo lar­go de un día, sa­tu­ra los sen­ti­dos y pro­vo­ca una es­pe­cie de “ebrie­dad es­té­ti­ca”; to­da la ma­gia y el re­fi­na­mien­to del Ja­pón lo­gran pe­ne­trar nues­tros sen­ti­dos.

El kyo­ge­nes un es­pec­tácu­lo de di­ver­sión y en­tre­te­ni­mien­to pa­ra la cor­te de los sa­mu­ráis, con tra­jes ex­tre­ma­da­men­te ele­gan­tes, de lino y se­da. Se acom­pa­ña­ban con cua­tro mú­si­cos –al fon­do– en un es­ce­na­rio de unos 40 me­tros cua­dra­dos.

En el pa­sa­do, los sa­mu­ráis de la fa­mi­lia Fu­ji­wa­ra ve­nían a ver obras de tea­tro noh y kyo­gen mien­tras pa­sa­ban el día des­can­san­do y so­cia­li­zan­do.

Al la­do del es­ce­na­rio, hay­mu­chas ven­tas de co­mi­da ja­po­ne­sa; se ofre­ce, por ejem­plo, so­pa de mi­so, acom­pa­ña­da de un va­si­to de sa­ke. To­dos los sen­ti­dos son so­li­ci­ta­dos.

En los tea­tros de To­kio y del res­to del mun­do es ca­si im­po­si­ble asis­tir a un día en­te­ro de es­pec­tácu­los así. Allí se sien­te el pa­so del tiem­po.

No obs­tan­te, Cos­ta Ri­ca po­drá vi­vir las sen­sa­cio­nes y ri­sas que desata­da el kyo­gen en nues­tra pro­pia tie­rra con las pre­sen­ta­cio­nes de la com­pa­ñía de Man­sai No­mu­ra los días 23 y 24 de agos­to, en el Tea­tro Na­cio­nal.

Contra el se­ñor feu­dal

De he­cho, en­tre las obras de

kyo­gen pre­sen­ta­das aquel día en Chu­son-ji, hay­dos que se­rán pre­sen­ta­das aquí.

Una es Ama­rra­do a un pa­lo; a con­ti­nua­ción, un bre­ve re­su­men: un se­ñor feu­dal de­be sa­lir de su ca­sa y tie­ne el pro­ble­ma: ca­da vez que sa­le, sus dos ser­vi­do­res en­tran don­de guar­da las ja­rras de su pre­cia­do li­cor de arroz, sa­ke, y se em­bo­rra­chan. Con­ci­be una es­tra­ta­ge­ma, los cap­tu­ra y lo­gra ama­rrar a los dos ser­vi­do­res con cuer­das. El más re­bel­de se llama Ta­ro­ka­ja, una es­pe­cie de Pe­pi­to ja­po­nés; des­de que en­tra en es­ce­na, el pú­bli­co sa­be que va a co­me­ter al­gu­na tra­ve­su­ra.

A pe­sar de estar ama­rra­dos, uno a un pa­lo y otro ma­nia­ta­do, am­bos fuer­zan el can­da­do, en­tran en la ca­va, des­ta­pan una de las gran­des ja­rras­con­sa­ke y sea­yu­dan a be­ber, sa­can­do el li­cor con un gran ta­za. El efec­to có­mi­co vie­ne de las múl­ti­ples pe­ri­pe­cias y pi­car­días a las que se en­tre­gan am­bos ser­vi­do­res; cuan­do ya es­tán bo­rra­chi­tos, se po­nen a can­tar y bai­lar ha­cien­do una pa­ro­dia de las dan­zas de los se­ño­res feu­da­les. (En la épo­ca de los Fu­ji­wa­ra, es­ta pie­za có­mi­ca de­bió ser muy atre­vi­da).

El se­ñor feu­dal re­gre­sa a su ca­sa y es­cu­cha los gri­tos y can­tos en­fies­ta­dos de sus ser­vi­do­res. En­tra pa­ra dar­les una pa­li­za: Gi­ro­ka­ja es­ca­pa y Ta­ro­ka­ja se en­fren­ta con su amo con el pa­lo.

La obra es di­ver­ti­dí­si­ma, muy có­mi­ca. No hay ac­ce­so­rios en es­ce­na, sal­vo la gran ta­za. To­dos los de­ta­lles de las ja­rras de sa­ke, el can­da­do y el des­cen­so a la ca­va por las gra­das son mos­tra­dos a pu­ro mi­mo.

El ac­tor de kyo­gen de­be saber can­tar, co­mo un can­tan­te pro­fe­sio­nal de ópe­ra. Man­sai No­mu­ra, por ejem­plo, tie­ne una voz ex­tre­ma­da­men­te gra­ve, co­mo un “ba­rí­tono pro­fun­do”. Es muy del­ga­do, co­mo una es­pe­cie de don Qui­jo­te. Ha rea­li­za­do mu­chas pe­lí­cu­las en Ja­pón y ac­tua­do en en la pe­lí­cu­la Ran, de Aki­ra Ku­ro­sa­wa. No­mu­ra es una es­tre­lla de los es­ce­na­rios en Ja­pón.

Man­sai Sen­sei, el maes­tro Man­sai, nos dio cla­ses de kyo­gen en París du­ran­te mar­zo del 2012, el mis­mo mes cuan­do ocu­rrió la ca­tás­tro­fe de Fu­kus­hi­ma. Es un hom­bre ex­tre­ma­da­men­te ge­ne­ro­so en su en­se­ñan­za. Des­pués de ese con­tac­to en París, fui­mos a vi­si­tar­lo a Ja­pón y nos pro­pu­so acom­pa­ñar a la tro­pa en la gi­ra al tem­plo de tea­tro noh y kyo­gen más pre­cio­so de Ja­pón.

La fa­mi­lia de No­mu­ra for­ma par­te de la “aris­to­cra­cia del tea­tro” en Ja­pón. Han he­re­da­do un re­per­to­rio de va­rios cien­tos de obras, que so­lo ellos pue­den eje­cu­tar. El abue­lo y el pa­pá de Man­sai se ga­na­ron el tí­tu­lo de Te­so­ro Na­cio­nal Vi­vien­te de su país.

Así co­mo la mon­ta­ña de Chu­son-ji es pa­tri­mo­nio de Ja­pón, es­tos ac­to­res son de­po­si­ta­rios de una tra­di­ción es­cé­ni­ca y, por tan­to, “por­ta­do­res de un pa­tri­mo­nio in­ma­te­rial”.

To­dos los ges­tos y los mo­vi­mien­tos en es­te ti­po de tea­tro es­tán co­di­fi­ca­dos: el nú­me­ro de pa­sos an­tes de can­tar, los ges­tos con

las man­gas de la ro­pa, el or­den de en­tra­da y sa­li­da de los ac­to­res a es­ce­na.

En Oc­ci­den­te no te­ne­mos nada pa­re­ci­do por­que nues­tra cul­tu­ra se ba­sa, en bue­na me­di­da, en los con­cep­tos de “rup­tu­ra”, “re­vo­lu­ción” y “cam­bio”. En es­tas cul­tu­ras tra­di­cio­na­les orien­ta­les se tra­ta más de bien de una trans­mi­sión oral de maes­tro a dis­cí­pu­lo, don­de es­te úl­ti­mo se es­fuer­za por bo­rrar to­do ras­go per­so­nal en es­ce­na pa­ra en­car­nar el “ar­que­ti­po” del per­so­na­je que ha apren­di­do.

La trans­mi­sión se lo­gra por una re­pe­ti­ción inago­ta­ble del re­per­to­rio. Man­sai en­tró en es­ce­na a los tres años, co­mo los otros ac­to­res de su fa­mi­lia.

Hon­gos tras el in­ter­me­dio

Des­pués del in­ter­me­dio, la com­pa­ñía de Man­sai No­mu­ra in­ter­pre­ta­rá Los hon­gos hu­ma­nos, obra có­mi­ca don­de se ha­ce un sá­ti­ra del pre­ten­di­do po­der “má­gi­co” de los cha­ma­nes de la­mon­ta­ña, los fa­mo­sos ya­ma­bus­hi. Ellos tien­den a ha­blar mu­cho y a pa­sar­se de fan­fa­rro­nes ha­cien­do alar­de sus po­de­res má­gi­cos. Un preo­cu­pa­do se­ñor feu­dal con­sul­ta a un cha­mán por­que ha sa­li­do cer­ca de su ca­sa un “hon­go hu­mano”, un es­pé­ci­men gi­gan­tes­co con for­ma de hu­mano.

El cha­mán in­sis­te en que él po­see un con­ju­ro muy po­ten­te y que va a des­apa­re­cer el hon­go hu­mano que ha in­va­di­do el jar­dín. Es una es­pe­cie de ver­sión ja­po­ne­sa de El apren­diz de bru­jo, pues ca­da vez que tra­ta de exor­ci­zar al hon­go hu­mano, apa­re­ce otro más. Con­for­me avan­za la obra, ve­mos una pro­li­fe­ra­ción de hon­gos hu­ma­nos en to­das las es­ce­nas. Ves­ti­dos con tra­jes de se­da be­llí­si­mos y más­ca­ras de de­mo­nios, es­ta obra de kyo­gen­nos lle­va por un uni­ver­so oní­ri­co, don­de la ri­sa se mez­cla con el asom­bro.

Los ac­to­res de­ben ca­mi­nar de cu­cli­llas, man­te­nien­do la ca­be­za a la mis­ma al­tu­ra, co­mo si se des­li­za­ran so­bre un riel. Un ejer­ci­cio muy du­ro pa­ra las pan­to­rri­llas.

Al fi­nal, el cha­mán fan­fa­rrón y el se­ñor feu­dal son per­se­gui­dos por un ejér­ci­to de hon­gos hu­ma­nos que lo han in­va­di­do to­do.

Pa­ra las fun­cio­nes en el Tea­tro Na­cio­nal, la com­pa­ñía de Man­sai No­mu­ra ha enviado a uno de sus en­tre­na­do­res: el maes­tro Hi­roha­ru Fu­ka­ta, quien ha da­do un ta­ller de mi­mo a es­tu­dian­tes de tea­tro y dan­za. Du­ran­te las cla­ses se se­lec­cio­nó a 10 par­ti­ci­pan­tes y ca­da no­che cin­co com­pa­trio­tas es­ta­rán en es­ce­na jun­to con los ac­to­res de la pres­ti­gio­sa com­pa­ñía de To­kio, ves­ti­dos con tra­jes de se­da fa­bu­lo­sos y las más­ca­ras tra­di­cio­na­les del tea­tro kyo­gen.

Sin du­da, es­ta se­rá una opor­tu­ni­dad ex­cep­cio­nal y re­fi­na­da pa­ra dis­fru­tar del pa­tri­mo­nio que en­cie­rra Ja­pón.

/ LA NA­CIÓN TEA­TRO NA­CIO­NAL PA­RA

TEA­TRO NA­CIO­NAL PA­RA LN.

Una de las es­ce­nas de las obras de kyo­gen. Ha­brá sub­tí­tu­los en es­pa­ñol pa­ra en­ten­der me­jor.

GRA­CIE­LA SO­LÍS..

Hi­roha­ru Fu­ka­ta im­par­tió un ta­ller pa­ra los ac­to­res cos­ta­rri­cen­ses. Ade­más, él ofre­ció una mues­tra de es­te tea­tro có­mi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.