Así sur­gie­ron las pri­me­ras cer­ve­ce­rías en Cos­ta Ri­ca

Las historias de las pri­me­ras cer­ve­ce­rías en Cos­ta Ri­ca, en especial de la que creó Jo­sé Trau­be Tichy

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

Re­cor­dan­do su in­fan­cia, du­ran­te la dé­ca­da de 1930, cuen­ta el jo­se­fino Willy Cas­tro Du­rán: “Es­tam­pas es­pe­cia­les con­fi­gu­ra­ron la pre­sen­cia de los va­go­nes de cua­tro rue­das, ti­ra­dos por per­che­ro­nes o gran­des­mu­las, que ser­vían pa­ra el re­par­to a la Cer­ve­ce­ría Trau­be y a la Gam­bri­nus”.

”Las mu­las de la Cer­ve­ce­ría Trau­be fue­ron bien co­no­ci­das por su ta­ma­ño y for­ta­le­za, a tal pun­to de que más de una mu­jer cuan­do era al­ta y gua­pa, pe­ro de ca­ra fea, re­ci­bió el mo­te de ‘mu­la de la Trau­be’” ( Ba­rrio Pla­za Ví­quez).

Pro­mo­vien­do la cer­ve­za. Fue en fe­bre­ro de 1852 cuan­do el Es­ta­do cos­ta­rri­cen­se es­ta­ble­ció, en 50 pe­sos men­sua­les, el mon­to por pa­gar pa­ra es­ta­ble­cer una fá­bri­ca de cer­ve­za. Si bien tal su­ma era­muy al­ta, la so­la dis­po­si­ción de­mues­tra un cam­bio en los pa­tro­nes de con­su­mo ur­bano, que em­pe­za­ban a eu­ro­pei­zar­se al ca­lor de la im­por­ta­ción del ca­fé.

De es­to, cla­ro es­tá, no es­ca­pa­ban las be­bi­das al­cohó­li­cas, que ten­dían a di­ver­si­fi­car­se. Así, de pa­so por San Jo­sé, ha­cia 1853, el ale­mán Mo­ritz Wag­ner anotó: “Los sá­ba­dos, las can­ti­nas es­tán siem­pre lle­nas; [y] has­ta la cer­ve­za de la ta­ber­na ale­ma­na, aquí una be­bi­da nue­va, em­pie­za a in­tro­du­cir­se”.

Pa­ra abril de 1856, la ca­sa co­mer­cial de Joy & von Schrö­ter anun­cia­ba en el Bo­le­tín Ofi­cial, la Cer­ve­za de To­rres: “blan­ca de ce­ba­da fres­ca y lú­pu­lo sin mez­cla de nin­gu­na otra subs­tan­cia, en me­dias bo­te­llas, me­jor que la ex­tran­je­ra, a ra­zón de dos pe­sos la do­ce- na o bien ca­tor­ce reales de­vol­vien­do la bo­te­lla”.

Pos­te­rior­men­te sa­lió una cer­ve­za ne­gra, muy del gus­to po­pu­lar; sin em­bar­go, parece ser que el cer­ve­ce­ro ale­mán traí­do pa­ra fa­bri­car­la per­dió la re­ce­ta o des­cui­dó el de­li­ca­do pro­ce­di­mien­to, lo cual, uni­do a los al­tos cos­tos de las pa­ten­tes es­ta­ble­ci­dos por el Go­bierno pa­ra el año si­guien­te, cau­sa­ron el cierre de esa cer­ve­ce­ría en 1861.

En 1867, el in­glés Ja­mes Has­land y el ale­mán Art­hur Kop­per, es­ta­ble­cie­ron una fá­bri­ca de cer­ve­za en Car­ta­go; mien­tras que en 1868, el Go­bierno en­car­gó al tam­bién ale­mán Karl Johan­ning, la cons­truc­ción y ope­ra­ción de una cer­ve­ce­ría en San Jo­sé.

En la me­mo­ria co­rres­pon­dien­te a ese año, el se­cre­ta­rio de Ha­cien­da en la se­gun­da ad­mi­nis­tra­ción Cas­tro Ma­driz, Ju­lián Vo­lio, ex­pre­sa­ba al res­pec­to: “To­do pue­blo tie­ne ne­ce­si­dad de una be­bi­da des­ti­la­da o fer­men­ta­da. Sa­bi­do es que la pri­me­ra es su­ma­men­te per­ju­di­cial al in­di­vi­duo, a la fa­mi­lia y ala so­cie­dad, por po­co que sea­bu­se de ella, mien­tras que la se­gun­da pro­du­ce re­sul­ta­dos en­te­ra­men­te opues­tos, por cuan­to reúne ca­li­da­des nu­tri­ti­vas y sa­lu­da­bles”.

Y agre­gó: “En­tre no­so­tros se han usa­do con más ge­ne­ro­si­dad de li­co­res fuer­tes, y aun­que su pro­duc­ción ha ve­ni­do a ser ren­ta pin­güe pa­ra el Era­rio, no por eso ha des­co­no­ci­do el Go­bierno su obli­ga­ción de pre­ve­nir, has­ta don­de pue­de ser da­ble, los fu­nes­tos efec­tos que su con­su­mo en cier­ta es­ca­la de­be pro­du­cir en la mo­ral y en la sa­lud del pue­blo, y con el de­seo de lle­nar tan sa­gra­do de­ber, tra­tó de pro­cu­rar la sus­ti­tu­ción, si­quie­ra sea de ma­ne­ra pau­la­ti­na, del li­cor al­cohó­li­co con la cer­ve­za”.

El otro ar­gu­men­to en fa­vor de aque­lla fá­bri­ca fue, que an­te la cri­sis del ca­fé que se en­fren­ta­ba, el Es­ta­do es­ta­ba obli­ga­do a bus­car una al­ter­na­ti­va a su prin­ci­pal en­tra­da fis­cal. Sin em­bar­go, des­pués de re­por­tar pér­di­das, aque­lla cer- ve­ce­ría fra­ca­só y el Es­ta­do se re­ti­ró pa­ra siem­pre de esa in­dus­tria.

De Car­ta­go a San Jo­sé. Se­gún el his­to­ria­dor Ra­fael Ángel Mén­dez Al­fa­ro: “Pa­ra la dé­ca­da de 1870, al­gu­nos in­di­vi­duos que te­nían cier­ta ex­pe­rien­cia en pro­duc­ción cer­ve­ce­ra, co­mo el mis­mo Von Schrö­ter, apa­re­cen en la pren­sa anun­cian­do la ven­ta de “Cer­ve­za no­rue­ga y cer­ve­za ne­gra”(…). Es de­cir, exis­tían co­mer­cian­tes que com­bi­na­ban la fa­bri­ca­ción lo­cal con la im­por­ta­ción de es­te ti­po de be­bi­das” ( De lú­pu­lo y ce­ba­da).

En las dos úl­ti­mas dé­ca­das del si­glo XIX, se re­gis­tran en la pren­sa al me­nos seis fá­bri­cas de cer­ve­za ubi­ca­das en Car­ta­go y San Jo­sé. En la ela­bo­ra­ción de esa cer­ve­za lo­cal, se pri­vi­le­gia­ba el uso de la ce­ba­da y el lú­pu­lo, gra­nos de cu­yas bon­da­des, co­mo ba­se pa­ra la fa­bri­ca­ción de una be­bi­da de gran ca­li­dad, da­ban fe múl­ti­ples avi­sos.

Otros dos he­chos de­jan cla­ro que la ven­ta y con­su­mo de cer­ve­za re­gis­tra­ba un im­por­tan­te cre­ci­mien­to en el país. El pri­me­ro es que el pre­cia­do lí­qui­do no so­lo se ob­te­nía en aque­llas fá­bri­cas, sino que po­día ad­qui­rir­se en sus su­cur­sa­les, pul­pe­rías y otros ne­go­cios que lo dis­tri­buían, ade­más de las fir­mas que lo im­por­ta­ban y ven­dían.

Lo se­gun­do es que tras el an­te­rior pe­rio­do ar­te­sa­nal, va­rias de aque­llas fá­bri­cas in­dus­tria­li­za­ron su pro­duc­ción. Es el ca­so de la Cer­ve­ce­ría del León, en Car­ta­go, que en 1885 afir­ma­ba pro­du­cir 7.500 bo­te­llas de cer­ve­za al día; dos años des­pués, el dia­rio El Co

mer­cioa­nun­cia­ba que la Cer­ve­ce­ría Ira­zú, de la mis­ma pro­vin­cia, dis­po­nía “de to­das las má­qui­nas nue­va­men­te in­ven­ta­das e in­dis­pen­sa­bles en los pro­ce­di­mien­tos mo­der­nos de la fa­bri­ca­ción de cer­ve­za”.

En 1890 lle­gó a la Vie­ja Me­tró­po­li el ale­mán Jo­sé Trau­be Tichy (1854-1929), na­ci­do en Laun, cer­ca de la ciu­dad de Saaz, en Bohe­mia, don­de su pa­dre te­nía plan­ta­cio­nes de lú­pu­lo. Él ha­bía es­tu­dia­do en Pra­ga pa­ra maes­tro cer­ve­ce­ro, así que una vez es­ta­ble­ci­do en Car­ta­go y, tras múl­ti­ples es­fuer­zos, abrió la Cer­ve­ce­ría de­lG­lo­bo en 1888, don­de pro­du­jo, ade­más de va­rios re­fres­cos, la cer­ve­za Trau­be.

De cues­ta a cues­ta. Em­pla­za­da en cues­ta de Mo­ras, la prin­ci­pal su­cur­sal del ne­go­cio se en­con­tra­ba en San Jo­sé; en 1900, su due­ño de­ci­dió tras­la­dar­se a la ca­pi­tal e ins­ta­lar­se en su fin­ca El Ba­lles­te­ro, a ori­llas del río To­rres –cu­yas aguas apro­ve­cha­ría en la ela­bo­ra­ción de la be­bi­da– ya con el nom­bre de Gran Cer­ve­ce­ría Trau­be. Des­de en­ton­ces, la pen­dien­te en que ter­mi­na la ca­lle Cen­tral nor­te al to­par con di­cho río, fue co­no­ci­da co­mo “la cues­ta de la Trau­be”.

En agos­to de 1901, Trau­be via­jó a Ale­ma­nia con el fin de do­tar a su fá­bri­ca de “es­tu­pen­das y va­lio­sas ma­qui­na­rias pa­ra la fa­bri­ca­ción de cer­ve­za”, co­mo lo anun- ció el pe­rió­di­co El Día a su re­gre­so en oc­tu­bre.

Des­de en­ton­ces, de sus ins­ta­la­cio­nes sa­lían ha­cia la ciu­dad y el país sus prin­ci­pa­les pro­duc­tos, to­dos de re­co­no­ci­da ca­li­dad: las cer­ve­zas Pá­ja­ro Azul, Se­lec­ta y Pil­sen, en­tre otras.

Tras su re­ti­ro, Trau­be vol­vió a su tie­rra na­tal y la em­pre­sa se con­vir­tió en una com­pa­ñía por ac­cio­nes, cu­yo ge­ren­te fue su hijo Ro­dol­fo Trau­be, has­ta que fue ab­sor­bi­da por la Flo­ri­da Ice and Farm, al igual que otras cer­ve­ce­rías de la ciu­dad, co­mo laOr­te­ga. No obs­tan­te, en com­pa­ra­ción con ellas, la pre­sen­cia en el ima­gi­na­rio jo­se­fino de la del in­mi­gran­te ale­mán no tu­vo pa­ran­gón.

En 1966, la gran Cer­ve­ce­ría Trau­be ce­rró sus puer­tas, pe­ro sus vie­jas ins­ta­la­cio­nes –pa­tri­mo­nio in­dus­trial de la ciu­dad, por lo di­cho– si­guie­ron sien­do pun­to de re­fe­ren­cia ur­ba­na pa­ra ofre­cer di­rec­cio­nes “a la ti­ca”. So­lo en­ton­ces, los ca­mio­nes queha­bían re­em­pla­za­do los ca­rre­to­nes ti­ra­dos por mu­las, de­ja­ron de lle­var por to­do San Jo­sé el eli­xir aquel, del lú­pu­lo y la ce­ba­da.

En 1966, la Cer­ve­ce­ría Trau­be ce­rró sus puer­tas, pe­ro sus vie­jas ins­ta­la­cio­nes –pa­tri­mo­nio in­dus­trial– si­guie­ron sien­do pun­to de re­fe­ren­cia ur­ba­na pa­ra ofre­cer di­rec­cio­nes “a la ti­ca”.

NA­DO. AN­DRÉS FER­NÁN­DEZ PA­RA LN.

La gran Cer­ve­ce­ría Trau­be vis­ta des­de la mar­gen de­re­cha del río To­rres ha­cia 1955. FO­TO­GRA­FÍA DE AU­TOR NO DETERMI-

FO­TO­GRA­FÍA DE FER­NAN­DO ZA­MO­RA.

El in­te­rior de la Cer­ve­ce­ría Trau­be, en ba­rrio Amón; imagen to­ma­da ha­cia 1908.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.