UNIR LOS PUN­TOS, PEN­SAR LAS LE­TRAS

Des­de Ale­ma­nia, la crí­ti­ca y aca­dé­mi­ca Alexandra Or­tiz Wall­ner lan­za una mi­ra­da crí­ti­ca a las for­mas en las que ha­bla­mos de literatura cen­troa­me­ri­ca­na. En las le­tras de la re­gión, di­ce, en­con­tra­mos ca­mi­nos pa­ra en­ten­der­nos.

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

La crí­ti­ca es un sa­té­li­te que, con su dis­tan­cia y precisión, nos per­mi­te ver me­jor la geo­gra­fía que ha­bi­ta­mos. Des­de esa vi­sión des­ape­ga­da de la ma­te­ria que ob­ser­va (que no de­be con­fun­dir­se con ín­fu­las de su­pe­rio­ri­dad), una voz crí­ti­ca pue­de ayu­dar­nos a en­ten­der los cam­bios geo­ló­gi­cos de nues­tra literatura: quién se mue­ve, có­mo y por qué.

Los tiem­pos de la literatura, no obs­tan­te, no se pa­re­cen en na­da a los geo­ló­gi­cos. Se rein­ven­ta cons­tan­te­men­te y, en es­pe­cial, en los re­cien­tes y agi­ta­dos años. De lo que ocu­rría en es­tos va­lles y ríos, nues­tra Cen­troa­mé­ri­ca, sa­bía­mos me­nos de lo que apa­ren­tá­ba­mos. La ur­gen­cia de una crí­ti­ca que con­fron­te lo ac­tual se ha vuel­to un sen­ti­mien­to co­mún.

Allí en­tran vo­ces co­mo la de Alexandra Or­tiz Wall­ner, ex­per­taen­li­te­ra­tu­ra y cul­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na, y pro­fe­so­ra en la Uni­ver­si­dad Hum­boldt de Berlín, don­de re­si­de des­de ha­ce 12 años. Des­de allí, se ha con­ver­ti­do en una voz crí­ti­ca muy po­ten­te y des­ta­ca­da, con li­bros co­mo El ar­te de fic­cio­nar. No­ve­la cen­troa­me­ri­ca­na contemporánea.1985-2006 (2012) y el más re­cien­te, coedi­ta­do con Su­san­ne Klen­gel, Sur-South. Poe­tics and Po­li­tics of Thin­king Latin America-In­dia.

En agos­to, Or­tiz Wall­ner, na­ci­da en El Salvador en 1974 y cria­da en­tre ese país, Ni­ca­ra­gua­yCos­ta Ri­ca, vi­si­tó el país y par­ti­ci­pó en ac­ti­vi­da­des de la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro. Vi­vaz y de pro­fu­sas ideas, com­par­tió con otros in­tere­sa­dos en de­fi­nir es­to que, por ca­sua­li­dad his­tó­ri­ca y geo­grá­fi­ca, ter­mi­na­mos lla­man­do “literatura cen­troa­me­ri­ca­na”.

A lo lar­go de dos tar­des de con­ver­sa­ción –re­su­mi­das aquí–, la crí­ti­ca di­bu­jó un pa­no­ra­ma de su tra­ba­jo, pe­ro tam­bién de ella mis­ma: su pro­yec­to in­te­lec­tual, Cen­troa­mé­ri­ca, es tam­bién su vi­da.

Di­bu­jar el ma­pa.

Nos lee­mos po­co. En una li­bre- ría deGua­te­ma­la es­más­fá­cil en­con­trar li­bros de un po­la­co o de un che­co que de un ni­ca­ra­güen­se. Po­cos pro­yec­tos edi­to­ria­les abar­can la re­gión (al­gu­nas co­mo Uruk Edi­to­res y Ger­mi­nal, am­bas ti­cas, son ex­cep­cio­nes).

Co­mo siem­pre, de­cir “literatura cen­troa­me­ri­ca­na” es el pri­mer pro­ble­ma de una in­ves­ti­ga­ción co­mo la de Or­tiz Wall­ner. “Siem­pre ha si­do una es­pe­cie de con­cep­to de cor­sé que a mu­chos, so­bre to­do los es­cri­to­res, no gus­ta, pe­ro que pa­ra no­so­tros los crí­ti­cos es bas­tan­te útil. Se pue­de cri­ti­car y de­be ser cri­ti­ca­do, pe­ro es útil pa­ra en­ten­der épo­cas, ten­den­cias, de­li­mi­tar...”, ex­pli­ca.

Un pro­ble­ma ob­vio es nues­tra ten­den­cia a tra­zar con ex­ce­si­va fir­me­za lí­mi­tes en­tre los paí­ses del Ist­mo. “(Son) fron­te­ras no so­lo te­rri­to­ria­les, sino cul­tu­ra­les tam­bién. La literatura me ha mos­tra­do que no es así, que hay mu­chí­si­mas co­ne­xio­nes, re­la­cio­nes de di­fe­ren­te ti­po –y tam­bién ten­sio­nes–, de mo­do que po­dés tra­zar una his­to­ria co­mún a pe­sar de las di­fe­ren­cias”, di­ce.

Se po­drían re­pa­sar mil ejem­plos de có­mo nues­tras his­to­rias li­te­ra­rias han si­do di­vi­di­das de for­ma ta­jan­te, pe­ro qui­zá el más ví­vi­do es el de laé­po­ca­de las­gue­rras, cuan­do los au­to­res cen­troa­me­ri­ca­nos tu­vie­ron di­fu­sión y pres­ti­gio in­ter­na­cio­na­les.

En tal con­tex­to, so­lía pa­re­cer que un país co­mo Cos­ta Ri­ca no ca­bía, pe­ro la mi­ra­da de Or­tiz Wall­ner in­sis­te en que hay que vol­ver a leer pa­ra en­ten­der que sí. Es na­tu­ral: su mis­ma bio­gra­fía ha­bla de vi­vir co­mo cen­troa­me­ri­ca­na. La gue­rra ex­pul­só a su fa­mi­lia de El Salvador y la lle­vó a Ma­na­gua, pe­ro ter­mi­nó tra­yén­do­la a Cos­ta Ri­ca. Aquí vi­vió 20 años.

“Cuan­do em­pe­cé a es­tu­diar es­to (en la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca), a prin­ci­pios de los 2000, pro­vo­ca­ba un po­co de re­cha­zo in­cluir a Cos­ta Ri­ca en una Cen­troa­mé­ri­ca mar­ca­da por gue­rras, con­flic­tos ar­ma­dos, trai­cio­nes enor­mes, com­pro­mi­so po­lí­ti­co que, se de­cía, no ha­bía de la mis­ma ma­ne­ra en Cos­ta Ri­ca”, di­ce. “Si­go pen­san­do que sí, pe­ro uno tie­ne que ma­ti­zar y di­fe­ren­ciar có­mo fun­cio­na­ban es­tos es­pa­cios dis­tin­tos en­tre sí, pe­ro co­nec­ta­dos en mo­men­tos de cri­sis”.

Ima­gi­nar­nos co­mo re­gión pue­de arro­jar nue­va luz so­bre nues­tras li­te­ra­tu­ras, cu­yas tra­yec­to­rias se sue­len es­tu­diar en la aca­de­mia so­lo con au­to­res es­pe-

cí­fi­cos, es­tu­dios de cor­te bio­grá­fi­co y po­ca comparación en­tre ten­den­cias si­mi­la­res en los paí­ses.

“Esos años de es­tu­dio coin­ci­die­ron con un mo­men­to en el que los es­tu­dios de literatura cen­troa­me­ri­ca­na em­pe­za­ron a te­ner al­go de vi­si­bi­li­dad. Era al­go de lo cual se ha­bla­ba, pe­ro tal vez con cier­to cui­da­do to­da­vía”, con­si­de­ra. ¿Era un apén­di­ce de la literatura la­ti­noa­me­ria­na o, in­clu­so, en len­gua es­pa­ño­la? ¿Te­nía sen­ti­do agru­par a na­cio­nes con his­to­rias tan di­sí­mi­les? ¿Qué po­día unir a au­to­res lo­ca­les?

“En el si­gloXXhay un pri­mer mo­men­to, que es el de las gran­des fi­gu­ras: Mi­guel Ángel As­tu­rias (con el No­bel), Luis Car­do­za y Ara­gón (con su exi­lio en Mé­xi­co), Mon­te­rro­so (tam­bién en Mé­xi­co), Eu­ni­ce Odio, Yo­lan­da Orea­muno… No fue un mo­men­to de­li­mi­ta­do tem­po­ral­men­te, pe­ro sí son cier­tas fi­gu­ras que, so­bre to­do en el con­ti­nen­te ame­ri­cano, real­men­te ocu­pa­ron un lu­gar mu­cho más allá de las fron­te­ras na­cio­na­les, tam­bién por ser ac­to­res muy ac­ti­vos de su tiem­po. Es­ta­ban vin­cu­la­dos con mu­chí­si­ma gen­te, re­vis­tas, in­te­lec­tua­les, otros es­cri­to­res, mo­vi­mien­tos so­cia­les, par­ti­dos po­lí­ti­cos…”, ex­pli­ca Or­tiz Wall­ner.

Pe­ro vi­nie­ron los con­flic­tos ar­ma­dos, la Re­vo­lu­ción san­di­nis­ta, las gue­rras ci­vi­les, y des­de Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos, se em­pe­zó a apre­ciar la “literatura de la re­sis­ten­cia”, por lla­mar­la de al­gún mo­do, las vo­ces po­lí­ti­cas.

“Cir­cu­ló glo­bal­men­te, pe­ro tras­pa­sa­da por esa cues­tión política. Es­ta­ba esa idea del es­cri­tor com­pro­me­ti­do, la cau­sa que ha­bía que apo­yar, de mo­do que la literatura no era un fe­nó­meno es­té­ti­co, sino co­mo ellos mis­mos de­cían, un ‘ar­ma cul­tu­ral’, un ‘ar­ma de lu­cha’”. En otras pa­la­bras, se apar­tó la aten­ción de la literatura co­mo es­té­ti­ca.

“En los años 60 y 70 hu­bo una coin­ci­den­cia de los di­fe­ren­tes ac­to­res cul­tu­ra­les que com­par­tían una vi­sión de mun­do ha­cia el fu­tu­ro. Creo que eso es al­go que hoy es más di­fí­cil de lo­ca­li­zar”, ex­pli­ca. Uno pien­sa, por ejem­plo, en la Editorial Uni­ver­si­ta­ria Cen­troa­me­ri­ca­na (EDU­CA), di­ri­gi­da por Ser­gio Ra­mí­rez.

Al aca­bar los con­flic­tos, la re­gión se desunió: sus au­to­res mi­ra­ron ha­cia aden­tro. “En los 60 y 70, lo que per­mi­tió esa gran ex­plo­sión de ideas y de pro­yec­tos con­jun­tos te­nía que ver con ese fu­tu­ro que po­dían ima­gi­nar en esos mo­men­tos es­tos ar­tis­tas, in­te­lec­tua­les, es­cri­to­res…”, ex­pli­ca.

“La pro­duc­ción cul­tu­ral se frag­men­ta. En prin­ci­pio pa­re­ce que hay más, pe­ro ya no es­tá co­nec­ta­da de la mis­ma ma­ne­ra. Es­to tam­bién pue­de te­ner sus ven­ta­jas: se trans­for­man los cam­pos cul­tu­ra­les na­cio­na­les, cam­bian los ac­to­res, hay una idea de que hay un cam­po re­gio­nal –pe­ro creo que es más fuer­te en las ar­tes que en literatura–”, di­ce.

Así, va­rios es­cri­to­res em­pe­za- ron a sa­lir de la re­gión: se in­ter­na­cio­na­li­za­ron, es­tu­dia­ron fue­ra, cir­cu­la­ron en otros paí­ses. Hoy, Ho­ra­cio Cas­te­lla­nos Mo­ya, Rodrigo Rey Ro­sa y Eduar­do Hal­fon, por ejem­plo, ya son par­te de un sis­te­ma más am­plio de di­fu­sión, apar­ta­do en gran me­di­da de la idea de la Cen­troa­mé­ri­ca ex­clu­si­va­men­te política.

Am­pli­tud.

Es­to que lla­ma­mos literatura cen­troa­me­ri­ca­na, ¿có­mo se­ve en el­ma­pa­glo­bal? ¿De­qué­ma­ne­ras es­tá in­ter­ac­tuan­do con otros es­pa­cios li­te­ra­rios?

“Den­tro de los es­tu­dios li­te­ra­rios, la literatura cen­troa­me­ri­ca­na si­gue sien­do in­vi­si­ble”, afir­ma Or­tiz Wall­ner. Opa­ca­da por la “la­ti­noa­me­ri­ca­na” y la “es­pa­ño­la”, no obs­tan­te, ha em­pe­za­do a abrir­se ca­mino a tra­vés de ini­cia­ti­vas co­mo la Red Eu­ro­pea so­bre in­ves­ti­ga­cio­nes de Cen­troa­mé­ri­ca –que Or­tiz Wall­ner fun­dó jun­to con Wer­ner Mac­ken­bach y Dan­te Liano en el 2010–, que rea­li­za co­lo- Hay que ser su­ma­men­te cau­tos con so­lo ce­le­brar la glo­ba­li­za­ción. Vi­vi­mos en esa idea de que es pa­ra to­dos, to­dos nos po­de­mos mo­ver, to­dos te­ne­mos ac­ce­so al co­no­ci­mien­to, y es una far­sa. Es la más ex­tre­ma ma­ni­fes­ta­ción de la de­sigual­dad

quios anua­les en Eu­ro­pa.

“De ha­ber si­do tres per­so­nas quie­nes la fun­da­mos en el 2010 aho­ra pa­sa­mos a ser 70. Se es­tá for­man­do al­go que, a lo me­jor, no sé, cuan­do cum­pla 10 años ya ocu­pe un lu­gar im­por­tan­te en los es­pa­cios de pro­duc­ción de co­no­ci­mien­to”, di­ce. Su as­pi­ra­ción es que esa Cen­troa­mé­ri­ca de las le­tras se di­bu­je su pro­pio es­tan­te.

Es­to es im­por­tan­te pa­ra en­ten­der­nos me­jor co­mo re­gión, pe­ro ade­más, pa­ra es­tu­diar fe­nó­me­nos más am­plios. Es al­go que re

lu­ce en Sur-South. Poe­tics and Po­li­tics of Thin­king Latin Ame­ri

ca-In­dia , don­de los ca­mi­nos cru­za­dos de la In­dia y Amé­ri­ca his­pa­na sa­len a la luz pa­ra asom­brar.

“Em­pe­za­mos en el 2011 con ese pro­yec­to que tie­ne que ver con es­tas di­fe­ren­tes ten­den­cias en los es­tu­dios in­ter­dis­ci­pli­na­rios, de his­to­ria glo­bal, si se quie­re, que bus­ca no re­pro­du­cir las asi­me­te­rías norte-sur, sino abrir el es­pa­cio de la cir­cu­la­ción de bie­nes sim­bó­li­cos a al­go que, pa­ra te­ner un pun­to de par­ti­da, lla­ma­mos sur-sur”, ex­pli­ca.

Así, ¿qué pa­sa si to­ma­mos una ten­den­cia co­mo la literatura com­pro­me­ti­da y em­pe­za­mos a ver có­mo cir­cu­ló? “Te em­pe­zás a dar cuen­ta de que mu­chos de es­tos au­to­res te­nían un éxi­to enor­me, im­pre­sio­nan­te, en con­tex­tos co­mo el mun­do ára­be, la In­dia…”. Y au­to­res co­mo el no­be­li­za­do Ra­bin­dra­nath Ta­go­re, cla­ro es­tá, re­per­cu­tie­ron aquí.

Tal en­fo­que cues­tio­na tam­bién na­rra­ti­vas de la glo­ba­li­za­ción­quein­sis­ten en­que­to­dos es­ta­mos en igual­dad de con­di­cio­nes, “ver si hay un cam­bio con res­pec­to a la mar­gi­na­li­dad y la pe­ri­fe­ria”, di­ce Or­tiz.

Y vol­vien­do a mi­rar a Cen­troa­mé­ria, es­tá cla­ro que hay fe­nó­me­nos re­gio­na­les que exi­gen hoy nue­vas mi­ra­das con­jun­tas. Aun­que in­co­mo­de la eti­que­ta de “literatura cen­troa­me­ri­ca­na”, pue­de re­sul­tar muy pro­duc­ti­va. “Hay cier­tas par­ti­cu­la­ri­da­des in­tere­san­tes y que es im­por­tan­te dar­las a co­no­cer por­que eso nos per­mi­te un ac­ce­so­muy dis­tin­to a pro­ble­mas con­tem­po­rá­neos”, di­ce.

“El te­ma de la vio­len­cia, por ejem­plo, es re­cu­rren­te, y se pue­de en­ten­der de una ma­ne­ra di­fe­ren­te si uno lee más literatura y, ade­más, lo pue­de his­to­ri­zar, pro­ble­ma­ti­zar, cri­ti­car…”, ejem­pli­fi­ca.

Po­der, me­mo­ria, his­to­ria y la cu­rio­sa al­qui­mia de ser y lu­gar son par­te de las ve­tas que hay que ex­plo­tar en los es­tu­dios li­te­ra­rios cen­troa­me­ri­ca­nos. Qui­zá sor­pren­dan no so­lo a la aca­de­mia, sino tam­bién a los lec­to­res, con te­mas po­co re­cu­rren­tes en las dis­cu­sio­nes li­te­ra­rias lo­ca­les, co­mo la po­si­ción de po­bla­cio­nes in­dí­ge­nas o afro­la­ti­nas, re­des de so­li­da­ri­dad de mu­je­res, en­tre otros.

“Las agen­das que tie­nen que ver con gé­ne­ro y se­xua­li­dad, por ejem­plo, son al­go que tam­bién es­ta­ba de al­gu­na ma­ne­ra ela­bo­ra­do des­de di­fe­ren­tes pers­pec­ti­vas, de ma­ne­ras van­guar­dis­tas o de rup­tu­ra, a lo lar­go del tiem­po, y que no se ha­bía es­tu­dia­do en con­jun­to”, men­cio­na.

Si a tal “nue­va luz” se le su­man ten­den­cias co­mo el au­ge local de la no fic­ción y lo di­gi­tal, el fu­tu­ro pa­re­ce abun­dan­te en des­cu­bri­mien­tos. Or­tiz Wall­ner es­ta­rá allí pa­ra ha­cer al­gu­nos. “Creo que hay un cam­po muy fér­til pa­ra pro­mo­ver la re­fle­xión. Me in­tere­sa mos­trar que no es una re­gión ‘atra­sa­da’. Pa­ra na­da”.

LUIS NAVARRO / LA NA­CIÓN

LUIS NAVARRO.

En un re­cien­te li­bro, Or­tiz Wall­ner exa­mi­na las re­la­cio­nes li­te­ra­rias en­tre Amé­ri­ca La­ti­na y la In­dia.

LUIS NAVARRO.

Alexandra Or­tiz fue invitada a la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de Cos­ta Ri­ca en se­tiem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.