EL CI­NE SAL­VA­JE DE KELLY REICHARDT

Kelly Reichardt: La es­ta­dou­ni­den­se se­rá la invitada es­pe­cial del Cos­ta Ri­ca Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Ci­ne en di­ciem­bre.

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

Al ini­cio de Wendy and Lucy (2008), ve­mos a Wendy (Michelle Wi­lliams) ca­mi­nar por al­gún bos­que de Ore­gon, cer­ca de las vías del tren. Es­con­di­da tras unos ár­bo­les, es­pía a un gru­po de per­so­nas ilu­mi­na­das ape­nas por las lla­mas de una ho­gue­ra. Creemos com­pren­der su des­con­fian­za, pues la cá­ma­ra nos mues­tra una se­rie de jó­ve­nes an­dra­jo­sos e in­to­xi­ca­dos, cla­ra­men­te mar­gi­na­les. Des­pués nos da­re­mos cuen­ta de que su te­mor es de otra na­tu­ra­le­za. Con­for­me Wendy bus­ca man­te­ner sus po­cas per­te­nen­cias y los te­nues la­zos afec­ti­vos que le dan al­gu­na cer­te­za, ese tem­prano en­cuen­tro pa­re­ce más bien ser un es­pe­jo de su pro­pia vi­da, ca­da vez más pre­ca­ria.

Al igual que Wendy, vis­lum­bra­mos tras los pai­sa­jes de las pe­lí­cu­las de Kelly Reichardt una ima­gen de Es­ta­dos Uni­dos mar­ca­da por el de­sen­can­to, la otra ca­ra del “sue­ño ame­ri­cano”. Sus pe­que­ñas his­to­rias de per­so­na­jes per­di­dos en el ca­mino, na­rra­das con re­cur­sos mí­ni­mos y sin aso­mo de ar­ti­fi­cio le han ga­na­do un im­por­tan­te re­co­no­ci­mien­to co­mo una de las vo­ces más cla­ras y re­co­no­ci­bles del ci­ne in­de­pen­dien­te nor­te­ame­ri­cano.

En 1994, Kelly Reichardt es­tre­nó su pri­mer lar­go­me­tra­je Ri­ver of Grass. Car­ga­da con un par­ti­cu­lar sen­ti­do del hu­mor, nos cuen­ta la his­to­ria de Cozy, una ama de ca­sa, quien de­ja a su fa­mi­lia y se fu­ga con un bueno-pa­ra-na­da local tras po­si­ble­men­te co­me­ter un cri­men. Al­go así co­mo un Bon­nie & Cly­de de la ge­ne­ra­ción X, em­pu­ja­dos a la hui­da más que na­da por la apa­tía y la iner­cia. En va­rias en­tre­vis­tas la ha des­cri­to co­mo “Una road-mo­vie sin el ca­mino, una his­to­ria de amor sin el amor, una his­to­ria de cri­men sin cri­men”. No es an­to­ja­di­zo que Reichardt ha­ya de­ci­di­do re­gre­sar a su na­tal Flo­ri­da pa­ra fil­mar­la. Au­daz y cru­da, la pe­lí­cu­la mues­tra ya una mi­ra­da in­cle­men­te so­bre la vi­da sub­ur­ba­na es­ta­dou­ni­den­se y el vio­len­to de­seo de es­ca­par de ella.

A pe­sar de ser re­ci­bi­da re­la­ti­va­men­te bien, Reichardt tu­vo que en­fren­tar­se a una in­dus­tria que des­con­fia­ba de apos­tar­le a los pro­yec­tos de di­rec­to­ras­mu­je­res. De­bió es­pe­rar va­rios años, ver caer­se va­rios pro­yec­tos, vi­vir en ca­sas de ami­gos y even­tual­men­te con­se­guir otros tra­ba­jos, has­ta pa­ra po­der fil­mar su se­gun­da pe­lí­cu­la.

Trans­for­ma­cio­nes.

En Old Joy (2006), Mark (Daniel Lon­don) se de­ja con­ven­cer por su ami­goKurt (Will Old­ham) de par­tir en un re­pen­tino pa­seo en bus­ca de unas aguas ter­ma­les en los bos­ques de Ore­gon, a pe­sar de que es­tá pron­to a con­ver­tir­se en pa­dre. Kurt, quien a su vez es­tá al bor­de de que­dar­se sin ca­sa, in­ten­ta re­co­nec­tar ha­blán­do­le de fies­tas, teo­rías mís­ti­cas del uni­ver­soy ex­pe­rien­cias­new age. So­bre un re­cien­te re­ti­ro en Ash­land afir­ma in­sis­ten­te "Es­toy trans­for­ma­do, es­toy en un lu­gar com­ple­ta­men­te nue­vo", lo que re­cal­ca sin con­de­na ni nos­tal­gia la dis­tan­cia que se ha es­ta­ble­ci­do en­tre las vi­das que qui­sie­ran te­ner y la que ca­da uno de­ci­dió lle­var.

La lar­ga dé­ca­da en­tre la pri­me­ra y se­gun­da­pe­lí­cu­la de Kelly Reichardt fue tam­bién una de re­plan­tea­mien­tos y de ex­plo­rar otras po­si­bi­li­da­des na­rra­ti­vas. Sus tra­ba­jos de esos años, he­chos con los mí­ni­mos re­cur­sos (el­me­dio­me­tra­je Ode y unos cor­to­me­tra­jes rea­li­za­dos en formato Su­per 8), le per­mi­tie­ron desa­rro­llar un es­ti­lo per­so­nal, mi­ni­ma­lis­ta y evo­ca­dor.

Es en es­te mo­men­to cuan­do po­de­mos hablar de la con­so­li­da­ción de Reichardt co­mo una di­rec­to­ra/au­to­ra de ci­ne in­de­pen­dien­te. No úni­ca­men­te en el sen­ti­do de una es­té­ti­ca o una sen­si­bi­li­dad en sus his­to­rias sino de una di­ná­mi­ca de tra­ba­jo, con re­cur­sos li­mi­ta­dos y fue­ra de los ca­mi­nos pre­fa­bri­ca­dos de la in­dus­tria. La di­rec­to­ra no idea­li­za es­ta de­ci­sión, en una entrevista con In­dieWi­re ma­ni­fes­tó "ha­ce tiem­po pen­sé que si ella no me que­ría, yo no que­ría ser par­te de ella, y tu­ve que bus­car mi pro­pio ca­mino pa­ra ha­cer pe­lí­cu­las, pe- ro no he lo­gra­do ga­nar­me la vi­da ha­cién­do­lo".

El re­sul­ta­do ha si­do una se­rie de lar­go­me­tra­jes que si bien se man­tie­nen en las már­ge­nes de los cir­cui­tos co­mer­cia­les, han ido acu­mu­lan­do el pres­ti­gio y la­con­sis­ten­cia de una vi­sión cla­ra y fe­roz­men­te au­tó­no­ma. A los ya men­cio­na­dos Old Joy y Wendy and Lucy, se su­ma Meek’s Cu­toff (2011) que ha si­do lla­ma­do un “wes­tern fe­mi­nis­ta”, el “th­ri­ller eco­ló­gi­co” Night Mo­ves (2013) y su más re­cien­te pe­lí­cu­la Cer­tain Women ba­sa­da en los re­la­tos cor­tos de Mai­le Me­loy.

Tam­bién le ha per­mi­ti­do es­ta­ble­cer víncu­los con co­la­bo­ra­do­res re­cu­rren­tes en sus pro­yec­tos co­mo el di­rec­tor Todd Hay­nes, quien pro­du­ce sus pe­lí­cu­las y el cantante Will Old­ham. A pe­sar de sus ba­jos pre­su­pues­tos, va­rias fi­gu­ras re­co­no­ci­das del ci­ne se in­tere­san por par­ti­ci­par en sus pro­yec­tos y de­jar­se di­ri­gir por su par­ti­cu­lar mi­ra­da. Tal ha si­do el ca­so de Michelle Wi­lliams, Jes­se Ei­sen­berg, Lau­ra Dern y Kris­ten Ste­wart.

In­dig­na­ción.

En Meek’s Cu­toff se­gui­mos a va­rias fa­mi­lias de co­lo­nos a me­dia­dos del si­glo XIX que in­ten­tan cru­zar una cor­di­lle­ra pa­ra al­can­zar la cos­ta oes­te de los Es­ta­dos Uni­dos mien­tras el pe­tu­lan­te guía del gru­po se nie­ga a ad­mi­tir que ha per­di­do la ru­ta. Con su es­ti­lo ob­ser­va­cio­nal Reichardt po­ne la aten­ción en los tra­ba­jos y di­fi­cul­ta­des cons­tan­tes del ca­mino y los fluc­tuan­tes víncu­los y ten­sio­nes al in­te­rior del gru­po. Pe­ro so­bre to­do po­ne su aten­ción en Emily (Michelle Wi­lliams de nue­vo) quien en es­te con­tex­to hos­til de­be to­mar fuer­za y cues­tio­nar la si­tua­ción en la que es­tán.

Hay una im­por­tan­te sen­si­bi­li­dad an­ti­sis­te­ma en los per­so­na­jes de Reichardt y en ellos se evi­den­cia la des­con­fian­za en la idea com­pla­cien­te de la fa­mi­lia bur­gue­sa, an­te los ro­les nor­ma­ti­vos de gé­ne­ro, la in­dig­na­ción an­te los pro­ble­mas am­bien­ta­les. No es de ex­tra­ñar, se­gún con­tó en una entrevista con The A.V. Club, que a me­nu­do re­cla­ma­ra a sus es­tu­dian­tes de ci­ne en el Bard Co­lle­ge “¿Dón­de es­tá la fu­ria en tu pe­lí­cu­la? De­be­rías es­tar enoja­do… Yo no vi­vo sin­tién­do­me mi­se­ra­ble, pe­ro no pue­do de­jar de es­tar in­dig­na­da. Hay que te­ner al­go de in­sa­tis­fac­ción pa­ra po­der ha­cer pre­gun­tas, o por lo me­nos re­co­no­cer la com­ple­ji­dad y caos del mun­do”.

Sin em­bar­go sus pe­lí­cu­las no tie­nen una “agen­da” ideo­ló­gi­ca. Night Mo­ves, por ejem­plo se preo­cu­pa por la ten­sión en­tre mo­ral y leal­tad al in­te­rior de un gru­po de eco­lo­gis­tas ra­di­ca­les, sin ofre­cer res­pues­tas fá­ci­les. Reichardt es­tá más in­tere­sa­da en ex­plo­rar el es­fuer­zo co­ti­diano de las per­so­nas co­mu­nes y las re­la­cio­nes de po­der en si­tua­cio­nes or­di­na­rias, de­jan­do es­pa­cio pa­ra el cues­tio­na­mien­to y la in­cer­ti­dum­bre. En es­te sen­ti­do el ci­ne de Reichardt se acer­ca al de otros re­fe­ren­tes del ci­ne so­cial –des­de el neo­rrea­lis­mo ita­liano has­ta los her­ma­nos Dar­den­ne– quie­nes tam­bién han co­lo­ca­do lo po­lí­ti­co fir­me­men­te en el es­pa­cio de las in­ter­ac­cio­nes per­so­na­les.

Las his­to­rias que nos na­rra son muy sen­ci­llas, com­pues­tas de ins­tan­tes o pe­que­ñas di­fi­cul­ta­des que to­man su tiem­po en ha­cer­se evi­den­tes. No sor­pren­de que va­rios de sus guio­nes se ba­sen en re­la­tos cor­tos. En ellas, su mi­ra­da crí­ti­ca es­tá siem­pre en con­tra­pun­to con mo­men­tos su­ti­les de gran hu­ma­ni­dad, pe­que­ños gestos que res­tau­ran la dig­ni­dad de los per­so­na­jes, si­len­cios que man­tie­nen un sen­ti­do de mis­te­rio y, de esa for­ma, de­jan ca­mi­nos abier­tos pa­ra que re­gre­se­mos a ellos una vez que rue­dan los cré­di­tos fi­na­les.

Kelly Reichardt es guio­nis­ta y di­rec­to­ra de ci­ne. SENSES OF CI­NE­MA.

La pe­lí­cu­la Wendy and Lu

cy cuen­ta con la ac­tua­ción de Michelle Wi­lliams. FIL­MAF­FI­NITY.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.