El nue­vo poe­ma­rio de G. A. Cha­ves, Wa­llau

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - G. A. Cha­ves Wa­llau Poe­sía Val­pa­raí­so Mé­xi­co Pe­di­dos: 2256-0414 GUSTAVO SO­LÓR­ZANO AL­FA­RO gus­ta­vo­so­lor­zano9@gmail.com

En ma­yo del 2010, G.A. Cha­ves se en­con­tra­ba en Es­ta­dos Uni­dos

cuan­do re­ci­bió la noticia de que su pa­dre ha­bía muer­to. Sin po­si­bi­li­dad de ve­nir­se de in­me­dia­to, no pu­do asis­tir al fu­ne­ral. Ahí em­pe­zó la ele­gía, ahí na­ció Wa­llau . Don­de ter­mi­na­ba el pa­dre em­pe­za­ba el li­bro.

Wa­llau es un lu­gar en Ale­ma­nia y un per­so­na­je de La sé­ti­ma

cruz, no­ve­la de An­ne Seg­hers. Esa es la ono­más­ti­ca del pa­dre ido, la pre­sen­cia que atra­vie­sa Wa

llau, el nue­vo vo­lu­men de poe­mas de G. A. Cha­ves, un via­je al origen, un ho­me­na­je y una re­ve­la­ción for­mal; 37 poe­mas dis­tri­bui­dos en tres par­tes. Las dos pri­me­ras ofre­cen la poe­sía más re­cien­te de su au­tor, la ter­ce­ra es un re­pa­so y una vuel­ta de tuer­ca a los tex­tos más im­por­tan­tes de su pri­mer poe­ma­rio.

“I. Pe­tri­cor”, el olor de la tie­rra llo­vi­da, ese olor tan ca­rac­te­rís­ti­co que es el de la nos­tal­gia: “Ahí don­de nun­ca hay nom­bres / que al­guien sil­be el ru­mor de lo in­vi­si­ble” (p. 16). Ocho poe­mas, di­ver- sos en for­ma y tono, que apun­tan al re­cuer­do y a la re­fle­xión del pre­sen­te. De la ter­nu­ra de Ca­lle

Joa­qui­na, Get­se­ma­ní a la iro­nía de la Églo­ga li­sér­gi­ca. En el pri­me­ro, lee­mos: “Una pa­re­ja de ado­les­cen­tes / es­pe­ra el bus sin es­pe­rar­lo / por­que el lu­gar al que quie­ren ir / es el lu­gar don­de ya es­tán sus ma­nos”(p. 15). Por su par­te, la églo­ga, qui­zá el úni­co tex­to re­pro­cha­ble del con­jun­to, nos re­ga­la tam­bién uno de los me­jo­res ver­sos: “’Dios’es una pa­la­bra que es­tá mal tra­du­ci­da” (p. 26).

“II. Wa­llau : una ele­gía” se in­ser­ta en una tra­di­ción que nos lle­va –en es­pa­ñol– de las Co­plas a la

muer­te de su pa­dre, de Jor­ge Manrique has­ta el po­ten­te Luz ra­bio­sa, del chi­leno Ra­fael Ru­bio. En in­glés, la re­fe­ren­cia in­me­dia­ta la ofre­ce el tex­to mis­mo, al pa­ra­fra­sear a Dy­lan Tho­mas: “Do not go gentle…/ Wa­llau, Pa­dre: Do not go gentle…” (p. 33). El ha­blan­te re­cuer­da a su pa­dre. Lue­go, el ál­bum fa­mi­liar se nu­tre de fo­to­gra­fías añe­jas, de her­ma­nos y tías, de días de pes­ca y ajedrez: “El tues­te de la piel del pes­ca­do que al­mor­zá­ba­mos / era siem­pre del mis­mo ám­bar que el de las cer­ve­zas” (p. 31). El via­je a la se­mi­lla va­de una ca­sa con pi­so de tie­rra en 1929 has­ta Por­tu­gal, al des­cu­bri­mien­to de su “ju­de­ría se­cre­ta”. El re­cuer­do del pa­dre es el des­cu­bri­mien­to del yo: don­de mue­re uno na­ce el otro: “Des­pués de las llu­vias de oc­tu­bre / han vuel­to las lom­bri­ces bus­can­do el sol. // Ellas que te han vis­to, Wa­llau, / ¿sa­brán quién soy yo?” (p. 39).

Es­ta sec­ción pre­sen­ta im­por­tan­tes ha­llaz­gos for­ma­les y com­bi­na con inusi­ta­da efi­ca­cia el ver­so blan­co y el ver­sícu­lo: “Ce­les­te el cie­lo, blan­co el­mun­do, ama­ri­llo in­ten­so el sol que lo re­co­rre. Nun­ca no­viem­bre bri­lló tan­to. Tan po­ca paz es­con­di­da en­tre tan­to due­lo” (p. 46). Los ver­sos se nu­tren de un rit­mo pre­ci­so y de una mú­si­ca su­til.

Cha­ves ha la­bra­do su obra li­te­ra­ria con me­ticu­losi­dad. Re­co­no­ci­do es­cri­tor en va­rios gé­ne­ros, en poe­sía de­bu­tó con Vi­da aje­na (Eu­ned, 2010), uno de los me­jo­res li­bros cos­ta­rri­cen­ses de los úl­ti­mos años, que las­ti­mo­sa­men­te no fue apre­cia­do co­mo co­rres­pon­día. Aho­ra, esa “vi­da aje­na” se in­ser­ta con to­tal sin­cro­nía en es­te nue­vo pro­yec­to.

Si en la se­gun­da par­te el ha­blan­te huía de su nom­bre y a la vez bus­ca­ba su iden­ti­dad, en es­ta ter­ce­ra se fun­den el nom­bre del pa­dre y el del hi­jo, en la fi­gu­ra de ese “Dios mal tra­du­ci­do”: “Pues ya ves, Yah­vé, que cuan­do di­go 'soy' só­lo in­ten­to se­rTúen mi tra­je de Nun­ca” (p. 81). Com­ple­to el via­je, ce­rra­do el ci­clo. Wa­llau sus­ti­tu­ye a Vi­da aje­na­por­que lo con­tie­ne, igual que el hi­jo con­tie­ne al pa­dre. Con Wa­llau te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de re­sar­cir­nos y asis­tir a un pe­que­ño mi­la­gro. Con­clui­do el due­lo, co­mien­za el poe­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.