El cu­rio­so re­torno en el tiem­po de Si­món Ve­ga

Una Gue­rra Fría en Cen­troa­mé­ri­ca.

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

Si­món Ve­ga: El ar­tis­ta sal­va­do­re­ño pre­sen­ta Ex­plo­ra­cio­nes es­pa­cia­les del Ter­cer Mun­do en el Mu­seo de Ar­te y Di­se­ño Contemporáneo

Un po­co de his­to­ria... En 1789, con la To­ma de la Bas­ti­lla y la caí­da del An­cien Ré­gi­me en Fran­cia, eclo­sio­na el ci­clo de las lla­ma­das “re­vo­lu­cio­nes mo­der­nas” de Oc­ci­den­te, aun cuan­do en In­gla­te­rra y las Tre­ce Co­lo­nias de Nor­tea­mé­ri­ca, des­de ha­cía años se ha­bían ini­cia­do ya es­tos mo­vi­mien­tos bur­gue­ses mo­der­nos.

En 1989, 200 años des­pués, sim­bó­li­ca­men­te ocu­rre otro ver­ti­gi­no­so even­to que cam­bió tam­bién el cur­so de la his­to­ria: la caí­da del lla­ma­do Te­lón de Ace­ro, que re­pre­sen­tó el ini­cio del fin de los ex­pe­ri­men­tos “co­mu­nis­tas” en Ru­sia y Eu­ro­pa del Es­te, los cua­les ha­bían pa­sa­do muy rá­pi­da­men­te de la uto­pía mar­xis­ta al to­ta­li­ta­ris­mo es­ta­li­nis­ta.

An­tes, de 1945 a 1989, a la con­fron­ta­ción en­tre esas so­cie­da­des ca­pi­ta­lis­tas mo­der­nas -en­ca­be­za­das por Es­ta­dos Uni­dos- y esos re­gí­me­nes co­mu­nis­tas de Eu­ro­pa del Es­te –co­man­da­dos por la Unión So­vié­ti­ca– se le dio el cu­rio­so ape­la­ti­vo de “Gue­rra Fría”. Fue una con­fron­ta­ción que in­vo­lu­cró, por otra par­te, no so­lo a las po­ten­cias de am­bos sig­nos ideo­ló­gi­cos, sino ade­más a los paí­ses sub­de­sa­rro­lla­dos o del lla­ma­do Ter­cer Mun­do…

La Gue­rra Fría y una ex­po­si­ción

car­na­va­les­ca. Más de 25 años des­pués de aquel cam­bio­fun­da­men­tal de épo­ca (el re­co­no­ci­do his­to­ria­dor in­glés Eric Hobs­bawm con­si­de­ró que mar­ca­ba “el fin del si­glo XX”), el ar­tis­ta sal­va­do­re­ño Si­món Ve­ga ex­plo­ra, más allá de las im­pli­ca­cio­nes di­rec­ta­men­te po­lí­ti­cas de aque­lla rís­pi­da con­fron­ta­ción ideo­ló­gi­ca, al­gu­nos de los prin­ci­pa­les ima­gi­na­rios re­la­cio­na­dos con esos dos ejes de po­der que en­ca­be­za­ron los Es­ta­dos Uni­dos y la Unión So­vié­ti­ca.

Es­ta par­ti­cu­lar ex­plo­ra­ción de la mues­tra se es­ta­ble­ce a par­tir de un­cu­rio­so gru­po de ele­men­tos, a me­dio ca­mino en­tre lo tec­no­ló­gi­co, lo po­lí­ti­co y lo sim­bó­li­co, me­dia­dos por su ex­cén­tri­ca re­cep­ción en el con­tex­to cen­troa­me­ri­cano y ca­ri­be­ño.

Así, en la ex­po­si­ción Ex­plo­ra­cio­nes es­pa­cia­les de­lTer­ce­rMun­do, con­ti­nuan­do las lí­neas de tra­ba­jos su­yos an­te­rio­res, Ve­ga con­fec­cio­na ocu­rren­tes ar­te­fac­tos, com­pues­tos bá­si­ca­men­te de ma­te­ria­les en­con­tra­dos, que pa­ro­dian la com­pe­ten­cia tec­no­ló­gi­ca y política en­tre am­bas po­ten­cias: des­de la lla­ma­da “ca­rre­ra es­pa­cial”, has­ta las ri­va­li­da­des de in­te­li­gen­cia y es­pio­na­je.

En ese sen­ti­do pu­die­ra de­cir­se que es­tas lú­di­cas ins­ta­la­cio­nes y en­sam­bla­jes del ar­tis­ta sal­va­do­re­ño, ape­lan a una es­pe­cie de “car­na­va­li­za­ción” (tal y co­mo la en­ten­día el teó­ri­co li­te­ra­rio ru­so Mi­jaíl Baj­tín), que iro­ni­zan y pa­ro­dian a sus re­fe­ren­tes, pa­ra vol­ver­los ob­je­tos de cues­tio­na­mien­to, bur­la o cho­ta.

Des­de los tí­tu­los mis­mos ( LK Mai­zal Vod­ka-Bar, Apo­llo Beach

Ro­ver, Sub­ma­ri­ne Sound Cen

troa­me­ri­ca), has­ta la uti­li­za­ción de ma­te­ria­les de desecho, ele­men­tos po­pu­la­res y kitsch o plan­tas na­tu­ra­les, hay una in­ten­ción no so­lo de sub­ver­tir iró­ni­ca­men­te los re­fe­ren­tes ori­gi­na­les –una cáp­su­la de vue­lo, un ca­rro es­pa­cial, un sub­ma­rino ató­mi­co–, sino ade­más re­cons­truir­los jo­co­sa­men­te, en es­tos con­tex­tos pe­ri­fé- ri­cos que re­ci­bie­ron aque­llos in­flu­jos po­lí­ti­cos más que tec­no­ló­gi­cos.

Otro for­ma de “car­na­va­li­za­ción” la­mues­tra, es a tra­vés de la in­vi­ta­ción al pú­bli­co a in­ter­ac­tuar con las pie­zas, sea me­dian­te la ofer­ta de vod­ka Smir­noff –al me­nos en la inauguración–, la po­si­bi­li­dad de to­mar­se sel­fies pla­ye­ros y oír mú­si­ca grin­ga, rusa o reg­gae­tón, has­ta el pla­cer de abor­dar un sub­ma­rino vien­do el clá­si­co Rocky­de Syl­ves­ter Sta­llo­ne o en­cen­dien­do una can­de­la a la Ni­güen­ta ti­ca.

La Ideo­lo­gía y la Os­tal­gia. Dia­lo­gan­do con re­fe­ren­tes con­cep­tua­les y for­ma­les que van de Ro­bert Raus­chen­berg y Jean Tin­guely al

ar­te po­ve­ra o Tho­mas Hirsch­horn, o cer­cano a re­fe­ren­cias la­ti­noa­me­ri­ca­nas co­mo Leó­nFe­rra­ri, Pe­pón Oso­rio y Ro­lan­do Cas­te­llón en sus en­sam­bla­jes e ins­ta­la­cio­nes pre­ca­rias, na­tu­ra­les, kitsch o po­lí­ti­cas, Si­món Ve­ga ac­ti­va ade­más un tér­mino de los úl­ti­mos años que se ha acu­ña­do co­mo “os­tal­gia”.

Es­ta pa­la­bra no se re­quie­re a la en­fer­me­dad que afec­ta con do­lo­res a los hue­sos, sino a un con­cep­to pro­ve­nien­te del ale­mán que com­bi­na la pa­la­bra “Es­te” (Ost), en re­fe­ren­cia a la si­tua­ción geo­grá­fi­ca de la Eu­ro­pa ex co­mu­nis­ta, con el de “Nos­tal­gie” (nos­tal­gia). La mez­cla de am­bas evi­den­cia una año­ran­za –mu­chas ve­ces idea­li­za­da– ha­cia cier­tos ima­gi­na­rios que se ge­ne­ra­ron en esas so­cie­da­des ce­rra­das y au­to­ri­ta­rias, en una ex­tra­ña com­bi­na­ción de re­vi­val ideo­ló­gi­co y es­tra­te­gias de mar­ke­ting.

Por otro la­do, a la re­va­lo­ri­za­ción crí­ti­ca de esas so­cie­da­des, so­bre to­do en el ám­bi­to cul­tu­ral y ar­tís­ti­co, pe­ro tam­bién en la­sim­pli­ca­cio­nes po­lí­ti­cas re­cien­tes­de esos idea­les co­mu­nis­tas, se han re­fe­ri­do au­to­res co­mo Iván de la Nuez ( Co­mu­nis­ta Ma­ni­fies­to. Un fan­tas­ma vuel­ve a re­co­rrer el mun­do), Bo­ris Groys ( Obra de ar­te to­tal Sta­lin) o la me­diá­ti­ca fi­gu­ra de Sla­voj Zi­zek en al­gu­nos de sus úl­ti­mos tex­tos ( Le­nin reac­ti­va­do, por ejem­plo). Os­tal­gia Cen­troa­me­ri­ca­na. Ex­plo­ra­cio­nes es­pa­cia­les del Ter­cer Mun­do de al­gu­na for­ma ex­plo­ra esa “os­tal­gia” en am­bos sen­ti­dos, aun­que ape­lan­do so­bre to­do a lo lú­di­co y lo pre­ca­rio, al des­par­pa­jo y la li­vian­dad, a la me­mo­ria fic­ti­cia co­mo car­na­val an­tes que ago­nía, en una zo­na geo­grá­fi­ca co­mo Cen­troa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be, don­de en al­gún mo­men­to se di­ri­mió esa Gue­rra Fría –Cu­ba, Ni­ca­ra­gua, Gua­te­ma­la, El Salvador– con un ensañamiento y fu­ror mu­chas ve­ces trá­gi­co.

Es co­mo di­jo Marx en cier­ta oca­sión –en el ini­cio de El 18 bru­ma­rio de Luis Na­po­león Bo­na­par­te– que la his­to­ria se re­pi­te una vez co­mo “tra­ge­dia” y en otra co­mo “far­sa”. Y, en es­te ca­so, co­mo far­sa car­na­va­les­ca; tal vez co­mo úni­co recurso de so­bre­vi­ven­cia.

La ins­ta­la­ción Apo­llo Beach Ro­ver es una de las que ge­ne­ró ma­yor in­ter­ac­ción en­tre los asis­ten­tes a la inauguración de Si­món Ve­ga. CORTESÍA DEL MADC.

En­tre compu­tado­ras, sets de Dj y pa­ños con ilus­tra­cio­nes de bi­lle­tes, apa­re­ce el mon­ta­je de LK Mai­zal Vod­ka-Bar de Si­món Ve­ga. CORTESÍA DEL MADC.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.