ZYG­MUNT BAU­MAN, SO­LI­DEZ IN­TE­LEC­TUAL EN UN MUN­DO LÍ­QUI­DO

Zyg­munt Bau­man (1925-2017) El au­tor de Mo­der­ni­dad lí­qui­da y mu­chos tex­tos crí­ti­cos de la glo­ba­li­za­ción y el con­su­mis­mo fue uno de los más pro­mi­nen­tes in­te­lec­tua­les eu­ro­peos

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

Zyg­munt Bau­man era una fi­gu­ra cu­rio­sa: un in­te­lec­tual de pro­fun­da men­te y gen­til elo­cuen­cia que re­sul­ta­ba un con­sue­lo en la bi­blio­te­ca. En un mun­do de in­cer­ti­dum­bre y de­s­es­pe­ran­za, in­sis­tía el po­la­co, era po­si­ble re­cu­pe­rar la es­pe­ran­za.

Fa­lle­ció el lu­nes 9 de enero en su re­si­den­cia de Leeds, In­gla­te­rra. Te­nía 91 años. Su au­sen­cia se re­por­tó am­plia­men­te en la pren­sa­mun­dial; era con­si­de­ra­do uno de los más pro­mi­nen­tes so­ció­lo­gos y fi­ló­so­fos eu­ro­peos. El au­tor de Mo­der­ni­dad lí

qui­da (2000) se ha­bía con­ver­ti­do, en años re­cien­tes, en una de las fi­gu­ras in­te­lec­tua­les más po­pu­la­res, gra­cias a sus múl­ti­ples es­cri­tos, pro­fun­dos y sen­ci­llos de leer. Su cla­ri­dad abrió las puer­tas a mi­les de lec­to­res pa­ra mu­chas de las gran­des du­das de nues­tros tiem­pos: la pos­mo­der­ni­dad, el con­su­mis­mo, la glo­ba­li­za­ción y las iden­ti­da­des.

Bau­man na­ció en Poz­nan, Po­lo­nia, y su fa­mi­lia hu­yó al es­te du­ran­te la in­va­sión na­zi y re­gre­sa­ron tras la gue­rra. En 1968 fue uno de los múl­ti­ples in­te­lec­tua­les ex­pul­sa­dos por el ré­gi­men co­mu­nis­ta de su país –en­se­ña­ba en la Uni­ver­si­dad de Var­so­via–; tu­vo que re­nun­ciar a su ciu­da­da­nía po­la­ca y, des­de 1971, re­si­día en In­gla­te­rra, don­de desa­rro­lló una pro­lí­fi­ca y res­pe­ta­da ca­rre­ra.

Con li­bros co­mo Mo­der­ni­dad y am­bi­va­len­cia, Éti­ca pos­mo­der­na y Amor lí­qui­do, se con­vir­tió en la ra­ra fi­gu­ra que tras­cen­día las ba­rre­ras de la aca­de­mia: no es ra­ro en­con­trar­se tí­tu­los su­yos en cual­quier li­bre­ría y has­ta en anaque­les de su­per­mer­ca­dos.

Fi­ló­so­fo de pi­pa en los la­bios y pe­lo re­vuel­to, te­nía el sem­blan­te de un vie­jo sa­bio. Al ha­blar lo con­fir­ma­ba: en un mun­do lí­qui­do, sus li­bros tran­qui­li­zan con su so­li­dez, sin de­jar de al­bo­ro­tar la men­te con el fue­go del cam­bio.

Cri­sis y con­cien­cia

El con­cep­to de “mo­der­ni­dad lí­qui­da” que acu­ñó Bau­man des­cri­be nues­tra era, ca­rac­te­ri­za­da por la de­sin­te­gra­ción de ideas e ins­ti­tu­cio­nes que se con­si­de­ra­ban in­mu­ta­bles, esen­cia­les o ne­ce­sa­rias.

Bau­man cri­ti­có la ten­den­cia in­di­vi­dua­lis­ta y frí­vo­la de nues­tra era, y fue ca­paz de co­nec­tar pro­ble­mas apa­ren­te­men­te aje- nos en­tre sí, en ex­pli­ca­cio­nes nu­tri­das por la so­cio­lo­gía, la fi­lo­so­fía y otras dis­ci­pli­nas.

La voz que se apa­ga era fuer­te y per­sis­ten­te en su de­fen­sa de los des­po­seí­dos y los ex­clui­dos por la glo­ba­li­za­ción ca­pi­ta­lis­ta: “Ha si­do una ca­tás­tro­fe arras­trar la cla­se me­dia al pre­ca­ria­do. El con­flic­to no es en­tre cla­ses, sino de ca­da uno con la so­cie­dad”.

A él acu­die­ron mu­chos ob­ser­va­do­res y lec­to­res in­con­for­mes con el va­cío mo­ral que im­pe­ra en nues­tra po­lí­ti­ca; en el cen­tro de la es­cri­tu­ra de Bau­man siem­pre es­tá la dig­ni­dad hu­ma­na, un tér­mino que se evo­ca con tan­ta fa­ci­li­dad co­mo se des­car­ta en la reali­dad.

En Mo­der­ni­dad lí­qui­da (2000), ex­po­nía esas de­sigual­da­des abar­can­do cin­co con­cep­tos cu­yas ba­ses ha­bían per­di­do su so­li­dez: eman­ci­pa­ción, in­di­vi­dua­li­dad, tiem­po/es­pa­cio, tra­ba­jo y co­mu­ni­dad. Sin esos marcos de re­fe­ren­cia, que­da­mos des­arrai­ga­dos, a la de­ri­va, y con­fron­tar esa fal­ta de asi­de­ros ha si­do el gran dra­ma de nues­tra vi­da con­tem­po­rá­nea.

So­me­ti­das a pre­sión, sin pau­tas es­ta­bles ni ru­tas cla­ras, nues­tras vi­das pa­re­cen ines­ta­bles, arro­ja­das a un va­cío an­gus­tian­te en el cual re­sis­tir aca­pa­ra to­da la vi­da.

“Las iden­ti­da­des úni­ca­men­te pa­re­cen es­ta­bles y só­li­das cuan­do se ven, en un des­te­llo, des­de afue­ra”, es­cri­bía en Mo

der­ni­dad lí­qui­da. “Cuan­do se las con­tem­pla des­de el in­te­rior de la pro­pia ex­pe­rien­cia bio­grá­fi­ca, to­da so­li­dez pa­re­ce frá­gil, vul­ne­ra­ble y cons­tan­te­men­te des­ga­rra­da por fuer­zas cor­tan­tes que de­jan al des­nu­do su flui­dez y por co­rrien­tes cru­za­das que ame­na­zan con des­pe­da­zar­la y con lle­var­se con­si­go cual­quier for­ma que pu­die­ra ha­ber co­bra­do”.

En tal te­rreno ines­ta­ble, se ne­ce­si­ta un guía. Uno de­po­si­ta su con­fian­za en el que des­pe­ja la ma­le­za pa­ra co­no­cer me­jor el bos­que, y eso hi­zo Bau­man, per­se­guir la cla­ri­dad. Eso sí, no asu­mió una pos­tu­ra de su­pe­rio­ri­dad mo­ral, co­mo po­dría pen­sar­se, ni de in­ge­nui­dad hi­pó­cri­ta. Su men­sa­je era la re­sis­ten­cia de la dig­ni­dad hu­ma­na: “He­mos ol­vi­da­do el amor, la amis­tad, los sen­ti­mien­tos, el tra­ba­jo bien he­cho. Lo que se­con­su­me, lo que se com­pra, son so­los se­dan­tes mo­ra­les que tran­qui­li­zan tus es­crú­pu­los éti­cos”.

Tal sen­ci­llez de ex­pre­sión, trans­pa­ren­te en sus in­ten­cio­nes, tam­bién le va­lió crí­ti­cas, pues al­gu­nos con­si­de­ran sus pro­pues­tas de­ma­sia­do sim­ples olight, en apa­rien­cia re­ti­cen­tes a aso­ciar­se con pro­yec­tos po­lí­ti­cos que pu­die­ran, efec­ti­va­men­te, bus­car la dig­ni­dad de los opri­mi­dos (aun­que Bau­man se con­si­de­ra­ba de iz­quier­da).

Co­mo es ob­vio, las de­re­chas na­cio­na­lis­tas eu­ro­peas son alér­gi­cas a su pen­sa­mien­to: en el 2013, un gru­po de ma­ni­fes­tan­tes de ul­tra­de­re­cha in­te­rrum­pie­ron una con­fe­ren­cia su­ya en Po­lo­nia. Bau­man no vol­vió a su pa­tria tras el in­ci­den­te.

La ur­gen­cia del tra­ba­jo de Bau­man en la era de las mi­gra­cio­nes ma­si­vas, Trump y bre­xit re­vis­te de par­ti­cu­lar me­lan­co­lía su muer­te. “El po­der se ha glo­ba­li­za­do pe­ro las po­lí­ti­cas son tan lo­ca­les co­mo an­tes. La po­lí­ti­ca tie­ne las ma­nos cor­ta­das. La gen­te ya no cree en el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co por­que no cum­ple sus pro­me­sas”, di­jo a El

País en una entrevista muy po­pu­lar el año pa­sa­do.

Pa­ra Bau­man, vi­vi­mos la co­se­cha de un sis­te­ma­que­por dé­ca­das pro­pug­nó el des­arrai­go sin con­si­de­rar que, co­mo es usual, son los des­fa­vo­re­ci­dos a quie­nes más cas­ti­gan los “erro­res”, las “es­tra­te­gias” y las “re­for­mas”. Cuan­do uno sube al tren ul­tra­ve­loz, ra­ra vez pien­sa en el obre­ro que lo cons­tru­yó, pe­ro todos so­mos pa­sa­je­ros de la mis­ma mo­der­ni­dad.

“El diá­lo­go real no es ha­blar con gen­te que cree en las mis­mas co­sas que tú”, ad­ver­tía, pre­mo­ni­to­rio. “Cuan­do ha­bla­ba, estaba es­cu­chan­do; cuan­do estaba en­se­ñan­do, estaba apren­dien­do. Sus li­bros y sus se­mi­na­rio eran lu­ga­res don­de po­día­mos re­unir­nos y ex­plo­rar jun­tos có­mo ser hu­ma­nos ”, ex­pre­só su co­le­ga Keith Tes­te­ra As­so­cia­ted Press.

Tras esas pa­la­bras, se pien­sa en la po­bre­za de nues­tra es­fe­ra pú­bli­ca, pri­va­ti­za­da co­mo nun­ca en la his­to­ria, mer­can­ti­li­za­da a tra­vés de la ilu­sión de las re­des so­cia­les, y co­pa­da por me­ras transac­cio­nes eco­nó­mi­cas. “Cuan­do las creen­cias, los va­lo­res y los es­ti­los han si­do‘ pri­va­ti­za­dos ’– des con­tex­tua­li­za­dos o ‘des­arrai­ga­dos’–, y los si­tios que se ofre­cen pa­ra un 'rearrai­go' se pa­re­cen más a un cuar­to de mo­tel que a un ho­gar per­ma­nen­te”, di­ce Bau­man en Mo­der­ni­dad lí­qui­da. En aque­lla entrevista con El

País, la­men­ta­ba que se con­fun­die­ran las re­des so­cia­les con un au­tén­ti­co es­pa­cio de diá­lo­go: “Mu­cha gen­te usa las re­des so­cia­les no pa­ra unir, no pa­ra am­pliar sus ho­ri­zon­tes, sino al con­tra­rio, pa­ra en­ce­rrar­se en lo que lla­mo zo­nas de con­fort, don­de el úni­co so­ni­do que oyen es el eco de su voz, don­de lo úni­co que ven son los re­fle­jos de su pro­pia ca­ra. Las re­des son muy úti­les, dan ser­vi­cios­muy pla­cen­te­ros, pe­ro son una trampa”.

No­se pue­de de­cir de­mu­chos in­te­lec­tua­les que ins­pi­ren ca­ri­ño, ni se to­pa uno con sus li­bros en la fi­la del su­per­mer­ca­do. En el ca­so de Bau­man, que es­tu­vie­ra allí al al­can­ce, se­rioy­se­reno, preo­cu­pa­do y an­gus­tia­do, era un con­sue­lo. Mi­llo­nes de des­arrai­ga­dos y des­po­seí­dos del mun­do tu­vie­ron en él un de­fen­sor; su es­pe­ran­za fue abrir sen­de­ros ha­cia un mun­do me­jor.

AFP PHO­TO / MI­CHAL CIZEK.

Zyg­munt Bau­man se man­te­nía muy ac­ti­vo en con­fe­ren­cias y en­cuen­tros in­te­lec­tua­les in­ter­na­cio­na­les. Es­ta foto fue to­ma­da en el 2012 du­ran­te la Fo­rum 2000 Con­fe­ren­ce en Pra­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.