F de frau­de, un do­cu­men­tal con gi­ros ha­cia la fic­ción.

Irre­ve­ren­te y re­ve­la­dor. Con la pe­lí­cu­la F de frau­de, Or­son We­lles lan­za sus dar­dos contra el mer­ca­do del ar­te, los expertos y las no­cio­nes clá­si­cas que pre­va­le­cen en torno del ci­ne do­cu­men­tal

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

Al igual que al­gu­nos po­lí­ti­cos que son obli­ga­dos a sen­tar­se en el ban­qui­llo de los acu­sa­dos, el ci­ne do­cu­men­tal se ol­vi­da al­gu­nas ve­ces de de­cir la ver­dad, to­da la ver­dad y na­da más que la ver­dad y se aban­do­na al pla­cer de las ver­da­des a me­dias y de las fal­si­fi­ca­cio­nes.

Al­gu­nas ve­ces el ci­ne do­cu­men­tal mien­te y ade­más se di­vier­te mien­tras lo ha­ce. En­ton­ces sur­ge el lla­ma­do fal­so do­cu­men­tal: esa cu­rio­sa re­pre­sen­ta­ción de la reali­dad en la que el con­trol crea­ti­vo ha si­do to­ma­do por el es­pí­ri­tu de la far­sa, la pa­ro­dia y la co­me­dia bur­les­ca. A par­tir de la con­jun­ción de las pa­la­bras “mo­fa” y “do­cu­men­tal” en in­glés, el fal­so do­cu­men­tal se co­no­ce tam­bién co­mo moc­ku­men­tary.

Es­tas di­va­ga­cio­nes re­sul­tan opor­tu­nas a pro­pó­si­to de la pro­yec­ción en nues­tro país de F de

frau­de (1973): una pe­lí­cu­la sig­ni­fi­ca­ti­va den­tro del ci­ne de fal­so do­cu­men­tal en la que Or­son We­lles se pre­sen­ta a sí mis­mo co­mo un ma­go, un char­la­tán y un re­fe­ren­te de la fal­si­fi­ca­ción a gran es­ca­la, al la­do del fal­si­fi­ca­dor de ar­te Elmyr de Hory y el es­cri­tor Clif­ford Ir­ving, bió­gra­fo de Elmyr que ade­más fue acu­sa­do de pu­bli­car unas fal­sas me­mo­rias del mag­na­te es­ta­dou­ni­den­se Ho­ward Hug­hes.

F de frau­de es una ra­ra avis: un do­cu­men­tal con gi­ros ha­cia la fic­ción, un bio­pic a tres vo­ces y un en­sa­yo fil­ma­do que se­ña­la el va­lor de las úl­ti­mas pe­lí­cu­las di­ri­gi­das por Or­so­nWe­lles, cu­ya fil­mo­gra­fía se ha vis­to in­jus­ta­men­te en­som­bre­ci­da por Ciu

da­dano Ka­ne (1925): el pri­mer lar­go­me­tra­je di­ri­gi­do por el ci­neas­ta. Es pre­ci­sa­men­te con

Ciu­da­dano Ka­ne que We­lles se ini­cia en el jue­go irre­ve­ren­te­de dis­fra­zar la men­ti­ra de reali­dad. Ahí co­mien­za es­ta his­to- ria. O tal vez un po­co an­tes.

Al­go de his­to­ria

El ci­ne­ma­tó­gra­fo de los her­ma­nos Lu­miè­re fue, du­ran­te una tem­po­ra­da fu­gaz e inocen­te, un frag­men­to de vi­da. An­te los ojos de los pri­me­ros cro­nis­tas, la cá­ma­ra ci­ne­ma­to­grá­fi­ca re­gis­tra­ba la reali­dad tal co­mo es. Fue­ron ne­ce­sa­rias dos dé­ca­das y los ha­llaz­gos de Ro­bert Flaherty, el di­rec­tor deNan­nok

el es­qui­mal (1922), pa­ra com­pren­der que la reali­dad ci­ne­ma­to­grá­fi­ca es­tá re­gi­da por elec­cio­nes co­mo el te­ma, los per­so­na­jes, o la po­si­ción de la cá­ma­ra, se­gui­dos de un lar­guí­si­mo et­cé­te­ra.

A ini­cios de los años 20 sur­ge la idea de lo do­cu­men­tal co­mo si­nó­ni­mo de lo ver­da­de­ro; una idea que fue bien pre­ser­va­da du­ran­te dé­ca­das has­ta que la re­bel­día que ca­rac­te­ri­za a los años 60 ofre­ció el te­rreno fér­til pa­ra el sur­gi­mien­to del fal­so do­cu­men­tal. Du­ran­te los años 60 sur­gen al­gu­nas pe­lí­cu­las pio­ne­ras del gé­ne­ro, co­mo El jue­go

de la gue­rra (1965), di­ri­gi­do por el bri­tá­ni­co Peter Wat­kins, El

dia­rio de Da­vid Holz­man( 1967), del es­ta­dou­ni­den­se Jim McB­ri­de, y La pri­me­ra car­ga al ma­che

te( 1969), del cu­bano Ma­nuel Oc­ta­vio Gó­mez.

Du­ran­te la pri­me­ra mi­tad de los años 70, We­lles apor­ta su lin­go­te de oro a la cau­sa del des­con­cier­to con F de frau­de, en la que reúne a tres ar­tis­tas de la fal­si­fi­ca­ción –in­clui­do el pro­pio di­rec­tor– y cons­tru­ye al­re­de­dor de ellos un es­pe­jo car­ga­do de dis­tor­sio­nes. Así, en F de frau­de los per­so­na­jes abor­da­dos con­for­man un jue­go de dua­li­da­des y des­do­bla­mien­tos que re­pre­sen­ta una de las cons­tan­tes más sig­ni­fi­ca­ti­vas en la pro­duc­ción ar­tís­ti­ca de We­lles.

¿Quién es es­ta fi­gu­ra mí­ti­ca que es­cri­be, di­ri­ge y pro­ta­go­ni­za al­gu­nas de las pe­lí­cu­las más re­ve­la­do­ras del si­glo XX? Hi­jo de una vir­tuo­sa pia­nis­ta y de un em­pre­sa­rio con sue­ños de in­ven­tor, huér­fano a los tre­ce años y des­de en­ton­ces pa­dre de su pro­pio des­tino, Or­so­nWe­lles ha pa­sa­do a la his­to­ria co­mo un in­sig­ne afi­cio­na­do a la tau­ro­ma­quia, un ac­tor de ex­ce­sos his- trió­ni­cos que se ha su­mer­gi­do en la obra deSha­kes­pea­re y, an­te to­do, una fi­gu­ra cla­ve de ese vi­cio pa­sio­nal lla­ma­do ci­ne.

La ma­yo­ría de edad del mi­to lla­ma­do We­lles lle­gó du­ran­te la no­che del 30 de oc­tu­bre de 1938, cuan­do ate­rro­ri­zó a sus com­pa­trio­tas con la adap­ta­ción ra­dio- fó­ni­ca de La gue­rra de los mun

dos. Los ha­bi­tan­tes de Nue­va Jer­sey, se­gu­ros de que se­rían de­vo­ra­dos por las cria­tu­ras del pla­ne­ta ro­jo, in­va­die­ron las ca­lles y des­tru­ye­ron la ciu­dad mu­cho más allá de las po­si­bi­li­da­des de sus enemi­gos ima­gi­na­rios. Cuen­ta We­lles en F de frau­de: “Al­guien en Su­da­mé­ri­ca hi­zo una imi­ta­ción de esa trans­mi­sión y ter­mi­nó en la cár­cel. No de­be­ría que­jar­me. Yo, en cam­bio, fui a Holly­wood.”

Tras el es­cán­da­lo pro­vo­ca­do por la trans­mi­sión ra­dio­fó­ni­ca de La gue­rra de los mun­dos, la RKO le ofre­ció aWe­lles uno de los con­tra­tos más in­só­li­tos y mi­llo­na­rios de la in­dus­tria del ci­ne. Fas­ci­na­do co­mo un ni­ño al que le ob­se­quian “el tren eléctrico más gran­de del mun­do”, el ci­neas­ta de­bu­tan­te ro­dó Ciu­da

dano Ka­ne, ins­pi­ra­da en la vi­da ín­ti­ma del mag­na­te de la pren­sa Wi­lliam Ran­dolph Hearst. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, con Ciu­da

dano Ka­ne co­men­za­ron los pro­ble­mas que Or­son We­lles arras­tra­ría du­ran­te to­da su vi­da. Allí se ini­cia ese bai­le de es­pec­tros, que al­gu­nos lla­ma­rían “re­cu­rren­cia de es­ti­lo”, que fe­liz­men­te con­flu­ye en F de frau­de.

Un pas­ti­che con son­ri­sa

Elmyr de Hory y Clif­ford Ir­ving se pre­sen­tan, en F de frau

de, co­mo los ál­ter egos de Or­son We­lles. Al­go si­mi­lar ocu­rre con la fi­gu­ra de Ho­ward Hug­hes: una re­fe­ren­cia evi­den­te en sus pe­lí­cu­las Ciu­da­dano Ka­ne, La da­ma de Shang­hai( 1947) y Mis­ter Ar­ka­din (1955), en la que un mag­na­te que se ha­ce ro­dear de be­llas mu­je­res con­du­ce su pro­pio avión.

A tra­vés del per­so­na­je de Hug­hes, We­lles ha­ce ex­plí­ci­tas sus me­di­ta­cio­nes so­bre la so­le­dad del po­der al tiem­po que in­da­gae­nal­gu­nos de sus mo­ti­vos pre­fe­ri­dos, ta­les co­mo el es­pe­jo, el do­ble y la usur­pa­ción de la iden­ti­dad.

F de frau­dees un pas­ti­che go­ber­na­do por unos per­so­na­jes que se­ña­lan, siem­pre con una son­ri­sa bur­lo­na en los la­bios, las di­fi­cul­ta­des que usual­men­te en­fren­ta­mos pa­ra dis­tin­guir en­tre la reali­dad y sus si­mu­la­cros, en­tre la ley y la in­frac­ción de la ley.

F de frau­de es un en­sa­yo con­ce­bi­do co­mo la for­ma ideal de en­se­ñar ¿qué es el ci­ne?, con el ci­ne. El teó­ri­co fran­cés An­dré Ba­zin su­ge­ría que el ci­ne es “un fe­nó­meno que amal­ga­ma fic­cio­nes, abs­trac­cio­nes, con­ven­cio­nes y frag­men­tos de au­tén­ti­ca reali­dad”. Esa es una de las me­jo­res de­fi­ni­cio­nes que po­dría­mos pro­po­ner a pro­pó­si­to del pe­núl­ti­mo lar­go­me­tra­je di­ri­gi­do por Or­son We­lles; una cla­se ma­gis­tral que se ini­cia, muy sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, co­mo una de las pri­me­ras pe­lí­cu­las de los her­ma­nos Lu­miè­re: en los an­de­nes con­cu­rri­dos de una es­ta­ción de tren.

Una de las es­ce­nas de la pe­lí­cu­la de 1973. COR­TE­SÍA DE PREÁM­BU­LO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.