UN GA­TO SAL­TA A SAN JO­SÉ EN UN MU­RAL

del ar­tis­ta Ser­gio Gui­llén acom­pa­ña y tien­ta a los tran­seún­tes jo­se­fi­nos des­de el Ho­tel Pre­si­den­te

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

Ser­gio Gui­llén es­tá dan­do al­gu­nos bro­cha­zos a la pa­red mien­tras con­tes­ta pre­gun­tas. Que­dan so­lo al­gu­nos días pa­ra que él fi­na­li­ce un mu­ral en la fachada del Ho­tel Pre­si­den­te, en San Jo­sé, y es­tá en me­dio de una de sus tan­tas jor­na­das en­tre an­da­mios y pin­tu­ra.

No sa­be cuán­to ha tra­ba­ja­do. So­lo sa­be que el lu­nes 26 de di­ciem­bre co­men­za­ron las la­bo­res de ocho ho­ras al día y so­lo se ha to­ma­do tres días li­bres.

Cuan­do ha­ce­mos la en­tre­vis­ta lle­va más de 25 días tra­ba­jan­do; son, al me­nos, unas 600 ho­ras. El mu­ral se de­ve­la­rá el sá­ba­do 4 de febrero y su obra se­rá par­te de la vi­da de los tran­seún­tes de la ave­ni­da cen­tral.

“Es­pe­ro que se vuel­va un pun­to co­no­ci­do, que la gen­te di­ga ‘nos ve­mos ahí, por el ga­to’”, di­jo Gui­llén, emo­cio­na­do.

Lo pri­me­ro que ten­drían que ha­cer esas per­so­nas es en­con­trar di­cho ani­mal. Es­tá en la fachada del Ho­tel Pre­si­den­te (ca­lle 7 y ave­ni­da cen­tral) y, aun­que es el pro­ta­go­nis­ta, el ga­to es­tá es­con­di­doy un gi­gan­te lo­bus­ca en esa ciu­dad ima­gi­na­ria.

Lo bau­ti­zó Bus­can­do el ga­to, nom­bre que sur­gió por azar, di­ce Gui­llén, y plan­tea un jue­go, in­ter­ac­ción y, cla­ro, cu­rio­si­dad.

Eso bus­ca­ba San Jo­sé Lab con el concurso Tu ciu­dad, tu lien­zo, que, por se­gun­do año, consecutivo con­vo­có a ilus­tra­do­res, pin­to­res y di­bu­jan­tes a po­ner­le co­lor a una par­te es­pe­cí­fi­ca de la ciu­dad.

Gui­llén ga­nó el pri­mer lu­gar y la res­pon­sa­bi­li­dad de lle­var su com­ple­ja obra a los 450 me­tros cua­dra­dos que com­po­nen las tres ca­ras del edi­fi­cio.

Concurso

Tu ciu­dad, tu lien­zo abrió su pri­me­ra con­vo­ca­to­ria en el 2015, y le ofre­ció a un ar­tis­ta in­ter­ve­nir el Par­queo 23, que es­tá jun­to al Ci­neMa­galy, en ba­rrio La Ca­li­for­nia. El ar­tis­ta Ch­ris­tian We­dell fue el pri­mer ga­na­dor.

En es­ta se­gun­da oca­sión, el “lien­zo” ofre­ci­do fue más es­pa­cio­so y el pro­yec­to se tor­nó­más am­bi­cio­so. Co­lo­car una ima­gen en ple­na ave­ni­da cen­tral “es una res­pon­sa­bi­li­dad”, ase­gu­ra el­mis­moGui­llén; más aún si es la ca­ra de un ne­go­cio co­mo el Pre­si­den­te. Sin em­bar­go, tam­bién es una opor­tu­ni­dad.

“Nos pa­re­ció (al ju­ra­do) que lo que el pro­po­nía era un tra­ba­jo muy com­pli­ca­do... Sin em­bar­go, real­men­te nos con­ven­ció la in­ter­ac­ción que Gui­llén pro­po­nía, el jue­go... La idea de queun tu­ris­ta aso­ma­do por una ven­ta­na po­día ser par­te de una his­to-

Es­pe­ro que se vuel­va un pun­to co­no­ci­do, que la gen­te di­ga ‘nos ve­mos ahí, por el ga­to’. Ser­gio Gui­llén Ar­tis­ta

ria”, co­men­tó, vía te­le­fó­ni­ca, Da­niel Mi­kowsky, due­ño del Ho­tel Pre­si­den­te y uno de los on­ce en­car­ga­dos de se­lec­cio­nar la obra.

Ca­zan­do al ga­to

Así co­mo en­con­trar al ga­to en el mu­ral es una sor­pre­sa, la idea de in­cluir un fe­lino ce­les­te en el pai­sa­je le lle­gó a Gui­llén co­mo un zar­pa­zo, al­go aza­ro­so.

Él es pro­fe­sor de ar­te en una uni­ver­si­dad pri­va­da y, en su tiem­po li­bre, cui­da a su hi­ja Ju­lia, de dos años. Tam­bién tra­ba­ja en lien­zos, “obras con co­lo­res me­nos chi­llo­nes”, co­men­tó.

Participó en la pri­me­ra con­vo­ca­to­ria de Tu ciu­dad, tu lien­zo, con una obra de una gi­gan­ta en un bosque; no ga­nó. Pa­ra la se­gun­da con­vo­ca­to­ria in­ten­tó par­tir de otro pai­sa­je ar­bo­la­do, pe­ro desis­tió.

“Era muy com­pli­ca­do cal­zar ob­je­tos na­tu­ra­les con las ven­ta­nas del ho­tel; las ven­ta­nas son fi­las y co­lum­nas si­mé­tri­cas y esa es­truc­tu­ra no cal­za­ba con un pai­sa­je na­tu­ral”, ex­pli­có el ar­tis­ta. Op­tó, en cam­bio, por un pai­sa­je ur­bano. Ca­sas, edi­fi­cios, to­rres, una obra lle­na de co­lor, una ciu­dad que se ve­rá en me­dio de otra ciu­dad. Un mun­do de su crea­ción.

“En mis pin­tu­ras pe­que­ñas, ya he he­cho ca­si­tas y edi­fi­cios por­que me gus­ta la idea de crear mun­di­tos, lu­ga­res don­de pa­san co­sas”, agre­gó Gui­llén.

Su in­ten­ción ini­cial fue di­bu­jar un so­lo gi­gan­te, co­mo el que ha­bía he­cho pa­ra su pri­me­ra pro­pues­ta, co­mo el que pin­tó en Com­bai, en Es­ca­zú, y co­mo el que hi­zo re­cien­te­men­te en uno de los par­queos ale­da­ños a la Asam­blea Le­gis­la­ti­va.

Si­nem­bar­go, ¿qué pa­sa­ba en esa ciu­dad? ¿Qué le­preo­cu­pa­ba a aquel gi­gan­te? “¿Y si en una de esas ca­sas a al­guien se le ha­bía per­di­do un ga­to? Eso le agre­ga­ba una ca­pa na­rra­ti­va al­mu­ral. Es un pe­que­ño jue­go que me gus­tó ha­cer”, de­ta­lló el ar­tis­ta y, lue­go, rio.

La pro­pues­ta de Gui­llén le en­can­tó al ju­ra­do. Des­ta­ca­ron su pro­pues­ta “por el po­ten­cial de es­ta­ble­cer un diá­lo­go con San Jo­sé, una ciu­da­da­glo­me­ra­da, des­de la re­pre­sen­ta­ción de otra ciu­dad aglo­me­ra­da”

Es un gui­ño, es im­pen­sa­ble que un ga­to tan gran­de es­té per­di­do; la gra­cia es­tá en que el fe­lino azul no es fá­cil de en­con­trar.

El due­ño del ho­tel se su­mó al es­pí­ri­tu lú­di­co y pla­nea cam­biar de co­lo­res las cor­ti­nas, pa­ra que coin­ci­dan con los to­nos de las ca­sas de Gui­llén.

Bro­cha efi­cien­te

Crear el mu­ral no ha si­do un jue­go. Tra­ba­jos co­mo el de Gui­llén su­gie­ren lar­gos mo­men­tos de es­pon­ta­nei­dad y li­ber­tad, y qui­zá así fue, en el bo­ce­to.

Gui­llén sa­bía que pa­ra plas­mar to­dos esos mun­di­tos en gran for­ma­to, de­bía ser to­do lo con­tra­rio; es­truc­tu­ra­do, dis­ci­pli­na­do, efi­cien­te.

“Hi­ci­mos un plano con to­das las me­di­das de la pa­red y de la obra. Cual­quier in­ten­ción de im­pro­vi­sar en el mo­men­to po­día atra­sar to­do”, ma­ni­fes­tó el ar­tis­ta.

Las llu­vias en di­ciem­bre apla­za­ron el ini­cio de los tra­ba­jos por una quin­ce­na. El ob­je­ti­vo era pin­tar­lo du­ran­te tres o cua­tro se­ma­nas, pe­ro las con­di­cio­nes cli­ma­to­ló­gi­cas man­da­ron otra co­sa: es­te do­min­go se­rá su quin­ta se­ma­na.

Pa­ra pa­sar del bo­ce­to a la fachada, el mu­ral no se pro­yec­tó, sino que se hi­cie­ron unas cua­drí­cu­las. Gui­llén se en­car­gó de ha­cer en la pa­red el di­se­ño, a mano al­za­da, con cra­yo­las.

Des­de el 26 de di­ciem­bre, cua­tro ayu­dan­tes han pin­ta­do los blo­ques de co­lor que él de­li­mi­tó con pin­cel. La lí­nea fi­nal, de co­lor púr­pu­ra, es de Gui­llén.

“He di­bu­ja­do más de lo que he pin­ta­do. Qui­zá un80% de los blo­ques de co­lor fue­ron he­chos por los asis­ten­tes y los vo­lun­ta­rios”, ex­pli­có.

Al ser la obra ori­gi­nal tan co­lo­ri­da, la paleta tu­vo que re­du­cir­se a 20 to­nos. En to­tal se usa­ron 60 ga­lo­nes de pin­tu­ra, los cua­les fue­ron pa­tro­ci­na­dos por Sher­win Wi­lliams.

Ade­más de los ma­te­ria­les pa­ra plas­mar su obra en el Ho­tel Pre­si­den­te, Gui­llén re­ci­bió $2.500 de pre­mio (apro­xi­ma­da­men­te ¢1.400.000).

Aun­que las se­ma­nas de tra­ba­jo no han si­do ni de jue­go –ni de bro­ma–, la obra fi­nal, el re­to del ga­to, que­da­rá pa­ra el en­tre­te­ni­mien­to del mi­llón de per­so­nas que, en­tre ca­lles o pasos pea­to­na­les, cru­zan San Jo­sé to­dos los días.

“En un mo­men­to pen­sé que por ser mi idea tan in­fan­til, no la iban a to­mar en cuen­ta”, ma­ni­fes­tó Gui­llén, de 31 años. “Creo que, al fi­nal de cuen­tas, a to­dos nos gus­ta ju­gar”.

JOR­GE NA­VA­RRO

En pleno pro

ce­so, el lu­nes 23 de enero el mu­ral ya lucía a su pro­ta­go­nis­ta: el ga­to hui­di­zo.

JOR­GE NA­VA­RRO.

El cos­ta­rri

cen­se Ser­gio Gui­llén po­sa jun­to a su obra, tras uans 600 ho­ras de tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.