Ese Bra­sil in­fi­ni­to que nos mues­tra la pan­ta­lla gran­de

Preám­bu­lo mos­tra­rá cua­tro pe­lí­cu­las bra­si­le­ñas re­cien­tes, que ofre­cen un vis­ta­zo a un enor­me mo­sai­co so­cial, cul­tu­ral y hu­mano

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - Er­nes­to Cal­vo ecal­voal@gmail.com

Bra­sil es uno de esos paí­ses que por su his­to­ria, sus tra­di­cio­nes cul­tu­ra­les, sus creen­cias sin­cré­ti­cas, su li­te­ra­tu­ra y sus ar­tes, se pue­de con­si­de­rar ex­cep­cio­nal­men­te fas­ci­nan­te, vi­bran­te: de Jor­ge Ama­do a Cla­ri­ce Lis­pec­tor, de Hei­tor Vi­lla lo­bos a Chi­co Buar­que, de Pau­lo Frei­re a Os­car Nie­me­yer, de Os­wal­do de An­dra­de a Ly­gia Clark, de Pe­lé a Ro­ber­to Car­los, en­tre mu­chos otros.

Enel de­ve­nir ci­ne­ma­to­grá­fi­co la­ti­noa­me­ri­cano, des­de el lla­ma­do ci­ne­ma no­vo has­ta la ac­tua­li­dad, Bra­sil es, sin du­da, uno de los paí­ses más po­ten­tes y su­ges­ti­vos, con rea­li­za­do­res y fil­mes que han ex­pre­sa­do de una ma­ne­ra com­ple­ja y vis­ce­ral al­gu­nos de los gran­des di­le­mas his­tó­ri­cos y con­tem­po­rá­neos del gi­gan­te su­r­ame­ri­cano.

Ahora bien, más allá de re­co­no­ci­dos rea­li­za­do­res (Glau­ber Ro­cha, Ruy Gue­rra, Nel­son Pe­rei­ra dos San­tos, Héc­tor Ba­ben­co, Wal­ter Sa­lles o Fer­nan­do Mei­re­lles) y fil­mes ya clá­si­cos ( Dios y el dia­blo en la tie­rra del sol, Me­mo­rias­de la cár­cel, Do­ña Flor y sus dos ma­ri­dos, Pi­xo­te, Es­ta­ción Cen­tral o Ciu­dad de Dios), que han triun­fa­do en fes­ti­va­les in­ter­na­cio­na­les y han si­do re­co­no­ci­dos por la crí­ti­ca y el pú­bli­co.

Hoy, el ci­ne bra­si­le­ño in­ten­ta di­ver­si­fi­car sus pro­pues­tas te­má­ti­cas y for­ma­les, así co­mo la vi­sua­li­za­ción de gru­pos hu­ma­nos y so­cia­les o re­gio­nes cul­tu­ra­les y geo­grá­fi­cas po­co ex­plo­ra­das an­tes den­tro de ese con­tra­dic­to­rio país.

Al­go de ese enor­me mo­sai­co so­cial, cul­tu­ral y hu­mano se mues­tra en cua­tro fil­mes re­cien­tes que se pro­yec­tan en Preám­bu­lo, del Cen­tro de Ci­ne, y que re­tra­tan la ca­lei­dos­có­pi­ca reali­dad de ese Bra­sil con­tem­po­rá­neo: des­de sus em­ble­má­ti­cas ciu­da­des –São Pau­lo, Río de Ja­nei­ro– has­ta sus es­pa­cios geo­grá­fi­cos y so­cia­les más mar­gi­na­li­za­dos e in­vi­si­bles.

Co­res

La ópe­ra pri­ma de Fran­cis­co Gar­cía se acer­ca a la co­ti­dia­ni­dad mo­nó­to­na y po­co es­ti­mu­lan­te de tres jó­ve­nes que re­pi­ten de for­ma ca­si au­to­má­ti­ca, ri­tua­les se­xua­les, de tra­ba­jo y has­tío, en con­tra­pun­to iró­ni­co con el op­ti­mis­mo de cre­ci­mien­to económico del Bra­sil de Lu­la da Sil­va, que se ha vis­to cues­tio­na­do en los úl­ti­mos años.

Am­bien­ta­da en el São Pau­lo de los su­bur­bios y re­cu­rrien­do a una ex­pre­si­va fo­to­gra­fía en blan­co y ne­gro. Con una dra­ma­tur­gia que en­fa­ti­za la frial­dad y dis­tan­cia en las re­la­cio­nes per­so­na­les, jun­to a ac­tua­cio­nes que po­ten­cian el pe­si­mis­mo de esos ami­gos que no en­cuen­tran ho­ri­zon­tes pa­ra sus vi­das. Co­res dia­lo­ga de al­gu­na ma­ne­ra con otras dos ópe­ras pri­mas, hoy re­fe­ren­tes del ci­ne con­tem­po­rá­neo: Ex­tra­ños en el pa­raí­so, de Jim Jar­musch, y La cié­na­ga, de Lu­cre­cia Mar­tel. La pri­me­ra, a par­tir de su fo­to­gra­fía en blan­co y ne­gro, así co­mo la ac­ti­tud es­cép­ti­ca de sus per­so­na­jes. La se­gun­da, a tra­vés de una tor­tu­ga que re­sul­ta sím­bo­lo yme­tá­fo­ra de ese rit­mo len­to, pe­sa­do del fil­me y sus di­le­mas.

Vientos de agos­to

Tras­la­dán­do­se hacia la cos­ta no­res­te bra­si­le­ña, el do­cu­men­ta­lis­ta Gabriel Mas­ca­ro se acer­ca a la vi­da de un pe­que­ño po­bla­do, don­de las ac­ti­vi­da­des prin­ci­pa­les de su­per­vi­ven­cia son la pes­ca y la re­co­gi­da de co­cos. Allí dos jó­ve­nes del pue­blo, Shir­ley y Ja­son, tra­ba­jan y dis­fru­tan del se­xo en me­dio de una reali­dad tam­bién po­co es­ti­mu­lan­te. Pe­ro, en al­gún mo­men­to, Ja­son en­cuen­tra un ca­dá­ver en el mar y de­ci­de ave­ri­guar quién es, ge­ne- ran­do ten­sio­nes con su pa­dre y la no­via.

Fil­ma­do des­de una pers­pec­ti­va se­mi­do­cu­men­tal, con “ac­to­res” del mis­mo lu­gar co­mo pro­ta­go­nis­tas, Vientos de agos­to re­sal­ta por una am­bien­ta­ción en­tre na­tu­ra­lis­ta y poé­ti­ca, que po­ten­cia el víncu­lo del ser hu­mano con la na­tu­ra­le­za –el mar, el vien­to, la tie­rra–; tam­bién con el se­xo y la muer­te, sin caer en nin­gún ti­po ma­ni­pu­la­ción emotiva, sino más bien ape­lan­do a la su­til be­lle­za de su am­bien­ta­ción so­no­ra y su fo­to­gra­fía.

Via­jo por­que pre­ci­so, vuel­vo por­que te amo

Ka­rem Aï­nouz y Mar­ce­lo Go­mes, que di­ri­gie­ron an­tes el pre­mia­do fil­me Ma­da­me Sa­ta (2002), rea­li­zan es­ta vez Via­jo por­que pre­ci­so, vuel­vo por­que te amo, un her­mo­so road mo­vie, tam­bién se­mi­do­cu­men­tal, don­de un geó­lo­go se aden­tra en el ser­tao (ex­ten­sa zo­na se­mi­de­sér­ti­ca del no­res­te de Bra­sil), pa­ra ha­cer una ex­plo­ra­ción acer­ca de un fu­tu­ro ca­nal. Sin em­bar­go, es­to no es más que pre­tex­to pa­ra ha­cer­nos par­tí­ci­pes de una emo­cio­nal car­ta de desamor a su no­via au­sen­te.

Jun­to a esa di­men­sión ro­mán­ti­ca, el fil­me des­ta­ca por una her­mo­sa fo­to­gra­fía que re­sal­ta la pre­ca­rie­dad del grano, pa­ra di­men­sio­nar la ines­ta­bi­li­dad del via­je. Pa­ra­le­la­men­te, ha­ce un acer­ca­mien­to an­tro­po­ló­gi­co a las du­ras reali­da­des de po­bre­za, mar­gi­na­li­dad y pros­ti­tu­ción de esos lu­ga­res por los que tran­si­ta el pro­ta­go­nis­ta fan­tas­mal del fil­me, en con­tra­pun­to a la desa­zón que pro­vo­ca la se­pa­ra­ción de su ama­da y es­te be­llí­si­mo via­je de amor per­di­do y au­to­des­cu­bri­mien­to.

Río 2096: una his­to­ria de amor y fu­ria

Pa­ra en­fa­ti­zar la va­rie­dad de acer­ca­mien­tos al con­tex­to bra­si­le­ño ac­tual, no so­lo por los te- mas que abor­dan, sino tam­bién por el gé­ne­ro des­de don­de se pro­po­nen, es­ta ani­ma­ción, que ga­nó va­rios pre­mios in­ter­na­cio­na­les, ha­ce un re­co­rri­do por di­fe­ren­tes mo­men­tos de la his­to­ria del te­rri­to­rio bra­si­le­ño, co­men­zan­do ha­ce 600 años, cuan­do los por­tu­gue­ses aún no ha­bían lle­ga­do al país.

Las his­to­rias pa­san por la pri­me­ra mi­tad del si­glo XIX y la se­gun­da mi­tad del XX, ex­plo­ran­do di­le­mas his­tó­ri­cos co­mo el ex­ter­mi­nio de las po­bla­cio­nes ori­gi­na­rias, la es­cla­vi­tud de la po­bla­ción ne­gra, las lu­chas po­lí­ti­cas es­tu­dian­ti­les con­tra las dic­ta­du­ras, has­ta lle­gar a un dis­tó­pi­co 2096 y un cru­do con­flic­to por la es­ca­sez de agua y la necesidad de su do­mi­nio pa­ra la su­per­vi­ven­cia.

En ca­da uno de los ca­pí­tu­los his­tó­ri­cos que na­rra Río 2096, el pro­ta­go­nis­ta mas­cu­lino –es­pe­cie de hom­bre pá­ja­ro que se trans­mu­ta y so­bre­vue­la las épo­cas– tie­ne una con­tra­par­te fe­me­ni­na que va ga­nan­do pro­ta­go­nis­mo, has­ta lle­gar a do­mi­nar las ac­cio­nes y ser el cen­tro del úl­ti­mo ca­pí­tu­lo. Con al­gu­nos ecos de Ava­tar y 2046, pe­ro tam­bién de His­to­ria de Bra­sil y Las eda­des de la tie­rra, de Glau­ber Ro­cha, es­te lar­go­me­tra­je ani­ma­do es una evi­den­cia de que la ci­ne­ma­to­gra­fía la­ti­noa­me­ri­ca­na de hoy, y es­pe­cí­fi­ca­men­te la bra­si­le­ña, tran­si­ta por múl­ti­ples ca­mi­nos for­ma­les –fic­ción, do­cu­men­tal, ani­ma­ción y sus hí­bri­dos– y te­má­ti­cos –de la gran ciu­dad al ser­tao, de la his­to­ria al fu­tu­ro–, que po­nen de ma­ni­fies­to la con­di­ción a la vez in­fi­ni­ta y vi­bran­te, a ve­ces in­vi­si­ble, pe­ro siem­pre fas­ci­nan­te de ese Bra­sil his­tó­ri­co y ac­tual.

COR­TE­SÍA DE PREÁM­BU­LO PA­RA LN.

Otra ci­ne­ma­to­gra­fía. Di­fe­ren­tes vi­sio­nes so­bre Bra­sil se aso­man en las pe­lí­cu­las que se po­drán ver en el Cen­tro de Ci­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.