En­sa­yo so­bre el de­li­to

Jo­sé Al­ber­to Her­nán­dez ga­nó un pre­mio na­cio­nal con Cap­tu­ras, dra­má­ti­ca y con­mo­ve­do­ra ex­po­si­ción de fo­to­gra­fías en los ca­la­bo­zos del an­ti­guo Cuar­tel Be­lla­vis­ta. Con­ver­sa­mos con el ar­tis­ta so­bre más de una dé­ca­da de pau­sa­do y de­ta­lla­do tra­ba­jo.

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

La muer­te dia­lo­ga con Jo­sé Al­ber­to Hernandez des­de ha­ce ca­si dos dé­ca­das, o vi­ce­ver­sa. Los re­sul­ta­dos de esa con­fron­ta­ción han si­do fo­to­gra­fías po­de­ro­sas, dra­má­ti­cas y pro­fun­da­men­te sen­si­bles, un cor­pus que se ha vuel­to un re­fe­ren­te pa­ra re­fle­xio­nar acer­ca de un te­ma tan lleno de ta­búes, mor­bo y lec­tu­ras sen­si­ble­ras.

Su bús­que­da vi­sual acer­ca de la fra­gi­li­dad de la vi­da lo ha lle­va­do a ex­plo­rar con su len­te el cuer­po hu­mano, los hospitales, los ani­ma­les des­ta­za­dos, los res­tos hu­ma­nos en for­mol, las ar­mas in­vo­lu­cra­das en de­li­tos, las cár­ce­les y los re­clu­sos.

Y lo he­mos acom­pa­ña­do con­tem­plan­do imá­ge­nes tan fuer­tes co­mo el re­vól­ver apun­tán­do­nos a la ca­ra, el ce­re­bro jun­to cuer­po iner­te, el fe­to sin vi­da con­ser­va­do en un quí­mi­co, las ma­nos de un ci­ru­ja­nos hur­gan­do en las en­tra­ñas de al­guien, el en­fer­mo anó­ni­mo en la ca­mi­lla del hos­pi­tal...

Él se es­me­ra por ser pro­li­jo en la téc­ni­ca, por cui­dar la ima­gen, por no emi­tir jui­cios, por no vic­ti­mi­zar al ya juz­ga­do, por no irres­pe­tar a vi­vos y muer­tos..., y lo lo­gra; sin em­bar­go, su poe­sía vi­sual no es me­nos per­tur­ba­do­ra o an­gus­tian­te.

Me­tá­fo­ras dra­má­ti­cas

Es­te fo­tó­gra­fo de 38 años pro­cu­ra no de­jar­nos in­di­fe­ren­tes, no hay du­da de que lo con­si­gue.

Ca­da ima­gen se con­vier­te en una me­tá­fo­ra que cues­tio­na y que tra­ta­mos de res­pon­der car­gán­do­la de sen­ti­dos. De es­ta for­ma, se vuel­ve una obra crí­ti­ca e in­ci­si­va.

Du­ran­te los úl­ti­mos 15 años, la muer­te lo zam­bu­lló en la his­to­ria de­lic­ti­va: los ob­je­tos (ar­mas), los su­je­tos (pri­va­dos de li­ber­tad y los es­pa­cios (la cár­cel). Tres se­ries fo­to­grá­fi­cas y tres pun­tos de vis­ta reuni­dos el año pa­sa­do en Cap­tu

ras, que se ex­hi­bió en los ca­la­bo­zos del an­ti­guo Cuar­tel Be­lla­vis­ta (Mu­seo Na­cio­nal de Cos­ta Ri­ca); allí, el lu­gar se vol­vió el cuar­to ac­tor en la ex­po­si­ción. En es­ta ex­hi­bi­ción dia­lo­ga­ban las imá­ge­nes con los vie­jos ca­la­bo­zos, la ilu­mi­na­ción y la pues­ta en es­ce­na. “Fue una na­rra­ti­va iné­di­ta, ya que se cons­tru­yó con ba­se en el con­tex­to”, de­ta­lla Adria­na Co­lla­do, cu­ra­do­ra del Mu­seo de Ar­te y Di­se­ño Con­tem­po­rá­neo y de es­ta ex­po­si­ción.

Her­nán­dez es­co­gió ese es­pa­cio en el Mu­seo Na­cio­nal por­que que­ría trans­mi­tir una ex­pe­rien­cia. Y lo consiguió.

Cap­tu­ras abor­dó el te­ma de la pe­na­li­za­ción de los de­li­tos y la re­la­ción con la fo­to­gra­fía. Fue una uni­dad de sen­ti­do con di­fe­ren­tes for­mas de lle­var la fo­to a es­ce­na:

In­ven­ta­rio (2005-2007), R. I. P. Re­tra­tos in­con­clu­sos po­li­cia­les (2005-2011) y Grá­fi­ca el en­cie­rro (2011-2016).

Por ejem­plo, In­ven­ta­rio jue­ga con esa su­pues­ta neu­tra­li­dad de la fo­to­gra­fía co­mo do­cu­men­to y co­mo archivo, mien­tras que R. I.

P. po­ne en ja­que el con­cep­to tra­di­cio­nal del re­tra­to al brin­dar imá­ge­nes que no nos di­cen na­da acer­ca los su­je­tos. Grá­fi­ca del en­cie­rro, por otra par­te, en­tre­ga el po­der de la mi­ra­da al otro: a los pri­va­dos de li­ber­tad.

Y la ex­hi­bi­ción de po­li­sé­mi­co tí­tu­lo –re­mi­te a la fo­to­gra­fía y al len­gua­je po­li­cial– con­quis­tó el Pre­mio Na­cio­nal de Ar­tes Vi­sua­les Fran­cis­co Amig­het­ti 2016 en obra bi­di­men­sio­nal, se­gún lo anun­ció la mi­nis­tra de Cul­tu­ra el lu­nes 30 de enero.

¿Las ra­zo­nes? Es­to de­ta­lló el ju­ra­do: “Por la solidez for­mal y con­cep­tual, cohe­ren­cia y sen­si­bi­li­dad de una pro­pues­ta en la que dia­lo­gan en­tre sí y con el es­pec­ta­dor tres se­ries fo­to­grá­fi­cas (...), que re­fle­xio­na so­bre las re­la­cio­nes en­tre de­li­to, archivo, fo­to­gra­fía, pro­duc­ción de imá­ge­nes y su (in)ca­pa­ci­dad de re­tra­tar la vio­len­cia y la fra­gi­li­dad de la vi­da”.

A Her­nán­dez, que tra­ba­ja día a día co­mo di­se­ña­dor grá­fi­co, le com­pla­ce que se ga­lar­do­ne un pro­ce­so com­ple­to. “Mis pro­ce­sos son lar­gos, pau­sa­dos, muy na­tu­ra­les; nun­ca ten­go mu­cha pri­sa por ex­po­ner”, cuen­ta.

El ar­tis­ta es me­tó­di­co y me­ticu­loso: in­ves­ti­ga am­plia­men­te, pi­de to­dos los per­mi­sos ne­ce­sa­rios, se da tiem­po y cui­da la to­ma de ca­da ima­gen y su im­pre­sión fi­nal. Ca­da fo­to es muy tra­ba­ja­da téc­ni­ca­men­te.

Pa­ra la cu­ra­do­ra, el pre­mio es un buen cie­rre de su pro­ce­so. “Jo--

sé Al­ber­to es co­mo esos mú­si­cos que va­nes­cri­bien­do par­tes y lue­go ha­cen una com­po­si­ción or­ques­tal con mu­chas vo­ces. Cap

tu­ras es la or­ques­ta­ción­deun­pe­rio­do muy in­ten­so en que tra­ba­jó la fo­to, la pe­na­li­za­ción de los de­li­tos y la muer­te. Es una sin­fo­nía fo­to­grá­fi­ca en el me­jor tea­tro que pu­do te­ner pa­ra pre­sen­tar­la”.

Her­nán­dez, quien cree que la fo­to­gra­fía no es neu­tral ni ob­je­ti- va ni pre­ten­de re­fle­jar la reali­dad, si­gue tra­ba­jan­do en ese archivo exis­ten­cial del ser hu­mano, de la fra­gi­li­dad, que lo ha lle­va­do por tan­tos ca­mi­nos. Y sus res­pues­tas ayu­dan a en­ten­der me­jor esa mi­ra­da.

– ¿Qué ti­po de mi­ra­da lo acer­có a la muer­te?

–Una mi­ra­da siem­pre in­quie­ta, in­tros­pec­ti­va y, so­bre to­do, vul­ne­ra­ble… Des­de la fo­to­gra­fía he sen­ti­do ne­ce­si­dad de pre­gun­tar y de­ba­tir(me) so­bre nues­tra pro­pia fra­gi­li­dad y bús­que­da de sen­ti­do, so­bre las ten­sio­nes y dua­li­da­des que nos de­fi­nen co­mo se­res hu­ma­nos. Es un an­he­lo por lo in­tan­gi­ble, con to­da la im­po­si­bi­li­dad y la con­tra­dic­ción que pue­da sig­ni­fi­car tra­tar­lo des­de la ima­gen, con­ven­ci­do de es­tar ge­ne­ran­do, si se quie­re, un archivo más exis­ten­cial que ma­te­rial.

–Los te­mas que se­lec­cio­na ge­ne­ran mu­cho mor­bo. ¿Có­mo ma­ne­ja es­to?

–Pre­ci­sa­men­te eso es par­te de nues­tra na­tu­ra­le­za, ma­ne­ja­mos una am­bi­va­len­cia to­tal, atrac­ción-re­pul­sión, las pul­sio­nes Eros-Tá­na­tos ma­ni­fes­tán­do­se fren­te a la ima­gen, en las que por ser fo­to­gra­fías las cree­mos aún más de cer­ca de la reali­dad. Es­tas ten­sio­nes han si­do im­por­tan­tes en mi tra­ba­jo, for­man par­te de lo que quie­ro pro­vo­car; sin em­bar­go, con­si­de­ro que en ca­da se­rie exis­ten mo­men­tos de si­len­cio y equi­li­brio, un qué de­jar ver, su­ma­do al tra­ta­mien­to mis­mo de la ima­gen, pa­ra acer­car­nos y ser ca- pa­ces de en­fren­tar­nos a ellas e in­ten­tar mi­rar más allá.

–Des­pués de tan­tos años co­mo vo­ye­ris­ta en es­pa­cios de ac­ce­so res­trin­gi­do pa­ra la ma­yo­ría, ¿qué le han de­ja­do esas ex­pe­rien­cias? ¿Cuá­les son esas cer­te­zas y pre­gun­tas re­sul­tan­tes tras las se­ries de fo­to­gra­fías?

–A tra­vés de la cá­ma­ra he am­plia­do los ho­ri­zon­tes de mis vi­ven­cias. Es­tar pre­sen­te co­mo in­di­vi­duo en ca­da lu­gar o si­tua­ción fo­to­gra­fia­da me ha en­se­ña­do a to­mar de­ci­sio­nes que, aun­que en prin­ci­pio pro­ven­gan de pro­ce­di­mien­tos pla­ni­fi­ca­dos, tam­bién lle­ven una par­te sus­tan­cial de es­pon­ta­nei­dad, del sen­tir par­ti­cu­lar de la oca­sión, de­jan­do fluir así el desa­rro­llo y evo­lu­ción de ca­da pro­ce­so.

”No he te­ni­do una preo­cu­pa­ción por en­con­trar cer­te­zas, ni si­quie­ra he tra­ta­do de bus­car­las, han po­di­do más las pre­gun­tas acer­ca de la (in)po­si­bi­li­dad de la fo­to­gra­fía pa­ra re­fe­rir­se a la fra­gi­li­dad, la vio­len­cia, la vi­da o la muer­te, el có­mo he­mos asu­mi­do ese ti­po de re­pre­sen­ta­cio­nes a tra­vés de la his­to­ria, sus ma­ti­ces y am­bi­va­len­te go­ce es­té­ti­co”.

COR­TE­SÍA DE JO­SÉ AL­BER­TO HER­NÁN­DEZ / LA NA­CIÓN

MELISSA FER­NÁN­DEZ.

Jo­sé Al­ber­to Her­nán­dez tam­bién es co­no­ci­do por su tra­ba­jo grá­fi­co pa­ra el me­dio cul­tu­ral. Aquí po­sa en un ca­la­bo­zo del Cuar­tel Be­lla­vis­ta.

MELISSA FER­NÁN­DEZ.

De In­ven­ta­rio. Pu­ñal con em­pu­ña­du­ra ne­gro usa­do en un ho­mi­ci­dio en 1999.

COR­TE­SÍA DE JO­SÉ AL­BER­TO HER­NÁN­DEZ.

R. I. P. “Des­pren­dién­do­se de ese ros­tro inevi­ta­ble bus­can­do una nue­va iden­ti­dad”, ex­pli­ca el ar­tis­ta.

MELISSA FER­NÁN­DEZ.

La mi­ra­da de otro. Una de las fo­tos de un re­clu­so en Grá­fi­ca del en­cie­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.