Si­no­ni­mia y el pro­ce­so pa­ra re­cons­truir la me­mo­ria

Ema­nuel Ro­drí­guez. Co­no­ci­do por su in­ten­so ar­te pic­tó­ri­co, él exa­mi­na aho­ra las opa­ci­da­des del archivo y la me­mo­ria

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

“Los re­cuer­dos duer­men den­tro de no­so­tros du­ran­te me­ses y años, pro­li­fe­ran­do en si­len­cio, has­ta que son des­per­ta­dos por al­gu­na ton­te­ría y, de al­gu­na ma­ne­ra ex­tra­ña, nos cie­gan an­te la vi­da”. Así es­cri­bió W. G. Se­bald, pres­ti­di­gi­ta­dor de vi­das reales y vi­das fal­sas, tra­fi­can­te de me­mo­rias. Aquel es­cri­tor ale­mán sen­tía las vi­bra­cio­nes del agua y per­ci­bía su his­to­ria, sus he­ri­das, sus arru­gas.

Pen­sar en Se­bald es sen­ci­llo al lle­gar a ese del­ta ener­van­te que el ar­tis­ta Ema­nuel Ro­drí­guez ha inau­gu­ra­do en la Alian­za Fran­ce­sa de ba­rrio Amón (y que es­ta­rá en la sa­la has­ta el 25 de fe­bre­ro). Tres vi­das con­flu­yen en Si­no­ni­mia, una la­gu­na de si­len­cios. Uno na­da en­tre imá­ge­nes frag­men­ta­das, gra­ba­cio­nes ín­ti­mas, gra­ba­dos al­te­ra­dos y una pro­yec­ción abru­ma­do­ra. No es fá­cil res­pi­rar.

Tra­ba­jan­do a par­tir­de ar­chi­vos, tres his­to­rias si­len­cia­das se evo­can en la sa­la. Dia­lo­gan así el ar­te irre­ve­ren­te –y des­te­rra­do– de Jo­sé Ma­ría Fi­gue­roa (18201900); la vi­da crea­da en imá­ge­nes, ob­je­tos y vo­ces de Sve­tos­lav S .(1909-1985), y la si­len­cia­da vi­da de Vi­vian a Gallardo (19631981), cu­yo ase­si­na­to en una cel­da ha si­do uno de los gran­des te­mas opa­cos de la his­to­ria po­lí­ti­ca de Cos­ta Ri­ca.

“No me in­tere­sa tan­to te­ner un­pro­duc­to fi­nal, sino es­te pro­ce­so de cons­truc­ción”, con­fie­sa Ro­drí­guez; la mues­tra no ex­hi­be res­pues­tas, sino que abre es­pa­cios pa­ra que los es­pec­ta­do­res ha­gan pre­gun­tas.

“Los do­cu­men­tos ex­pues­tos (...) pro­vie­nen de ar­chi­vos, par------- tes de vi­das, son ma­te­ria­les que indagan y re­ela­bo­ran ca­pas de his­to­rias, de nues­tra his­to­ria”, es­cri­be la cu­ra­do­ra e in­ves­ti­ga­do­ra Xio­ma­ra Zú­ñi­ga.

Du­das y abis­mos

Una ma­ña­na re­cien­te, Ema­nuel Ro­drí­guez se reunió en el es­pa­cio cul­tu­ral con otros dos pro­ta­go­nis­tas de es­te pro­yec­to: Zú­ñi­ga, quien reali­zó la investigación y la cu­ra­du­ría, y Adrián Flo­res San­cho, quien com­ple­men­ta Si­no­ni­mia con una par­te edi­to­rial y tex­tual. “Al me­ter­los a ellos en el pro­yec­to, em­pie­za a va­riar, por­que ellos es­tán ge­ne­ran­do ideas y pre­gun­tas”, ex­pli­ca Ro­drí­guez.

Be­ne­fi­cia­rio de un pro­yec­to de la Alian­za Fran­ce­sa, Ro­drí­guez es­bo­zó Si­no­ni­mia en la Ci­té In­ter­na­tio­na­le des Ar-- ts, en París, don­de in­ves­ti­gó “có­mo cons­truir a par­tir de las imá­ge­nes y tra­ba­jar en pin­tu­ra”. “He es­ta­do cues­tio­nan­do las ba­ses y la di­rec­ción que quie­ro se­guir, y có­mo se­guir tra­ba­jan­do con pin­tu­ra en es­tos tiem­pos”, ex­pli­ca Ro­drí­guez.

Des­de ha­ce va­rios años, es­tu­dian­do en Ale­ma­nia y Aus­tra­lia, y ex­po­nien­do en Cos­ta Ri­ca, Ro­drí­guez ha desa­rro­lla­do una obra pic­tó­ri­ca ca­ra­te­ri­za da por la fuer­za ex­pre­si­va, la de­for­ma­ción de sus per­so­na­jes y el cons­tan­te cues­tio­na­mien­to de la re­pre­sen­ta­ción. En ese sen­ti­do, es­ta pri­me­ra eta­pa del pro­yec­to Si­no­ni­mia es pro­lon­ga­ción y pro­fun­di­za­ción.

“Lo que que­ría, an­tes del ini­cio de es­te pro­yec­to, era tra­ba­jar una vi­sión más ex­ten­di­da de pin­tu­ra que no tu­vie­ra que ver na­da más con guin­dar cua­dros en una pa­red, sino des­cas­ca­rar el pro­ce­so, cues­tio­nar­se mu­cho qué va a ha­cer y ha­cia dón­de va a lle­var esa pin­tu­ra”, di­ce.

Pa­ra Zú­ñi­ga, es­te tra­ba­jo im­pli­ca pa­ra Ro­drí­guez pen­sar en la ima­gen pic­tó­ri­ca tam­bién co­mo “ima­gen-co­no­ci­mien­to, una ima­gen-idea”. “Las no­cio­nes con­ven­cio­na­les de pin­tu­ra lo que ima­gi­nan o ven es na­da más un vir­tuo­sis­mo téc­ni­co (y tal vez otras co­sas), pe­ro lo que es­tá de­trás es un pro­ce­so de pen­sa­mien­to, de investigación, de cons­truc­ción que me pa­re­ce bas­tan­te re­le­van­te que se mues­tre. Es muy va­lio­so que en la ex­po­si­ción no hay pin­tu­ra to­da­vía”, di­ce la in­ves­ti­ga­do­ra.

Así, Si­no­ni­mia se con­for­ma de imá­ge­nes in­ter­ve­ni­das del Cua­derno de Fi­gue­roa, el cor­to­me­tra­je La pre­mo­ni­ción y el tex­to Di­cen que Be­to Mo­reno ha muer­to (ce­di­dos con con­fian­za por Mi­guel Re­guey­ra y Ale­jan­dra Bo­ni­lla), un archivo de Sve­tos­lav S., cu­ya vi­da ela­bo­ró Ta­tia­na Mon­ge, y un au­dio de Mariana Bal­to­dano, así co­mo tex­tos de Flo­res.

De mu­chas ma­ne­ras, tal ex­plo­ra­ción co­lo­ca a un ar­tis­ta co­mo Ro­drí­guez en un es­pa­cio de ex­tre­ma vul­ne­ra­bi­li­dad, de po­ro­sa aper­tu­ra, fa­ci­li­ta­dos por diá­lo­gos con sus co­la­bo­ra­do­res. “Me gus­ta ver mo­men­tos de cri­sis en los que la per­so­na no sa­be lo que ha­ce, que es lo que me pi­do a mí y lo que pi­do de la gen­te tam­bién”, co­men­ta Flo­res.

Tam­bién la his­to­ria se ha­ce vul­ne­ra­ble, de ma­ne­ra más es­tre­me­ce­do­ra en el ca­so de Viviana Gallardo (quien par­ti­ci­pó en una or­ga­ni­za­ción mar­xis­ta du­ra­men­te re­pri­mi­da, fue acu­sa­da de ho­mi­ci­dio y fue ase­si­na­da a los 18 años). Co­mo ex­pli­ca Zú­ñi­ga, los ar­chi­vos po­nen en ten­sión tres for­mas de si­len­cio: co­mo ejer­ci­cio de po­der, co­mo for­ma de re­sis­ten­cia y co­mo eva­sión o men­ti­ra.

Los “me­ca­nis­mos de si­len­cia­mien­to” que di­fu­mi­nan la his­to­ria son re­sis­ti­dos: “Hay mo­men­tos de nues­tra his­to­ria que po­drían ser muy en­ri­que­ce­do­res por­que po­drían sa­car las du­das, lan­zar las pre­gun­tas, plan­tear los fa­llos, y son si­len­cia­dos, aca­lla­dos, ter­gi­ver­sa­dos”, di­ce Zú­ñi­ga.

No hay es­pa­cio pa­ra el blan­co y ne­gro, no hay po­si­bi­li­dad de no to­mar pos­tu­ra. “Cuan­do se po­nen en un es­pa­cio en que los lí­mi­tes es­tán más di­fu­sos es com­pli­ca­do leer­los, y pa­ra mí es un te­rri­to­rio que es im­por­tan­te plan­tear en es­tos mo­men­tos; no pa­ra cam­biar la his­to­ria, sino pa­ra re­leer­la de al­gu­na ma­ne­ra”, agre­ga Ro­drí­guez.

La du­da mis­ma es una po­si­ción po­lí­ti­ca: pre­gun­tar­se qué hay de­trás de ca­da na­rra­ción de la his­to­ria, re­mo­ver sus aguas pa­ra ver los se­di­men­tos al fon­do de la la­gu­na. Es lo que so­mos.

JEF­FREY ZA­MO­RA.

4. El Cua­derno de Fi­gue

roa, re­in­ter­pre­ta­do por Ro­drí­guez, for­ma una ter­ce­ra lí­nea.

JEF­FREY ZA­MO­RA.

1. La vi­da de Sve­tos­lav S. for­ma una de las tres par­tes del pro­yec­to en la Alian­za.

JEF­FREY ZA­MO­RA.

2. El cor­to­me­tra­je La pre

mo­ni­ción fue ce­di­do por Mi­guel Re­guey­ra y Ale­jan­dra Bo­ni­lla.

J. ZA­MO­RA.

3. En el pro

yec­to co­la­bo­ran Adrián Flo­res, Ema­nuel Ro­drí­guez y Xio­ma­ra Zú­ñi­ga, en­tre otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.