Vi­vir aden­tro

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - News - JO­CHEN VIVALLO jo­chen.vivallo@gmail.com

Ro­ber­to Bolaño El es­pí­ri­tu de la cien­cia-fic­ción

No­ve­la Al­fa­gua­ra Pe­di­dos: 4700-8152

La cuen­tis­ta es­ta­dou­ni­den­se Gra­ce Pa­ley de­cía que la di­fe­ren­cia fun­da­men­tal en­tre los es­cri­to­res y los crí­ti­cos es que los es­cri­to­res vi­ven en el mun­do, mien­tras que los crí­ti­cos vi­ven en la li­te­ra­tu­ra. Si ha exis­ti­do al­gún es­cri­tor que pue­de re­fu­tar esa no­ción, es Ro­ber­to Bolaño: un au­tor que vi­vió sus cin­cuen­ta años de vi­da en una na­ción cons­ti­tui­da por len­gua y li­te­ra­tu­ra.

Des­de esa ma­dru­ga­da de ju­lio del 2003 en que Ro­ber­to Bolaño mu­rió, se han pu­bli­ca­do sie­te li­bros pós­tu­mos: con la sa­li­da de El es­pí­ri­tu de la cien­cia-fic­ción el mar­ca­dor as­cien­de a ocho, un nú­me­ro, a to­das lu­ces, im­pre­sio­nan­te. Sin em­bar­go, es­te tí­tu­lo pre­sen­ta al­gu­nas par­ti­cu­la­ri­da­des que lo ro­dean y que no se pue­den ig­no­rar a la ho­ra de in­ten­tar bas­cu­lar­lo den­tro del con­jun­to de su obra. Y es que –a di­fe­ren­cia de otros li­bros pós­tu­mos co­mo Los sin­sa­bo­res del ver­da­de­ro po­li­cía (2011) o la mis­mí­si­ma 2666( 2004)– El es­pí­ri­tu de la cien­cia-fic­ción sí es un li­bro aca­ba­do y fe­cha­do (“Bla­nes, 1984”). Es­to im­pli­ca que Bolaño, en vi­da, de­ci­dió no pu­bli­car­lo. Dis­cu­rrir en torno a las ra­zo­nes que pue­de ha­ber te­ni­do en su mo­men­to pa­ra no ha­cer­lo es me­ra es­pe­cu­la­ción; cues­tio­nar la per­ti­nen­cia de su pu­bli­ca­ción pós­tu­ma es más in­tere­san­te pe­ro igual­men­te es­té­ril: de­trás de la pu­bli­ca­ción de cual­quier li­bro, de cual­quier au­tor, vi­vo o muer­to, hay mo­ti­vos eco­nó­mi­cos, fa­mi­lia­res e ideo­ló­gi­cos.

Lo cier­to es que la no­ve­la mar­ca un hi­to al ser la pri­me­ra obra iné­di­ta que se pu­bli­ca ba­jo el se­llo Al­fa­gua­ra, des­pués del es­truen­do­so quie­bre –por tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, se­gún unos; por tér­mi­nos per­so­na­les, se­gún otros– en­tre Ca­ro­li­na Ló­pez, viu­da de Ro­ber­to Bolaño, y Jor­ge He­rral­de, ami­go y edi­tor bar­ce­lo­nés que lo aco­gió en su edi-- to­rial, Ana­gra­ma, du­ran­te ca­si 20 años. El es­pí­ri­tu de la cien­cia-fic­ción si­gue a Jan Schre­lla y Re­mo Mo­rán, dos jó­ve­nes chi­le­nos que vi­ven jun­tos en el des­ván de un edi­fi­cio co­lor ver­de mi­li­tar de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Jan, que no sa­le de ese es­pa­cio mi­núscu­lo y que cuan­do lo ha­ce no se ale­ja más de dos cua­dras, se de­di­ca a leer, a pla­near su no­ve­la y a es­cri­bir­le car­tas a es­cri­to­res nor­te­ame­ri­ca­nos de cien­cia-fic­ción. Mien­tras tan­to, Re­mo gas­ta la sue­la de sus za­pa­tos, va a ca­fés, re­dac­cio­nes y ta­lle­res li­te­ra­rios, se enamo­ra de Lau­ra e in­ten­ta re­sol­ver, jun­to a su ami­go poe­ta Jo­sé Ar­co, el mis­te­rio de la pro­li­fe­ra­ción de re­vis­tas li­te­ra­rias en la ciu­dad. Re­mo vi­ve en el mun­do; Jan vi­ve en la li­te­ra­tu­ra.

La es­truc­tu­ra co­ral de la no­ve­la se ar­ma con esa ma­te­ria pri­ma: las car­tas de Jan a es­cri­to­res de cien­cia-fic­ción, el re­cuen­to de las ex­pe­rien­cias de Re­mo, y una mis­te­rio­sa en­tre­vis­ta –a la que Bolaño se re­fie­re en sus ma­nus­cri­tos co­mo “la gue­rra”– que se le ha­ce al jo­ven ga­na­dor de un cer­ta­men li­te­ra­rio, aca­so Jan. De las tres vo­ces, la que ha­ce avan­zar la na­rra­ción es la de Re­mo. Es en la que re­sue­na el me­jor Bolaño y con la cual se na­rran dos de los me­jo­res mo­men­tos de la no­ve­la: la be­llí­si­ma des­crip­ción de Ciu­dad de Mé­xi­co –“El ci­ne Bu­ca­re­li era, sin du­da, el rey de la cua­dra, el rey be­né­vo­lo y ape­nas vi­cio­so, el an­fi­trión de los que no te­nían don­de dor­mir, la Dis­ney-- lan­dia ne­gra, la úni­ca igle­sia a la que, por mo­men­tos, pa­re­cía­mos pre­des­ti­na­dos.” (p. 90)– y la sec­ción fi­nal del li­bro, ti­tu­la­da “Ma­ni­fies­to me­xi­cano”, una suer­te de re­la­to eró­ti­co pro­ta­go­ni­za­do por Re­mo y Lau­ra. So­bre es­ta sec­ción va­le ano­tar que ya ha­bía si­do pu­bli­ca­da pre­via­men­te. Apa­re­ció, con al­gu­nas li­ge­ras va­ria­cio­nes, en el li­bro La Uni­ver­si­dad Des­co­no­ci­da (2007) e in­clu­so lle­gó a ser pu­bli­ca­do en la re­vis­ta The New Yor­ker en el 2013.

Que el epí­lo­go de la no­ve­la ha­ya es­ta­do cir­cu­lan­do des­de ha­ce diez años tan so­lo sub­ra­ya el am­bien­te an­ti­cli­mác­ti­co en el que flo­ta El es­pí­ri­tu de la cien­cia-fic­ción. Nos re­cuer­da, con­ti­nua­men­te, que es­to es tan so­lo el spa­rring de Los de­tec­ti­ves sal­va­jes (1998); una no­ve­la con la que com­par­te es­ce­na­rios, for­mas, mo­ti­vos e in­clu­so per­so­na­jes. Pe­ro to­do eso que en Los de­tec­ti­ves sal­va­jes es una ex­plo­sión, acá im­plo­sio­na con una pro­sa ás­pe­ra (el ad­je­ti­vo “inin­te­li­gi­ble” se re­pi­te has­ta al can­san­cio), una es­truc­tu­ra en­clen­que y un mis­te­rio ba­nal.

En un mo­men­to de la no­ve­la al­guien le re­cla­ma a Re­mo, so­bre la in­da­ga­ción en­torno al au­men­to de las re­vis­tas li­te­ra­rias en la ciu­dad: “no aca­bo de en­ten­der el in­te­rés” (p. 156). Y al­go de ra­zón tie­ne, por­que la no­ve­la, tam­ba­lean­te, nos con­du­ce otra vez a es­pe­cu­lar im­pro­duc­ti­va­men­te so­bre ese chi­leno de co­lo­chos, re­cién lle­ga­do a Bla­nes, que en 1984 de­ci­dió una co­sa: no pu­bli­car es­te li­bro.

WIKICOMMONS

Ro­ber­to Bolaño fa­lle­ció en el 2003, de­jan­do tras de sí una obra ro­bus­ta de la que to­da­vía que­da por des­cu­brir en su to­ta­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.