Un lu­gar pa­ra ser agra­de­ci­do

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - News - CA­MI­LO RETANA ca­mi­lo­re­ta­na@gmail.com

Mau­ri­cio Mo­li­na Trein­ta y seis da­gue­rro­ti­pos de Dio­ti­ma des­nu­da

Poe­sía Sil­to­tá Poe­sía Ga­na­dor del Pre­mio Na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra Aqui­leo J. Eche­ve­rría

Se­gún Tess Ga­llag­her, “la poe­sía no es sim­ple­men­te el re­ci­pien­te pa­ra los sen­ti­mien­tos que desea­mos ex­pre­sar”. A sa­ber: los li­bros no sus­ti­tu­yen las se­sio­nes de te­ra­pia ni son el bu­zón de que­jas a la vi­da por to­do lo que no sa­lió co­mo que­ría­mos. La poe­sía es li­te­ra­tu­ra y eso quie­re de­cir que re­quie­re de un em­pleo es­for­za­do del pen­sa­mien­to y de un em­pe­ño pa­ra in­ter­pre­tar con ri­gor y pro­fun­di­dad el mun­do. Sen­tir, sen­ti­mos to­dos, pe­ro la poe­sía es otra co­sa.

La li­te­ra­tu­ra de Mau­ri­cio Mo­li­na (1967) se ha ca­rac­te­ri­za­do des­de sus pri­me­ras obras pre­ci­sa­men­te por una com­pren­sión del ofi­cio poé­ti­co que no ri­ñe con la in­te­li­gen­cia. Es una poe­sía que se pien­sa en diá­lo­go con tra­di­cio­nes mi­le­na­rias y que no des­apro­ve­cha oca­sión pa­ra en­trar en re­la­ción con una ga­ma vas­ta de re­fe­ren­cias: el ci­ne, la his­to­ria, la cul­tu­ra pop y la fi­lo­so­fía. Tam­bién, es un tra­ba­jo un po­co he­roi­co y has­ta un tan­to so­li­ta­rio, por­que si al leer a otros bue­nos poe­tas ac­tua­les po­de­mos re­co­no­cer en ellos los pai­sa­jes ur­ba­nos que ha­bi­ta­mos, al leer a Mo­li­na ad­ver­ti­mos un dé­fi­cit en nues­tras ho­ras de bi­blio­te­ca. Es co­mo si el poe­ta es­cri­bie­ra por­que ad- vier­te la ne­ce­si­dad de con­ti­nuar por otras vías lo que lee.

Aun así, Mo­li­na nun­ca ha si­do un es­cri­tor pe­dan­te. Hay en sus li­bros, al con­tra­rio, una es­pe­cie de invitación a que nos emo­cio­ne­mos con él. No se tra­ta, la de Mo­li­na, de una in­te­li­gen­cia que bus­que me­dir­se a la de na­die. Co­mo es­cri­bió Ale­xan­der Ji­mé­nez, la eru­di­ción de sus li­bros no es nun­ca ame­na­zan­te.

Sin em­bar­go, si ese equi­li­brio en­tre emo­ti­vi­dad y eru­di­ción ha si­do el se­llo de la poe­sía de Mo­li­na des­de siem­pre, hay que de­cir que las do­sis no ha­bían es­ta­do tan cui­da­do­sa­men­te ca­li­bra­das co­mo aho­ra en Trein­ta y seis da­gue­rro­ti­pos de Dio­ti­ma

des­nu­da, su li­bro re­cien­te­men­te pu­bli­ca­do en Se­vi­lla por el se­llo Sil­to­tá Poe­sía y ga­na­dor del Pre­mio Na­cio­nal de Li­te­ra­tu­ra Aqui­leo J. Eche­ve­rría.

En ese tex­to, Mo­li­na ha am­plia­do sus re­gis­tros in­clu­yen­do la cien­cia, ha aña­di­do un co­que­teo pro­fano con la teo­lo­gía y ha des­ple­ga­do una se­rie de jue­gos van­guar­dis­tas to­da­vía más atre­vi­dos que en sus tex­tos an­te­rio­res. Pe­ro, al mis­mo tiem­po, se tra­ta del más emo­ti­vo de sus li­bros.

Así, el poe­ta se per­mi­te aho­ra es­pe­tar­le a Dió­ti­ma que sus pe­chos se de­rra­man / (subs­tan­cia pen­san­te e inex­ten­sa) / sin for­ma ni lu­gar); tam­bién de­cir que la llu­via es ácida / y que­dan so­lo tus are­tes en el sue­lo. Hay mo­men---- tos, in­clu­so, de una ado­lo­ri­da vul­ne­ra­bi­li­dad: soy un pez arro­ja­do en la are­na/ es­pe­ran­do que res­pi­res por mi bo­ca. Y así Mo­li­na nos lle­va des­de el Em­pi­re Sta­te a unos are­tes arro­ja­dos en el pi­so; des­de Je­ri­có al ca­rro mal­di­to de los ver­du­gos del poe­ta Ju­lio Acu­ña; de los des­apa­re­ci­dos de Ayot­zi­na­pa a con­fe­sio­nes te­rri­bles ( te vi ha­cer el amor con otro hom­bre); de los ex­pe­ri­men­tos de John Ca­ge y Jack­son Mac Low a ver­sos pu­li­dos de pa­la­bras mí­ni­mas.

¿Poe­sía amo­ro­sa? ¿Ex­pe­ri­men­to neo­van­guar­dis­ta? ¿Li­te­ra­tu­ra pa­ra­cien­tí­fi­ca? Qui­zá to­do eso. Pe­ro tam­bién más. En una ten­den­cia poé­ti­ca en la que lo acom­pa­ñan so­lo al­gu­nos po­cos (co­mo Es­te­ban Ure­ña y Da- vid Cruz), Mo­li­na ha em­pren­di­do des­de fi­na­les de los años 90 una bús­que­da que, en es­te li­bro, ha al­can­za­do una cres­ta muy di­fí­cil de al­can­zar. Por­que si la poe­sía, co­mo cree Ga­llag­her, no es un po­zo de los la­men­tos sino “un lu­gar pa­ra en­san­char­se y ser agra­de­ci­do, pa­ra ha­cer si­tio a los acon­te­ci­mien­tos y a las personas que lle­va­mos en el co­ra­zón”, es­te li­bro cum­ple con cre­ces: no so­lo fi­gu­ran las personas y even­tos de Mau­ri­cio, sino tam­bién los de to­dos no­so­tros, los que an­da­mos con lo nues­tro a cues­tas y po­de­mos por fin, en su poe­sía, des­can­sar.

El li­bro Trein­ta y seis da­gue­rro­ti­pos de Dio­ti­ma des­nu­da se pu­bli­có en Es­pa­ña y to­da­vía no es­tá a la ven­ta en nues­tro país.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.