RE­SE­ÑA DE LA NO­VE­LA DE GUI­LLER­MO BAR­QUE­RO

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - CAR­LOS FON­SE­CA krlos­fonck2014@gmail.com

Co­mo bien sa­be­mos sus lectores, aden­trar­se en los li­bros de Gui­ller­mo Bar­que­ro sig­ni­fi­ca in­gre­sar en un pur­ga­to­rio es­pi­ri­tual en el que el apren­di­za- je siem­pre va de la mano del des­po­jo.

Pa­cien­te­men­te, por me­dio de una obra en la que des­ta­can mag­ní­fi­cas no­ve­las co­mo El di­lu­vio uni­ver­sal y Com­bus­tión hu­ma­na es­pon­tá­nea, Bar­que­ro ha lo­gra­do cons­truir un mun­do de con­tor­nos in­cier­tos so­bre el cual sus per­so­na­jes deam­bu­lan a la de­ri­va, des­po­ján­do­se en el ca­mino de las ca­de­nas que los atan a la so­cie­dad y a sus re­glas. So­lo per­dién­do­lo to­do, pa­re­cen su­su­rrar sus li­bros, po­dre­mos lle­gar a re­co­no­cer­nos al­gún día en la ima­gen tra­za­da en el es­pe­jo.

Es en re­la­ción con es­ta poé­ti­ca de la pér­di­da y del des­po­jo que he­mos de leer De­rra­me de pe­tró­leo en Le­sot­ho, su nue­va no­ve­la, en la que Bar­que­ro se aden­tra en los rui­no­sos pai­sa­jes afri­ca­nos de Le­sot­ho, pa­ra, des­de allí, na­rrar una po­ten­te his­to­ria so­bre la muer­te y el due­lo. Una his­to­ria so­bre los lí­mi­tes de la me­mo­ria y la lle­ga­da del te­mi­ble ol­vi­do, es­cri­ta con esa vis­ce­ra­li­dad poé­ti­ca y esa pre­ci­sión qui­rúr­gi­ca que han ter­mi­na­do por con­ver­tir­lo en uno de los gran­des pro­sis­tas del con­ti­nen­te.

“Le­sot­ho es un te­rri­to­rio de pér­di­da”, nos di­ce el na­rra­dor de la no­ve­la y el lec­tor in­tu­ye que si es­ta no­ve­la cos­ta­rri­cen­se ocu­rre tan le­jos de ca­sa es por­que es allí, en Áfri­ca – ese te­rri­to­rio lí­mi­te en el que la mo­der­ni­dad se en­cuen­tra con sus pro­pias pe­sa­di­llas– don­de Gui­ller­mo Bar­que­ro ha­lla las imá­ge­nes ne­ce­sa­rias pa­ra re­pre­sen­tar la tra­ge­dia per­so­nal que per­si­gue a su pro­ta­go­nis­ta.

Es pues es­ta la su­til his­to­ria de una hui­da: la his­to­ria de un hom­bre que bus­ca el ol­vi­do en una tie­rra le­ja­na y que so­lo en­cuen­tra el ace­cho de una me­mo­ria fa­mi­liar que se nie­ga a de­jar­lo vi­vir en paz. El re­la­to de un hom­bre mar­ca­do por la muer­te de su ama­da y de su hi­jo, de su her­ma­na y de sus pa­dres, que bus­ca en­ten­der su pér­di­da en un país en el que la muer­te se ha vuel­to om­ni­pre­sen­te.

Le­sot­ho, país en rui­nas, col­ma­do por esos en­fer­mos ter­mi­na­les de si­da que el na­rra­dor ayu­da a cen­sar y a fo­to­gra­fiar, se con­vier­te así en la ima­gen per­fec­ta pa­ra una­no­ve­la que cre­ce con la fuer­za poé­ti­ca de las más po­ten­tes pla­gas y de los peo­res fue­gos, guia­da por un na­rra­dor que, po­co a po­co, com­pren­de que tal vez la pla­ga más te­mi­ble sea el ol­vi­do. Co­mo me ocu­rre con mu­chos li­bros de Bar­que­ro, le­yen­do De­rra­me de pe­tró­leo en Le­sot­ho he re­cor­da­do aque­lla ma­ra­vi­llo­sa sen­ten­cia de Dos­toievs­ki enLos her­ma­nos Ka­ra­má­zov: “Es te­rri­ble que la be­lle­za no so­lo sea al­go es­pan­to­so, sino, ade­más, un mis­te­rio”.

Los tex­tos de Bar­que­ro siem­pre se cons­tru­yen en torno a esa su­til fron­te­ra que di­vi­de la be­lle­za del es­pan­to, el ar­te­de la cien­cia, el amor del do­lor, la cul­tu­ra de la na­tu­ra­le­za.

Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, mien­tras sus pro­ta­go­nis­tas más se arries­gan a per­der su hu­ma­ni­dad, aden­trán­do­se en los la­be­rin­tos del des­pia­da­do mun­do ani­mal, más pa­ten­te que­da que de es­ta for­ma lo­gra­rán re­co­no­cer­se en el mis­te­rio que sub­ya­ce a su ex­tra­ña hu­ma­ni­dad. So­lo lue­go de per­der­lo to­do, lle­gan­do a ese lí­mi­te que ame­na­za con con­ver­tir­los en bes­tias in­hu­ma­nas, lo­gra­rán en­ten­der la be­lle­za que se es­con­de tras tan­ta bar­ba­rie.

Es­ta nue­va no­ve­la de Bar­que­ro re­mi­te así au­na gran tra­di­ción don­de la be­lle­za y la cruel­dad co­mul­gan: des­de las no­ve­las de Yu­kio Mis­hi­ma has­ta las dia­tri­bas de Tho­mas Bern­hard, pa­san­do por El hom­bre apa­re­ce en el Ho­lo­ceno, de Max Frisch, has­ta lle­gar a Fa­ra­beuf, de Sal­va­dor Eli­zon­do, De­rra­me de pe­tró­leo en Le­sot­ho se ins­cri­be den­tro de una tra­di­ción que lle­va el hu­ma­nis­mo a sus lí­mi­tes y que no te­me re­co­no­cer­se en sus re­fle­jos más crue­les.

Be­lla no­ve­la so­bre el due­lo y la me­mo­ria, so­bre la muer­te y el ol­vi­do, es­te nue­vo li­bro vie­ne a con­fir­mar lo que al­gu­nos ya sa­bían: que Bar­que­ro es uno de los na­rra­do­res con­tem­po­rá­neos más sin­gu­la­res y arries­ga­dos, au­tor de una obra que abre ca­mi­nos y poé­ti­cas. Li­te­ra­tu­ra pa­ra lectores va­lien­tes, no me ca­be du­da­que la­su­ya es­tá des­ti­na­da a per­ma­ne­cer, pues en ella se es­bo­za una ar­queo­lo­gía de la emo­ción hu­ma­na. De­rra­me­de pe­tró­leo en Le­sot­ho re­tra­ta ese pur­ga­to­rio en el que la mo­der­ni­dad se mi­ra fi­nal­men­teel ros­troe­nel es­pe­jo y ríe ate­rra­da, cons­cien­te de que so­lo a tra­vés de esa ri­sa po­drá fi­nal­men­te com­pren­der­se a sí mis­ma. Cons­cien­te, co­mo su pro­ta­go­nis­ta, de que el pro­ce­so de due­lo es lar­go y que al fi­nal del día lo que que­da es re­cons­truir, des­de las rui­nas, la ima­gen fa­mi­liar que nos re­gre­se al mun­do que per­di­mos.

“Gui­ller­mo Bar­que­ro es uno de los na­rra­do­res con­tem­po­rá­neos más sin­gu­la­res y arries­ga­dos, au­tor de una obra que abre ca­mi­nos y poé­ti­cas”.

Gui­ller­mo Bar­que­ro De­rra­me de pe­tró­leo en Le­sot­ho No­ve­la Pe­di­dos: 8836-8671

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.