A fi­na­les del si­glo XIX se afian­zó la fi­la­te­lia

La pren­sa es­cri­ta josefina de fi­nes del si­glo XIX re­ve­la el in­te­rés de un se­lec­to sec­tor de la so­cie­dad cos­ta­rri­cen­se por co­lec­cio­nar estampillas

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - Ra­fael Mén­dez Al­fa­ro ra­men­dez@uned.ac.cr EL AU­TOR ES COOR­DI­NA­DOR DEL PRO­GRA­MA DE ES­TU­DIOS GE­NE­RA­LES DE LA UNED Y PRO­FE­SOR ASO­CIA­DO DE LA ES­CUE­LA DE ES­TU­DIOS GE­NE­RA­LES DE LA UCR.-

Un anun­cio sus­cri­to por el pe­rio­dis­ta y poe­ta cos­tum­bris­ta cos­ta­rri­cen­se Aqui­leo J. Eche­ve­rría des­ta­ca la pre­sen­cia de un mer­ca­do fi­la­te­lis­ta en el país: “A LOS FILATELISTAS. He re­ci­bi­do en co­mi­sión co­lec­cio­nes de estampillas de Cos­ta Ri­ca de las emi­sio­nes de don Prós­pe­ro Fer­nán­dez y don Ber­nar­do So­to, so­bre­se­lla­das: Gua­na­cas­te, Ofi­cial y Mues­tra, que ven­do muy ba­ra­tas” ( La Pa­tria, 31/03/1896).

A fi­nes del si­glo XIX, la pro­li­fe­ra­ción de in­ser­tos de pren­sa pro­mo­vien­do la com­pra­ven­ta de estampillas, pa­pel se­lla­do, tim­bres y co­lec­cio­nes fi­la­té­li­cas, for­ma par­te del as­cen­so de gru­pos so­cia­les con cier­to po­der ad­qui­si­ti­vo. Ellos te­nían la po­si­bi­li­dad de des­ti­nar par­te de sus re­cur­sos pa­ra ac­ti­vi­da­des de es­par­ci­mien­to co­mo el ma­ne­jo de ins­tru­men­tos mu­si­ca­les, el apren­di­za­je de idio­mas, el es­tí­mu­lo de com­pe­ten­cias ar­tís­ti- cas en di­bu­jo, pin­tu­ra y es­cul­tu­ra y, por qué no, la prác­ti­ca de la fi­la­te­lia.

La pre­sen­cia re­gu­lar de anun­cios con per­so­nas co­mer­cian­do estampillas es un fe­nó­meno que se pre­sen­ta por vez pri­me­ra en la pren­sa de fi­nes del si­glo XIX y que tie­ne co­mo antecedente pri­mor­dial el año de 1863, cuan­do se in­tro­du­ce el sis­te­ma de estampillas en Cos­ta Ri­ca. A la vez, re­sul­ta una evi­den­cia de la trans­for­ma­ción que se ex­pe­ri­men­ta en los pa­tro­nes de con­su­mo y en el gus­to de una par­te de la po­bla­ción en as­cen­so, lo cual es­tá vin­cu­la­do con cre­cien­tes y lu­cra­ti­vas ac­ti­vi­da­des mer­can­ti­les bo­yan­tes gra­cias al co­mer­cio ex­te­rior.

Man­za­nas, whiskyy estampillas

Pa­ra di­ver­sos es­ta­ble­ci­mien­tos co­mer­cia­les, la ven­ta de estampillas cons­ti­tuía un ru­bro más de las ac­ti­vi­da­des que se lle­va­ban a ca­bo. Ne­go­cios de aba­rro­tes muy po­pu­la­res en la capital te­nían avi­sos co­mo el si­guien­te: “Estampillas, pa­pel se­lla­do y tim­bres, ven­de La Co­lo­ra­da” ( La Re­pú­bli­ca, 06/09/1887). Otros com­bi­na­ban el ser­vi­cio de corte de ca­be­llo con el de la ad­qui­si­ción de se­llos postales.

Co­mo se pue­de apre­ciar, pa­ra fi­nes de la dé­ca­da de 1880 la ac­ti­vi­dad de­ne­go­ciar es­tam­pi­llasy afi­nes era un asun­to bas­tan­te fa­mi­liar en­tre cier­to círcu­lo de la ciu­da­da­nía cos­ta­rri­cen­se.

Es po­si­ble iden­ti­fi­car avi­sos so­bre la ven­ta de co­lec­cio­nes de estampillas y se dan co­mo re­fe­ren­cias lo­ca­les de im­pren­tas don­de se edi­tan los me­dios de pren­sa. Tam­bién lla­ma la aten­ción la for­ma en que “pul­pe­rías” pro­mue­ven la ven­ta de man­za­nas de Ca­li­for­nia, vi­nos de Bur­deos, tu­bos pa­ra ri­fle, bi­lle­tes de lo­te­ría, whisky, pa­sas en ca­jas, así co­mo la com­pra de estampillas. Es­ta si­tua­ción es ca­rac­te­rís­ti­ca de una épo­ca en la que los pro­ce­sos de es­pe­cia­li­za­ción ape­nas se es­tán ges­tan­do y es po­si­ble en­con­trar em­pre­sas que ven­den al de­ta­lle ar­tícu­los de­muy va­ria­da na­tu­ra­le­za: des­de los que vie­nen a sa­tis­fa­cer ne­ce­si­da­des bá­si­cas has­ta otros de ca­rác­ter sun­tua­rio.

Co­mer­cian­tes de se­llos

Los nom­bres que des­fi­lan en la pren­sa es­cri­ta, en la sec­ción de “avi­sos”, co­mo co­mer­cian­tes e in­tere­sa­dos en el mun­do de la fi­la­te­lia, son va­ria­dos. Al­gu­nos com­pra­do­res, pre­su­mi­ble­men­te ex­tran­je­ros, ma­ni­fes­ta­ban par­ti­cu­lar in­te­rés por los se­llos del país. Así lo ha­cía ver es­te anun­cio de fi­nes de si­glo: “ESTAMPILLAS usa­das de Cos­ta Ri­ca, com­pra a muy bue­nos pre­cios. Fe­de­ri­co Lauth­mer. Ave­ni­da Cen­tral, Es­te, N.° 269. Ca­sa de co­rre­dor” ( La Pren­sa Li­bre, 29/11/1893, 3).

Ade­más, per­so­nas co­mo E. Sán­chez Pra­di­lla apa­re­cen mos­tran­do su in­ten­ción de com­prar estampillas usa­das ( La Pren­sa Li­bre, 09/08/1898); otros co­moJo­sé J. Mo­ra C. y un co­lec­cio­nis­ta de ape­lli­do Grant sur­gie­ron co­mo com­pra­do­res de estampillas de Cos­ta Ri­ca usa­das y“bien sur­ti­das” ( La Pren­sa Li­bre, 18/08/1889).

De he­cho, la ma­yor par­te de los pu­bli­ca­cio­nes que pro­mue­ven la com­pra, ven­ta o in­ter­cam­bio de estampillas se re­fie­ren a se­llos de cir­cu­la­ción lo­cal o, cuan­do mu­cho, de ori­gen cen­troa­me­ri­cano.

Pa­ra es­ta mis­ma épo­ca, un co­lec­cio­nis­ta ale­mán que sus­cri­be un anun­cio con el­nom­bre W. P. Gre­gor, ofre­cía estampillas de Eu­ro­pa ( La Re­pú­bli­ca, 05/05/1892); mien­tras un in­di­vi- duo lla­ma­do Juan Bau­tis­ta Ro­me­ro Ca­sal, quien se nom­bró Fi­la­te­lis­ta ( El Co­mer­cio, 22/03/1887), po­nía en ven­ta co­lec­cio­nes de ori­gen lo­cal.

A juz­gar por la re­gu­la­ri­dad con que es­tos anun­cios apa­re­cen en los pe­rió­di­cos de la capital, es­te ti­po de co­lec­cio­nis­mo se fue con­vir­tien­do en una ac­ti­vi­dad de cre­cien­te im­por­tan­cia.

Cos­tos y di­men­sio­nes

La in­for­ma­ción que arro­ja la pren­sa es­cri­ta no per­mi­te es­ta­ble­cer cos­tos pre­ci­sos de las estampillas, aun­que sí fa­ci­li­ta una apro­xi­ma­ción. Pa­ra fi­nes de la dé­ca­da de 1880, el pre­cio de las estampillas pa­ra co­lec­cio­nar os­ci­la­ba en­tre 50 y 75 cen­ta­vos ca­da cien ejem­pla­res. Un ejem­plo es es­te avi­so: “Com­pro estampillas de Cos­ta Ri­ca usa­das y bien­mez­cla­das a 50 cts. el 100. De los de­más Es­ta­dos de Cen­tro Amé­ri­ca pa­ga­ré el mis­mo pre­cio. Jo­sé J. Mo­ra C.”( La Re­pú­bli­ca, 24/07/1887). La di­men­sión del ne­go­cio se apre­cia cuan­do se ha­bla de la exis­ten­cia de pe­rió­di­cos fi­la­té­li­cos ( La Re­pú­bli­ca, 18/03/1897) y de gran­des co­lec­cio­nes. Pa­ra ini­cios­de­la dé­ca­da­de1890, una no­ta de un dia­rio lo­cal de­ta­lla­ba: “Se ven­de una co­lec­ción de 525 estampillas no co­mu­nes. En es­ta im­pren­ta se da­rá ra­zón”. ( La Re­pú­bli­ca, 01/05/1891).

Otra mues­tra sig­ni­fi­ca­ti­va es es­te ofre­ci­mien­to: “UNA CO­LEC­CIÓN DE ESTAMPILLAS DE NUE­VE MIL SE­LLOS y de to­dos los paí­ses del mun­do, es­tá de ven­ta.- In­for­mes en la im­pren­ta del Dia­rio de Cos­ta Ri­ca” ( Dia­rio de Cos­ta Ri­ca, 19/10/1897).

Co­mo que­da en evi­den­cia, el mun­do de la fi­la­te­lia se afin­có de­ci­di­da­men­te en Cos­ta Ri­ca pa­ra fi­nes del si­glo XIX. La re­vi­sión de pe­rió­di­cos de años an­te­rio­res a la dé­ca­da de 1880 no mues­tra un com­por­ta­mien­to di­ná­mi­co en la com­pra, ven­ta e in­ter­cam­bio de estampillas. De he­cho, el te­ma pa­sa prác­ti­ca­men­te inad­ver­ti­do en­tre los es­ca­sos me­dios de pren­sa exis­ten­tes an­tes del na­ci­mien­to del

Dia­rio de Cos­ta Ri­ca, en 1885. Sin du­da al­gu­na, el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co que ex­pe­ri­men­tó el país ha­cia fi­nes del si­glo XIX, su­ma­do al sur­gi­mien­to de múl­ti­ples pe­rió­di­cos, fa­ci­li­tó la di­fu­sión de es­te ti­po de co­lec­cio­nis­mo en el país.

Tres estampillas de fi­nes del si­glo XIX. Es­tas imá­ge­nes fue­ron pro­por­cio­na­das por Luis Fer­nan­do Díaz Jiménez, de la Aso­cia­ción Fi­la­té­li­ca de Cos­ta Ri­ca.

Al­gu­nos de los anun­cios que mues­tran la afi­ción por co­lec­cio­nar se­llos postales. CORTESÍA DE RA­FAEL MÉN­DEZ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.