La pe­lí­cu­la Girl­hood lle­ga a Preám­bu­lo

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

Ex­plo­rar otras vi­sio­nes.

La pe­lí­cu­la Girl­hood (2014), de la fran­ce­sa Cé­li­ne Sciam­ma, mues­tra los au­to­des­cu­bri­mien­tos y reivin­di­ca­cio­nes de un gru­po de chi­cas ne­gras en las afue­ras de Pa­rís

Universos ju­ve­ni­les en el ci­ne

Las his­to­rias de ni­ños po­bres, ado­les­cen­tes re­bel­des y jó­ve­nes in­adap­ta­dos han si­do re­cu­rren­tes en la his­to­ria del ci­ne, con fil­mes que van des­de El chi­cue­lo (Char­les Cha­plin) o Los ol­vi­da­dos (Luis Bu­ñuel), pa­san­do por Re­bel­de sin cau­sa (Ni­cho­las Ray) y Los 400 gol­pes (Fra­nçois Truf­faut), has­ta más re­cien­tes co­mo La ven­de­do­ra de ro­sas (Víc­tor Ga­vi­ria) o Ciu­dad de Dios (Fer­nan­do Mei­re­lles), en­tre mu­chas otras.

Si­tua­das en di­fe­ren­tes con­tex­tos, des­de la La­ti­noa­mé­ri­ca de gran­des de­sigual­da­des y vio­len­cia so­cial, has­ta los con­tex­tos de cla­se me­dia o ba­ja es­ta­dou­ni­den­se y eu­ro­pea; la crea­ción de es­tos fil­mes, sin em­bar­go, ra­ra vez se ha asu­mi­do des­de un pro­ta­go­nis­mo fe­me­nino, tan­to en la rea­li­za­ción mis­ma, co­mo en los per­so­na­jes y di­le­mas que tra­tan.

Por otra par­te, más allá de los ha­bi­tua­les con­flic­tos vin­cu­la­dos a esas eda­des y sus con­di­cio­nes so­cia­les o fa­mi­lia­res, la com­ple­ja cons­truc­ción de la se­xua­li­dad en esos ni­ños, jó­ve­nes o ado­les­cen­tes, des­de la más ín­ti­ma has­ta la so­cial, no ha si­do tam­po­co un di­le­ma que se ha co­lo­ca­do en el cen­tro de in­te­rés en esos fil­mes y rea­li­za­do­res.

El gé­ne­ro co­mo desafío

En ese sen­ti­do, la jo­ven rea­li­za­do­ra fran­ce­sa Cé­li­ne Sciam­ma ha si­do re­cu­rren­te en sus tres pri­me­ros fil­mes no so­lo en el abor­da­je de esos con­di­cio­na­mien­tos so­cia­les, cul­tu­ra­les y con­tex­tua­les, sino tam­bién en los con­flic­tos se­xua­les y de gé­ne­ro que im­pli­can esos trán­si­tos de la ni­ñezy la ado­les­cen­cia a la ju­ven­tud y adul­tez. Así, en El na­ci­mien­to de las li­las (2007), Sciam­ma sea­cer­có al uni­ver­so de­mu­cha­chas ado­les­cen­tes que ex­plo­ra­ban sus cuer­pos, el ero­tis­mo y la (ho­mo) se­xua­li­dad de ma­ne­ra cu­rio­sa y has­ta mor­bo­sa, con cier­tas do­sis de ma­ni­pu­la­ción psi­co­ló­gi­ca in­clui­da.

Por otro la­do, en Tom­boy (2011) se atre­vió a tra­ba­jar el cam­bio en los ro­les de gé­ne­ro de una ni­ña de 10 años, que pa­sa de lla­mar­se Lau­re a Mi­chael, y que asu­me su trans­for­ma­ción con una na­tu­ra­li­dad que ge­ne­ra gran­des ten­sio­nes en su en­torno es­co­lar y fa­mi­liar.

No fue ca­sual que es­ta pe­lí­cu­la pro­vo­ca­ra una gran po­lé­mi­ca en Fran­cia, don­de Sciam­ma fue acu­sa­da por gru­pos con­ser­va­do­res re­li­gio­sos de ma­ni­pu­lar a la ni­ñez y ju­ven­tud, pa­ra im­po­ner sus po­si­cio­nes en torno a las se­xua­li­da­des abier­tas. El es­cán­da­lo lle­gó al pun­to de que in­ten­ta­ron prohi­bir la ex­hi­bi­ción del fil­me.

Es­ta ob­se­sión por ex­plo­rar las fron­te­ras del gé­ne­ro co­mo al­go cam­bian­te con la edad, las cir­cuns­tan­cias y las con­di­cio­nes so­cia­les, acer­ca a Sciam­ma de una ma­ne­ra muy ex­plí­ci­ta a las reflexiones y reivin­di­ca­cio­nes de la teo­ría queer.

Tam­po­co es ca­sual que la rea­li­za­do­ra se con­fie­se lec­to­ra y se­gui­do­ra de en­sa­yis­tas fe­mi­nis­tas co­mo Ju­dith Butler o Vir­gi­nie Des­pen­tes, y que ha­ya afir­ma­do re­cien­te­men­te en una en­tre­vis­ta: “Pa­ra mí, el gé­ne­ro es co­mo pro­bar­se va­rios dis­fra­ces. Es co­mo un per­for­man­ce, una pues­ta en es­ce­na pro­ta­go­ni­za­da por uno mis­mo”.

Iden­ti­da­des desafian­tes

Ban­de de fi­lles o Girl­hood (2014) se acer­ca a un gru­po de chi­cas ne­gras de un ba­rrio mar­gi­nal en las afue­ras de Pa­rís; se cen­tra en Ma­rie­me, quien, en me­dio de un con­tex­to fa­mi­liar po­bre y con un her­mano que abu­sa de ella, de­ci­de se­guir a un gru­po de ami­gas que ha­cen del desafío cor­po­ral y so­cial un mo­do de vi­da. Así, Ma­rie­me cam­bia su nom­bre a Vic y asu­me, jun­to a su gru­po, un mo­do de com­por­ta­mien­to “mas­cu­lino”, que in­clu­ye pe­leas pú­bli­cas con otras chi­cas y una ac­ti­tud siem­pre a la ofen­si­va, pe­ro, a la vez, de cer­ca­nía y amis­tad sin­ce­ras con sus ami­gas.

Es­te ti­po de ci­ne de los su­bur­bios pa­ri­si­nos, en que se aglo­me­ran múl­ti­ples cul­tu­ras y na­cio­na­li­da­des con sus con­flic­tos ma­ni­fies­tos o la­ten­tes, ha si­do lla­ma­do ban­lieue film (ci­ne de los su­bur­bios), y tie­ne pre­ce­den­tes tan im­por­tan­tes en pe­lí­cu­las co­mo La Hai­ne ( El odio, 1995), de Mat­hieu Kas­so­vitz, o más re­cien­te­men­te L´ es­qui­ve ( La es­cu­rri­di­za, 2003), del po­lé­mi­co de Ab­de­lla­tif Ke­chi­che, en­tre otras.

En el ca­so de Cé­li­ne Sciam­ma, co­mo ella mis­ma afir­ma, cons­cien­te­men­te qui­so eva­dir los tó­pi­cos te­má­ti­cos y es­té­ti­cos que se han ve­ni­do ge­ne­ran­do en torno a es­te ti­po fil­mes, aso­cia­dos, so­bre to­do, a la vio­len­cia, los crí­me­nes, el des­em­pleo, la ex­clu­sión so­cial, la in­mi­gra­ción, etc.

Aun­que Ban­de de fi­lles se desa­rro­lla en un es­pa­cio so­cial y cul­tu­ral vin­cu­la­do a to­dos esos pro­ble­mas, eva­de ha­cer de esos con­flic­tos el mo­ti­vo cen­tral de su tra­ma, ya que ve los com­por­ta­mien­tos gru­pa­les y las reivin­di­ca­cio­nes iden­ti­ta­rias de esas mu­cha­chas co­mo el eje mis­mo de su na­rra­ti­va, aun­que sin des- cui­dar el en­torno que las ro­dea.

Tal vez por eso, en el cam­po de la ac­tua­ción, es­te fil­me apos­tó por chi­cas que vi­ven esas mis­mas ex­pe­rien­cias y, por lo tan­to, in­ter­pre­tan, con una gran au­ten­ti­ci­dad, si­tua­cio­nes co­ti­dia­nas que van del bull­ying a ju­gar rugby, del bai­le pú­bli­co al se­xo.

Es­ta es una pe­lí­cu­la que ex­plo­ra, na­rra­ti­va y es­té­ti­ca­men­te, esos au­to­des­cu­bri­mien­tos y reivin­di­ca­cio­nes de ado­les­cen­tes y su trán­si­to a la ju­ven­tud, por me­dio de pan­ta­llas de tran­si­ción ( fa­de out), én­fa­sis cro­má­ti­cos, pri­me­ros pla­nos, cá­ma­ra fi­ja y pla­nos se­cuen­cias.

El cuer­po co­mo es­pa­cio mu­ta­ble

Así, al­gu­nos de los mo­men­tos más im­pac­tan­tes del fil­me, tie­nen que ver pre­ci­sa­men­te con esas se­cuen­cias en que las mu­cha­chas dis­fru­tan jun­tas de ge­ne­rar es­pon­tá­nea­men­te iden­ti­da­des co­ti­dia­nas al­ter­na­ti­vas. Un ejem­plo es­tá al ini­cio, en que una cá­ma­ra len­ta pre­sen­ta a un gru­po de per­so­nas en un­par­ti­do de fút­bol ame­ri­cano con los clá­si­cos pro­tec­to­res y lue­go­mues­tra que son­mu­je­res jó­ve­nes ju­gan­do es­te de­por­te tan “mas­cu­lino”. O esa otra es­ce­na en la que can­tan en­tre to­das, de ma­ne­ra sen­sual, Dia­monds, de Rihan­na, co­mo una ma­ne­ra de re­afir­ma­ción ra­cial y de gé­ne­ro.

Ban­de de fi­lles es, so­bre to­do, una pe­lí­cu­la cor­po­ral, una pers­pec­ti­va que res­ca­ta la di­rec­to­ra mis­ma al afir­mar: “Es­muy im­por­tan­te por­que es­ta­mos ha­blan­do de ado­les­cen­tes, y es el mo­men­to en que to­do per­te­ne­ce al cuer­po, en que el cuer­po cam­bia; hay al­go muy ci­ne­ma­to­grá­fi­co en ello. Pe­ro, tam­bién por­que el ci­ne es ac­ción, y quie­ro ha­cer que la pe­lí­cu­la sea sen­sual, que las emo­cio­nes es­tén cor­po­rei­za­das”.

Lue­go ase­gu­ra, sin em­bar­go, que su ci­ne hu­ye de cual­quier dog­ma­tis­mo o es­ti­lo pan­fle­ta­rio que in­ten­te asu­mir a la se­xua­li­dad y la cor­po­ra­li­dad, pú­bli­ca o pri­va­da, co­mo una prác­ti­ca fi­ja o una pers­pec­ti­va ex­clu­yen­te, sino co­mo un desafian­te cam­po de ba­ta­llas, íntimas y so­cia­les.

PREÁM­BU­LO PA­RA LN.

Pro­ta­go­nis­tas. Par­ti­ci­pan en Girl­hood Ma­rié­tou Tou­ré, As­sa Sy­lla, Ka­rid­ja Tou­ré y Lind­say Ka­ra­moh.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.