La Be­lla y la Bes­tia, mi­to y cuen­to uni­ver­sal

el Día In­ter­na­cio­nal del Li­bro In­fan­til. Lo ce­le­bra­mos con una an­ti­gua his­to­ria

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Literatura - EL AU­TOR ES DO­CEN­TE E IN­VES­TI­GA­DOR DE LA UNI­VER­SI­DAD DE COS­TA RI­CA Y LA UNI­VER­SI­DAD NA­CIO­NAL. ADE­MÁS, ES MIEM­BRO DE LA ACA­DE­MIA COS­TA­RRI­CEN­SE DE LA LEN­GUA.-

R ecien­te­men­te se es­tre­nó una ver­sión ci­ne­ma­to­grá­fi­ca de La Be­lla y la Bes­tia, pro­du­ci­da por la fac­to­ría Dis­ney. Es ne­ce­sa­rio de­ta­llar que es una his­to­ria an­ti­gua y ha si­do na­rra­da en di­fe­ren­tes cul­tu­ras. En Cos­ta Ri­ca tam­bién se en­cuen­tran ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas que lo evo­can.

El in­ves­ti­ga­dor ru­so Vla­di­mir Propp ex­pre­sa que los cuen­tos ma­ra­vi­llo­sos son in­fi­ni­ta­men­te re­trans­mi­ti­dos. No se pue­de es­cla­re­cer, con exac­ti­tud, su ori­gen. Po­dría de­cir­se que se reite­ran, en ex­pre­sio­nes po­pu­la­res, en muy di­ver­sas re­gio­nes del or­be.

Esos cuen­tos no fue­ron pen­sa­dos pa­ra la ni­ñez; eran na­rra­dos oral­men­te en épo­cas en las que no se ha­cía una di­fe­ren­cia­ción cla­ra en­tre pe­que­ños y adul­tos. Du­ran­te los úl­ti­mos tres si­glos, al­gu­nos de esos dis­cur­sos se han con­sa­gra­do den­tro del ca­non de la lla­ma­da “li­te­ra­tu­ra in­fan­til”. Eso es lo que su­ce­de con La Be­lla y la Bes­tia pues en­con­tra­mos re­la­tos si­mi­la­res en tex­tos clá­si­cos de In­dia, Gre­cia, In­gla­te­rra, Fran­cia o Cos­ta Ri­ca.

An­ti­guos y rein­ven­ta­dos mi­tos

¿Se­rá que los cuen­tos de ha­das tu­vie­ron su ori­gen en la In­dia? ¿O que, de al­gu­na ma­ne­ra, se han con­ta­do una y otra vez en el sur de Asia? Allí se en­cuen­tra el mi­to de Pu­ru­ra­vas y Ur­va­si.

Se­gún el in­ves­ti­ga­dor es­pa­ñol An­to­nio Ro­drí­guez Al­mo­dó­var, es­ta na­rra­ción apa­re­ce en el li­bro Rig Ve­da y Pan­cha­tan­tra, con­si­de­ra­do una de las pri­me­ras co­lec­cio­nes de cuen­tos de la hu­ma­ni­dad.

La nin­fa Ur­va­si ama­ba al mor­tal Pu­ru­ra­vas. Él acep­tó ca­sar­se y le ad­vir­tió: “Tres ve­ces al día te abra­za­rás amí. Pe­ro­nun­ca te acos­ta­rás con­mi­go con­tra mi vo­lun­tad y ja­más te de­ja­rás ver por mí des­nu­do”. Ha­bi­ta­ban en un pa­la­cio en el que el ma­ri­do so­lo apa­re­cía en las ti­nie­blas, co­mo si fue­ra un mons­truo. Sin em­bar­go, los ganh­dar­vas, di­vi­ni­da­des me­no­res que ri­gen los ca­ba­llos del sol, en­cen­die­ron el fue­go y la nin­fa con­tem­pló la des­nu­dez de su ama­do; se vie­ron for­za­dos a separarse. A pe­sar de ello, Pu­ru­ra­vas lo­gró re­en­con­trar a Ur­va­si y se con­vir­tió en un ser ce­les­tial pa­ra per­ma­ne­cer, por la eter­ni­dad, jun­to a ella.

Lu­cio, Apu­le­yo re­co­pi­ló el mi­to grie­go de Eros yP­si­que en su obra Las me­ta­mor­fo­sis o El

asno de oro, en una fe­cha pos­te­rior al año 161 de nues­tra era. Nos cuen­ta que el dios Eros se vio obli­ga­do a ha­cer­se pa­sar por un mons­truo y lo­gró que la mor­tal Psi­que que­da­ra cau­ti­va en un pa­la­cio. Tan so­lo se ha­cía pre­sen­te en las pe­num­bras. En una no­che, la jo­ven en­cen­dió una lám­pa­ra de acei­te y des­cu­brió la be­lle­za de su com­pa­ñe­ro. Sin em­bar­go, Ve­nus o Afro­di­ta, ma­dre de Eros, ce­lo­sa de la be­lle­za de Psi­que, la con­de­nó a rea­li­zar tra­ba­jos ca­si im­po­si­bles. Los aman­tes lograron unir­se y de ellos na­ció una hi­ja lla­ma­da Di­cha o Fe­li­ci­dad.

Se­gún los an­ti­guos grie­gos, la pa­la­bra Psi­que se re­fe­ría al al­ma y Eros era el dios del amor se­xual que in­fluía en la atrac­ción en­tre los mor­ta­les. Por eso, es­ta pa­re­ja era vista co­mo sím­bo­lo del equi­li­brio en­tre el go­ce es­pi­ri­tual y la sa­tis­fac­ción car­nal.

Lo bes­tial tam­bién pue­de ser fe­me­nino. No siem­pre la feal­dad es­tá de­po­si­ta­da en un mons­truo que lue­go se con­vier­te en un apues­to varón.

En una le­yen­da, de la ac­tual In­gla­te­rra, se na­rra la his­to­ria de sir Ga­wain, el más jo­ven y úni­co sol­te­ro de los ca­ba­lle­ros de la me­sa re­don­da. Pa­ra sal­var al rey Ar­tu­ro, em­pe­ñó su pa­la­bra de ca­sar­se con una abo­mi­na­ble da­ma que es­ta­ba en el bos­que. Du­ran­te­la no­che­de­bo­das, des­cu­brió que su gro­tes­ca es­po­sa se con­vir­tió en una pre­cio­sa don­ce­lla. Pa­ra que se con­ser­va­ra her­mo­sa, sir Ga­wain tu­vo que re­sol­ver el acer­ti­jo: “¿Qué desea una mu­jer?”. Y él res­pon­dió de ma­ne­ra acer­ta­da: “Sa­lir­se con la su­ya”.

Una si­tua­ción se­me­jan­te se ob­ser­va en el cuen­to La prin­ce­sa sier­pe, re­co­pi­la­do por el es­cri­tor ru­so Ale­xandr Afa­ná­siev en el si­glo XIX. Un co­sa­co lle­va­ba a una ser­pien­te en­ros­ca­da en su lan­za du­ran­te sie­te años de via­je y con­vi­vió con ella otros sie­te, den­tro de un castillo. Al ter­mi­nar ese pe­rio­do, el rep­til se trans­for­mó en una her­mo­sa jo­ven con la que con­tra­jo ma­tri­mo­nio.

De la­bios hu­mil­des a sa­lo­nes lu­jo­sos

La ver­sión más co­no­ci­da de

La Be­lla y la Bes­tia fue pu­bli­ca­da por la francesa Jean­ne-Ma­rie Le­prin­ce de Beau­mont en 1756. El re­la­to fue in­clui­do en uno de los cua­tro vo­lú­me­nes de Ba­zar de los ni­ños, obra con cla­ras in­ten­cio­nes di­dác­ti­cas. De aquel

Ba­zar no que­dó ma­yor ras­tro, so­lo se res­ca­tó el fa­mo­so cuen­to que ori­gi­nal­men­te fue da­do a co­no­cer en len­gua francesa; tres años des­pués de su pri­me­ra edi­ción, fue tra­du­ci­do al in­glés.

De esa for­ma, los lla­ma­dos des­pec­ti­va­men­te “cuen­tos de vie­jas” fue­ron am­plia­men­te di­fun­di­dos en el si­glo XVIII; se leían, en voz al­ta, en fas­tuo­sos sa­lo­nes de reinos eu­ro­peos. Tam­bién eran pu­bli­ca­dos en edi­cio­nes ba­ra­tas que fa­ci­li­ta­ron el aumento de su po­pu­la­ri­dad. Por eso, al tiem­po, fue­ron de­no­mi­na­dos, ele­gan­te­men­te, co­mo “cuen­tos de sa­lón”.

En nues­tro país

Los cos­ta­rri­cen­ses que for­ja­ron la idea de na­cio­na­li­dad, a fi­na­les del si­glo XIX e ini­cios del si­glo XX, se de­ja­ron lle­var por el in­flu­jo del re­la­to de la be­lla se­du­ci­da por un mons­truo; mues­tra de ello es­tá en el Tea­tro Na­cio­nal de Cos­ta Ri­ca, fun­da­do en 1897.

En uno de los sa­lo­nes, ac­tual­men­te re­ser­va­do a ofi­ci­nas ad­mi­nis­tra­ti­vas, se en­cuen­tra una pin­tu­ra que ex­hi­be a Eros ala­do car­gan­do a Psi­que en­tre sus bra­zos. Sus la­bios ape­nas se acer­can, pe­ro no al­can­zan el­be­so. La obra fue ela­bo­ra­da por el ar­tis­ta mi­la­nés Pao­lo Se­rra.

De la mis­ma for­ma, la es­cri­to­ra gua­na­cas­te­ca Ma­ría Leal de No­gue­ra pu­bli­có, en 1923, la pri­me­ra edi­ción de la obra

Cuen­tos vie­jos, ba­jo los cui­da­dos de Joa­quín Gar­cía Mon­ge. In­clu­yó el tex­to La mano pe­lu­da, en el cual na­rró el idi­lio­de una don­ce­lla que con­tra­jo ma­tri­mo­nio con una omi­no­sa mano. Al igual que en el mi­to de Eros y Psi­que, la des­po­sa­da ilu­mi­nó a su ho­rro­ro­so ma­ri­do con una can­de­la y lo trans­for­mó, de esa for­ma, en un jo­ven “con ros­tro de án­gel”.

Es­te li­bro fue ilus­tra­do por Fran­cis­co Amig­het­ti en 1936 y por Os­val­do Sa­las en la dé­ca­da de 1970. Ac­tual­men­te cir­cu­la una edi­ción, en co­lor, ilu­mi­na­da por Fé­lix Ar­bu­ro­la.

Ob­ser­va­mos así que el mi­to de la be­lla mu­jer y la fie­ra bes­tia se rein­ven­ta en Orien­te y Oc­ci­den­te y que se pre­sen­ta en la li­te­ra­tu­ra y la pin­tu­ra cos­ta­rri­cen­se, co­mo hue­lla si­len­cio­sa de nues­tra na­cio­na­li­dad.

FO­TO­GRA­FÍA DE ADE­LA MA­RÍN VI­LLE­GAS.

La pin­tu­ra Eros y la Psi­que, de Pao­lo Se­rra, es pro­pie­dad del Tea­tro Na­cio­nal de Cos­ta Ri­ca. Es­ta ima­gen so­lo se pue­de usar con au­to­ri­za­ción de la fo­tó­gra­fa o el tea­tro.

CORTESÍA DE LA EDI­TO­RIAL COS­TA RI­CA.

Una de las ilus­tra­cio­nes rea­li­za­da por Fé­lix Ar­bu­ro­la pa­ra el cuen­to La mano pe­lu­da, de Ma­ría Leal de No­gue­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.