Ra­fael Á. He­rra es­cri­be so­bre la no­ve­la que ga­nó premio na­cio­nal.

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - RA­FAEL ÁN­GEL HE­RRA ra­fae­lan­gel.he­rra@gmail.com

La al­qui­mia de la bes­tia, pri­me­ra no­ve­la de Luis Die­go Gui­llén, es una in­vi­ta­ción a los lec­to­res: un re­to agra­da­ble de 512 pá­gi­nas. El pla­cer de leer es­te li­bro es tan gran­de co­mo los años que tra­ba­jó el au­tor es­cri­bién­do­lo.

Pa­ra en­ten­der y dis­fru­tar una obra li­te­ra­ria, una vez que se ini­cia la lec­tu­ra, la ma­yo­ría tien­de a en­mar­car­la en pun­tos de re­fe­ren­cia co­no­ci­dos o, al me­nos, en la pers­pec­ti­va que le per­mi­ten cier­tos pa­rá­me­tros con los cua­les es­tá fa­mi­lia­ri­za­do. A na­die le gus­ta queun­tex­to se le sal­ga de las ma­nos. Ocu­rre así por­que ten­de­mos a so­fo­car lo ex­tra­or­di­na­rio, re­cha­zan­do lo que no en­ten­de­mos sin es­fuer­zo tan­to en la vi­da cotidiana co­mo en los re­la­tos fic­cio­na­les.

En cam­bio, pa­ra po­der go­zar la in­no­va­ción y la literatura que ex­pe­ri­men­ta es acon­se­ja­ble des­po­jar­se de cier­tas ex­pec­ta­ti­vas con res­pec­to al tex­to. Re­cuér­de­se a Cal­vino o a Cor­tá­zar. Los anacro­nis­mos so­nu­ne­jem­plo de lo que di­go. Mu­chos son ma­ra­vi­llo­sos..

De­ter­mi­nar las ca­rac­te­rís­ti­cas de un li­bro tan ri­co en ma­ti­ces co­mo La al­qui­mia de la bes

tia no es ta­rea fá­cil. Opino que tam­po­co pue­de de­fi­nir­se es­te re­la­to tan pro­li­jo a la luz de un so­lo mo­de­lo li­te­ra­rio.

Lo que no es

Un tru­co fre­cuen­te pa­ra en­ten­der al­go, sin que en ge­ne­ral nos de­mos cuen­ta, con­sis­te en em­pe­zar di­cien­do lo que no es. Apo­yé­mo­nos en es­ta prác­ti­ca, aun­que de he­cho no de­fi­ne na­da, pe­ro ayu­da a orien­tar al lec­tor. La al­qui­mia de la bes­tia se ins­pi­ra en cier­to pe­rio­do his­tó­ri­co de Cos­ta Ri­ca, Cen­troa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be co­lo­nia­les, des­cri­be am­bien­tes, pue­blos, con­flic­tos, usos y prác­ti­cas de la épo­ca y, sin em­bar­go, no se la pue­de de­fi­nir co­mo no­ve­la his- tó­ri­ca, por­que no si­gue un pa­trón ni una se­cuen­cia his­to­rio­grá­fi­ca, apo­ya­da en fuen­tes do­cu­men­ta­les tal y co­mo, por ejem­plo, Mar­gue­ri­te Your­ce­nar —pa­ra acu­dir a ella co­mo pa­rá­me­tro—, re­cons­tru­ye la vi­da del em­pe­ra­dor Adriano, ate­nién­do­se a da­tos es­tric­tos y mi­nu­cio­sos.

Tam­po­co es no­ve­la fan­tás­ti­ca, aun­que San­tia­go Ma­tías de San­do­val y Ocam­po, el pro­ta­go­nis­ta na­ci­do en 1660, da lu­gar a una es­pe­cie de en­can­to má­gi­co cuan­do los ha­bi­tan­tes de Ta­la­man­ca ven en él la en­car­na­ción de un dios dis­tin­to y más que na­da opues­to al mi­li­tan­te ca­to­li­cis­mo de la épo­ca co­lo­nial.

Hay mu­chos epi­so­dios que po­drían en­ten­der­se de esa for­ma, en par­ti­cu­lar si se acu­de a la idea ya ca­no­ni­za­da por Todorov: si el lec­tor y, en ge­ne­ral, el pro­ta­go­nis­ta du­da de en­tre si lo ocu­rri­do es reali­dad o ima­gi­na­ción, es­ta­mos en pre­sen­cia de ese es­ta­do omi­no­so al cual se rin­de el re­la­to fan­tás­ti­co.

Esos es­ta­dos o tran­ces de San­tia­go su­ge­ri­rían tam­bién que La al­qui­mia de la bes­tia es no­ve­la psi­co­ló­gi­ca. El hé­roe pa­re­ce ac­tuar mo­vi­do por una es­pe­cie de pa­to­lo­gía de la per­so­na­li­dad, gra­cias a la cual se sien­te ele­gi­do y pro­mo­vi­do a un ran­go di­vino que jus­ti­fi­ca sus ac­cio­nes afines a los in­tere­ses in­dí­ge­nas. No obs­tan­te, San­tia­go sue­le ser cons­cien­te de ello y com­por­tar­se con cier­to ci­nis­mo. En otras pa­la­bras, el re­la­to no pue­de cla­si­fi­car­se co­mo no­ve­la psi­co­ló­gi­ca, ni se in­tere­sa en mo­de­lar pro­yec­tos pe­da­gó­gi­cos o mo­ra­les co­mo la lla­ma­da Bil­dungs­ro­man.

Aun­que la na­rra­ción se apo­ye en ele­men­tos de ca­rác­ter rea­lis­ta, tam­po­co se­ría apro­pia­do en­ca­si­llar­la den­tro de ese es­ti­lo. El rea­lis­mo es bas­tan­te pre­ci­so en ras­gos que com­pe­ten al re­la­to en­te­ro, tal y co­mo se em­pe­zó a ges­tar ya con la obra cer­van­ti­na y to­mó for­ma en au­to­res del si- glo XIX co­mo Bal­zac o Pé­rez Gal­dós, pa­ra ci­tar so­lo dos nom­bres. De­bo de­cir, sin em­bar­go, que en La al­qui­mia de la bes­tia exis­ten mo­men­tos rea­lis­tas bien cons­trui­dos co­mo, por ejem­plo, los jue­gos de po­der de la ad­mi­nis­tra­ción co­lo­nial cen­troa­me­ri­ca­na de la épo­ca en la cual tie­ne lu­gar el re­la­to.

Aun con­si­de­ran­do es­te úl­ti­mo pun­to, tam­po­co se pue­de ha­blar de no­ve­la po­lí­ti­ca o de una his­to­ria que se des­ti­ne a des­en­tra­ñar la mu­gre del Im­pe­rio don­de nun­ca se po­ne el sol, vi­si­ble en las ac­tua­cio­nes de va­rios per­so­na­jes vin­cu­la­dos a la ma­qui­na­ria ad­mi­nis­tra­ti­va.

En es­te sen­ti­do po­dría se­du­cir­nos la idea de que es­ta­mos fren­te a un tex­to de literatura com­pro­me­ti­da por su ma­ne­ra de re­leer ins­ti­tu­cio­nes del pa­sa­do y crear aso­cia­cio­nes con el pre­sen­te. Sin em­bar­go, no es el ca­so, pues tal no es el én­fa­sis del tex­to ni cua­li­ta­ti­va ni cuan­ti­ta­ti­va­men­te.

A pe­sar de cier­tos ele­men­tos pró­xi­mos a la ma­gia y a re­cur­sos na­rra­ti­vos ex­traí­dos al rea­lis­mo, la no­ve­la tam­po­co pue­de en­ca­jar­se en el ca­non del rea­lis­mo má­gi­co, si acor­da­mos re­co­no­cer cier­ta coin­ci­den­cia en el tra­ta­mien­to de lo in­só­li­to por par­te de al­gu­nos au­to­res co­mo As­tu­rias, Car­pen­tier, Rul­fo yGar­cía Már­quez, pa­ra ci­tar a al­gu­nos de los más co­no­ci­dos. La obra de es­tos au­to­res, en mi opi­nión, es­tá más cer­ca de lo ma­ra­vi­llo­so que de lo fan­tás­ti­co (pa­ra evo­car a Todorov una vez más): por lo ge­ne­ral, los per­so­na­jes de la fic­ción no se sor­pren­den ni el lec­tor se ate­mo­ri­za an­te los acon­te­ci­mien­tos ex­tra­ños; por ejem­plo que los pro­ta­go­nis­tas es­tén muer­tos o que un hi­lo de san­gre flu­ya por lar­gos es­pa­cios.

Reunión de re­cur­sos

Lle­ga­dos a es­te pun­to po­de­mos in­ven­tar una cla­ve: La al

qui­mia de la bes­tia es un re­la­to in­só­li­to, mi­nu­cio­sa­men­te desa­rro­lla­do, en el cual con­ver­gen re­cur­sos de ór­de­nes muy di­fe­ren­tes, des­de la no­ve­la his­tó­ri­ca has­ta el rea­lis­mo, que sub­vier­te la nor­ma­li­dad del com­por­ta­mien­to hu­mano en la fi­gu­ra del pro­ta­go­nis­ta, pa­san­do por es­bo­zos psi­co­ló­gi­cos y má­gi­cos.

La na­rra­ción re­di­bu­ja al­gu­nos epi­so­dios de la Co­lo­nia es­pa­ño­la en Cen­troa­mé­ri­ca y el Ca­ri­be, así co­mo la con­fron­ta­ción del po­der con los in­dí­ge­nas de la ver­tien­te atlán­ti­ca cos­ta­rri­cen­se.

El li­bro abre una ven­ta­na a la vi­da en Car­ta­go, a con­flic­tos fa­mi­lia­res, al pa­pel de la Igle­sia. La gue­rra en Ta­la­man­ca co­bra un ai­re épi­co y de tra­ge­dia. La na­rra­ción de los he­chos, muy in­tere­san­tes por lo de­más, man­tie­ne un rit­mo ten­so, que no des­cien­de y que va ama­rran­do los epi­so­dios im­pe­ca­ble­men­te.

Tan­tos años de tra­ba­jo de­di­ca­dos a es­te li­bro hon­ran al au­tor. Apro­xi­mé­mo­nos a La al­qui

mia de la bes­tia­con la se­gu­ri­dad de en­con­trar una ex­pe­rien­cia de lec­tu­ra novedosa en el pa­no­ra­ma li­te­ra­rio cos­ta­rri­cen­se de las úl­ti­mas dé­ca­das.

Luis Die­go Gui­llén

La al­qui­mia de la bes­tia No­ve­la, Uruk Edi­to­res

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.