Jorge Boc­ca­ne­ra: “La poe­sía es in­ter­pe­la­ción”.

El poe­ta ar­gen­tino, que hi­zo de Cos­ta Ri­ca su ca­sa por mu­chos años, si­gue en su la­bor de la pa­la­bra

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

Ha­ce un par de me­ses, du­ran­te una vi­si­ta fu­gaz a Cos­ta Ri­ca, Jorge Boc­ca­ne­ra se sen­tó en un jar­dín a ha­blar de poe­sía. Con­ver­sa­mos so­bre sus años en el país (19891997, con vi­si­tas des­de los 70), su amor por la poe­sía y los poe­tas cen­troa­me­ri­ca­nos y la com­ple­ja si­tua­ción po­lí­ti­ca ar­gen­ti­na.

Di­jo en­ton­ces: “Des­pués lim­pias la ho­ja­ras­ca de to­do es­to que te es­toy di­cien­do”. Sin em­bar­go es di­fí­cil, por­que su char­la es fér­til y se ra­mi­fi­ca en mu­chas di­rec­cio­nes, co­mo los ár­bo­les des­cri­tos en Pal­ma Real (re­edi­ta­do por Oja­lá Pro­duc­cio­nes con fotos de Lu­ciano Ca­pe­lli).

“Ten­go un diá­lo­go cons­tan­te con los poe­tas que van apa­re­cien­do en las úl­ti­mas dé­ca­das. Qui­zá ayu­dé en al­go y ellos me ayu­da­ron mu­cho a mí”, di­ce Boc­ca­ne­ra de los es­cri­to­res ti­cos de an­ta­ño y de hoy. La poe­sía ha si­do su vi­da y si­gue sien­do su for­ma de ver el mun­do.

“Es muy es­ti­mu­lan­te en un mo­men­to en que el mun­do pro­du­ce se­res se­ria­dos, muy fragmentados, edu­ca­dos so­lo pa­ra el con­su­mo y la in­di­fe­ren­cia. La poe­sía abre el ca­mino del otro la­do, de la ima­gi­na­ción, la cu­rio­si­dad… Si el con­su­mo es ga­nas de com­prar, de te­ner, la poe­sía es de­seo y tie­ne otra ma­du­ra­ción.

”El de­seo va­muy po­ren­ci­ma de to­do lo de­más. En es­te mun­do don­de es­tá to­do tan cua­dri­cu­la­do y lia­do, la poe­sía da gran li­ber­tad por­que tra­ba­ja con la per­cep­ción, la in­tui­ción, el cru­ce de ideas. Pe­se al vér­ti­go de la tec­no­lo­gía, la poe­sía si­gue sien­do al­go ca­si ar­te­sa­nal: tra­ba­ja len­ta­men­te y va ar­mán­do­se de otra ma­ne­ra.

”Pa­re­ce ex­tra­ño que en una so­cie­dad mun­dial tan frag­men­ta­da y con tan­ta cri­sis –o qui­zá no sea ex­tra­ño, sino pre­ci­sa­men­te por eso–, la poe­sía ten­ga tan­ta fuer­za. Cuan­do no­so­tros éra­mos jó­ve­nes lo que que­ría­mos ha­cer era re­vis­tas. Aho­ra los jó­ve­nes quie­ren sa­car editoriales”, co­men­ta.

–En ese pa­no­ra­ma que us­ted es­tá des­cri­bien­do, si­gue muy vi­vo el de­ba­te so­bre qué pa­pel pue­de ju­gar la poe­sía. ¿Có­mo se pue­de po­si­cio­nar en la so­cie­dad con­tem­po­rá­nea?

–La poe­sía se po­si­cio­na del la­do de la pre­gun­ta, de la in­te­rro­gan­te. En un mun­do que a ve­ces no se cues­tio­na na­da, la poe­sía es in­ter­pe­la­ción. Es­tá lle­na de pre­gun­tas. No es­tá en­car­ga­da ni de dar res­pues­tas ni de dar un ser­vi­cio. Co­mo di­jo el gua­te­mal­te­co Luis Car­do­za y Ara­gón, la poe­sía no le ha­ce los man­da­dos a na­die. En ese sen­ti­do, me pa­re­ce im­por­tan­te esa con­jun­ción en­tre con­cien­cia e ima­gi­na­ción, ese tra­sie­go que ha­ce que uno sien­ta que tam­bién tie­ne, fren­te a un­mun­do muy guia­do en sus con­duc­tas, su pro­pia ini­cia­ti­va. Uno ini­cia su vi­da co­mo un via- je. El via­je no es un via­je tu­rís­ti­co. Es un via­je en el que uno tie­ne que des­cu­brir, con­fron­tar lo di­fe­ren­te, acep­tar­lo, in­da­gar…

”No­so­tros so­mos pa­sa­je­ros en la vi­da, por lo efí­me­ro y por­que es­ta­mos en trán­si­to. Cuan­to me­nos es­té pro­gra­ma­do, me­jor. La poe­sía es bús­que­da y ese me pa­re­ce que es su pa­pel. Tra­ba­ja con las ideas, las per­cep­cio­nes, las in­tui­cio­nes… ahí va ex­ca­van­do. El poe­ta es una es­pe­cie de mi­ne­ro, en ese sen­ti­do”.

–A lo lar­go de su pro­pio trán­si­to, ¿se ha trans­for­ma­do el pa­pel que jue­ga la poe­sía den­tro de su vi­da y lo que cree que pue­de ha­cer por me­dio de ella?

–Los poe­mas via­jan de una ma­ne­ra ma­ra­vi­llo­sa. Me de­cía ha­ce po­co una tra­duc­to­ra hún­ga­ra que hay un poe­ma mío de­di­ca­do a un poe­ta hún­ga­ro, At­ti­la Józ­sef, que ella tra­du­jo, lo hi­cie­ron can­ción y se hi­zo po­pu­lar allá. Nun­ca me en­te­ré y nun­ca la es­cu­ché. Son gran­des via­je­ros los poe­mas, y ellos van mo­di­fi­can­do un po­co a la gen­te. Van di­cien­do aque­llo que el ha­bla co- mún no lle­ga a de­cir.

–Per­so­nal­men­te, ¿le ha ayu­da­do a com­pren­der al­go en su vi­da que, de otra ma­ne­ra, hu­bie­ra si­do im­po­si­ble?

–To­do. Me en­se­ñó has­ta a ca­mi­nar. Es­cri­bo des­de los ocho años y la poe­sía me ha lle­va­do a for­mu­lar­me pre­gun­tas y, so­bre to­do, co­mo di­ce Eli­seo Die­go, la poe­sía es una ca­li­dad de aten­ción. Es co­mo esa gen­te que es­tá pa­san­do por un ca­nal co­mo el de Tor­tu­gue­ro, tú no ves na­da, pe­ro él ve los ani­ma­les, el re­lie­ve, los so­ni­dos… él tie­ne otra ob­ser­va­ción. El poe­ta tie­ne otra ob­ser­va­ción y otra aten­ción de las co­sas. En cuan­to al pa­pel del poe­ta, eso, co­mo ciu­da­dano, ca­da uno lo asu­me co­mo quie­ra asu­mir­lo.

–¿Cuá­les son al­gu­nas de las pre­gun­tas que guían un li­bro co­mo Mo­nó­lo­go del ne­cio( re­edi­ta­do en Cos­ta Ri­ca por Editorial Ar­le­kín)?

–Tie­ne pre­gun­tas so­bre la poe­sía mis­ma. A ve­ces con iro­nía, con hu­mor o cier­to dra­ma­tis­mo, mu­chos se pre­gun­tan qué es­toy ha­cien­do, qué sig­ni­fi­ca es­te ma­te­rial con el que es­toy tra­ba­jan­do…

–El pe­so del es­ti­lo...

–Cla­ro. El pri­mer poe­ma ha­bla de que, en vez de co­rre­gir, pa­so un pei­ne y quito la ho­ja­ras­ca. Pa­so el pei­ne por la ca­be­za cal­va de la vi­da. Eso que uno sien­te que des­de la in­ten­ción has­ta lo con­cre­to, uno sien­te que lo­gra muy po­co de lo que pen­só. Hay un poe­ta que di­ce que hay que cal­car la ima­gi­na­ción. Eso es a lo que uno as­pi­ra. Otras pre­gun­tas son so­bre la muer­te. Yo creo que la poe­sía tie­ne un so­lo te­ma, que es el tiem­po, lo efí­me­ro. Ese es el te­ma que con­den­sa to­dos los otros te­mas. La ho­ja­ras­ca ca­lla.

NI­CO­LE ALPÍZAR

Edi­cio­nes re

cien­tes. La dis­tan­cia no im­pi­de que editoriales ti­cas pu­bli­quen a Boc­ca­ne­ra. Oja­lá Pro­duc­cio­nes re­edi­tó Pal­ma

real, con fotos de Lu­ciano Ca­pe­lli, en el 2016. Ar­le­kín pu­bli­có el mis­mo año la edi­ción cos­ta­rri­cen­se de Mo­nó­lo­go del ne­cio. Pue­den en­con­trar­se en va­rias li­bre­rías del país, así co­mo edi­cio­nes ex­tran­je­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.