La obra de Leo­nar­do Pa­du­ra ex­plo­ra otra Cu­ba

Leo­nar­do Pa­du­ra El es­cri­tor cu­bano más re­co­no­ci­do de nues­tra épo­ca ha desa­rro­lla­do una crí­ti­ca vi­sión de su pa­tria

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - Álvaro Ro­jas Sa­la­zar al­va­rors75@hot­mail.com

En 1949, cuan­do Ale­jo Carpentier es­cri­bió, en el pró­lo­go a El reino de es­te mun­do, que la his­to­ria de Amé­ri­ca era to­da una cró­ni­ca de lo real ma­ra­vi­llo­so, es­ta­ba di­cien­do tam­bién que la li­te­ra­tu­ra es y se­rá siem­pre una ma­ne­ra pri­vi­le­gia­da de acer­car­se a la ver­dad de un país, a las con­di­cio­nes en las que las per­so­nas de car­ne y hue­so lle­van su pa­so y su rit­mo por es­ta vi­da y por es­te mun­do, y que las no­ve­las, cuan­do es­tán bien con­ta­das, hacen ex­plo­tar en mil pe­da­zos las fron­te­ras que pre­ten­den se­pa­rar a la reali­dad de la fic­ción.

Des­pués de la caí­da de la Unión So­vié­ti­ca, la eco­no­mía sa­te­li­tal de Cu­ba hi­zo que en la isla se lle­ga­ra a vi­vir real­men­te mal. En esas con­di­cio­nes, cuan­do para ellos era di­fí­cil con­se­guir tan­to co­mi­da co­mo elec­tri­ci­dad, Leo­nar­do Pa­du­ra se en­ce­rró en su ca­sa a leer y a es­cri­bir, con­fir­man­do con es­to aque­lla vie­ja idea de Don Qui­jo­te, la que sos­tu­vo en in­vierno y en ve­rano por las lla­nu­ras de La Man­cha, gri­tan­do a voz en cue­llo que la li­te­ra­tu­ra si­gue sien­do la me­jor vía para fu­gar­se de un mun­do ad­ver­so y li­mi­tan­te.

En la ca­sa que fue de su pa­dre, ubi­ca­da en el ba­rrio ha­ba­ne­ro de Man­ti­lla, Pa­du­ra co­rri­gió y lim­pió sus cró­ni­cas pe­rio­dís­ti­cas, con­vir­tió en li­bro la te­sis de su es­po­sa so­bre Ale­jo Carpentier; pe­ro so­bre to­do, se in­ven­tó a un per­so­na­je que le abrió de par en par las puer­tas que lle­van a las ca­lles de La Ha­ba­na, a la de­ca­den­cia de una so­cie­dad car­co­mi­da por el sa­li­tre y por la po­lí­ti­ca.

Pa­du­ra se in­ven­tó a un hom­bre, ca­si a un her­mano, que ya sea co­mo ven­de­dor de li­bros an­ti­guos o co­mo in­ves­ti­ga­dor de ca­sos im­po­si­bles, le abrió en panorama to­do aque­llo que has­ta en­ton­ces era di­fí­cil de de­cir, el au­to­ri­ta­ris­mo, la en­vi­dia ve­ci­nal, el arri­bis­mo bu­ro­crá­ti­co, el rap­to dic­ta­to­rial de la uto­pía so­cia­lis­ta y en fin, el la­do os­cu­ro de la Re­vo­lu­ción.

Pa­du­ra es­tu­dió li­te­ra­tu­ra en los años 70, cuan­do es­cri­to­res ho­mo­se­xua­les o re­li­gio­sos eran per­se­gui­dos, cuan­do Jo­sé Le­za­ma Li­ma y Virgilio Pi­ñe­ra pa­de­cían el os­tra­cis­mo, cuan­do las no­ve­las de Guillermo Ca­bre­ra In­fan­te o de Ma­rio Var­gas Llo­sa eran lec­tu­ras que se ha­cían en la clan­des­ti­ni­dad, cuan­do la de­la­ción era una ame­na­za cier­ta, cuan­do Rei­nal­do Are­nas vi­vía co­mo un mono, es­con­di­do en los ár­bo­les del par­que Le­nin.

En al­gu­na en­tre­vis­ta, cuen­ta Pa­du­ra que ca­da vez que en­via­ba a las editoriales es­ta­ta­les un nue­vo li­bro su­yo para re­vi­sión, le te­nía que con­fe­sar su te­mor se­cre­to a su es­po­sa: “Es­te no me lo pu­bli­can”, le de­cía. Y siem­pre lo pu­bli­ca­ban y ade­más, ga­na­ba pre­mios ofi­cia­les y po­co a po­co, Pa­du­ra se fue con­vir­tien­do en el es­cri­tor cu­bano más re­co­no­ci­do a ni­vel in­ter­na­cio­nal y tam­bién, ca­da día es­cri­bía me­jor.

Su ca­so es pa­ra­dó­ji­co: pa­re­ce es­tar di­se­ña­do para des­men­tir a la di­si­den­cia, para mos­trar­se co­mo ejem­plo de to­do lo que pue­de es­cri­bir y pu­bli­car un no­ve lis­ta que si­gue vi­vien­do en la isla y que a pe­sar de ello, cues­tio­na has­ta la raíz to­do su sis­te­ma po­lí­ti­co y las con­se­cuen­cias co­ti­dia­nas que és­te arras­tra por la ciu­dad. O tal vez sea que los dar­dos de Pa­du­ra no son los que ver­da­de­ra­men­te mo­les­tan.

Cru­ce de gé­ne­ros que di­cen lo mis­mo

Al­gu­nas de las no­ve­las de Pa­du­ra com­par­ten con Carpentier el gus­to por la am­pli­tud de mi­ras, la vo­lun­tad de me­ter el mun­do en un li­bro. Ade­más, ellas con­ti­núan la tra­di­ción de Ca­bre­ra In­fan­te, pa­sar a la li­te­ra­tu­ra el len­gua­je de las ca­lles de Cen­tro Ha­ba­na o del Ma­le­cón y tam­bién, es jus­to de­cir­lo, Pa­du­ra per­te­ne­ce a la mis­ma ge­ne­ra­ción de Ma­rio Con­de, su per­so­na­je estrella; por eso am­bos siem­pre es­tán me­dio frus­tra­dos, por­que cre­cie­ron y cre­ye­ron en unas ideas y en un pro­yec­to po­lí­ti­co que se vino al sue­lo co­mo bue­na par­te de sus vi­das o las de sus ami­gos.

De he­cho, eso es lo que le pa­sa a Iván, uno de los per­so­na­jes de El hom­bre que ama­ba a los pe­rros, su ha­bi­ta­ción se de­rrum­ba con él aden­tro y así muere, aplas­ta­do por muletas de ma­de­ra, por vi­gas y ce­men­tos que lo lle­van a la as­fi­xia.

En­li­te­ra­tu­ra hay­mil for­mas de de­cir las co­sas y en el ca­so de Leo­nar­do Pa­du­ra, tan­to la sa­ga de no­ve­las po­li­cía­cas co­mo las de tin­te po­lí­ti­co o de cor­te his­tó­ri­co, le per­mi­ten mos­trar la vi­da en un país del que él no pue­de des­pe­gar­se, y lo ha­ce con un es­ti­lo efi­caz y en­vol­ven­te, que lle­va con­si­go bue­na par­te de la tra­di­ción li­te­ra­ria cu­ba­na, lo in­su­lar, lo an­ti­co­lo­nial y lo an­ti­au­to­ri­ta­rio.

Sin em­bar­go, para mí, la obra má­sim­por­tan­te de Pa­du­raes la his­tó­ri­ca, la po­lí­ti­ca, esas tres no­ve­las que es­cri­be a par­tir del 2001, esas tres no­ve­las en las que es­tá ex­pues­ta to­da su crí­ti­ca a la Re­vo­lu­ción, a la opre­sión, a la frus­tra­ción y al con­trol so­cial que ella su­po­ne.

Es­to es lo que pa­sa con los per­so­na­jes de La no­ve­la de mi vi

da, don­de se na­rra co­mo me­tá­fo­ra de tiem­pos más ac­tua­les, la per­se­cu­ción que su­frió el poe­ta Jo­sé Ma­ría He­re­dia por sus ideas in­de­pen­den­tis­tas, ro­mán­ti­cas y an­ti­co­lo­nia­les, en un mun­do que no es­ta­ba pre­pa­ra­do para oír­las. Así, en uno de sus re­gre­sos a la isla, He­re­dia ha­bla con Ta­cón, el Go­ber­na­dor es­pa­ñol, uno au­to­ri­ta­rio y sa­gaz, que cu­rio­sa­men­te, mu­cho se to­ca­ba la bar­ba.

En El hom­bre que ama­ba a los pe­rros, su no­ve­la más co­no­ci­da, Pa­du­ra es­co­ge na­da más y na­da me­nos que con­tar la vi­da de Trotsky en el exi­lio, la vi­da de ese pro­fe­ta ar­ma­do, el enemi­go de Sta­lin, ese hom­bre per­se­gui­do por la Unión So­vié­ti­ca por to- dos los rin­co­nes del pla­ne­ta. El ges­to es cla­rí­si­mo. No hay mu­cho más que de­cir, tal vez, que és­ta es una no­ve­la tris­te, ago­bian­te, que cuen­ta el des­plo­me de un sue­ño, bueno, y que Ra­món Mer­ca­der, la mano que usó Sta­lin pa­ra­ma­tar a Trotsky, vi­vió pro­te­gi­do en Cu­ba.

En He­re­jes, otra vez de la mano de Ma­rio Con­de, Pa­du­ra mez­cla los dos gé­ne­ros, el his­tó­ri­co y el po­li­cía­co y así en­tre­la­za un cuen­to de ju­díos que vi­ve­nen la Ho­lan­da de Rem­brandt, en el si­glo XVII, con otros ju­díos que lle­gan a Cu­ba hu­yen­do de la ame­na­za del na­zis­mo y a su vez, nos lle­va a La Ha­ba­na en el año 2009, que es una ciu­dad de­rrui­da don­de la ge­ne­ra­ción a la que per­te­ne­ce el de­tec­ti­ve ya ha per­di­do to­dos sus idea­les re­vo­lu­cio­na­rios y los jó­ve­nes de las tri­bus ur­ba­nas, no creen y ya no quie­ren creer en na­da.

Para con­cluir, pien­so que lo que ocu­rre en Adiós He­ming­way, esa fal­sa no­ve­la po­li­cía­ca, sir­ve para con­den­sar la vi­sión de Cu­ba que es­tá en la obra de Pa­du­ra. Por­que es­te tex­to es un ajus­te de cuen­tas, una for­ma de pu­lir el re­cuer­do de Er­nest He­ming­way, su ima­gen múl­ti­ple, to­das sus con­tra­dic­cio­nes, sus múl­ti­ples de­bi­li­da­des y sus gran­des ta­len­tos.

Ye­se, sin du­da, es un acier­to li­te­ra­rio, que pue­de ser la­me­jor for­ma de re­cor­dar a al­guien, a una ciu­dad, a un país; con to­do lo que car­ga, con to­do lo que nos ha he­cho sen­tir, con to­do lo que ama­mos y tam­bién con to­do lo que de­tes­ta­mos. Es por eso que esa am­bi­va­len­cia que sien­te el Te­nien­te Ma­rio Con­de por He­ming­way, es la mis­ma que sien­te Leo­nar­do Pa­du­ra por Cu­ba, esa isla com­ple­ja don­de él to­da­vía vi­ve, ha­bla y es­cri­be.

AFP PHOTO/ADAL­BER­TO RO­QUE.

Leo­nar­do Pa

du­ra vi­si­ta­rá Cos­ta Ri­ca del 29 de abril al 1.° de ju­nio. Se ce­le­bra­rán en­cuen­tros con el au­tor en el Tea­tro Na­cio­nal, el Ci­ne Magaly, el Cen­tro de Ci­ne y la Aca­de­mia Cos­ta­rri­cen­se de la Len­gua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.