De Hon­du­ras a Es­ta­dos Uni­dos, el ca­mino des­tru­ye

Pá­vel Agui­lar El ar­tis­ta hon­du­re­ño ex­po­ne Par­ti­dasy par­ti­tu­ras en el MADC, don­de la mú­si­ca dis­cor­dan­te de la mi­gra­ción es­tre­me­ce

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

La mú­si­ca que es­cri­be Pá­vel Agui­lar es in­so­por­ta­ble. Po­dría in­ter­pre­tar­se, tal vez, con al­gún ins­tru­men­to. Qui­zá al­gu­na me­lo­día aflo­ra­ría en me­dio del rui­do. Así es co­mo de­be ser: en­sor­de­ce­do­ra, te­rri­ble. En reali­dad, no es mú­si­ca. Es la voz de un mi­gran­te.

Al la­do de la no­ta­ción mu­si­cal de la pie­za Par­ti­tu­ras, la voz de un hom­bre hon­du­re­ño na­rra su travesía ha­cia los Es­ta­dos Uni­dos y de vuel­ta a su pa­tria, que es tam­bién la de Agui­lar.

Hay un in­ten­to de com­pren­der­se a tra­vés del so­ni­do, un in­ten­to de es­cu­char. Quien si­ga la po­lí­ti­ca re­gio­nal bien sa­be que hay vo­ces co­mo la su­ya que al­gu­nos pre­fe­ri­rían en per­pe­tuo si­len­cio. Agui­lar es­cu­cha.

Par­ti­das y par­ti­tu­ras, en la Sa­la 1.1 del Mu­seo de Ar­te y Di­se­ño Con­tem­po­rá­neo (MADC), con­den­sa en tres pie­zas las bru­ta­les vi­das des­pla­za­das por la po­bre­za y la vio­len­cia des­de el Trián­gu­lo Nor­te –Hon­du­ras, Gua­te­ma­la, El Sal­va­dor– has­ta Es­ta­dos Uni­dos.

No to­dos lle­gan, no to­dos lle­gan a sal­vo y no son po­cos los que re­tor­nan, he­ri­dos, hu­mi­lla­dos y da­ña­dos. Es­te es un es­fuer­zo por dignificar sus vo­ces y sus cuer­pos.

En­tre­na­do co­mo mú­si­co clá­si­co, di­ce Agui­lar, es fá­cil que­dar­se en la su­per­fi­cia­li­dad de la eje­cu­ción, li­mi­tar­se a do­mi­nar la téc­ni­ca. Pe­ro a tra­vés de es­ta in­ves­ti­ga­ción, ar­ti­cu­la un dis­cur­so crí­ti­co que, inevi­ta­ble­men­te, re­sue­na co­mo pro­tes­ta con­tra las po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias re­cien­tes de Es­ta­dos Uni­dos.

Trans­pa­ren­cias

La au­sen­cia mar­ca la ex­po­si- ción. Ra­dio­trán­si­to, otra po­de­ro­sa pie­za en la sa­la, reúne radiografías de miem­bros que ya no es­tán, par­tes del cuer­poampu­tadas o que­bra­das en el ca­mino eterno al nor­te. Agui­lar las re­co­pi­ló en el Cen­tro de Aten­ción al Mi­gran­te Re­tor­na­do; ca­da vez que en­con­tra­ba una his­to­ria tan te­rri­ble que no po­día creer que hu­bie­ra al­go peor, lle­ga­ba la si­guien­te.

“(Es­ta obra ex­plo­ra) la au­sen­cia de ese miem­bro que no vol­ve­rá, el va­cío que es­to de­ja en las so­cie­dad, que im­pi­de que ellos pue­dan rea­li­zar un ofi­cio, in­cor­po­rar­se a un tra­ba­jo. Hu­yen de una si­tua­ción com­ple­ja y es­to los ha­ce que­dar en una si­tua­ción aún más com­ple­ja”, ex­pli­ca el ar­tis­ta.

La mi­gra­ción es un te­ma ine- ta­ble be­ne­fi­ciar­se de eso que ellos man­dan para el desa­rro­llo del sec­tor de sa­lud, edu­ca­ción, fon­do vial…”.

An­te tal panorama, ha re­sul­ta­do có­mo­do na­tu­ra­li­zar tal vio­len­cia en el dis­cur­so po­lí­ti­co y la es­fe­ra pú­bli­ca. “Los go­bier­nos de la re­gión sim­pli­fi­can y re­du­cen a es­tos­mi­gran­tes a sim­ples nú­me­ros. No es lo mis­mo que vos mi­rés en una por­ta­da de pe­rió­di­co “100 mi­gran­tes pier­den sus ex­tre­mi­da­des” a ver las radiografías. No es lo mis­mo es­cu­char “re­gre­só” que es­cu­char por qué re­gre­só, có­mo re­gre­só, qué tu­vo que pa­sar para ha­ber re­gre­sa­do”, di­ce Agui­lar.

Esa vio­len­cia se ins­cri­be so­bre el cuer­po, “un cam­po de ba­ta­lla”.“El cuer­po es re­pre­sen­ta­ción in­me­dia­ta de la so­cie­dad, vi­ta­ble en Hon­du­ras. Al­guien co­mo Agui­lar, qui­zá, no ten­ga un fa­mi­liar en Nor­tea­mé­ri­ca ni de­pen­da de sus re­me­sas, pe­ro la eco­no­mía de su país co­mo un to­do sí de­pen­de de ellos. “De ma­ne­ra di­rec­ta o in­di­rec­ta es inevi- del en­torno so­cial, del pe­rí­me­tro que ha­bi­ta­mos co­mo na­cio­na­les de un país. Es­tos cuer­pos son una vil evi­den­cia de la pre­ca­rie­dad del en­torno en el que se han desa­rro­lla­do”, ex­pli­ca.

Com­ple­ta la ex­po­si­ción un vi­deo don­de un mi­gran­te ca­mi­na ha­cia el nor­te, atra­ve­san­do la fron­te­ra. Es un eterno co­mien­zo, co­mo la ban­da so­no­ra: es la Or­ques­ta Fi­lar­mó­ni­ca de Houston afi­nan­do para un con­cier­to que nun­ca em­pie­za, cí­cli­co pre­lu­dio a la des­truc­ción que ve­mos en las pa­re­des con­ti­guas. Cuan­do uno ve al hom­bre cru­zar los ma­to­rra­les y la tie­rra yer­ma, sien­te que ca­mi­na so­bre los hue­sos de sus com­pa­trio­tas. Se po­dría mi­rar a otra par­te, pe­ro la vio­len­cia se­gui­rá allí.

DIA­NA MÉN­DEZ.

Ra­dio­trán­si­to se reali­zó con radiografías to­ma­das en el Cen­tro de Aten­ción al Mi­gran­te Re­tor­na­do.

DIA­NA MÉN­DEZ.

Par­ti­tu­ras ge­ne­ró, me­dian­te un soft­wa­re, una no­ta­ción mu­si­cal con ba­se en la gra­ba­ción de voz de un mi­gran­te re­tor­na­do a Hon­du­ras.

DIA­NA MÉN­DEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.