EL INSÓLITO MUN­DO DE RI­CAR­DO KANDLER

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

Im­por­tan­te le­ga­do. En so­li­ta­rio, el ar­tis­ta desa­rro­lló una pro­pues­ta plás­ti­ca sin­gu­lar, cons­tru­yó mun­dos que se ale­ja­ron de lo ob­vio y creó cáus­ti­cas e irre­ve­ren­tes imá­ge­nes

“ Se­ñor Vol­cán: Es­ta­mos aquí pa­ra in­for­mar­le que sus ac­ti­vi­da­des han si­do de­cla­ra­das ile­ga­les por el tribunal co­rres­pon­dien­te”, le no­ti­fi­can tres mi­nús­cu­las si­lue­tas a un oron­do vol­cán­que con­ti­núa lan­zan­do ce­ni­za (2/11/2014).

En un es­ti­lo grá­fi­co ya con­sa­gra­do por su au­tor, es­ta ab­sur­da y sar­cás­ti­ca ca­ri­ca­tu­ra alu­de a una reali­dad“muy real” (las re­cien­tes erup­cio­nes del vol­cán Tu­rrial­ba) y a otra irreal (el de­li­to de ta­les ac­cio­nes). Así, pa­re­cie­ra sin­te­ti­zar la pro­pues­ta hu­mo­rís­ti­ca del ar­tis­ta Ri­car­do Kandler San­cho (1954-2017), pu­bli­ca­da prin­ci­pal­men­te en el dia­rio La Na­ción.

Sus di­bu­jos a plu­ma en blan­co yne­gro, sus “li­nie­ci­llas” –co­mo so­lía de­cir–, sus tra­mas gri­ses y ne­gras, que se al­ter­nan con obras ca­si mi­ni­ma­lis­tas, mues­tran un mun­do su­rrea­lis­ta y lú­di­co, no por ello inocen­te.

La obra kand­le­ria­na es par­te de aquel mo­vi­mien­to in­te­lec­tual, que es tam­bién una ac­ti­tud hu­ma­na: el su­rrea­lis­mo exal­ta la ima­gi­na­ción, cul­ti­va lo ex­tra­ño y se opo­ne a lo que en­ca­de­na a la per­so­na; en efec­to, más que un mo­vi­mien­to, es una cons­tan­te del es­pí­ri­tu hu­mano.

En sus di­bu­jos e in­ter­ven­cio­nes, Kandler jue­ga y sa­be que jue­ga. Jue­ga con lo oní­ri­co y ra­cio­nal, lo fi­lo­só­fi­co y pe­rio­dís­ti­co, lo in­fan­til e in­te­lec­tual, el pa­sa­do y el futuro. Jue­ga con los tex­tos de la cul­tu­ray­rom­pe­sus lí­mi­tes: Don Qui­jo­te y la Man­cha, y el Je­di y la Ga­la­xia; un Gu­lli­ver atra­pa­do y ali­men­ta­do con mi­si­les, “el se­rru­cho” de Da­mo­cles y el pla­ne­ta Tie­rra, la ca­rre­ta ti­ca y La gue­rra de las ga­la

xias, La creación de Adán (Mi­guel Án­gel) y los hom­bre­ci­llos,

V. de Ven­det­ta en el Za­po­te ocu­pa­do, las bau­las y Jai­ro Mo­ra. Jue­ga con las ex­pre­sio­nes po­pu­la­res, las ron­das in­fan­ti­les, los re­fra­nes.

Ama al Qui­jo­te, a Ali­cia –la del país de las­ma­ra­vi­llas–, a los Beatles, aVio­le­ta Pa­rra y Sil­vio Rodríguez.

Pa­ra­fra­sean­do al fi­ló­so­fo e his­to­ria­dor Johan Hui­zin­ga, Ri­car­do Kandler –co­mo buen ca­ri­ca­tu­ris­ta– jue­ga con se­rie­dad des­de el hu­mor: a un mun­do ab­sur­do, una obra ab­sur­da.

Así, pa­ro­dia mor­daz­men­te el enun­cia­do atri­bui­do a Re­né Des­car­tes en su Dis­cur­so del mé

to­do (1637): un bu­rro co­me “Pien­so” y con­clu­ye car­te­sia­na­men­te: “… lue­go exis­to” (26/7/1998).

Sus obras mues­tran un fino y cáus­ti­co hu­mor. Crea­ti­vas ocu­rren­cias que in­ten­tan re­cons­truir la reali­dad pa­ra ex­po­ner lo ocul­to; pa­ra evi­den­ciar que la evo­lu­ción hu­ma­na con­sis­te en sus­ti­tuir el ga­rro­te po­run­mi­sil (18/4/1999).

Un mun­do insólito

Kandler crea mun­dos que hu­yen de lo ob­vio: aso­cia ob­je- tos apa­ren­te­men­te in­co­ne­xos, re­la­cio­na ele­men­tos de na­tu­ra­le­za dis­tin­ta y ex­plo­ra –y ex­plo­ta– sus sig­ni­fi­ca­dos. El co­ro­la­rio es una ima­gen am­bi­gua que sub­ra­ya lo in­cohe­ren­te y de­ba­ti­ble. “Go­les son amo­res” ro­tu­la en le­tra ma­nus­cri­ta apun­tan­do al re­frán (20/5/2007), mien­tras ju­gue­tea con la S /$ y un hom­bre­ci­llo –su per­so­na­je pre­di­lec­to– pa­tea la bo­la. Otro ser bus­ca el equi­li­brio so­bre las ra­yas per­pen­di­cu­la­res del signo de dó­la­res.

Aque­llos per­so­na­jes, hom­bres ca­si siem­pre, alu­den a esos se­res anó­ni­mos y em­pe­que­ñe­ci­dos de la so­cie­dad oc­ci­den­tal, ne­ce­si­ta­dos de equi­li­brio. Sin em­bar­go, los íco­nos que uti­li­za pro­pi­cian si­tua­cio­nes ines­ta­bles. Ba­jo el ti­tu­lar en le­tra im­pre­sa ma­yús­cu­la, que con­tras­ta con la ma­nus­cri­ta en la ur­na, un hom­bre­ci­llo –“OB­JE­TO VOLADOR NO IDEN­TI­FI­CA­DO”– cae ha­cia la ra­nu­ra cus­to­dia­da por se­res aban­de­ra­dos: “Vo­te hoy. Ate­rri­ce des­pués”, se bur­la el le­tre­ro.

Ori­gi­na­li­dad y pro­vo­ca­ción

Kandler nos en­tre­tu­vo con la lí­nea, la grá­fi­ca y la pa­la­bra. A ve­ces, no hay pa­la­bra; al­gu­na otra, no hay di­bu­jo. SOÑAMOS, re­cal­can unas enor­mes le­tras asen­ta­das en la tie­rra –su es­pa­cio fa­vo­ri­to–, mien­tras un­hom­bre­ci­llo so­bre la le­tra ñ pa­tea ágil­men­te la vir­gu­li­lla: SONAMOS (23/6/2002) tras­lu­ce el re­sul­ta­do de aque­lla Co­pa Mun­dial de Fút­bol. En su obra, el fút­bol y sus im­ple­men­tos son tó­pi­cos privilegiados que, a me­nu­do, ata al po­der.

El len­gua­je ver­bal –fre­cuen­te­men­te en le­tra ma­nus­cri­ta, más fa­mi­liar e in­fan­til– acer­ca lo icó­ni­co a la reali­dad y el men­sa­je al lec­tor, siem­pre con­fi­gu­ra­do co­mo un in­te­lec­tual de ran­go universal.

En “Los nu­bla­dos del diay” –in­ter­jec­ción muy usa­da por los ti­cos–, tra­ta de los di­ver­sos sig­ni­fi­ca­dos del vo­ca­blo y con­vo­ca iró­ni­ca­men­te “los nu­bla­dos del día” en el con­tex­to de la in­de­pen­den­cia de Es­pa­ña y de la ac­tua­li­dad política que co­men­ta: re­gias nu­bes (17/9/2006).

Asun­tos co­ti­dia­nos y prag­má­ti­cos (pro­pios de la ca­ri­ca­tu­ra edi­to­rial) se ex­hi­ben en su obra. Lo so­cial y lo po­lí­ti­co lo

en­la­zan con el ti­po pre­do­mi­nan­te de hu­mor grá­fi­co cos­ta­rri­cen­se y su su­rrea­lis­mo con aquel otro de Ri­car­do Ulloa Ga­ray.

Ba­jo un am­plio es­pa­cio en blan­co (sin di­bu­jo), una sen­ten­cia mor­daz: “Es­te es­pa­cio en blan­co es una de las po­cas co­sas que no fue inau­gu­ra­da o di­bu­ja­da, du­ran­te la Ad­mi­nis­tra­ción Arias.”, y su fir­ma: Kandler. (9/5/2010). “Mi candidato soy yo ¿y el su­yo?”, le es­pe­ta el gi­gan­te al pe­que­ñí­si­mo hom­bre­ci­llo de pie so­bre su de­do ín­di­ce (26/6/2005). “De nues­tras áreas pro­te­gi­das pa­ra us­ted. Atún Is­la del Co­co. Há­ga­le jus­ti­cia a su pa­la­dar” (17/2/2008).

Co­mún­men­te cáus­ti­cas e irre­ve­ren­tes, sus in­só­li­tas imá­ge­nes le ases­tan un fuer­te gol­pe a la mo­ral y la re­li­gión.

An­te la di­fi­cul­to­sa pe­ti­ción de ayu­da hu­ma­ni­ta­ria, la res­pues­ta es un en­jam­bre de mi­si­les (6/6/2010). Las fo­to­co­pias de “El pe­ca­do ori­gi­nal” rea­li­za­das por el dia­blo (5/4/1998) y las pa­ro­dias: “La men­ti­ra vues­tra de ca­da día, ¡DÁNOSLA HOY!” (24/6/2012), “La ver­dad es que yo no vi­ne pa­ra ser­vir­les, vi­ne pa­ra ser­vir­me” (16/6/2013), “¡Con­ce­sió­na­me un mi­la­gro!” (24/3/2013) y “Pa(í)si­to. Bie­na­ven­tu­ra­dos los que vo­tan por mí” (25/12/2011) son so­lo ejem­plos. Fun­gía co­mo un ra­yo en un do­min­go ti­bio.

Fi­gu­ra sin­gu­lar en el país

Kandler es una fi­gu­ra so­li­ta­ria con una pro­pues­ta plás­ti­ca sin­gu­lar en la grá­fi­ca cos­ta­rri­cen­se. Sin em­bar­go, su in­fluen­cia se de­jó sen­tir en di­bu­jan­tes más jó­ve­nes.

Aun­que se man­tu­vo al margen de los gru­pos de ca­ri­ca­tu­ris­tas del país, en 1981 par­ti­ci­pó en el Pri­mer Sa­lón Hu­mo­rís­ti­co La Plu­ma Son­rien­te –in­te­gra­da co­mo agru­pa­ción al si­guien­te año–, y en la ex­po­si­ción Hu­mor

es medicina con mo­ti­vo del XIV Con­gre­so Mé­di­co Na­cio­nal, ba­jo la coor­di­na­ción del ar­tis­ta Ot­to Apuy.

Sus dos úni­cas ex­po­si­cio­nes in­di­vi­dua­les fue­ron res­pal­da­das por el dia­rio La Na­ción. Inau­gu­ra­da el Día del Li­bro (234-1997), Sue­ños del in­te­lec­to ex­hi­be una par­te de su obra crea­da en­tre me­dia­dos de 1980 y 1997 (Au­di­to­rio Ma­nuel Ji­mé­nez Bor­bón, Gru­po Na­ción). El con­ver­sa­to­rio Ha­ble­mos de Ri­car­do

Kandler inau­gu­ró la mues­tra en­la Feria In­ter­na­cio­nal del Li­bro (25-8-2013) con la par­ti­ci­pa­ción de los ca­ri­ca­tu­ris­tas me­xi­ca­nos Eduar­do del Río (Rius) y Ra­fael Ba­ra­jas (El Fis­gón). In­clu­yó una se­lec­ción de obras di­fun­di­das en El mun­do de Kan

dler­del 2008 al 2013 (Ca­sa del Cu­ño, An­ti­gua Adua­na). Am­bas re­co­gen el le­ga­do de Ri­car­do Kandler. LA AU­TO­RA HA PU­BLI­CA­DO LOS LI­BROS HI STORIA DEL HU­MOR GRÁFI - CO EN COS­TA RI­CA (EDI­TO­RIAL MI­LE­NIO, 2008) Y CA RICATURA Y PREN­SA NACIONA (EUNA, 2002).-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.