Un re­co­rri­do por la in­va­sión del futuro.

La preo­cu­pa­ción por lo que ven­drá ha ido cam­bian­do con el pa­so del tiem­po; en­tre el si­glo XIX y XX se con­vir­tió en ma­te­ria de es­tu­dio pa­ra di­ver­sos es­pe­cia­lis­tas

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

En 1965, el so­ció­lo­go Da­niel Bell pu­bli­có un ar­tícu­lo ti­tu­la­do “El es­tu­dio del futuro”, en el cual de­ta­lló la orien­ta­ción fu­tu­ris­ta de las so­cie­da­des de en­ton­ces, preo­cu­pa­das por an­ti­ci­par­se a las nue­vas de­man­das y pro­ble­má­ti­cas so­cia­les y en­fren­tar esos desafíos con ade­cua­das po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

Bell tam­bién co­men­tó que ha­bía un auge de las pu­bli­ca­cio­nes so­bre el futuro y con­tras­tó es­te pro­ce­so con lo ma­ni­fes­ta­do en 1958 por el fi­ló­so­fo Ray­mond Aron, quien afir­mó que la hu­ma­ni­dad es­ta­ba muy ob­se­sio­na­da con el si­glo XX co­mo pa­ra preo­cu­par­se por el XXI, por lo cual pre­de­cir el ma­ña­na es­ta­ba pa­sa­do de moda.

Se­gún Bell, una di­fe­ren­cia fun­da­men­tal en­tre las vi­sio­nes del futuro ha­bi­das en el pa­sa­do y las que se abrían pa­so en la dé­ca­da de 1960 con­sis­tía en que es­tas úl­ti­mas eran el re­sul­ta­do del tra­ba­jo de los pla­ni­fi­ca­do­res, a quienes de­fi­nió co­mo “los go­ber­na­do­res fu­tu­ros de la so­cie­dad fu­tu­ra”.

Pro­gre­so

De acuer­do con Da­vid J. Sta­ley y Jen­ni­fer M. Gid­ley, las re­pre­sen­ta­cio­nes del tiem­po his­tó­ri­co, has­ta el si­glo XVIII, es­tu­vie­ron do­mi­na­das por con­cep­cio­nes cí­cli­cas y teo­ló­gi­cas: el futuro era una re­pe­ti­ción del pa­sa­do o el­mo­men­to de­rea­li­za­ción de un plan di­vino.

Si bien des­de el si­glo XV, con el ini­cio del Re­na­ci­mien­to, em­pe­za­ron a sur­gir nue­vas con­cep­cio­nes del futuro, tal pro­ce­so so­lo se con­so­li­dó des­pués de 1750, en el con­tex­to de la Ilustración, de la gue­rra de in­de­pen­den­cia de Es­ta­dos Uni­dos, de la Re­vo­lu­ción fran­ce­sa y de las pri­me­ras eta­pas de la in­dus­tria­li­za­ción.

Con el as­cen­so del ca­pi­ta­lis­mo y de la de­mo­cra­cia, la con­cep­ción del­tiem­po em­pe­zóa­se­cu­la­ri­zar­se y a ad­qui­rir re­le­van­cia un en­fo­que que en­fa­ti­za­ba la di­fe­ren­cia que, a par­tir del “pro­gre­so”(en su sen­ti­do ca­pi­ta­lis­ta y po­si­ti­vis­ta), po­día su­po­ner el futuro.

Cam­bio

En el si­glo XIX, Marx desafió la idea de un por­ve­nir ca­pi­ta­lis­ta, aun­que sin apar­tar­se de la con­cep­ción ya pre­do­mi­nan­te del futuro co­mo un tiem­po se­cu­lar, que po­día ser dis­tin­to del pre­sen­te y me­jor que él.

Se con­fi­gu­ró así, pa­ra pa­ra­fra­sear a Rein­hart Ko­se­lleck, una ten­sión cre­cien­te en­tre las ex­pe­rien­cias vi­vi­das y las ex­pec­ta­ti­vas avi­zo­ra­das: al ace­le­rar­se el cam­bio his­tó­ri­co, eran más evi­den­tes pa­ra las per­so­nas las di­fe­ren­cias en­tre el mun­do de su ni­ñez y ju­ven­tud, el de su edad adul­ta y el de su ve­jez.

Tal ace­le­ra­ción y las in­no­va­cio­nes res­pec­ti­vas fue­ron es­pe­cial­men­te vi­si­bles en la in­cor­po­ra­ción de nue­vas tec­no­lo­gías, la ex­pan­sión del co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co y las trans­for­ma­cio­nes so­cia­les, po­lí­ti­cas y cul­tu­ra­les.

Fue en es­te con­tex­to que la cien­cia fic­ción se desa­rro­lló, con­tri­bu­yó a con­so­li­dar la nue­va con­cep­ción del futuro y em­pe­zó a ad­ver­tir de los pe­li­gros aso­cia­dos con los avan­ces tec­no­ló­gi­cos y cien­tí­fi­cos, co­mo se cons­ta­ta en las no­ve­las Fran

kens­tein (1818) deMary She­lley, Los qui­nien­tos mi­llo­nes de la be­gún (1879), de Ju­lio Ver­ne, y La má­qui­na del tiem­po( 1895), de H. G. Wells.

Pla­ni­fi­ca­ción

En­tre fi­na­les del si­glo XIX e inicios del XX, el futuro em­pe­zó a ser al­go más que un tiem­po dis­tin­to, a me­di­da que la pla­ni­fi­ca­ción ad­qui­ría cen­tra­li­dad en las po­lí­ti­cas de Es­ta­dos que ex­pan­dían sus fun­cio­nes y de cor­po­ra­cio­nes ca­pi­ta­lis­tas que ope­ra­ban a es­ca­la mul­ti­na­cio­nal.

Tras el triun­fo de la Re­vo­lu­ción bol­che­vi­que (1917), co­mo lo se­ña­la Eglé Rind­ze­vi­ciu­té, los so­vié­ti­cos –a ve­ces ba­sa­dos en las teo­rías de Al­bert Eins­tein– se des­pla­za­ron ha­cia la pla­ni­fi­ca­ción de me­diano pla­zo, con lo que el futuro de­vino ca­da vez más en un asun­to de dis­tin­tos es­pe­cia­lis­tas, des­de eco­no­mis­tas has­ta in­ge­nie­ros.

Si bien la aso­cia­ción en­tre futuro y pro­gre­so se man­tu­vo, la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial (19141918) y el as­cen­so del fas­cis­mo y el na­zis­mo re­for­za­ron en­tre los es­cri­to­res de cien­cia fic­ción las vi­sio­nes dis­tó­pi­cas del futuro, evi­den­tes en no­ve­las co­mo Un mun­do fe­liz (1932), de Al­dous Hux­ley, y 1984 (1949), de Geor­ge Or­well.

GUE­RRA FRÍA

Des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial (19391945) y del ini­cio de la Gue­rraF­ría (1945-1991), el por­ve­nir, se­gún Rind­ze­vi­ciu­té y Jenny An­ders­son, se con­vir­tió no so­lo en un tiem­po en dispu­ta en­tre Es­ta­dos Uni­dos y la Unión So­vié­ti­ca, sino enun­cam­po es­pe­cia­li­za­do de es­tu­dio, con par­ti­ci­pa­ción de di­ver­sos cien­tí­fi­cos e in­te­lec­tua­les. Ima­gi­nar po­si­bles es­ce­na­rios fu­tu­ros se con­vir­tió en una ac­ti­vi­dad fun­da­men­tal pa­ra tra­tar de su­pe­rar es­tra­té­gi­ca­men­te al enemi­go.

La cre­cien­te so­fis­ti­ca­ción de los es­tu­dios del futuro fue fa­vo­re­ci­da por la con­for­ma­ción de re­des trans­na­cio­na­les de cien­tí­fi­cos, por el de­sa­rro­llo de la compu­tación, que po­si­bi­li­ta­ba el pro­ce­sa­mien­to ma­si­vo de datos, y por la ca­rre­ra es­pa­cial, que ex­pan­dió de­ci­si­va­men­te el ho­ri­zon­te de las fron­te­ras hu­ma­nas.

En­tre la cien­cia fic­ción y los es­tu­dios del futuro se es­ta­ble­ció en­ton­ces una re­tro­ali­men­ta­ción pro­ve­cho­sa, que se ma­ni­fes­tó en dis­tin­tos ni­ve­les y fue po­ten­cia­da por la for­ma­ción cien­tí­fi­ca o tec­no­ló­gi­ca de al­gu­nos de los prin­ci­pa­les es­cri­to­res del gé­ne­ro, co­mo Art­hur C. Clar­ke, Isaac Asi­mov e Iván Efre­mov.

Se­gún Rind­ze­vi­ciu­té, Efre- mov, cé­le­bre por su no­ve­la La ne

bu­lo­sa de An­dró­me­da (1957), te­nía con­tac­to con fu­tu­ró­lo­gos oc­ci­den­ta­les so­vié­ti­cos, in­clui­do Igor Bes­tuz­hev-La­da, el pio­ne­ro de los es­tu­dios del futuro en el mun­do co­mu­nis­ta.

A inicios de la dé­ca­da de 1970, el por­ve­nir se ha­bía cons­ti­tui­do ya en un nue­vo cam­po de la política in­ter­na­cio­nal, tendencia que se con­so­li­dó en­tre fi­na­les del si­glo XX e inicios del XXI, cuan­do los fu­tu­ros po­si­bles ya no fue­ron con­si­de­ra­dos ex­clu­si­va­men­te en tér­mi­nos na­cio­na­les, sino glo­ba­les.

Cos­ta Ri­ca

La so­cie­dad cos­ta­rri­cen­se no per­ma­ne­ció al margen de la in­va­sión del futuro: en no­viem­bre de 1976, la Ofi­ci­na de Pla­ni­fi­ca­ción Na­cio­nal, en­ton­ces di­ri­gi­da por Ós­car Arias Sán­chez, or­ga­ni­zó el sim­po­sio “La Cos­ta Ri­ca del año 2000”. Es­ta ac­ti­vi­dad, que se­gún

La Na­ción po­día “pa­re­cer del ex­clu­si­vo do­mi­nio de la cien­cia fic­ción”, reunió a fi­gu­ras de di­ver­sas orien­ta­cio­nes po­lí­ti­cas e ideo- ló­gi­cas, co­mo los ex­pre­si­den­tes Jo­sé Fi­gue­res y Ma­rio Echan­di, y el lí­der co­mu­nis­ta Ma­nuel Mo­ra.

Si bien par­ti­ci­pan­tes co­mo En­ri­que Be­na­vi­des y Ós­car Ba­raho­na Stre­ber di­je­ron que im­por­ta­ba más preo­cu­par­se por el pre­sen­te que por el ma­ña­na, otras per­so­nas cap­ta­ron la re­le­van­cia de ima­gi­nar los fu­tu­ros po­si­bles del país y pre­pa­rar­se pa­ra en­fren­tar sus desafíos.

Mien­tras Ma­nuel Mo­ra de­cla­ró que “el so­cia­lis­mo no es­tá le­jano en Cos­ta Ri­ca”, el his­to­ria­dor Car­los Mon­ge Al­fa­ro pre­vió cos­tos ex­tra­or­di­na­rios aso­cia­dos con­la ex­pan­sión de laen­se­ñan­za su­pe­rior.

A su vez, el vi­ce­pre­si­den­te Car­los Ma­nuel Cas­ti­llo ima­gi­nó “un país com­ple­ta­men­te in­te­gra­do por ocho ca­rre­te­ras tron­ca­les” y el fi­ló­so­fo Cons­tan­tino Lás­ca­ris anun­ció que Cos­ta Ri­ca era ya “un país desa­rro­lla­do”.

Tal fue el en­tu­sias­mo que pro­vo­có el sim­po­sio que el ar­qui­tec­to Ro­dri­go Ma­sís Di­bia­si, en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en La Na­ción, pro­pu­so que en el sis­te­ma edu­ca­ti­vo se em­pe­za­ra a im­par­tir la asig­na­tu­ra de “futuro”.

De es­ta ma­ne­ra, mu­cho se ima­gi­nó el por­ve­nir en 1976, pe­ro an­tes de que los cos­ta­rri­cen­ses pu­die­ran po­ner­se de acuer­do acer­ca de cómo al­can­zar el futuro, el futuro los al­can­zó a ellos en la for­ma de la cri­sis eco­nó­mi­ca de 1980, con la que fi­na­li­zó la Cos­ta Ri­ca del si­glo XX e ini­ció la del XXI.

Ca­ri­ca­tu­ra pu­bli­ca­da en La Na­ción el 13 de no­viem­bre de 1976.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.