Vi­sio­nes del aden­tro y del afue­ra

La ex­po­si­ción Te­rri­to­rios pro­po­ne un re­co­rri­do por las for­mas en las que los ar­tis­tas de Cos­ta Ri­ca con­fron­tan el es­pa­cio que ha­bi­tan, des­de si­glo XIX has­ta la ac­tua­li­dad

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - News -

U n jue­go men­tal: des­de la can­cha frac­tu­ra­da del fut­bo­lín im­prac­ti­ca­ble de Joa­quín Ro­drí­guez del Pa­so, se pa­tea una bo­la ima­gi­na­ria que atra­vie­sa el ven­ta­nal del mu­seo –con co­lo­ri­das in­ter­ven­cio­nes de Fe­de­ri­co He­rre­ro en el vi­drio– y ate­rri­za en la can­cha mon­ta­ño­sa que Pris­ci­lla Mon­ge ins­ta­ló en el jar­dín. La bo­li­ta rue­da y se pier­de. El es­pec­ta­dor se que­da en­tre aden- tro y afue­ra, aquí y allá.

Tal jue­go im­pro­ba­ble se pue­de ima­gi­nar por­que, en­tre las obras de la ex­po­si­ción Te­rri­to

rios (en el Mu­seo de Ar­te Cos­ta­rri­cen­se, MAC), cien­tos de lí­neas in­vi­si­bles co­nec­tan 50 pie­zas que, en inusual en­cuen­tro, re­co­rren más de un si­glo de ar­te en el país y bo­rran los lí­mi­tes en­tre ellas.

En el es­pa­cio de la sa­la, las mi­ra­das tan di­ver­sas y tan ví­vi­das de es­tos ar­tis­tas cues­tio­nan las fron­te­ras de su te­rri­to­rio, tan­to el geo­grá­fi­co co­mo el ín­ti­mo, lo mi­ran con el asom­bro del des­cu­bri­mien­to o con la fu­ria de la in­con­for­mi­dad.

Te­rri­to­rio­ses una re­vi­sión de la co­lec­ción de­lMAC plan­tea­da por la cu­ra­do­ra de la ins­ti­tu­ción, Ma­ría Jo­sé Cha­va­rría; la lec­tu­ra es­ta­rá en ex­hi­bi­ción has­ta no­viem­bre.

De­los 50 tra­ba­jos, 45 son de la co­lec­ción del mu­seo, lo cual ofre­ce una opor­tu­ni­dad pa­ra re­pa- sar al­gu­nas de las obras y au­to­res más sig­ni­fi­ca­ti­vos des­de fi­nes del si­glo XIX has­ta aho­ra, con fo­to­gra­fía, pin­tu­ra, ins­ta­la­cio­nes, es­cul­tu­ra y obra grá­fi­ca.

Por otra par­te, el en­fo­que en los “te­rri­to­rios”, in­ter­pre­ta­dos de dis­tin­tas ma­ne­ras a lo lar­go del tiem­po, per­mi­te con­tras­tar vo­ces, es­ta­ble­cer nue­vas re­la­cio­nes y vol­ver la mi­ra­da a ex­pre­sio­nes que cla­man por nue­vas lec­tu­ras.

Es una for­ma, a la vez, de co­no­cer de ma­ne­ra dis­tin­ta lo que res­guar­da el MAC. “La idea es sa­car par­te de la co­lec­ción por lo me­nos una vez al año. En Te­rri

to­rios hay 50 obras; la co­lec­ción es de 7.000. Un ejer­ci­cio así nos per­mi­te es­tar dán­do­le vuelta a lo que te­ne­mos guar­da­do”, ar­gu­men­ta Cha­va­rría.

Ca­si­tas en du­da

Dos con­cep­tos orien­tan la ex­po­si­ción Te­rri­to­rios: te­rri­to­rio y es­pa­cio. Ju­gan­do con sus in­ter­re­la­cio­nes y po­si­bi­li­da­des se­mán­ti­cas, la ex­po­si­ción abre con al­gu­nas de las pri­me­ras fo­to­gra­fías del pai­sa­je cos­ta­rri­cen­se –esas in­ci­pien­tes vi­sio­nes de “nues­tro te­rri­to­rio”–, pa­sa por los pai­sa­jis­tas de ini­cios del si­glo XX, las es­cue­las y ten­den­cias na­cio­na­lis­tas y mo­der­nas, ex­plo­ra­cio­nes de es­pa­cios más bien ín­ti­mos, po­pu­la­res opú­bli­cos, y crí­ti­cas a ellos.

Así, de fo­tos de Ma­nuel Gó­mez Mi­ra­lles pa­sa­mos al Do

min­guean­do de To­más Po­ve­da-

La idea es sa­car par­te de la co­lec­ción por lo me­nos una vez al año. En Te­rri­to­rios hay 50 obras; la co­lec­ción es de 7.000. Un ejer­ci­cio así nos per­mi­te es­tar dán­do­le vuelta a lo que te­ne­mos guar­da­do.

no (qui­zá el pai­sa­je ti­co por an­to­no­ma­sia) a las ca­ri­ca­tu­ras áci­das de Emi­lia Prie­to; del plá­ci­do y ele­gan­te ce­men­te­rio va­lle­cen­tra­lino de Di­no­rah Bo­lan­di, a los so­bre­car­ga­dos rin­co­nes de mer­ca­do fo­to­gra­fia­dos por Vic­to­ria Ca­be­zas.

Es­te acer­ca­mien­to a la co­lec­ción ha si­do un in­te­rés par­ti­cu­lar de Ma­ría Jo­sé Cha­va­rría, quien asu­mió el pues­to de cu­ra­do­ra de­lMAC en enero del 2016. A ello se su­mó la vi­sión de So­fía So­to-Maf­fio­li, quien se con­vir­tió en di­rec­to­ra de la ins­ti­tu­ción po­cos me­ses des­pués. Su pro­yec­to con­jun­to más no­to­rio en ese sen­ti­do ha si­do el Sa­lón Na­cio­nal de Ar­tes Vi­sua­les, inau-

¿Có­mo en­fren­tar­se a un te­ma que es tan fuer­te den­tro del ar­te cos­ta­rri­cen­se pe­ro que tam­bién se pue­de ex­pan­dir un po­co más?

gu­ra­do en mar­zo de es­te año con obras nue­vas de una trein­te­na de ar­tis­tas.

Pe­ro la co­lec­ción mis­ma del MAC, con ca­si 7.000 pie­zas ofre­ce am­plio te­rreno por re­co­rrer. “Pro­pu­se ha­cer una se­rie de re­vi­sio­nes te­má­ti­cas de la co­lec­ción, ex­po­si­cio­nes que se pue­dan ir cam­bian­do, tal vez año a año, que nos per­mi­tan, por me­dio de un fil­tro co­mo un te­ma es­pe­cí­fi­co, re­pa­sar la co­lec­ción e ir sa­can­do obras que pue­den no ser muy co­no­ci­das”, ex­pli­ca Cha­va­rría.

“Te­ne­mos 50 obras en la ex­po­si­ción y ca­si to­das son de la co­lec­ción, pe­ro hay al­gu­nas in­vi­ta­cio­nes, so­bre to­do con obras más con­tem­po­rá­neas”, de­ta­lla Cha­va­rría.

“Es­to se de­be a que la for­ta­le­za co­lec­ción del mu­seo es­tá des­de el si­glo XIX has­ta la dé­ca­da de los 80 y prin­ci­pios de los 90, en­ton­ces no te­ne­mos tan­to en obra más ac­tual. Fue un ejer­ci­cio muy in­tere­san­te por­que nos per­mi­te ver mu­chas co­sas, co­mo, por ejem­plo, cier­tos ar­tis­tas que aho­ra no es­tán por­que no ne­ce­sa­ria­men­te tra­ba­ja­ron es­te te­ma (y si cam­bia­mos de te­ma apa­re­ce­rán). Bus­ca­mos obras que fue­ran me­nos co­no­ci­das, po­ner en diá­lo­go obras que no ha­bían es­ta­do jun­tas en otros guio­nes”, ex­pli­ca.

En Te­rri­to­rios, apre­cia­mos có­mo la geo­gra­fía cos­ta­rri­cen­se fue pri­me­ro re­gis­tra­da por ex­tran­je­ros (co­mo Nat­ha­niel Ha­rri­son Rudd o Ale­xan­der Bie­rig), lue­go re­va­lo­ri­za­do por ar- tis­tas que en­con­tra­ban en el pai­sa­je un ma­te­rial dúc­til pa­ra sus vi­sio­nes per­so­na­les (Teo­do­ri­co Qui­rós, Fran­cis­co Amig­het­ti), y lue­go se ex­pan­de has­ta lle­gar a lo ín­ti­mo, lo po­pu­lar y lo pú­bli­co, los es­pa­cios don­de uno se re­co­no­ce co­mo en­te que ha­bi­ta un te­rri­to­rio o lo cues­tio­na, lo ha­ce es­ta­llar.

La ex­po­si­ción se plan­tea en cin­co sec­cio­nes (que no in­te­rrum­pen el or­den cro­no­ló­gi­co): los te­rri­to­rios geo­grá­fi­cos, los pun­tos de en­cuen­tro, los lu­ga­res ín­ti­mos, el es­pa­cio me­ta­fó­ri­co y los es­pa­cios crí­ti­cos.

“Si me hu­bie­ra cen­tra­do so­la­men­te en la de­fi­ni­ción geo­grá­fi­ca, hu­bié­ra­mos te­ni­do una ex­po­si­ción de pai­sa­je, y no era mi in­te­rés. Creo que ya el pai­sa­je se ha es­tu­dia­do en di­fe­ren­tes mo­men­tos, han ha­bi­do ex­po­si­cio­nes que han com­par­ti­do dis­tin­tos museos”, di­ce Cha­va­rría.

“¿Có­mo en­fren­tar­se a un te­ma que es tan fuer­te den­tro del ar­te cos­ta­rri­cen­se pe­ro que tam­bién se pue­de ex­pan­dir un po­co más?”.

Te­rri­to­rio abier­to

En el 2013, Cha­va­rría ha­bía ex­plo­ra­do par­cial­men­te el te­ma

del te­rri­to­rio des­de una pers­pec­ti­va más re­cien­te, Cons­truc­cio­nes/In­ven­cio­nes: De la Sui­za Cen­troa­me­ri­ca­na al país más fe

liz del mun­do, en el Mu­seo de Ar­te y Di­se­ño Con­tem­po­rá­neo (don­de ella era cu­ra­do­ra).

Por otra par­te, un an­te­ce­den­te a es­te ti­po de acer­ca­mien­tos a la co­lec­ción de­lMAC muy­no­ta­ble fue Las po­si­bi­li­da­des de la mi­ra­da, inau­gu­ra­da en el 2003 y re­vi­sa­da en el 2005, que cues­tio­na­ba mi­tos y con­flic­tos de “lo

cos­ta­rri­cen­se” en la plás­ti­ca na­cio­nal. Es­ta an­sie­dad cons­tan­te del ar­te lo­cal por ex­plo­rar los lí­mi­tes del te­rri­to­rio (el sim­bó­li­co, el geo­grá­fi­co, el po­lí­ti­co) ha si­do fér­til pa­ra la cu­ra­du­ría: evo­ca, con ob­vias dis­tan­cias, lí­neas de in­ves­ti­ga­ción de pro­yec­tos co­mo Ma­yin­ca, de Luis Fer­nan­do Qui­rós y Rolando Cas­te­llón, o has­ta el Es­tre­cho du­do­so de Vir­gi­nia Pérez-Rat­ton. Pe­ro Te­rri­to­rios ex­plo­ra sus pro­pias sen­das. “Me in­tere­sa­ba in­cluir la cues­tión de los es­pa­cios po­pu­la­res y pú­bli­cos. Por otro la­do, no po­dés de­jar tu es­pa­cio ín­ti­mo, tu pro­pio te­rri­to­rio, al­go que ha­bla de vos mis­mo”, di­ce Cha­va­rría.

De es­ta ma­ne­ra, re­sul­ta muy su­ge­ren­te con­tras­tar, en la mis­ma sa­la, un Tu­gu­rio( 1974) de Fe­lo Gar­cía, una de esas in­da­ga­cio­nes de lo que nos ro­dea en el mun­do fí­si­co, con una obra de in­ten­sa com­ple­ji­dad emo­cio­nal, in­ter­na, co­mo el Mi­cro­cos

mos a tra­vés del círcu­lo, del mis­mo año, de Lo­laFer­nán­dez. Los unen pre­gun­tas co­mu­nes: ¿Có­mo pue­do ha­bi­tar es­te te­rri­to­rio; có­mo re­pre­sen­tar­lo y ver­me en él? ¿Có­mo vi­vo “aquí”?

Con obras de ar­tis­tas co­mo Ja­vier Cal­vo (la se­rie Los nu­bla­dos del día) y Si­la Chan­to ( In­ver

sión his­tó­ri­ca, ex­hi­bi­da en las bie­na­les de Ve­ne­cia y Cuen­ca), se in­cor­po­ra tam­bién la crí­ti­ca a las cons­truc­cio­nes na­cio­na­lis­tas des­de el po­der, la mi­to­lo­gía de un país que lu­cha por su au­to­de­fi­ni­ción co­mo “te­rri­to­rio” que se di­fe­ren­cia de otros.

“El te­rri­to­rio es una pla­ta­for­ma de cues­tio­na­mien­to que te per­mi­te en­trar y sa­lir des­de mu­chos lu­ga­res. Es un es­pa­cio des­de el que se per­mi­te cues­tio­nar”, ex­pli­ca la cu­ra­do­ra.

En una de las pa­re­des, cuel­ga una obra muy su­ge­ren­te, un Ho

ri­zon­te (1975), deCar­lo­sPo­ve­da. Es una lí­nea dis­cre­ta, una man­cha en el vas­to es­pa­cio va­cío. Po­dría ser un pai­sa­je o una im­pre­sión del in­te­rior. Po­dría ser una res­pues­ta o una pre­gun­ta, un lí­mi­te o una puer­ta de sa­li­da. O so­lo el ho­ri­zon­te de un pai­sa­je me­mo­ra­ble, en un rin­cón del te­rri­to­rio.

MELISSA FER­NÁN­DEZ. LISSA FER­NÁN­DEZ SIL­VA.

Me­je­nGo (2004/2011) es una pie­za de Joa­quín Ro­drí­guez del Pa­so (en prés­ta­mo, de la Co­lec­ción Ch­ris­tian Les­ko). Al fon­do, In­ver­sión his­tó­ri­ca (2009), de Si­la Chan­to (en prés­ta­mo, de la co­lec­ción de la fa­mi­lia de la ar­tis­ta). Cha­ca­ri­ta (1970), óleo so­bre ply­wood, rea­li­za­do por Jor­ge Ga­llar­do; for­ma par­te de la co­lec­ción del MAC. ME-

DEZ. MELISSA FERNÁN-

El bar­co ro­jo (1988), de Rolando Ga­ri­ta, una cro­mo­xi­lo­gra­fía par­te de la co­lec­ción del MAC.

Tu­gu­rio (1974), de Ra­fael Án­gel Fe­lo Gar­cía, un óleo so­bre te­la que for­ma par­te del acer­vo del MAC. MELISSA FER­NÁN­DEZ.

MELISSA FER­NÁN­DEZ SIL­VA.

El triun­fo de la Clo­ro­fi­la I, II y III

(2008), tres acrí­li­cos so­bre te­la de Rolando Fa­ba, par­te de la co­lec­ción del MAC.

M. FER­NÁN­DEZ.

Bar Co­ro­na­do, de la se­rie Pic­to

gra­fías (2007), una obra de Cinth­ya So­to so­bre es­pa­cios po­pu­la­res (de la co­lec­ción de la ar­tis­ta).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.