El cau­ti­van­te hu­mor de Fer­nan­do Iwa­sa­ki

En su ca­so, la pa­ro­dia, qui­zá el gé­ne­ro ma­yor de la pos­mo­der­ni­dad, co­mien­za con el tí­tu­lo y no se de­tie­ne has­ta lle­gar a sus ce­le­bra­dos e hi­la­ran­tes co­lo­fo­nes

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

F er­nan­do Iwa­sa­ki es uno de los más cau­ti­va­do­res y ge­ne­ro­sos es­cri­to­res de Ibe­roa­mé­ri­ca. Es­te in­con­ve­nien­te, grave pa­ra quie­nes con­si­de­ran que la li­te­ra­tu­ra es una es­pe­cie de an­tro­po­fa­gia de sa­lón, no le ha im­pe­di­do ser uno de los me­jo­res pro­sis­tas de la len­gua cas­te­lla­na, en cual­quier gé­ne­ro, un con­su­ma­do maes­tro del mi­cro­rre­la­to y uno de los más im­por­tan­tes cuen­tis­tas de la ac­tua­li­dad.

El na­rra­dor pe­ruano con­tra­di­ce el mi­to de que el peor enemi­go del es­cri­tor es el co­le­ga y el axio­ma que em­pa­re­ja el ta­len­to li­te­ra­rio a la arro­gan­cia. Si to­da la obra de Iwa­sa­ki es un gui­ño al lec­tor, su vi­si­ta a la pró­xi­ma Feria del Li­bro es­tá acom­pa­ña­da por dos gestos emo­ti­vos al lec­tor cos­ta­rri­cen­se: la pre­pa­ra­ción ex pro­fe­so de una an­to­lo­gía de sus me­jo­res re­la­tos, El ate­lier de Ver­cin­gé­to­rix –un ho­me­na­je a la amis­tad en­tre Cé­sar Va­lle­jo y Max Jiménez–, y la re­edi­ción de la co­lec­ción de en­sa­yos Mí­ni­mo co­mún li­te­ra­rio –am­bos por pu­bli­car­se en la Edi­to­rial Ger­mi­nal–.

La li­te­ra­tu­ra de Iwa­sa­ki, que po­dría es­tar en cual­quier se­lec­ción mun­dial del hu­mor ne­gro, sur­ge de la ri­ca tra­di­ción sa­tí­ri­co-bur­les­ca his­pa­noa­me­ri­ca­na que va de Que­ve­do a Ca­bre­ra In­fan­te, sin ol­vi­dar la au­to­iro­nía sen­ti­men­tal de Bry­ce Eche­ni- que y de otros au­to­res pe­rua­nos. Uno de sus en­sa­yos se ti­tu­la Mi pon­cho es un qui­mono fla­men­co (2005), en alu­sión a sus orí­ge­nes mes­ti­zos, ja­po­ne­ses y eu­ro­peos –un abue­lo vino de Ja­pón, un bi­sa­bue­lo de Ita­lia–, y a Sevilla, don­de re­si­de des­de 1989.

Pe­ro tam­po­co se sen­ti­ría extraño si se le de­fi­nie­ra co­mo un “mar­xis­ta de la ten­den­cia Grou­cho” –en pa­la­bras de Cor­tá­zar–, cer­cano a las cons­tan­tes alu­sio­nes a la cul­tu­ra po­pu­lar de la ge­ne­ra­ción de na­rra­do­res pos­te­rio­res al boom de la no­ve­la la­ti­noa­me­ri­ca­na, co­mo los ya men­cio­na­dos Ca­bre­ra In­fan­te y Bry­ce Eche­ni­que o el ar­gen­tino Ma­nuel Puig.

Des­de sus tí­tu­los desopi­lan­tes, Iwa­sa­ki no pue­de evi­tar reír­se de lo hu­mano y lo di­vino, en es­pe­cial de las con­ven­cio­nes, es­ti­los y gé­ne­ros li­te­ra­rios y de to­do lo que sue­ne ar­ti­fi­cial y acar­to­na­do, en una su­per­po­si­ción de jue­gos de pa­la­bras que no ce­de nun­ca a la gra­fo­rrea in­con­ti­nen­te, sino que po­ne la ma­gia ver­bal al ser­vi­cio de la agu­de­za su­til.

Ca­bre­ra In­fan­te de­fi­nió el es­ti­lo de Iwa­sa­ki al es­cri­bir so­bre el en­sa­yo El des­cu­bri­mien­to de Amé­ri­ca (1996): “Co­mo el más al­to pro­pó­si­to de la li­te­ra­tu­ra des­pués de di­ver­tir es en­se­ñar, el li­bro de Iwa­sa­ki cum­ple el co­me­ti­do de un pro­gra­ma de ra­dio en mi ni­ñez en Cu­ba. Se lla­ma­ba Dímelo can­tan­do y su le­ma, que pue­de ser el de es­te li­bro aho­ra, era ‘Ins­tru­ye mien­tras de­lei­ta’. Iwa­sa­ki ha in­ver­ti­do la ecua­ción y se ha pro­pues­to an­tes que na­da de­lei­tar­nos y de pa­so ins­truir­nos so­bre el Pe­rú, su prehis­to­ria y su his­to­ria. ¿O es al re­vés?”.

Bor­gia­na pe­ru­via­na

Aun­que se le ha vin­cu­la­do con la lla­ma­da ge­ne­ra­ción del

pos­boom –que Fuen­tes de­no­mi­nó el bu­me­rán–, Iwa­sa­ki ya ha­bía fir­ma­do ypu­bli­ca­do sus pri­me­ros cuen­tos ma­gis­tra­les cuan­do Ro­ber­to Bo­la­ño ha­ce es­ta­llar por los ai­res la es­truc­tu­ra de la no­ve­la mo­der­na con Los

de­tec­ti­ves sal­va­jes (1998) y con­vo­ca la aten­ción pla­ne­ta­ria al­re­de­dor de la nue­va li­te­ra­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na. En 1999, una in­no­va­do­ra edi­to­rial ma­dri­le­ña, Len­gua de Tra­po, lan­za la an­to­lo­gía Lí­neas aé­reas, una “guía de na­rra­do­res his­pano ame­ri­ca­nos pa­ra el si­glo XXI” en la que Iwa­sa­ki es uno de los es­cri­to­res más com­ple­tos y el pri­me­ro en in­cur­sio­nar con flui­dez en un gé­ne­ro que en­ton­ces pa­re­cía un sal­to al va­cío: el mi­cro­rre­la­to.

Des­de sus pri­me­ros li­bros de cuen­tos, Tres no­ches de cor­ba­ta (1987) y A Tro­ya, Helena (1993) –reuni­dos en el 2012 ba­jo el tí­tu­lo Pa­pel car­bón–, el es­cri­tor pe­ruano de­fi­ne su es­tir­pe bor­gia­na, su es­pa­cio na­rra­ti­vo –lo bueno, si bre­ve, dos ve­ces bueno– y su pul­sión por re­es­cri­bir la tra­di­ción li­te­ra­ria oc­ci­den­tal. No hay ni una sola de sus obras que no naz­ca de las so(m)bras de la in­ter­tex­tua­li­dad, en una re­crea­ción per­ma­nen­te de la he­ren­cia cul­tu­ral. En su ca­so, la pa­ro­dia, qui­zá el gé­ne­ro ma­yor de la pos­mo­der­ni­dad, co­mien­za con el tí­tu­lo yno se de­tie­ne has­ta lle­gar a sus ce­le­bra­dos ehi­la­ran­tes co­lo­fo­nes –co­mo su­ce­de en Ajuar fu­ne­ra­rio (2004)–.

Des­de el prin­ci­pio, la poé­ti­ca in­ter­tex­tual de Iwa­sa­ki des­tra­ma los ele­men­tos pa­ra tex­tua­les –de­di­ca­to­rias, epí­gra­fes, ci­tas, re­fe­ren­cias– pa­ra bo­rrar las fron­te­ras en­tre los gé­ne­ros, la cul­tu­ra po­pu­lar y la cul­tu­ra aca­dé­mi­ca, la fic­ción y la his­to­ria, y sub­ver­tir el ac­to de leer.

Obras co­mo El sen­ti­mien­to trá­gi­co de la Li­ga( 1995), que reúne sus es­cri­tos so­bre fút­bol –y que po­dría ser re­edi­ta­do en es---

tos días en Ala­jue­la–, las fe­li­ces an­ti­me­mo­rias El des­cu­bri­mien­to de Es­pa­ña, la no­ve­la Li­bro de mal amor (2001), los cuen­tos de Ajuar fu­ne­ra­rio, He­lar­te de amar( 2006) y Es­pa­ña, apar­ta de mí es­tos pre­mios( 2009), así co­mo la co­lec­ción de cró­ni­cas Una de­cla­ra­ción de hu­mor (2012), lle­van al pa­ro­xis­mo la des­cons­truc­ción pa­ró­di­ca de tí­tu­los, te­mas y es­ti­los.

Co­mo es­cri­be el crí­ti­co pe­ruano Ri­car­do Gon­zá­lez Vi­gil: “En una oca­sión (Iwa­sa­ki) me con­fió que cua­tro re­fe­ren­cias ma­yo­res orien­ta­ban su sen­si­bi­li­dad y su óp­ti­ca in­te­lec­tual: el crea­dor li­te­ra­rio ar­gen­tino Bor­ges, el his­to­ria­dor pe­ruano Jor­ge Ba­sa­dre (el más gran­de de­di­ca­do al es­tu­dio del Pe­rú de los si­glos XIX-XX), el his­to­ria­dor de las re­li­gio­nes ru­mano Mir­cea Elia­de (gran in­tér­pre­te del pen­sa­mien­to mí­ti­co) y el con­jun­to bri­tá­ni­co de mú­si­ca The Beatles. Es de­cir, fic­ción li­te­ra­ria, ima­gi­na­ción mí­ti­ca y reali­dad his­tó­ri­ca. Ade­más, aper­tu­ra a lo cul­to y lo po­pu­lar, li­ga­do al co­no­ci­mien­to re­fi­na­do de los clá­si­cos (al mo­do bor­giano), la eru­di­ción his­tó­ri­ca al ser­vi­cio de las gran­des sín­te­sis in­ter­pre­ta­ti­vas (Ba­sa­dre y Elia­de) y las in­to­nía vi­ta­lis­ta (sen­sual, san­guí­nea) con los gus­tos de su tiem­po (Beatles)”.

Sus no­ve­las, Li­bro de mal amor y Ne­gui­jón (2005), alu­den res­pec­ti­va­men­te a dos li­bros ca­pi­ta­les de la li­te­ra­tu­ra es­pa­ño­la y uni­ver­sal, Li­bro de buen amor (1330) del Ar­ci­pres­te de Hi­ta y Don Qui­jo­te de la Man­cha( 1615) de Cer­van­tes, en una cla­ve que desa­cra­li­za la tra­di­ción li­te­ra­ria al tiem­po que la fes­te­ja. Con Li­bro de mal amor, una “no­ve­la cuen­ta­da” o epi­só­di­ca que na­rra el “ri­di­cu­lum vi­tae amo­ro­so” del pro­ta­go­nis­ta –en que es fá­cil iden­ti­fi­car los ras­gos del pro­pio Iwa­sa­ki-, el au­tor con­si­gue una de las no­ve­las más di­ver­ti­das de la li­te­ra­tu­ra la­ti­noa­me­ri­ca­na.

Sin em­bar­go, po­si­ble­men­te nin­gún tex­to des­cri­be me­jor el proyecto de Iwa­sa­ki co­mo el ex­tra­or­di­na­rio re­la­to El derby de los pe­núl­ti­mos de la co­lec­ción

Un mi­la­gro in­for­mal (2003). La na­rra­ción, ver­da­de­ra sín­te­sis hu­ma­na y es­té­ti­ca desu cos­mo­vi­sión, mun­do ima­gi­na­rio per­fec­ta­men­te re­crea­do has­ta en sus mí­ni­mos de­ta­lles, echa mano de un hu­mor agri­dul­ce pa­ra re­tra­tar el fin de la bohe­mia la­ti­noa­me­ri­ca­na en Es­pa­ña, du­ran­te la guerra ci­vil, a tra­vés de la fi­gu­ra an­ti­he­roi­ca y tris­tí­si­ma del es­cri­tor pe­ruano Fé­lix del Va­lle, quien por una suer­te de jus­ti­cia poé­ti­ca ter­mi­na sien­do la fuen­te de ins­pi­ra­ción del cuen­to El sur de Bor­ges.

Tan­to El derby de los pe­núl­ti­mos co­mo la no­ve­la cor­ta Mí­ra­me cuan­to te ame (2005), in­clui­dos en la an­to­lo­gía El ate­lier de Ver­cin­gé­to­rix , se en­cuen­tran en­tre las obras maes­tras de Iwa­sa­ki. Los mi­cro­cuen­tos de Ajuar fu­ne­ra­rio, uno de los best se­llers más bus­ca­dos de su vas­ta bi­blio­gra­fía, rein­ven­tan la tra­di­ción del cuen­to de terror y de las his­to­rias de fan­tas­mas por me­dio de un atem­pe­ra­do hu­mor ne­gro, en un de­li­rio gó­ti­co cui­da­do­sa­men­te me­di­do por el sar­cas­mo lú­di­co e in­te­li­gen­te del gran Iwa­sa­ki.

DA­NIEL MORDZINSKI PA­RA LN.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.