La ur­gen­te vi­gen­cia de la poe­sía de Ri­ta Do­ve.

La poe­ta estadounidense mues­tra en sus ver­sos, emi­nen­te­men­te na­rra­ti­vos, imá­ge­nes ines­pe­ra­das y una am­plia va­rie­dad de vo­ces

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - G. A. Cha­ves ley­so­da@gmail.com

L

La poe­sía no sir­ve pa­ra na­da. No ha­ce na­da. No lo­gra na­da. Es­tas se­rían tres for­mas de tra­du­cir el fa­mo­so­ver­so deW.H. Au­den, Poetry ma­kes not­hing hap­pen, el cual, des­de su pu­bli­ca­ción en 1939 en vís­pe­ras del ho­rror de la Se­gun­da Guerra Mun­dial, ha re­sul­ta­do ser más una pro­vo­ca­ción que un he­cho con­vin­cen­te.

Me­nos de tres décadas des­pués de que Au­den es­cri­bie­ra eso, la poe­sía estadounidense se ha­bía con­ver­ti­do en una de las ar­tes con más vi­gen­cia política en la his­to­ria de ese país.

La con­tra­cul­tu­ra hip­pie ha­bía sur­gi­do en gran medida del mo­vi­mien­to Beat de esos años, y la poe­sía de es­te mo­vi­mien­to fue de­ter­mi­nan­te pa­ra las le­tras de folky­rock de la épo­ca. La poe­sía na­cio­na­lis­ta ne­gra que sur­gió al la­do del mo­vi­mien­to de de­re­chos ci­vi­les ha­bía lo­gra­do in­cor­po­rar en la poe­sía los gi­ros idio­má­ti­cos de la po­bla­ción de co­lor y ten­día la­zos in­que­bran­ta­bles en­tre el

jazz y el hip-hop. El len­gua­je di­rec­to y po­li­ti­za­do se in­fil­tró in­clu­so en los poe­mas de au­to­res blan­cos que pro­tes­ta­ban con­tra la guerra de Viet­nam, y las ex­cur­sio­nes por mi­tos y re­li­gio­nes no-oc­ci­den­ta­les por parte de los au­to­res ne­gros per­mi­tió el sur­gi­mien­to de la etno-poe­sía, la cual re­su­ci­tó, en­tre otras co­sas, el le­ga­do in­dí­ge­na nor­te­ame­ri­cano.

Fi­nal­men­te, au­to­ras co­mo Adrien­ne Rich, Muriel Ru­key­ser y Gwen­dolyn Brooks les per­mi­tie­ron a las mu­je­res po­si­cio­nar­se co­mo vo­ces in­elu­di­bles en la cul­tu­ra li­te­ra­ria y el ac­ti­vis­mo po­lí­ti­co.

Bien de­cía el tra­duc­tor ar­gen­tino Mar­ce­lo Cohen que “na­die que pien­se con fre­cuen­cia y al­gu­na pro­fun­di­dad en el len­gua­je pue­de no desem­bo­car en la política, o cam­biar su ma­ne­ra ha­bi­tual de pen­sar­la”.

Ri­ta Do­ve, na­ci­da en Akron, Ohio, en 1952, ha pa­sa­do su vi­da in­mer­sa en una fuer­te tra­di­ción poé­ti­ca don­de la vi­da co­ti­dia­na se cue­la por los res­qui­cios de la His­to­ria y la Política con ma­yús­cu­la, co­mo un es­ca­pe de gas que en­tra en con­tac­to con la chis­pa del idio­ma.

No en bal­de fue la pri­me­ra mu­jer afro­des­cen­dien­te en ser nom­bra­da Poe­ta Lau­rea­da por la Bi­blio­te­ca del Con­gre­so en Was­hing­ton DC.

Parte del éxi­to de su poe­sía se de­be qui­zá al he­cho de que la for­mi­da­ble in­te­li­gen­cia lin­güís­ti­ca de la au­to­ra nun­ca se ha res­que­bra­ja­do en ári­dos jue­gos ex­pe­ri­men­ta­les, sino que le han da­do tex­tu­ra y sa­bor a ver­sos que son, an­tes que otra co­sa, emi­nen­te­men­te na­rra­ti­vos, mo­vién­do­se en­tre imá­ge­nes ines­pe­ra­das y una am­plia va­rie­dad de vo­ces: “En un país muy, muy le­jano don­de los hom­bres son hom­bres / y las mu­je­res el sol y el cie­lo / se pa­sea el rey de la nie­ve…”

Un re­co­rri­do por sus li­bros

Ini­cial­men­te, esas na­rra­cio­nes eran de ín­do­le per­so­nal. La voz que ha­bla en The Ye­llow Hou­se on the Corner, de 1980, es la de una ni­ña de­vo­ra­do­ra de li­bros, co­mo se pue­de ver en ese am­bien­te de ha­das de los ver­sos ci­ta­dos.

Pe­ro in­clu­so ese poe­ma­rio re­gis­tra un re­gre­so a la ca­sa de la in­fan­cia pa­ra en­con­trar una his­to­ria mu­cho más am­plia y an­ti­gua, cu­yas vo­ces Ri­ta Do­ve no ha de­ja­do nun­ca­de re­gis­trar en sus poe­mas: “Va­ra­do de es­te mo­do en me­dio de la na­ción, / gi­ro al es­te, si­guien­do los ríos. / Mi corazón, tí­mi­do mu­la­to, va­ga ha­cia / los con­tor­nos sa­li­nos de la pie­dra y laa­re­na/ que se alar­gan­fren­te a mí ha­cia lo os­cu­ro” ( Wa­ke). En su si­guien­te poe­ma­rio,

Museum, de 1983, Do­ve com­bi­nó una se­rie de vi­ñe­tas fa­mi­lia­res con re­tra­tos in­di­rec­tos de fi­gu­ras his­tó­ri­cas (Ca­ta­li­na de Sie­na, Boc­cac­cio, Höl­der­lin) y via­jes al ex­tran­je­ro, que no son otra co­sa que el via­je per­so­nal de la au­to­ra por una cul­tu­ra (la oc­ci­den­tal) de la cual es pre­sa y par­tí­ci­pe, co­mo el es­cla­voAu­gus­to en los ver­sos de Wa­ke.

La mú­si­ca, las ma­te­má­ti­cas, los li­bros y –una vez más– los re­cuer­dos fa­mi­lia­res son el lu­gar don­de esas ar­tes se con­vier­ten en re­la­to per­so­nal con su si­guien­te li­bro, Gra­ce No­tes, de 1989, un tí­tu­lo que en la jer­ga mu­si­cal sig­ni­fi­ca “flo­ri­tu­ra”.

En es­tos poe­mas, la cul­tu­ra afri­ca­na se­con­vier­te en el flo­ri­le­gio, en el adorno su­til, de una na­ción jo­ven co­mo Es­ta­dos Uni­dos: “En el prin­ci­pio fue el os­cu­ro / ge­mi­do y chi­rri­do, una ma­ni­ve­la / en mo­vi­mien­to. Más es­pe­so / en­ton­ces, olor a li­la, / olor a to­mi­llo; ca­be­llos li­ge­ros / en un bra­zo ba­ña­do en su­dor. / Íba­mos ca­yen­do por / el río, des­cen­so / car­nal y des­hie­lo de som­bra. / Es­tá­ba­mos de pie so­bre la cu­bier­ta / del Nue­vo Mun­do, an­tes que los ma­pas: / ti­bio de­co­mi­so de una bri­sa / y el es­pí­ri­tu so­pla­ba an­tes de ir­se…” ( Mis­sis­sip­pi).

Los as­pec­tos em­be­lle­ce­do­res de la cul­tu­ra afri­ca­na en Oc­ci­den­te son los te­mas que re­co­gen los li­bros Ame­ri­can Smooth, del 2004, don­de la gra­cia ver­bal de Do­ve se con­ju­ga per­fec­ta­men­te con los mo­vi­mien­tos del bai­le de es­ti­lo li­bre al que se re­fie­re el tí­tu­lo, y so­bre to­do So­na­ta Mu­lat­ti­ca, del 2009, qui­zá la obra más am­bi­cio­sa y de­sigual de la au­to­ra, so­bre el vir­tuo­so vio­li­nis­ta mu­la­to Geor­ge Brid­ge­to­wer, a quien Beet­ho­ven le de­di­có una com­po­si­ción, so­lo pa­ra re­ti­rar la de­di­ca­to­ria años des­pués por des­en­cuen­tros per­so­na­les.

Abue­los e his­to­ria

No obs­tan­te, el li­bro don­de me­jor se re­ve­la la his­to­ria co­mo mú­si­ca in­te­rior es Tho­mas and Beu­lah, de 1986, con el que Do­ve ga­nó el Pre­mio Pu­lit­zer. Los poe­mas son bre­ves mo­nó­lo­gos y na­rra­cio­nes co­ra­les don­de la his­to­ria de los abue­los ma­ter­nos de Do­ve se con­fun­den con epi­so­dios de la his­to­ria estadounidense del úl­ti­mo si­glo: la li­be­ra­ción de los es­cla­vos y las mi­gra­cio­nes ha­cia el Nor­te que lle­va­ron a sus abue­los has­ta Ohio, don­de se co­no­cie­ron; el pri­mer au­to que com­pra­ron jun­tos y lue­go de­bie­ron em­pe­ñar du­ran­te los años de la re­ce­sión; la épi­ca de los tra­ba­ja­do­res in­dus­tria­les du­ran­te los años de la Se­gun­da Guerra Mun­dial.

Los ver­sos que Beu­lah, ya cie­ga y an­cia­na, le de­di­ca a la­me­mo­ria de su es­po­so Tho­mas, el ga­lan­te man­do­li­nis­ta del río, son una de las de­cla­ra­cio­nes de amor más sin­ce­ras y con­mo­ve­do­ras que ha pro­du­ci­do la poe­sía en in­glés: “Ella le di­ce, es­cu­chá, lo pa­sa­mos bien / aun­que nun­ca lo creí­mos” ( Com­pany).

Mot­her Lo­ve, de 1995, es un pa­so de an­tor­cha tri­bal en­tre abue­las, ma­dres e hijas, na­rra­doen so­ne­tosy­can­cio­nes de es­truc­tu­ra li­bre a par­tir del mi­to de De­me­trio y Per­sé­fo­ne.

Au­den en­ten­dió bien la in­si­dio­sa na­tu­ra­le­za de la poe­sía cuan­do es­cri­bía, a ren­glón se­gui­do de su dic­tum, que “(la poe­sía) so­bre­vi­ve / en el va­lle de su de­cir (…) / flu­ye al Sur / por pra­dos de so­le­dad y aje­trea­dos pe­sa­res, / cru­dos pue­blos en los que cree­mos y mo­ri­mos; so­bre­vi­ve, / una for­ma de ocu­rrir, una desagüe”.

Por ca­si cua­tro décadas, Ri­ta Do­ve ha na­ve­ga­do en sus poe­mas por las tur­bias aguas de su his­to­ria, su identidad y su piel, y con ese pe­ri­plo ha lo­gra­do man­te­ner vi­va la vi­sión pro­fé­ti­ca de un pue­blo que tuvo que apren­der su his­to­ria en los re­ga­zos de los abue­los y en sus in­ter­ac­cio­nes en la ca­lle, pa­ra que los li­bros de pá­gi­nas blan­cas no se cie­rren nun­ca y nos ha­gan ol­vi­dar la tin­ta ne­gra de la vi­da que guar­dan.

EDUAR­DO MON­TES-BRAD­LEY/WIKICOMMOMS.

Una ima­gen que for­ma parte del do­cu­men­tal so­bre Ri­ta Do­ve: An Ame­ri­can Poet (2014), di­ri­gi­do por Eduar­do Mon­tes-Brad­ley.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.