EL MITO DE MA­RÍA CALLAS

Cé­le­bre so­prano. A 40 años de su muer­te re­cor­da­mos a la Di­vi­na, aque­lla mu­jer que fue la más gran­de can­tan­te de ópe­ra del si­glo XX

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - Gon­za­lo Cas­te­llón te­no­re52@gmail.com

Em­pie­zo, a ma­ne­ra de mo­ti­va­ción, trans­cri­bien­do unas pa­la­bras del no­ve­lis­ta ita­liano Ales­san­dro Ba­ric­co, ex­traí­das al azar: “Ya na­da de­lan­te y to­do en­ci­ma. Por eso es di­fí­cil ol­vi­dar su voz… esa voz ––que fue el Guer­ni­ca­de la vo­ca­li­za­ción––, des­cuar­ti­zó al­go y no ha ha­bi­do su­tu­ra ca­paz de ha­cer ol­vi­dar esa ma­ra­vi­llo­sa con­mo­ción”.

La di­vi­na Ma­ría Callas fue sin du­da el más gran­de ejem­plo de pri­ma don­naen el si­glo XX, al nivel de lo mí­ti­co y de lo es­ca­to­ló­gi­co. Fue di­va­so­bre el es­ce­na­rio y, no con­ten­ta con ello, lo si­guió sien­do post mor­tem has­ta lí­mi­tes in­sos­pe­cha­dos.

La trans­for­ma­ción

Cuen­tan quie­nes la co­no­cie­ron que Callas se trans­for­ma­ba en es­ce­na de ma­ne­ra li­te­ral. Se di­ce que la di­vi­na Ma­ría lle­ga­ba al tea­tro a la una de la tar­de, pa­ra una fun­ción queem­pe­za­ría a las ocho de la no­che. Pa­ra en­car­nar a Nor­ma –nos con­ta­ba la so­prano Edith Mar­te­lli–, se ves­tía y ma­qui­lla­ba es­cru­pu­lo­sa­men­te. Pos­te­rior­men­te, se en­ce­rra­ba en su ca­me­rino, pa­ra co­ro­nar el pro­ce­so de trans­for­ma­ción que Sta­nis­laws­ki de­no­mi­na­ría “in­tro­duc­ción en el per­so­na­je”.

Con­la luz apa­ga­da y en la in­ti­mi­dad, el pro­ce­so de trans­for­ma­ción –ele­va­do al ran­go de me­tem­psí­co­sis–, obra­ba en el al­ma de la su­bli­me in­tér­pre­te. Lle­ga­do el mo­men­to, cuan­do el maes­tro in­terno ac­ti­va­ba el avi­so, la di­va ini­cia­ba su es­ca­lo­frian­te trán­si­to ha­cia el es­ce­na­rio: Ya no era Ma­ría Callas… sino Nor­ma, la sa­cer­do­ti­sa drui­da en per­so­na.

Po­ner las co­sas en su lu­gar

Con pos­te­rio­ri­dad a enero de 1958, un amar­go acon­te­ci­mien­to acae­ci­do en el con­tex­to de un mon­ta­je de Nor­ma en la Ópe­ra de Ro­ma, se­guía pa­san­do la fac­tu­ra a la más ama­da de las di­vas. Los dia­rios mi­la­ne­ses ha­bían he­cho un pér­fi­do eco a los de­trac­to­res de la can­tan­te, al ex­tre­mo de que, pa­ra la An­na

Bo­le­na del 9 de abril del mis­mo año, la po­li­cía mi­la­ne­sa dis­pu­so un cuer­po com­ple­to an­te La Sca­la, pa­ra eli­mi­nar cual­quier po­si­bi­li­dad de des­or­den.

Otros agen­tes, ves­ti­dos de ci­vil, se­mez­cla­ron con la au­dien­cia sca­li­ge­ra, pres­tos a in­ter­ve­nir en ca­so ne­ce­sa­rio. LaCa­llas ha­bía si­do la gran Bo­le­na de la his­to­ria –y ca­si la úni­ca del si­glo XX–, has­ta el pun­to de re­gis­trar va­rias per­for­man­ces cé­le­bres. En­tre otros par­tí­ci­pes ar­tís­ti­cos en la pro­duc­ción del gran tea­tro lom­bar­do, fi­gu­ra­ban Giu­liet­ta Si­mio­na­to co­mo Gio­van­na; el re­cien­te­men­te fa­lle­ci­do te­nor bo­lo­ñés Gian­ni Rai­mon­di en el pa­pel de Lord Percy, el gran Gia­nan­drea Ga­vaz­ze­ni co­mo di­rec­tor mu­si­cal y la con­tro­ver­sial ré­gie de Luc­chino Vis­con­ti. La fun­ción de An

na Bo­le­na em­pe­zó ti­tu­bean­te y con una au­dien­cia lle­na de frial­dad. No obs­tan­te –en el epí­lo­go del ac­to pri­me­ro, cuan­do los ser­vi­les guar­dias de En­ri­que VIII acu­dían a pren­der­la co­mo pre­sun­ta rea del de­li­to de trai­ción–, la dig­ni­dad real con ros­tro de so­prano los apar­tó de un em­pu­jón y, di­ri­gién­do­se de for­ma di­rec­ta a los es­pec­ta­do­res, les es­pe­tó ma­jes­tuo­sa­men­te la cé­le­bre fra­se de la ópe­ra do­ni­zet­tia­na: “¡Jue­ces! ¡Jue­ces! Si es­te es mi jui­cio…, ¡juz­gad­me! ¡Pe­ro re­cor­dad siem­pre que soy vues­tra rei­na!”. La reac­ción fue in­me­dia­ta, ro­tun­da y apo­teó­si­ca, al ex­tre­mo de que la di­va sa­lió una ho­ra des­pués de ter­mi­na­da la fun­ción, cu­bier­ta de flo­res y ro­dea­da deun público li­te­ral­men- te en­lo­que­ci­do.

Una vi­sión del más allá

Pe­ro el reino de lo fan­tás­ti­co no re­co­no­ce fron­te­ras: en 1981, quien es­to es­cri­be se ha­lla­ba en­tre la au­dien­cia sca­li­ge­ra, pa­ra pre­sen­ciar la pri­me­ra

Bo­le­na que se eje­cu­ta­ba en di­cho tea­tro sin la di­vi­na grie­ga. La gran so­prano ca­ta­la­na Mon­tse­rrat Ca­ba­llé, a quien se con­fia­ba el rol prin­ci­pal de la con­tro­ver­sial ópe­ra bel­can­tis­ta, ha­bría si­do víc­ti­ma de una ex­tra­ña pre­sen­cia pa­ra­nor­mal que, con hos­ti­li­dad im­pro­pia del más allá, le hi­zo sa­ber que úni­ca­men­te Ma­ría Callas po­dría can­tar di­cho pa­pel en el Tea­tro alla Sca­la.

Pa­ra el mo­men­to del he­cho, la Callas te­nía cua­tro años de ha­ber tras­cen­di­do la La­gu­na Es­ti­gia, tras una en­claus­tra­da y poé­ti­ca des­apa­ri­ción, ocu­rri­da en Pa­rís, el 16 de se­tiem­bre de 1977. Em­pe­ro, se­gún las cró­ni­cas más fan­ta­sio­sas, su ani­ma so­li­ta­ria ha­bi­ta­ba aún en­tre las pa­re­des del cé­le­bre tea- tro y pro­cu­ra­ba lo­grar, a to­da cos­ta, la per­pe­tua­ción de su le­yen­da. Pe­se al sin­gu­lar ma­ne-te­cel

fa­res –su­pues­ta­men­te ex­pe­ri­men­ta­do por Ca­ba­llé–, la di­rec­ción sca­li­ge­ra man­tu­vo a su apa­sio­na­do público ajeno al pa­ra­nor­mal fe­nó­meno has­ta el día del es­treno. En tal mo­men­to, se anun­ció a la au­dien­cia un sú­bi­to im­pe­di­men­to fí­si­co de la Ca­ba­llé y su sus­ti­tu­ción por la norteamericana Ruth Fal­con. A es­te pre­sen­cial tes­ti­go le se­ría di­fí­cil des­cri­bir el pan­de­mó­nium que se ori­gi­nó en tal opor­tu­ni­dad, mien­tras los es­pec­ta­do­res –aje­nos a la reali­dad de lo su­ce­di­do–, nos in­te­rro­gá­ba­mos acer­ca de lo que ocu­rría. Con­ten­té­mo­nos con ex­pre­sar que la fun­ción fue sus­pen­di­da y vuel­ta a sus­pen­der días des­pués.

Ecos… y exor­cis­mo

A tono con las es­pe­cu­la­cio­nes que des­bor­da­ban los pa­si­llos del tea­tro, la pren­sa mi­la­ne­sa se en­car­gó de afir­mar que, lue­go de su úl­ti­ma fun­ción co­mo la de­ca­pi­ta­da rei­na, la Callas ha­bría for­mu­la­do un ca­te­gó­ri­co: Do­po me… nes­su­na!, y que tal sentencia obra­ba co­mo avi­so a las au­to­ri­da­des del tea­tro lom­bar­do pa­ra que se abs­tu­vie­sen de pa­tro­ci­nar un es­pec­tácu­lo so­bre el cual la di­vi­na grie­ga po­seía de­re­chos de ex­clu­si­vi­dad, ejer­ci­bles des­de el otro mun­do.

Co­mo re­sul­ta­do de los co­men­ta­rios de la pren­sa mi­la­ne­sa, Clau­dio Ab­ba­do –di­rec­tor del Tea­tro–, y Car­lo Ma­ria Giu­li­ni, ca­be­za del En­te Au­tó­no­mo, op­ta­ron por se­guir la co­rrien­te a los ru­mo­res: una suer­te de exor­cis­mo fue lle­va­do al pal­cos­ce­ni­co del his­tó­ri­co tea­tro, don­de se que­mó to­do ti­po de in­cien­so y se ce­le­bró un com­pli­ca­do ri­tual des­ti­na­do a apla­car las iras pós­tu­mas de la eter­na di­va.

En el sa­gra­do es­pa­cio, el maes­tro Giu­li­ni –flan­quea­do por Ric­car­do Mu­ti, Giu­liet­ta Si­mio­nat­to y otras ce­le­bri­da­des–, hi­zo una pú­bli­ca ex­hor­ta­ción al es­pí­ri­tu de la Callas: “¡Des­can­sa en paz, Ma­ría! ¡Na­die pon­drá ja­más en du­da que se­rás por siem­pre la más gran­de de tu gé­ne­ro!”.

Ge­ne­ra­ción del mito

Mir­cea Elia­de, ava­sa­lla­dor es­tu­dio­so de las re­li­gio­nes y de los mi­tos, em­pie­za por des­te­rrar de su es­tu­dio las acep­cio­nes im­pro­pias del myt­hos. Sig­ni­fi­ca­dos co­mo fá­bu­la, in­ven­ción o fic­ción son pro­pias –di­ce Elia­de– de so­cie­da­des ar­cai­cas, mien­tras que el len­gua­je co­mún ha re­co­gi­do im­pro­pia­men­te per­cep­cio­nes equi­va­len­tes a ilu­sión de los sen­ti­dos.

Por úl­ti­mo, la tra­di­ción ju­deo-cris­tia­na –se­gún el es­tu­dio­so ru­mano– con­clu­yó por ela­bo­rar un sig­ni­fi­ca­do opues­to tan­to a lo­gos co­mo a his­to­ria:

Myt­hos ter­mi­nó por sig­ni­fi­car to­do “lo que no pue­de exis­tir en la reali­dad”. Di­cha tra­di­ción con­clu­yó por en­do­sar un sig­ni­fi­ca­do par­ti­cu­lar al vo­ca­blo, re­le­gan­do al mun­do de lo fan­ta­sio­so y de la ilu­sión a to­do aque­llo que no fue­ra va­li­da­do por uno­de los dos tes­ta­men­tos que in­te­gran la Bi­blia.

¿Es Ma­ría Callas un mito? ¿Es una le­yen­da? Si nos ate­ne­mos a la li­te­ra­li­dad de las de­fi­ni­cio­nes de Elia­de, re­sul­ta di­fí­cil en­ca­si­llar su re­cuer­do. Pe­ro, ade­cuán­do­nos a la ex­pre­sión de Ba­ric­co, y uti­li­zan­do la acep­ción po­pu­lar de mito, po­de­mos ad­mi­tir una equi­va­len­cia de cons­truc­ción po­pu­lar, ri­be­tea­da por el fa­na­tis­mo y por los eflu­vios que, de tan­to en tan­to, cir­cu­lan por el sa­gra­do re­cin­to de La Sca­la.

Callas cons­tru­yó su pro­pio mito, tras in­con­ta­bles no­ches de éx­ta­sis y de lo­cu­ra, en las que fluía de su gar­gan­ta un so­ni­do que –al de­cir de Kurt Pah­len– equi­va­lía a la me­mo­ria del do­lor del mun­do.

Fue una rei­na pa­ra quie­nes la co­no­cie­ron… y una dio­sa pa­ra quie­nes vi­nie­ron al mun­do en las dé­ca­das pos­te­rio­res a su as­cen­sión a los al­ta­res. Por úl­ti­mo, an­tes que ad­mi­tir una con­di­ción de sim­ple mor­tal, se re­clu­yó vo­lun­ta­ria­men­teen el ol­vi­do, pa­ra con­sa­grar –en so­le­dad– el des­tino fa­tal deu­na som­bra del más allá que can­tó ce­les­tial­men­te en el más acá.

Ma­ría Callas. Ana Ma­ría Ce­ci­lia So­fía Ka­lo­ye­ró­pu­los (1923-1977), so­prano grie­ga na­ci­da en Es­ta­dos Uni­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.