El apor­te mu­si­cal de la com­po­si­to­ra Fanny Men­dels­sohn.

Nue­va sem­blan­za. Des­pués de Hil­de­gard von Bin­gen, Cé­ci­le Cha­mi­na­de y Cla­ra Wieck, se­gui­mos con nues­tra se­rie de­di­ca­da a mu­je­res com­po­si­to­ras con la ta­len­to­sí­si­ma Fanny Men­dels­sohn

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

F anny y Félix fue­ron dos de los cua­tro vás­ta­gos de Abraham Men­dels­sohn, ban­que­ro y fi­lán­tro­po ju­dío inima­gi­na­ble­men­te ri­co, hi­jo a su vez del cé­le­bre filósofo Moses Men­dels­sohn.

Cuan­do Félix era ya re­co­no­ci­do co­mo un co­me­ta en el fir­ma­men­to mu­si­cal ale­mán, Abraham co­men­tó con hu­mor y al­go de tris­te­za: “pri­me­ro fui co­no­ci­do co­mo “el hi­jo de mi fa­mo­so pa­dre”. Aho­ra soy­de­sig­na­do “el pa­dre de mi fa­mo­so hi­jo”… tal pa­re­ce que yo nun­ca hi­ce na­da im­por­tan­te en el mun­do”. Pe­ro se equi­vo­ca­ba: edu­có y orien­tó a Félix Men­dels­sohn, una de las cimas mu­si­ca­les de esa vasta ca­de­na mon­ta­ño­sa cu­yos otros pi­cos son Haydn, Mo­zart, Beet­ho­ven, Schu­bert, Schu­mann, Bruck­ner, Brahms y Mah­ler: el li­na­je de los gran­des sin­fo­nis­tas ale­ma­nes.

En me­dio de es­ta por­ten­to­sa cor­di­lle­ra, se es­tru­ja un va­lle fra­gan­te y flo­ri­do: Fanny Men­dels­sohn, co­no­ci­da co­mo Fanny Hen­sel, des­pués de su­ma­tri­mo­nio con el pin­tor Wil­helm Hen­sel. Pe­ro la es­tir­pe del ta­len­to no ter­mi­na ahí: Fanny es la abue­la de dos fi­gu­ras emi­nen­tes: el filósofo Paul Hen­sel y el ma­te­má­ti­co Kurt Hen­sel. Fanny ab­ju­ró de su fe ju­día, yco­moFé­lix, adop­tó el pro­tes­tan­tis­mo.

Tu­vo el in­for­tu­nio de vi­vir en el seno de una fa­mi­lia ar­chi­con­ser­va­do­ra, pro­duc­to ella mis­ma de una so­cie­dad abe­rran­te­men­te pa­triar­cal. “Pue­do con­ce­bir que Félix se de­di­que pro­fe­sio­nal­men­te a la mú­si­ca, pe­ro pa­ra ti, Fanny, la mú­si­ca so­lo pue­de ser un or­na­men­to. No es un ofi­cio pa­ra una mu­cha­cha de tu abo­len­go”, sen­ten­ció el papá, cuan­do Fanny co­men­zó a com­po­ner.

¡Ya­ten­ción: aun pa­ra el­gran Félix, la mú­si­ca era con­si­de­ra­da co­mo una op­ción pro­fe­sio­nal me­nos que idó­nea!

Des­ti­nos pa­ra­le­los

Fanny Ca­ci­lie Men­dels­sohn (aten­ción a la pre­sen­cia de Ce­ci­lia, san­ta pa­tro­na de los mú­si­cos) na­ció el 14 de no­viem­bre de 1805 en Ham­bur­go.

Era la pri­mo­gé­ni­ta de cua­tro her­ma­nos, y le lle­va­ba a Félix tres años. Fue cria­da en la más ran­cia ex­qui­si­tez: cla­ses de piano, can­to, com­po­si­ción, la­tín, grie­go, es­gri­ma, equi­ta­ción, di­bu­jo, historia y fi­lo­so­fía. Des- pués de ca­sar­se con Hen­sel –quien tra­ba­ja­ba pa­ra el Im­pe­rio Pru­siano– se ins­ta­ló en Ber­lín, don­de fun­dó un “sa­lón”, ám­bi­to so­cial y cul­tu­ral que ella re­gen­ta­ba y ani­ma­ba, y don­de so­lían ir Liszt, Schu­mann, y Cla­ra Wieck, en­tre otros me­teo­ros del ro­man­ti­cis­mo tem­prano.

Su es­po­so su­po es­ti­mu­lar su vo­ca­ción de crea­do­ra. Sien­do pin­tor, ilus­tra­ba con fre­cuen­cia sus par­ti­tu­ras.

Fanny com­pu­so co­pio­sas co­lec­cio­nes de lie­der (can­cio­nes), mú­si­ca pa­ra piano y obras de cá­ma­ra, que pu­bli­ca­ba ba­jo el nom­bre de Félix Men­dels­sohn, su her­mano. Y aquí de­be­mos de­te­ner­nos. De­te­ner­nos, sí, por­que el amor bien me­re­ce una pau­sa. Fanny y Félix se ado­ra­ban. Era el su­yo un amor ver­da­de­ra­men­te tras­cen­den­tal. Ja­más la si­nies­tra som­bra de la com­pe­ti­ti­vi­dad, ja­más una di­so­nan­cia en­tre es­tos dos in­men- sos mú­si­cos, ja­más un ges­to que no fue­ra la ex­pre­sión de la más pro­fun­da de­vo­ción mu­tua.

Félix era ape­nas ca­paz de to­mar una de­ci­sión sin con­sul­tar­la con Fanny, y Fanny aplau­día los éxi­tos de su ge­nial her­mano, que re­co­rría Eu­ro­pa sa­lu­da­do co­mo uno de los gran­des mú­si­cos de su épo­ca. An­tes que pre­sen­tár­se­las al pú­bli­co, Félix y Fanny se mos­tra­ban uno al otro sus com­po­si­cio­nes: si sus cri­te­rios no eran uná­ni­me­men­te po­si­ti­vos, la pie­za era des­trui­da.

Félix se ins­ta­la­ría en Leip­zig, pa­ra ha­cer­se car­go de la aso­cia­ción mu­si­cal bur­gue­sa más vie­ja de Ale­ma­nia: la Or­ques­ta de la Ge­wand­haus (“Ca­sa del Lino”), que ba­jo su ba­tu­ta al­can­zó pi­nácu­los de ex­ce­len­cia iné­di­tos.

La Rei­na Vic­to­ria I de In­gla­te­rra con­vo­có a Félix al Pa­la­cio de Buc­king­ham pa­ra con­de­co­rar­lo por una can­ción lla­ma­da

Ita­lien… y en­ton­ces se pro­du­jo un he­cho son­ro­jan­te: el po­bre Félix tu­vo que ad­mi­tir que la pie­za era de Fanny, y la dis­tin­ción le fue con­fe­ri­da a nues­tra com­po­si­to­ra.

Si Félix no le pres­ta­ba el nom­bre a su her­ma­na, su mú­si­ca ja­más ha­bría si­do co­no­ci­da, nun­ca ha­bría sa­li­do del ám­bi­to do­més­ti­co. He­mos de fe­li­ci­tar a Félix por su anuen­cia a ju­gar es­te jue­go atroz, sí, pe­ro in­dis­pen­sa­ble pa­ra una mu­jer com­po­si­to­ra en aquel momento.

Ava­lan­chas de mú­si­ca

Fanny fue una ni­ña pro­di­gio. A los 14 años in­ter­pre­tó de me­mo­ria los 48 pre­lu­dios y fu­gas de

El Cla­ve bien Tem­pe­ra­do, de Bach, con oca­sión del aniver­sa­rio de su pa­dre. Moses agra­de­ció el ges­to, pe­ro agre­gó: “Es­to es­tá muy bien, hi­ja, pe­ro re­cuer­da que la mú­si­ca de­be ser una par­te pri­va­da de tu vi­da, nun­ca una ac­ti­vi­dad pú­bli­ca”. Félix era tam­bién un ni­ño pro­di­gio –jun­to a Mo­zart, el más fe­no­me­nal de que se guar­de me­mo­ria–.

Fanny nos le­gó 466 obras: mu­chas no han si­do aun edi­ta­das, in­ter­pre­ta­das ni gra­ba­das. La ma­yo­ría son pie­zas pia­nís­ti­cas re­mi­nis­cen­tes de las Can­cio

nes sin pa­la­bras de su her­mano (¿ha­brá si­do ella la crea­do­ra del gé­ne­ro?), pe­ro tam­bién hay un

Trío tan be­llo co­mo cual­quier co­sa que ha­ya ja­más si­do es­cri­ta, y una So­na­ta de Pas­cua pa­ra

piano, que dor­mi­tó ex­tra­via­da en una bi­blio­te­ca pa­ri­si­na has­ta ser des­cu­bier­ta en 1970.

El nom­bre del au­tor (F. Men­dels­sohnn) le­van­tó du­das: ¿se re­fe­ri­ría a Félix o a Fanny? Al­gu­nos mu­si­có­lo­gos die­ron prue­ba de su­nu­la com­pren­sión al de­cla­rar­la “de­ma­sia­do apa­sio­na­da, vio­len­ta y agre­si­va co­mo pa­ra ha­ber si­do com­pues­ta por una mu­jer”. Así pues, la obra se le atri­bu­yó a Félix. Hoy en día sa­be­mos, con ab­so­lu­ta cer­te­za, que la So­na­ta de Pas

cuaes una de las obras maes­tras de Fanny.

Las os­cu­ras ace­chan­zas de la se­ga­do­ra

El 14 de ma­yo de 1847 se ex­tin­gueFanny, a los 41 años. Es­ta­ba to­can­do al piano una obra de su her­mano – La no­che de Wal­pur

gis– cuan­do se des­plo­mó, víc­ti­ma de un de­rra­me ce­re­bral. Félix no pu­do di­ge­rir el gol­pe. Me­nos de seis me­ses más tar­de, mo­ría de la mis­ma afec­ción (era una con­di­ción ge­né­ti­ca: to­dos sus an­ces­tros ha­bían muer­to de ac­ci­den­tes ce­re­bro­vas­cu­la­res).

Félix de­di­có a Fanny al­gu­nas de sus más be­llas can­cio­nes, y un cuar­te­to de cuer­das que des­mien­te su inexac­ta ima­gen de com­po­si­tor de mú­si­ca “op­ti­mis­ta” y “lu­mi­no­sa”. Po­cas ve­ces ha si­do el do­lor ex­pre­sa­do de ma­ne­ra más la­ce­ran­te que en es­te úl­ti­mo cuar­te­to de Félix.

La mú­si­ca de Fanny es ge­ne­ro­sa­men­te me­ló­di­ca, vi­vaz, lí­ri­ca, y ca­paz tam­bién de sus arres­tos de “fu­ria di­vi­na”. No de­be­mos pri­var­nos de ella.

Mi re­co­men­da­ción es co­men­zar por su Trío pa­ra piano, vio­lín y che­lo, lue­go su So­na­ta de Pas­cua, fi­nal­men­te sus can­cio­nes y mi­nia­tu­ras pia­nís­ti­cas.

Be­lla mú­si­ca, be­llo co­ra­zón, be­lla vi­da. El mun­do co­mien­za ape­nas a jus­ti­pre­ciar­la, pe­ro no lo ol­vi­de: el mun­do es tam­bién us­ted, yo, to­dos aque­llos que ha­ce­mos de la mú­si­ca un ac­to de co­mu­nión en la be­lle­za.

KICOMMONS. WI-

La com­po­si­to­ra y pia­nis­ta

Fanny Men­dels­sohn (1805-1847) , lla­ma­da Fanny Hen­sel des­pués de su ma­tri­mo­nio con el pin­tor Wil­helm Hen­sel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.