La voz be­lla

Cé­le­bre can­tan­te. Re­cor­da­mos la ca­rre­ra del gran te­nor es­pa­ñol Jo­sé Ca­rre­ras, quien se pre­sen­ta­rá en Cos­ta Ri­ca el sá­ba­do 7 de oc­tu­bre

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada -

A quién acu­dir pa­ra ca­li­fi­car la be­lle­za de una voz? Eu­ter­pe y Or­feo pu­die­ron ha­ber si­do aca­so los jue­ces más ri­gu­ro­sos en una ac­ti­vi­dad que involucra can­to, tea­tro, pre­sen­cia… y mú­si­ca. En la Lí­ri­ca mo­der­na, al me­nos, exis­te más de un cri­te­rio que obli­ga a ana­li­zar una voz des­de los án­gu­los de la pas­to­si­dad, bri­llo, al­can­ce, pro­li­fe­ra­ción de ar­mó­ni­cos, tim­bre y re­so­nan­cia, has­ta su pre­pa­ra­ción téc­ni­ca y mu­si­cal. Au­ne­mos a ello –– quod

Na­tu­ra non dat––, la dis­po­si­ción con la que el ar­tis­ta vie­ne al mun­do, es­ta es, su­mu­si­ca­li­dad y tea­tra­li­dad.

La me­mo­ria lí­ri­ca nos ha­bla de un pas­tor de ove­jas que in­gre­só en sus anales mer­ced a la be­lle­za sin par de su voz: el gran Julián Ga­ya­rre, a quien de­di­ca­mos re­cien­te­men­te un co­men­ta­rio pu­bli­ca­do por es­ta re­vis­ta do­mi­ni­cal. Otro tan­to hi­ci­mos con las so­bre­sa­lien­tes vo­ces de Gil­bert Du­prez, Ma­rio Lan­za, Mi­guel Fle­ta, Fritz Wun­der­lich y Giu­sep­pe Di Ste­fano. Pe­ro no he­mos ha­bla­do de Jo­sep Ca­rre­ras –co­no­ci­do en el ám­bi­to mu­si­cal co­mo Jo­sé Ca­rre­ras–.

Co­no­cien­do a Ca­rre­ras

En un plano ne­ta­men­te per­so­nal, ha­blar del te­nor ca­ta­lán im­pli­ca re­mon­tar­nos al año 1982, oca­sión en la­queo­fre­ció un inol­vi­da­ble re­ci­tal en el Tea­tro alla Sca­la de Mi­lán, en el cual es­tu­ve pre­sen­te. La au­dien­cia sca­li­ge­ra, ha­bi­tual­men­te se­ve­ra y re­ti­cen­te al aplau­so, ca­yó fá­cil­men­te ren­di­da a los pies del bar­ce­lo­nés, quien era acom­pa­ña­do al piano por Edoar­do Mü­ller, a la sa­zón director de la Es­cue­la de per­fec­cio­na­mien­to del Tea­tro.

Pa­ra la me­mo­ria de la gran sa­la, el ar­tis­ta con­clu­yó su exi­gen­te pro­gra­ma y, aun­que re­sul­te di­fí­cil de creer, eje­cu­tó nue­ve en­co

res su­ce­si­vos an­te la in­sis­ten­cia de un pú­bli­co to­tal­men­te en­tre­ga­do, que se fue pa­ra sus ca­sas a una ho­ra inusual.

Se pue­de afir­mar que la ca­rre­ra del te­nor ca­ta­lán tie­ne un an­tes y un des­pués. Mal­ha­da­da­men­te, tal cro­no­lo­gía re­mi­te a un pa­de­ci­mien­to de leu­ce­mia lin­fo­blás­ti­ca que lo ace­chó en 1987. El momento no pu­do ser más inopor­tuno: el ar­tis­ta ha­bía in­gre­sa­do en una éli­te que lo em­pla­za­ba en los si­tia­les más ele­va­dos de la lí­ri­ca mun­dial. Di­rec­to­res de la ta­lla de Vo­nKa­ra­jan, Claudio Ab­ba­do o Co­lin Da­vis, y se­llos de la tras­cen­den­cia de Phi­llips, EMI, o Deuts­che Gra­mop­hon, se ase­gu­ra­ban su pre­sen­cia en los even­tos de ma­yor re­le­van­cia. El gran com­po­si­tor y director Leo­nard Berns­tein le ha­bía con­fia­do el rol de Tony en el mu­si­cal West Si­de Story –jun­to a Ki­ri Te Ka­na­wa–, una de las gra­ba­cio­nes más afor­tu­na­das en la ca­rre­ra del ar­tis­ta.

Por otra par­te, su par­ti­ci­pa­ción en la trans­mi­sión de La Bo

hè­me –trans­mi­ti­da des­de el Met neo­yor­quino en enero de 1982–, lo ha­bía­pro­mo­vi­do au­no­de los tres lu­ga­res del fa­vo­ri­tis­mo mun­dial en cuan­to a te­no­res se re­fie­re. La per­for­man­ce de la ópe­ra puc­ci­nia­na –ba­jo la di­rec­ción mu­si­cal de Ja­mes Le­vi­ne, y con el con­cur­so de una inol­vi­da­ble Te­re­sa Stra­tas–, ha­bía li­te­ral­men­te so­ca­va­do los la­gri­ma­les del mun­do ope­rís­ti­co.

Po­co des­pués, Ca­rre­ras ha­cía su de­but en el pla­tó, pre­ci­sa­men­te con el fil­me Ro­man­za fi

nal, que na­rra­ba la vi­da ar­tís­ti­ca del gran Julián Ga­ya­rre. La vi­da le son­reía, ple­tó­ri­ca de ex­pec­ta­ti­vas que co­lin­da­ban con la glo­ria.

El dra­ma inopor­tuno

El dra­ma aso­ma sin ser lla­ma­do. En 1987, el mun­do lí­ri­co que­dó ató­ni­to an­te la do­ble no­ti­cia de que Ca­rre­ras pa­de­cía de leu­ce­mia y que los pro­nós­ti­cos de sus mé­di­cos eran no­to­ria­men­te re­ser­va­dos. So­lo una po­si­bi­li­dad se pre­sen­ta­ba co­mo pa­ten­te: un au­to­tras­plan­te de mé­du­la ósea, res­trin­gi­do co­mo op­ción al Fred Hut­chin­son Cancer Re­search Cen­ter de Seattle, pre­ci­sa­men­te don­de el doctor Ed­ward Don­nall Tho­mas, pio­ne­ro en tras­plan­tes de mé­du­la ósea, ejer­cía las ac­ti­vi­da­des que le de­pa­ra­rían un Pre­mio No­bel de Me­di­ci­na años más tar­de.

La in­ter­ven­ción con­sis­tió en re­im­plan­tar al pa­cien­te par­te de su pro­pia mé­du­la, que ha­bía si­do so­me­ti­da a un pro­ce­so com­ple­to de re­ge­ne­ra­ción du­ran­te va­rios días. Se afir­ma que el can­tan­te afron­tó la com­pli­ca­da ope­ra­ción sin anes­te­sia ge­ne­ral, an­te la con­tin­gen­cia de que el pro­ce­so de en­tu­ba­ción da­ña­se sus cuer­das vo­ca­les, su más pre­cia­do te­so­ro.

Pe­se al éxi­to de la ci­ru­gía, las es­pe­ran­zas de so­bre­vi­da fue­ron ci­fra­das por el equi­po mé­di­co en un cin­cuen­ta por cien­to. Em­pe­ro, los mé­di­cos no con­ta­ban con la vi­ril de­ter­mi­na­ción del ar­tis­ta que, me­nos de un año más tar­de, se en­fren­ta­ba de nue­vo con la ma­gia del pal­cos­ce­ni­co.

En tal opor­tu­ni­dad, unas 150.000 per­so­nas, en­tre las que es­ta­ba la Rei­na es­pa­ño­la, de­mos­tra­ron su apre­cio por el can­tan­te, en un es­ce­na­rio que se em­pla­zó jun­to al Arco del Triun­fo bar­ce­lo­nés. Ca­rre­ras hi­zo pú­bli­co su re­co­no­ci­mien­to a la ciencia, a sus ami­gos, a sus fa­ná­ti­cos y a Dios, por su mi­la­gro­so re­torno a las ta­blas. El even­to se reali­zó a be­ne­fi­cio de la Fun­da­ción In­ter­na­cio­nal Jo­sep Ca­rre­ras, crea­da pa­ra lu­char contra la leu­ce­mia.

Gran voz

Re­pi­tá­mos­lo: una be­lla voz no ase­gu­ra el éxi­to. Se co­no­cen vo­ces pri­vi­le­gia­das –por re­so­nan­cia, al­can­ce y ca­li­dad de ter­cio­pe­lo– que no al­can­za­ron la fa­ma por pro­ble­mas anexos a la vi­da mu­si­cal. Pue­de ser que el can­tan­te po­sea un ór­gano de pri­mer ni­vel, pe­ro que su in­ter­pre­ta­ción sea an­ti­mu­si­cal; o que el so­ni­do que emer­ja de su la­rin­ge sea apre­cia­do por to­dos, aun­que su ca­pa­ci­dad de emo­cio­nar al pú­bli­co sea re­du­ci­da.

So­la­men­te co­noz­co –por opi- nión di­rec­ta– dos te­no­res cu­yo so­ni­do pu­die­ra ho­mo­lo­gar­se con el mí­ti­co can­to de Or­feo –ca­paz de con­mo­ver a se­res hu­ma­nos y a cria­tu­ras del In­fra­mun­do por igual–. Uno fue el ex­tin­to Pip­po Di Ste­fano. El otro no pue­de ser otro que Jo­sé Ca­rre­ras, fa­vo­ri­to de las gran­des ma­sas que ha sa­bi­do lle­gar co­mo nin­guno al co­ra­zón de sus oyen­tes.

Exis­te al­go más, im­po­si­ble de sos­la­yar en un co­men­ta­rio de es­ta ín­do­le. No to­dos so­mos ca­pa­ces de leer las se­ña­les que des­per­di­ga el Des­tino a lo lar­go de una exis­ten­cia. Ca­rre­ras pue­de pre­ciar­se de ha­ber leí­do con fi­de­li­dad el men­sa­je de los as­tros y ha­ber de­mos­tra­do, contra to­das las pre­vi­sio­nes, una sin­gu­lar ca­pa­ci­dad de re­si­lien­cia. El ar­tis­ta lu­chó y triun­fó, con una de­ter­mi­na­ción que con­mo­vió los es­tra­tos del mun­do lí­ri­co, has­ta co­lo­car su vi­da y su arte fue­ra del al­can­ce de una per­se­gui­do­ra e in­fle­xi­ble Né­me­sis.

AFP.

Se­gun­da vi­si­ta.

El te­nor es­pa­ñol Jo­sé Ca­rre­ras vi­si­ta­rá nues­tro país co­mo par­te de su gi­ra de des­pe­di­da. La pri­me­ra vez en Cos­ta Ri­ca fue en 1995.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.