Lo que guar­da es­te só­tano

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - News - DA­NIEL GA­LLE­GOS TROYO ga­lle­gos­tro­yo@gmail.com

Hay li­bros que nos per­tur­ban; li­bros de los que, aun des­pués de leer­los, con­ti­nua­mos oyen­do­su vo­ces, co­mo si qui­sie­ran de­jar en no­so­tros una mar­ca in­de­le­ble. Es lo que yo lla­ma­ría una ex­pe­rien­cia li­te­ra­ria.

Pues bien, al­go pa­re­ci­do me su­ce­de con la no­ve­la El só­tano, de Luis The­non. Es uno de esos li­bros que emo­cio­na por la ex­ce­len­cia del len­gua­je na­rra­ti­vo.

La pro­sa de Luis The­non es pro­sa de poe­ta, que es lo que dis­tin­gue al ver­da­de­ro es­cri­tor. Igual­men­te asom­bra la ex­pe­ri­men­ta­ción for­mal que ha­ce el au­tor con el uso del tiem­po y el es­pa­cio, don­de lo re­cu­rren­te, de mo­do pa­ra­dó­ji­co, no es lo mis­mo ca­da vez, ya que la per­cep­ción de su sen­ti­do cam­bia cons­tan­te­men­te.

Tam­bién es in­no­va­dor por­que el len­gua­je que uti­li­za para in­ter­nar­nos en el flui­do de la con­cien­cia nos ha­ce re­cor­dar el re­la­to ci­ne­ma­to­grá­fi­co: el mon­ta­je don­de las imá­ge­nes se com­po­nen y se des­com­po­nen, se su­ce­den y se di­suel­ven en fa­des in yfa­des out.

Ade­más de es­tas ex­plo­ra­cio­nes con el len­gua­je, la no­ve­la cuen­ta una his­to­ria que es una re­fle­xión acer­ca de la con­di­ción hu­ma­na de nues­tro tiem­po. La his­to­ria de un su­je­to que vi­ve cier­ta for­ma dee­na­je­na­mien­to, en la que to­do pa­re­ce per­ma­ne­cer en un plano abs­trac­to de co­si­fi­ca­ción, lo que le pro­du­ce un sen­ti­mien­to de or­fan­dad y fal­ta de per­te­nen­cia; in­clu­so la so­le­dad­ha­de­ja­do de ser par­te de su más ín­ti­ma con­di­ción.

Un hom­bre se en­cuen­tra en un in­mun­do só­tano, úni­ca­men­te pue­de ob­ser­var el­mun­do ex­te­rior des­de una ven­ta­ni­lla ubi­ca­da a lo al­to. Ig­no­ra por qué se en­cuen­tra en ese si­tio, por qué es víc­ti­ma de una inamo­vi­li­dad ab­so­lu­ta. En ese só­tano lo acom­pa­ña un vie­jo, cu­ya som­bra pro­yec­ta una si­lue­ta igual a la su­ya y cu­ya pre­sen­cia pa­re­ce ro­dear­lo; pre­sen­cia que es ob­ser­va­da por el na­rra­dor co­mo una es­to­pa desecha­ble, que la hu­me­dad de­sin­te­gra.

El pro­ta­go­nis­ta quie­re es­ca­par de ese só­tano, des­apa­re­cer, pa­sar de ese lu­gar a otro pe­ro, más que na­da, des­pren­der­se de la in­mun­da fi­gu­ra que lo acom­pa­ña. Sa­be que hay un mun­do allá afue­ra, el de la ciu­dad, del cual se ob­ser­van frag­men­tos por la ven­ta­ni­lla, pe­ro el vie­jo, en su ho­rri­ble pa­si­vi­dad, le im­pi­de mi­rar.

¿Por qué el vie­jo y el hom­bre es­tán ata­dos a una mis­ma pre­sen­cia? ¿Por qué no pue­den de­ci­dir quién es el que ha­bla? ¿O se­rá, qui­zá, el eco de las vo­ces en la ca­be­za del vie­jo?

En el só­tano no se pue­de de­ter­mi­nar la apa­rien­cia de las co­sas pues es di­fí­cil es­ta­ble­cer la di­fe­ren­cia entre ver al­go y creer ver. Se vi­ve en dos es­pa­cios si­mul­tá­nea­men­te: el mun­do in­te­rior y el otro, el de afue­ra, don­de úni­ca­men­te el re­cuer­do ha­ce po­si­ble el pa­so de un ám­bi­to al otro, por un in­ters­ti­cio que los une. Es la vía de la re­tros­pec­ción la que nos per­mi­ti­rá en­te­rar­nos de la his­to­ria de esas vi­das no vi­vi­das, co­mo aque­lla de la que nos ha­bla Kier­ke­gaard, la de un hom­bre que, tan abs­traí­do es­ta­ba en su pro­pia vi­da, que ca­si no sa­bía que exis­tía, has­ta que un día des­per­tó para en­con­tra­se muer­to. Es de­cir, ha­bía muer­to sin haber vi­vi­do.

La lec­tu­ra de la obra de The­non tu­vo en mí un impacto pa­re­ci­do al que me pro­du­jo la pri­me­ra vez que leí A puer­ta ce­rra­da, de Sar­tre, o La náu­sea.

Nietzs­che pro­cla­ma la muer­te de Dios. Si Dios no exis­te, di­ce Sar­tre, en­ton­ces so­mos res­pon­sa­bles de no­so­tros mis­mos. Es­to sig­ni­fi­ca que no hay na­da ni na­die que nos jus­ti­fi­que. Tam­po­co en­con­tra­mos en no­so­tros una jus­ti­fi­ca­ción pro­pia­men­te di­cha, por eso lo más pre­cia­do es nues­tra elec­ción. Esta elec­ción ha­ce de los hu­ma­nos seres res­pon­sa­bles de si´ mis­mos. Mien­tras lle­ga la muer­te: la na­da.

El per­so­na­je de El só­ta­no­nos di­ce: “La muer­te es ano­di­na, po­drías traer el muer­to a la vi­da a tra­vés de la me­mo­ria en el mo­men­to de la muer­te, pe­ro la vi­da no es­tá, ape­nas son re­sa­bios de una vi­da pa­sa­da, re­fle­jos espontáneos. No tiene sen­ti­do por­que la me­mo­ria es an­to­ja­di­za, cruel y va­ni­do­sa".

“Pe­ro tam­bién nos di­ce que la vi­da es igual­men­te ano­di­na, cuan­do no po­de­mos de­ter­mi­nar si­quie­ra cuándo fue el mo­men­to más im­por­tan­te de la vi­da que es un mo­rir­se sin sa­ber vi­vi­do.”

Al final de esta lec­tu­ra ca­be pre­gun­tar­se: ¿es el hom­bre due­ño de su li­ber­tad?

El ser hu­mano no eli­ge. Di­ce Mi­chel Fou­cault: el hom­bre ha muer­to. Son las es­truc­tu­ras del po­der las que con­fi­gu­ran su exis­ten­cia.

El lec­tor, a tra­vés de una tra­ma­muy­bien ur­di­da, to­ma­rá­su de­ci­sión.

Luis The­non El só­tano No­ve­la Uruk Edi­to­res 164 pá­gi­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.