Gra­ba­do en la me­mo­ria

La Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca ofre­ce un ex­po­si­ción múltiple en ho­me­na­je al pro­fe­sor emé­ri­to de ar­te Luis Pau­lino Del­ga­do

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - News -

E l se­cre­to de la vi­da es ha­cer­se que­rer: se­cre­to, sí, pe­ro tam­bién un ar­te que do­mi­na Luis Pau­lino Del­ga­do Ji­mé­nez, maes­tro vin­cu­la­do du­ran­te 64 años a la Es­cue­la de Ar­tes Plás­ti­cas de la Uni­ver­si­dad de Cos­ta Ri­ca (UCR). Aho­ra, su al­ma­ma­ter, sus co­le­gas y dis­cí­pu­los le ofre­cen un re­co­no­ci­mien­to me­dian­te una ex­po­si­ción co­lec­ti­va.

Por de­ci­sión de la Vi­ce­rrec­to­ría de Ac­ción So­cial, la ar­tis­ta y pro­fe­so­ra emé­ri­ta Gra­ce He­rre­ra Amig­het­ti or­ga­ni­zó la ex­po­si­ción de un cen­te­nar de pie­zas bidimensionales y tridimensionales. Tamara Ávalos desem­pe­ñó la la­bor ope­ra­ti­va.

“Pe­da­go­go, ar­tis­ta na­to, di­bu­jan­te, or­fe­bre, maes­tro de la es­tam­pa y el pin­cel... No se­ría­mos lo que so­mos de no haber con­ta­do con la ayu­da de al­guien tan especial co­mo Luis Pau­lino. Hoy ha­ce­mos ma­ni­fies­to nues­tro gran apre­cio ha­cia él”, afir­ma He­rre­ra.

A su vez, Eric Hi­dal­go, di­rec­tor de la Es­cue­la de Ar­tes Plás­ti­cas, ma­ni­fies­ta: “Le ofre­ce­mos es­te ho­me­na­je al maes­tro­co­mo un pequeño agra­de­ci­mien­to a su tra­yec­to­ria. Hoy es el con­se­je­ro que nos orien­ta co­mo ca­pi­tán ju­bi­la­do le­yen­do el ho­ri­zon­te. Le agra­de­ce­mos ser par­te esen­cial de nues­tra Es­cue­la”.

Vi­da de ar­tis­ta

“Aún es­toy sor­pren­di­do y ag ra­de­ci­do”, ex­pre­sa el ar­tis­ta mien­tras re­co­rre la ga­le­ría y lee los nom­bres de los ex­po­si­to­res co­mo un maes­tro ru­ral (y lo es) que pa­sa lis­ta en un sa­lón de cla­se. La gra­ti­tud co­mún se bi­fur­ca en nom­bres pro­pios. Di­bu­jos, gra­ba­dos, acua­re­las, es­cul­tu­ras...

El via­je que tra­jo a don Luis Pau­lino Del­ga­do Ji­mé­nez (Pu­ris­cal, 1941) a esta ga­le­ría co­men­zó en 1953, cuan­do lo des­cu­brió Da­ni­lo Agui­lar Lu­na, maes­tro gra­dua­do en ar­tes que ha­bía si­do exi­lia­do en Pu­ris­cal co­mo re­pre­sa­lia tras la gue­rra ci­vil.

Agui­lar ani­mó al ni­ño de 12 años, de gran­des ap­ti­tu­des para el di­bu­jo, a ins­cri­bir­se en los cur­sos para jó­ve­nes que ofre­cía la Fa­cul­tad de Be­llas Ar­tes de la UCR en 1954. Más tar­de, al ter­mi­nar su ba­chi­lle­ra­to en Pu­ris­cal, Luis Pau­lino en­tró en el Ins­ti­tu­to Pro­fe­sio­nal del Ma­gis­te­rio yob­tu­vo el tí­tu­lo de­maes­tro ru­ral. Vol­vió a la UCR y se re­ci­bió co­mo pro­fe­sor de Se­gun­da En­se­ñan­za en Be­llas Ar­tes en 1968.

Des­pués, en 1972, Del­ga­do lo­gró una be­ca en el Sta­teU­ni­ver­sity Co­lle­ge at Buf­fa­lo (Nue­va York), don­de al­can­zó la Maes­tría en Cien­cias de la Edu­ca­ción con én­fa­sis en Gra­ba­do y Or­fe- bre­ría. En 1973, Del­ga­do con­clu­yó la Li­cen­cia­tu­ra en Be­lla­sAr­tes en Pin­tu­ra en la UCR, y en el 2009 se li­cen­ció co­mo abo­ga­do.

En la UCR fue pro­fe­sor de or­fe­bre­ría y mé­to­dos para la en­se­ñan­za de las be­llas ar­tes. Tam­bién fue di­rec­tor de la Es­cue­la de Ar­tes Plás­ti­cas y de­cano de la Fa­cul­tad de Be­llas Ar­tes. Ya pen­sio­na­do, se lo nom­bró pro­fe­sor emé­ri­to de la Es­cue­la deAr­tes Plás­ti­cas de la UCR en el 2007. Co­mo ase­sor de Ar­tes Vi­sua­les de la Vi­ce­rrec­to­ría de Ac­ción So­cial en Ex­ten­sión Cul­tu­ral, Del­ga­do or­ga­ni­za ex­po­si­cio­nes en mu­chos lu­ga­res de Cos­ta Ri­ca.

Dos amo­res

Del­ga­do cul­ti­va di­ver­sas téc­ni­cas, pe­ro guar­da pre­di­lec­ción por el gra­ba­do y la acua­re­la. “Re­cuer­do mu­cho a don Francisco Amig­het­ti y a do­ña Mar­ga­ri­ta Ber­teau por­que aún­me­tie­nen enamorado las téc­ni­cas que me en­se­ña­ron: el uno en gra­ba-

do, la otra en acua­re­la. Am­bos fue­ron muy exi­gen­tes, pe­ro tam­bién muy hu­ma­nos”, re­me­mo­ra Del­ga­do.

¿Hu­bo otros maes­tros? Sí; don Luis Pau­lino aña­de a Luis Dael en se­ri­gra­fía; a Nés­tor Ze­le­dón, Ól­ger Vi­lle­gas y Án­ge­la Pacheco en es­cul­tu­ra en ar­ci­lla; a Ce­ci­lia Fon­se­ca, Cé­sar Val­ver­de y John Por­tu­guez en es­cul­tu­ra y anato­mía ar­tís­ti­ca, y a Di­no­rah Bo­lan­di en di­bu­jo y pin­tu­ra al óleo.

“En los cam­pos de la pin­tu­ra y la acua­re­la, Luis Pau­lino se de­fi­ne­co­moun cul­tor del co­lor in­ten­soy­del con­tras­te de su­per­fi­cies. Se ca­rac­te­ri­za tam­bién por la pre­sen­cia de un sin­gu­lar mun­do de imá­ge­nes vin­cu­la­das al pai­sa­je, al des­nu­do, al re­tra­to y a la vi­sión in­ti­mis­ta de es­pa­cios do­més­ti­cos”, opi­na Efraín Hernández Villalobos, his­to­ria- dor del ar­te.

La tar­de de la inau­gu­ra­ción se acer­ca a las 6, y es­tu­dian­tes, ami­gos y co­le­gas ya via­jan por la ga­le­ría entre acua­re­las y es­cul­tu­ras, entre el pa­sa­do y el pre­sen­te. Ca­da uno guar­da un re­cuer­do del ar­tis­ta, y al­gu­nos lo han es­tam­pa­do en el ca­tá­lo­go de la ex­hi­bi­ción.

“Co­no­cer a don Luis Pau­lino es co­no­cer a un ar­tis­ta, a un maes­tro, pe­ro, lo más im­por­tan­te, es co­no­cer a una per­so­na que siem­pre es­tá fe­liz, que siem­pre alla­na el camino que lo lle­va a uno mis­mo”, ex­pre­sa la ma­gís­ter Mar­jo­rie Ji­mé­nez Cas­tro, vi­ce­rrec­to­ra de Ac­ción So­cial. “Don Luis Pau­lino, maes­tro y per­so­na hu­mil­de, des­ta­ca por su ac­ti­tud al­truis­ta. Esta ex­po­si­ción re­ve­la nues­tro agra­de­ci­mien­to por su la­bor de­sin­te­re­sa­da”, ma­ni­fies­ta Ól­ger Arias, sub­di­rec­tor de la Es­cue­la de Ar­tes Plás­ti­cas.

Con­se­jos

Al­gu­nas per­so­nas co­no­cie­ron a Del­ga­do en su épo­ca de es­tu­dian­te, co­mo la ar­tis­ta Gi­se­la Stradt­mann, quien re­cuer­da: “Las en­fer­me­da­des se han en­sa­ña­do con él: en­va­rias oca­sio­nes ha estado muy gra­ve; sin em­bar­go, su es­pí­ri­tu lu­cha­dor le ha per­mi­ti­do res­pon­der a los tra­ta­mien­tos y vol­ver a la uni­ver­si­dad. En­se­ñar es su me­jor me­di­ci­na”.

“Su obra lo ha­ce me­re­ce­dor de uno de los prin­ci­pa­les lu­ga­res en la his­to­ria del ar­te cos­ta­rri­cen­se. Su la­bor se ha des­ta­ca­do en la pin­tu­ra al óleo, la acua­re­la, la or­fe­bre­ría, la es­cul­tu­ra, la ce­rá­mi­ca, el gra­ba­do en me­tal, la xi­lo­gra­fía y la cro­mo­xi­lo­gra­fía y el pa­pel he­cho a mano”, de­ta­lla el es­cul­tor Do­min­go Ra­mos.

“Luis Pau­lino Del­ga­do es un fi­lán­tro­po in­va­lua­ble que ha im­pre­so el se­llo del ar­te en el cam­pus co­mo nun­ca se ha­bía lo­gra­do. El maes­tro Del­ga­do es in­can­sa­ble y fiel a su afán de vi­si­bi­li­zar a crea­do­res jó­ve­nes y es­ta­ble­ci­dos”, sos­tie­ne el ar­tis­ta Eu­ge­nio Mu­ri­llo.

Ma­nuel Zum­ba­do re­su­me la gra­ti­tud mu­chos dis­cí­pu­los: “Luis Pau­lino nos abre sus bra­zos con gran hu­mil­dad, y sus apor­tes nos en­se­ñan el camino ha­cia el queha­cer del ar­te. Él es un víncu­lo ge­ne­ra­cio­nal con quie­nes han for­ja­do su tra­yec­to­ria sin más re­com­pen­sa que ser fe­li­ces gra­cias a la crea­ción ar­tís­ti­ca. ¡Mil gra­cias, maes­tro!”.

¿Qué con­se­jos da­ría don Luis Pau­lino a los alum­nos de ar­te? “Sean au­tén­ti­cos: desa­rro­llen sus ideas, aunque no es­tén de acuer­do a las mo­das. Com­par­tan sus in­quie­tu­des pues ha­cer­lo en­se­ña mu­cho. Apren­dan tam­bién his­to­ria, fi­lo­so­fía; co­noz­can otras ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas, co­mo la mú­si­ca y la li­te­ra­tu­ra”.

Tres jó­ve­nes son­ríen para el sel­fi de ri­gor con don Luis Pau­lino, y el flash es un sol que re­tor­na al pai­sa­je de una acua­re­la.

RA­FAEL MU­RI­LLO. RA­FAEL MU­RI­LLO. RA­FAEL MU­RI­LLO. RA­FAEL MU­RI­LLO.

1. Co­mo par­te de la ex­hi­bi­ción, Juan Car­los Ca­ma­cho ex­po­ne la pie­za Era de tar­de.

2 y 8. Es­te ho­me­na­je es ob­ser­va­do con cui­da­do por es­tu­dian­tes, ar­tis­tas y aman­tes de las ar­tes.

3. Luis Pau­lino Del­ga­do, pro­ta­go­nis­ta de es­te re­co­no­ci­mien­to, es pro­fe­sor emé­ri­to de la Es­cue­la de Ar­tes Plás­ti­cas de la UCR. 4. Uno de los tra­ba­jos de Del­ga­do, lla­ma­do Mi ca­sa.

RA­FAEL MU­RI­LLO.

5. En el 2017 es una xi­lo­gra­fía de Flo­ren­cia Ma­dri­gal.

RA­FAEL MU­RI­LLO.

7. La pro­pues­ta ar­tís­ti­ca de Se­bas­tián Me­llo.

6. Tamara Ávalos mues­tra esta pie­za de ce­rá­mi­ca ti­tu­la­da Su­su­rros sin tiem­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.