De Car­ta­go a El Sal­va­dor

Un ciu­da­dano na­ci­do en la Vie­ja Me­tró­po­li se con­vir­tió ha­cia me­dia­dos del si­glo XIX en go­ber­nan­te cuz­catle­co Jo­sé Eu­fra­sio Guz­mán:

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - News -

E n 1939 se pu­bli­có en El Sal­va­dor un li­bro lla­ma­do Su­ce­sos Mi­gue

le­ños, a car­go de Joa­quín E. Cár­de­nas. Esta obra co­mien­za con un ar­tícu­lo in­tro­duc­to­rio es­cri­to por Teo­do­ro Pi­ca­do Mi­chals­ki, quien pos­te­rior­men­te se­ría pre­si­den­te de Cos­ta Ri­ca (19441948) y en­ton­ces se desem­pe­ña­ba co­mo dipu­tado jo­se­fino en el Con­gre­so na­cio­nal.

Co­mo su te­sis para la Li­cen­cia­tu­ra enDe­re­cho (UCR, 1922), Ti­no­co ha­bía pre­sen­ta­do un tra­ba­jo de tin­tes his­tó­ri­cos lla­ma­do "An­te­ce­den­tes de la Gue­rra Na­cio­nal. Apun­tes para nues­tra his­to­ria di­plo­má­ti­ca"; in­clu­so, dé­ca­das más tar­de, com­pi­ló al­gu­nos de sus es­cri­tos ba­jo el tí­tu­lo Es­tu­dios his­tó­ri­cos, en que ha­bía un ar­tícu­lo muy re­ve­la­dor ti­tu­la­do “Una In­tere­san­te Pá­gi­na His­tó­ri­ca. Un Cos­ta­rri­cen­se, de Car­ta­go, Fué Pre­si­den­te de El Sal­va­dor”.

El es­cri­to mues­tra la for­ma en que un ni­ño en el oca­so co­lo­nial car­ta­gi­nés fue tras­la­da­do, ba­jo cir­cuns­tan­cias es­pe­cia­les, ala na­ción cuz­catle­ca, don­de se des­ta­có co­mo po­lí­ti­co, em­pre­sa­rio y mi­li­tar en el trans­cur­so del si­glo XIX.

Ma­la si­tua­ción

Cé­le­bre en El Sal­va­dor ydes­co­no­ci­do en el me­dio cos­ta­rri­cen­se, Jo­sé Eu­fra­sio Guz­mán, fu­tu­ro go­ber­nan­te del ve­cino cen­troa­me­ri­cano, na­ció en Car­ta­go (1797), ins­cri­to en el li­bro de na­ci­mien­tos co­mo hi­jo le­gí­ti­mo de Ma­nuel An­to­nio Guz­mán y Fer­mi­na Ugal­de.

So­bre el ori­gen del tras­la­do de Guz­mán de nues­tra ca­pi­tal co­lo­nial a su nue­vo des­tino, Teo­do­ro Pi­ca­do de­ta­lla­ba en el ar­tícu­lo: “En 1808 vi­si­ta­ban la ciu- dad de Car­ta­go los co­mer­cian­tes sal­va­do­re­ños: Ma­teo Iba­rra y Se­bas­tián Me­lón. Do­ña Fer­mi­na era viu­da a la sa­zón y Joa­quín Eu­fra­sio era ya un ni­ño de tre­ce años. En­can­tá­ron­se con él los mer­ca­de­res y ofre­cié­ron­le a su ma­dre lle­var­lo con­si­go a su tie­rra. Ella era po­bre. Adi­vi­nó, qui­zá, con ma­te­rial in­tui­ción el por­ve­nir de su hi­jo y con­sin­tió en­tre­gar­lo. Así cons­ta la es­cri­tu­ra otor­ga­da el 2 de­no­viem­bre del año ci­ta­do, en el pro­to­co­lo de Car­ta­go, to­mo V, fo­lio 357”.

En el do­cu­men­to, Fer­mi­na Ugal­de es­ta­ble­cía una se­rie de con­di­cio­nes para el tras­pa­so del in­fan­te. En primer lu­gar, los se­ño­res Iba­rra y Me­lón se res­pon­sa­bi­li­za­ban por los cos­tos del tras­la­do del ni­ño a El Sal­va­dor, así co­mo de su ali­men­ta­ción, ropa, ca­ma y edu­ca­ción. En se­gun­da ins­tan­cia, la ma­dre de Guz­mán tras­pa­sa­ba to­do su derecho y au­to­ri­dad, para que ellos lo ins­tru­ye­ran en el ofi­cio de co­mer­cian­te y tra­ta­sen co­mo hi­jo. Fi­nal­men­te, tan­to la ma­dre de Jo­sé Eu­fra­sio­co­mo su­fa­mi­lia re­nun­cia­ban al re­cla­mo de las ga­nan­cias o au­men­tos que la crian­za del ni­ño pu­die­se pro­por­cio­nar en el fu­tu­ro.

Con la fir­ma de un con­tra­to tan pe­cu­liar co­mo el des­cri­to se se­lla­ba la suer­te deun­ni­ño cre­ci­do la pe­nu­ria, pe­ro que lo­gra­ría con­quis­tar un inusi­ta­do re­co­no­ci­mien­to en tie­rras aje­nas co­mo “hom­bre pú­bli­co”.

Pi­ca­do Mi­chals­ki jus­ti­fi­có el pro­ce­der de la ma­dre Guz­mán al des­ta­car que ella es­ta­ba viu­da, en un la­men­ta­ble estado de po­bre­za, y que prác­ti­ca­men­te ta­les cir­cuns­tan­cias la em­pu­ja­ron a to­mar la dra­má­ti­ca de­ci­sión. Des­pués de más de 200 años de ocu­rri­do tan sin­gu­lar acon­te­ci­mien­to, los cues­tio­na- mien­tos so­bre tal pro­ce­der no pa­re­cen per­der vi­gen­cia.

En tie­rras sal­va­do­re­ñas

Du­ran­te su pri­me­ra eta­pa en el ex­tran­je­ro, Guz­mán se des­ta­có co­mo mi­li­tar, sien­do ca­pi­tán del ejér­ci­to mo­ra­zá­ni­co a los 31 años. Par­ti­ci­pó con el cau­di­llo hon­du­re­ño en al­gu­nas ex­pe­di­cio­nes di­ri­gi­das a Gua­te­ma­la y sir­vió a las ór­de­nes del ge­ne­ral Raoul que lo men­cio­na con elo­gio en uno de sus par­tes de gue­rra.

Apar­tir de la dé­ca­da de 1840, Guz­mán in­cur­sio­na con éxi­to en el mun­do de la po­lí­ti­ca. Fue go­ber­na­dor y co­man­dan­te del De­par­ta­men­to de San Mi­guel, ade­más de pro­pul­sor en ma­te­ria edu­ca­ti­va y en el desa­rro­llo de la in­dus­tria.

Dio gran im­pul­so a la cría del gu­sano de se­da, cons­tru­yó los dos primeros puen­tes de hie­rro que se ten­die­ron en El Sal­va­dor y en­vió be­ca­rios a Eu­ro­pa.

Por su­pues­to, su ma­yor im­pron­ta fue en el ejer­ci­cio de la má­xi­ma ma­gis­tra­tu­ra de la na­ción, en dis­tin­tos mo­men­tos de su vi­da. Se­gún Cár­de­nas, en su obra

Su­ce­sos Mi­gue­le­ños, Jo­sé Eu­fra­sio Guz­mán go­ber­nó “el país va­rias ve­ces sien­do Vi­ce-Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, des­de el 9 de Ma­yo al 16 de Ju­nio de 1844, por de­pó­si­to que en él hi­zo el Ge­ne­ral Francisco Ma­les­pín, que ejer­cía la Pre­si­den­cia, y lue­go des­pués, des­de el mes de Di­ciem­bre del mis­mo año has­ta el 16 de Fe­bre­ro del año si­guien­te, siem­pre por au­sen­cia del Ge­ne­ral Ma­les­pín, y des­de el 23 de Se­tiem­bre del mis­mo año 1845 has­ta el 16 de Fe­bre­ro del 46. Años más tar­de el Ge­ne­ral Guz­mán, siem­pre en ca­li­dad de Vi­ce-Pre­si­den­te, vol­vió a asu­mir el Man­do Su­pre­mo des­de el 9 de Enero al 15 de Fe­bre­ro de 1859”.

Di­ver­sos epi­so­dios de ti­po mi­li­tar mar­ca­ron el li­de­raz­go de Guz­mán al fren­te del Po­der Eje­cu­ti­vo en El Sal­va­dor.

Aquí hay otra prue­ba más. En el Dia­rio Ofi­cial de El Sal­va­dor (21/05/1875) se pue­de leer la des­crip­ción necrológica que hi­cie­ron de es­te per­so­na­je: “Con­tém­pla­se en él la fi­gu­ra del mi­li­tar ciu­da­dano, la fi­gu­ra, el ti­po de aque­llos hom­bres que de tiem­po en tiem­po y en me­dio del hu­ra­cán de las re­vo­lu­cio­nes apa­re­cen co­mo el ar­co iris de los cie­los, se­ña­lan­do un lí­mi­te entre el des­or­den y la cal­ma. Guz­mán fue sol­da­do para cons­ti­tuir­se en cen­ti­ne­la del or­den. Es­gri­mió el sa­ble y se ro­deó del apa­ra­to de la gue­rra para con­te­ner la gue­rra mis­ma y con­sa­grar en aras de la paz tan jus­tos co­mo in­mar­ce­si­bles lau­re­les”.

Hi­jos cé­le­bres

Ca­be des­ta­car que dos de los des­cen­dien­tes de Jo­sé Eu­fra­sio Guz­mán re­sul­ta­ron fi­gu­ras des­ta­ca­da en El Sal­va­dor y Cen­troa­mé­ri­ca.

Da­vid J. Guz­mán (1843-1927), el de­ma­yor pres­ti­gio, fue po­lí­ti­co, mé­di­co y lau­rea­do es­cri­tor afi­cio­na­do al es­tu­dio de la bo­tá­ni­ca, la zoo­lo­gía y la ar­queo­lo­gía. Ob­tu­vo su gra­do co­mo Doc­tor en Pa­rís (Fran­cia) y, des­pués de re­gre­sar a El Sal­va­dor en 1870, desa­rro­lló di­ver­sas in­ves­ti­ga­cio­nes cien­tí­fi­cas en geo­lo­gía, flo­ra y fauna. En 1891 en­ca­be­zó una ex­pe­di­ción cien­tí­fi­ca a tie­rras cos­ta­rri­cen­ses ypu­bli­có aquí un li­bro lla­ma­do Plan­tas industriales de Cos­ta Ri­ca. En 1883, por su ini­cia­ti­va, el pre­si­den­te cuz­catle­co Ra­fael Zal­dí­var de­cre­tó la crea­ción del Mu­seo Na­cio­nal de El Sal­va­dor, ins­ti­tu­ción que hoy lle­va el nom­bre de Da­vid J. Guz­mán.

Ade­la Guz­mán, otra hi­ja de Jo­sé Eu­fra­sio, al­can­zó no­to­rie­dad en sue­lo sal­va­do­re­ño. Fue es­po­sa de Ge­rar­do Ba­rrios, mi­li­tar y po­lí­ti­co que go­ber­nó esa na­ción ha­cia me­dia­dos del si­glo XIX. Ba­rrios, ín­ti­mo co­la­bo­ra­dor del cau­di­llo unio­nis­ta Francisco Mo­ra­zán y fi­gu­ra fun­da­cio­nal del estado sal­va­do­re­ño, de­jó hue­lla en su pa­so por la má­xi­ma ma­gis­tra­tu­ra. Se men­cio­na a Ade­la Guz­mán en una de las car­tas que, po­co an­tes de ser fu­si­la­do, re­dac­tó el ge­ne­ral Jo­sé Ma­ría Ca­ñas.

Pa­só al­gu­nos años de exi­lio en Cos­ta Ri­ca, una vez que su es­po­so fue­ra fu­si­la­do por su acé­rri­mo enemi­go, Francisco Due­ñas, quien lo su­ce­dió en el po­der.

Ci­tan­do al pen­sa­dor ita­liano Ma­quia­ve­lo, Teo­do­ro Pi­ca­do es­cri­bió en su ar­tícu­lo so­bre Guz­mán: “Creo que se pue­de re­co­no­cer que la for­tu­na es ár­bi­tro de la mi­tad de nues­tros ac­tos y nos deja go­ber­nar ca­si la otra mi­tad… (y la for­tu­na) no obra sino por vías obs­cu­ras y desusa­das”. Tal pa­re­ce que, en el ca­so del ni­ño car­ta­gi­nés con­ver­ti­do en go­ber­nan­te cuz­cla­te­co, la no­ta­ble fra­se del prín­ci­pe ita­liano se ajus­ta co­mo “ani­llo al de­do” en una épo­ca con­vul­sa y com­ple­ja de la so­cie­dad cen­troa­me­ri­ca­na del si­glo XIX.

EL AU­TOR ES COOR­DI­NA­DOR DEL PRO­GRA­MA DE ES­TU­DIOS GE­NE­RA­LES DE LA UNED Y PRO­FE­SOR ASO­CIA­DO DE LA ES­CUE­LA DE ES­TU­DIOS GE­NE­RA­LES DE LA UCR.-

Jo­sé Eu­fra­sio Guz­mán fue pre­si­den­te de El Sal­va­dor del 15 de fe­bre­ro de 1845 al 1.° de fe­bre­ro de 1846. Esta ima­gen se en­cuen­tra en el li­bro: Da­vid J. Guz­mán. Obras es­co­gi­das.

Un re­tra­to de Da­vid j. Guz­mán, que pu­bli­có el li­bro Da­vid J. Guz­mán. Obras es­co­gi­das (2000) .

CORTESÍA DE RA­FAEL MÉN­DEZ.

Fo­to­gra­fía de la tum­ba de Da­vid J Guz­mán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.