La Aho­ra, ni­ca al­za la voz

Cris­ti­na Bruno re­cu­pe­ró el mo­nó­lo­go El ni­ca de su es­po­so fa­lle­ci­do, Cé­sar Me­lén­dez, y hoy lo es­ce­ni­fi­ca con gran fuer­za en su ver­sión fe­me­ni­na

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - Ana Bea­triz Fer­nán­dez bea­triz­fer­go@gmail.com

Cris­ti­na Bruno Ca­ta­nia, ac­triz, pro­duc­to­ra tea­tral, ma­má de Ma­ría Paz y viu­da del re­cor­da­do y que­ri­do ac­tor Cé­sar Me­lén­dez, pa­re­ce te­ner los pó­mu­los gol­pea­dos y ro­tos.

La com­bi­na­ción de los to­nos ro­jos y mo­ra­dos del ma­qui­lla­je con un to­que­ci­to de ama­ri­llo son tan rea­lis­tas que aún a po­cos cen­tí­me­tros de dis­tan­cia no se dis­tin­gue que fue­ron co­lo­rea­dos por ella hace una ho­ra en el ca­me­rino del Tea­tro Es­pres­si­vo.

El ves­tua­rio es el mis­mo que Me­lén­dez usó du­ran­te los 17 años que­per­so­ni­fi­có alNi­caen la obra ho­mó­ni­ma de su au­to­ría. “Cos­ta Ri­ca, pu­ra vi­da”, se lee en el cen­tro de la ca­mi­se­ta man­cha­da de su­cie­dad.

Las te­nis que com­ple­tan la ves­ti­men­ta de La ni­ca son ro­sa­dos, por aque­llo de que el per­so­na­je no pa­rez­ca tan mas­cu­lino, di­ce Cris­ti­na, con su del­ga­dez de ve­ga­na, al­tu­ra es­pi­ga­da y ca­be­llos ru­bios ama­rra­dos en una tren­za lar­ga que co­lo­ca a un la­do, so­bre el hom­bro.

An­te la pri­me­ra pre­gun­ta de la en­tre­vis­ta, Bruno sus­pi­ra pro­fun­do una vez y hace si­len­cio. Lue­go, en­va­len­to­na­da –o re­sig­na­da– se ani­ma: “¿Qué, arran­co?”, di­ce con voz ape­nas au­di­ble. Si­len­cio de nue­vo, mien­tras la ima­gen ní­ti­da de aquel ni­ca y su Cris­to pa­re­cie­ran pa­sar por su mi­ra­da hú­me­da. Y sí, Cris­ti­na arran­ca y ha­bla. El li­bre­to, me­mo­ri­za­do “de ca­bo a ra­bo” des­de que Me­lén­dez lo car­gó con­si­go co­mo bas­tión con­tra la xe­no­fo­bia y en fa­vor de la mi­gra­ción, Cris­ti­na lo po­ne en es­ce­na co­mo El in­mi­gran­te, la ni­ca en Tea­tro Es­pres­si­vo.

Lue­go de que en di­ciem­bre del 2016 mu­rió el amor de su vi­da –así lo aqui­la­ta ella– y co­le­ga de­lTea­tro La Po­lea, fun­da­do por am­bos en 1999, guar­dó el tex­to du­ran­te un año en una ca­jón ba­jo lla­ve, por­que do­lía.

Y no es que ha­ya de­ja­do de do­ler; sin em­bar­go, pen­só en cus­to­diar la obra pa­ra que que­da­ra ahí “en memoria mía y de la gen­te que ha­bía vis­to las más de 2.000 fun­cio­nes. Cé­sar, cuan­do es­ta­ba en sus úl­ti­mos mo­men­tos, me de­cía: ‘No de­jés El ni­ca, se­guí con El

ni­ca’, y yo le de­cía: ‘es­tá bien’. Por su­pues­to que yo se­guí con La Po­lea, pe­ro cuan­do Cé­sar ya no es­ta­ba, yo no po­día se­guir con El ni­ca, por­que pa­ra mí Cé­sar es El ni­cay es emo­cio­nal­men­te muy fuer­te”, re­cuer­da Bruno.

Así fue co­mo arro­lló el tex­to en “lo pro­fun­do de su al­ma y co­ra­zón” pa­ra leér­se­lo a su hi­ja Ma­ría Paz –aho­ra de 3 años– cuan­do fue­ra más gran­de. “Yo me ima­gi­na­ba una co­sa así, muy ro­mán­ti­ca”, re­co­no­ce di­ver­ti­da.

Al tiempo de ha­ber fa­lle­ci­do Cé­sar, mu­chos tea­tre­ros de Cos­ta Ri­ca y Ni­ca­ra­gua le pi­die­ron el mo­nó­lo­go con el fin de mon­tar­lo; y “yo no, no, no, real­men­te no po­día, por­que re­cién es­ta­ba acep­tan­do una si­tua­ción de des­pe­di­da de Cé­sar”, con­tó.

Sin em­bar­go, una ma­ña­na se des­per­tó y lo so­pe­só me­jor: “Cé­sar en

vi­da, cuan­do ter­mi­na­ba la fun­ción, me ha­bía di­cho en bro­ma a mí y a los com­pa­ñe­ros de La Po­lea: ‘Cho­cho, fal­ta que ha­ga­mos la ni­ca, jo­di­da. Y ¿si lo aga­rro, lo mo­di­fi­co un po­qui­to y tra­to de bus­car­le esa esen­cia fe­me­ni­na de la mi­gra­ción de la que no se ha­bla?”.

Con es­to en men­te, to­mó el tex­to, lo mo­di­fi­có y le qui­tó es­ce­nas muy mas­cu­li­nas has­ta que lo de­jó lis­to.

Ac­to se­gui­do hi­zo una fun­ción pri­va­da en ho­me­na­je a Cé­sar pa­ra el círcu­lo de ami­gos más ín­ti­mo, a la cual in­vi­tó a Ste­ve Aron­son, fun­da­dor del Tea­tro Es­pres­si­vo, quien ha­bía aco­gi­do a El

ni­ca por una tem­po­ra­da de dos o tres años en el Tea­tro Dio­ni­sio Echeverría, ubi­ca­do en Ca­fé Britt en Bar­va de He­re­dia.

“Me sen­tí muy em­po­de­ra­da co­mo mu­jer an­te la si­tua­ción que se me ve­nía, por­que la gen­te que ha­bía vis­to la obra me de­cía: te­nés que ha­cer­lo pú­bli­co, te­nés que ir a co­le­gios, se­guí re­co­gien­do fon­dos pa­ra bien so­cial en las co­mu­ni­da­des nicas. Me sen­tí con tan­ta fuer­za que di­je sí”.

Cris­ti­na se ima­gi­nó que con esa fun­ción iba a ha­cer ca­tar­sis, ya que no ha­bía po­di­do ha­cer el due­lo, so­bre to­do por Ma­ría Paz; no obs­tan­te, aque­lla pre­sen­ta­ción le dio bríos. “Aquí es­toy, vá­mo­nos con to­do”, di­jo Bruno, quien, en­tu­sias­ma­da, des­ta­ca que co­mu­ni­da­des co­mo Guá­pi­les, Car­ta­go, Que­pos y Gol­fi­to la con­tac­ta­ron pa­ra que pre­sen­te a su ni­ca.

Co­ra­zón com­par­ti­do

Bruno na­ció en Ar­gen­ti­na hace 46 años en el seno de los Ca­ta­nia, fa­mi­lia de tea­tre­ros co­mo su ma­dre Ma­ría y sus tíos Al­fre­do (Pa­to) y Car­los, quie­nes mi­gra­ron a nues­tro país y le­ga­ron su prác­ti­ca y co­no­ci­mien­tos al ar­te es­cé­ni­co na­cio­nal.

“Ten­go 33 años de es­tar acá, y ten­go el co­ra­zón par­ti­do en tres, en­tre Ar­gen­ti­na, Cos­ta Ri­ca y Ni­ca­ra­gua”, afir­mó.

En San­ta Fe de Ar­gen­ti­na, su ma­dre te­nía un pro­gra­ma de te­le­vi­sión pa­ra ni­ños y, a la vez, gi­ra­ba con obras in­fan­ti­les por co­mu­ni­da­des, y co­mo Cris­ti­na era la hi­ja me­nor, siem­pre la lle­va­ban. “He ma­ma­do to­do lo que son las gi­ras, las co­mu­ni­da­des, las obras; ayu­dar a ma­má”.

A Cos­ta Ri­ca vi­nie­ron en 1985 gra­cias al mi­nis­tro de Cul­tu­ra, Ju­ven­tud y De­por­tes, Her­nán Gon­zá­lez, épo­ca en la que Pa­to Ca­ta­nia era di­rec­tor de Cul­tu­ra. Des­pués, ella in­gre­só al Ta­ller Na­cio­nal de Tea­tro y pos­te­rior­men­te a la Es­cue­la de Ar­tes Es­cé­ni­cas de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal, don­de se gra­duó.

Cris­ti­na Bruno con­fir­ma que la vi­da ha si­do ge­ne­ro­sa por­que tra­ba­ja des­de siem­pre en lo que ama: “dar cla­ses de tea­tro pa­ra ni­ños, y ha­cer tea­tro y gi­rar por las co­mu­ni­da­des”.

En 1999, ocu­rre un pun­to de gi­ro en su ca­mino al ser lla­ma­da por el di­rec­tor Luis Car­los Vás­quez pa­ra que in­ter­pre­ta­ra a Ma­ría Ale­jan­dri­na en la adap­ta­ción tea­tral de Cró­ni­ca de una muer­te anun­cia­da, de Ga­briel Gar­cía Már­quez.

Vás­quez tam­bién lla­mó aMe­lén­dez pa­ra ac­tuar al per­so­na­je de San­tia­go Na­sar. “Ahí nos co­no­ci­mos, ahí nos enamo­ra­mos. Siem­pre de­cía­mos con Cé­sar que nos co­no­ci­mos en un es­ce­na­rio y no nos ba­ja­mos más”, men­cio­na vi­si­ble­men­te con­mo­vi­da.

Ya en La Po­lea, la obra El ni­ca, ba­sa­da en un ar­tícu­lo del es­cri­tor Ro­dri­go So­to ti­tu­la­do “Yo tam­bién soy ni­ca”, fue en­via­da por Cé­sar en el 2001 al cer­ta­men de mo­nó­lo­gos de la Com­pa­ñía Na­cio­nal de Tea­tro; en­ton­ces, la pues­ta en es­ce­na du­ra­ba 20 mi­nu­tos y con el tiempo ter­mi­nó en ca­si tres ho­ras.

Las per­so­nas re­ser­va­ban con un mes de an­ti­ci­pa­ción pues las fun­cio­nes se ago­ta­ban, asi­mis­mo gi­ra­ron por to­do el país y la lle­va­ron va­rias ve­ces al Tea­tro Na­cio­nal Ru­bén Darío en Ma­na­gua, con­vir­tién­do­se en la obra que fue más re­pre­sen­ta­da en ese es­pa­cio em­ble­má­ti­co. –En­ton­ces, ¿co­no­cés El­ni­ca des­de que na­ció?

–Sí por eso di­je ¿por­qué­no­yo? Fue un mon­ta­je ca­si con­jun­to, por­que em­pe­za­mos a crear­lo jun­tos pa­ra la es­ce­na. La gen­te pre­gun­ta­ba cuán­to (de fun­cio­nes) lle­vany cuan­do lle­ga­mos a 2.000, di­ji­mos ya no di­ga­mos más. Una vez hi­ci­mos 27 fun­cio­nes en el mes, ca­si una por día.

Mi­gran­tes so­mos

Bru­no­le agre­góal tí­tu­lo ori­gi­nal el con­cep­to del in­mi­gran­te por­que ex­po­ne lo vi­vi­do por es­tas per­so­nas en ge­ne­ral. “Es una historia que nos abar­ca a to­dos”, aun­que, en par­ti­cu­lar, las mu­je­res su­fren­mu­cha vio­len­cia y son más vul­ne­ra­bles.

En ese sen­ti­do, el tex­to in­clu­ye va­rias es­ce­nas don­de se pal­pa la agre­sión, el aco­so, la bur­la y el me­nos­pre­cio, tan­to que ter­mi­nan “ca­chim­beán­do­la” (pe­gán­do­le), de­ta­lla Bruno.

En un pun­to de la obra, unas per­so­nas que es­tán con el per­so­na­je le gri­tan “ni­ca hi­juepu­ta”, y em­pie­zan a mal­tra­tar­la. Aun­que la obra no vi­sua­li­za la vio­len­cia se­xual de ma­ne­ra ex­plí­ci­ta, sí se in­si­núa: “La ni­ca le di­ce al Cris­to: ya me pa­só, pe­ro no me va a vol­ver a pa­sar, ya apren­dí, no ves que es­te pa­trón si es ho­nes­to, y el Cris­to le di­ce: te­né cui­da­do... que­da abier­to si le pa­sa o no”, ex­pli­có la ac­triz.

De acuer­do con ella, el tex­to rom­pe con esas ge­ne­ra­li­da­des de que los nicas son ma­los, vio­la­do­res y que ase­si­nan, o que to­dos los pa­tro­nes abu­san, pues “es­te hom­bre (el pa­trón) le tien­de la mano”.

Cuan­do la ni­ca reac­cio­na a los in­sul­tos, em­pie­za a pe­dir dis­cul­pas por ser ni­ca y mu­jer, ya que los ticos no en­tien­den las ra­zo­nes por las cua­les mi­gran.

Bruno hace evi­den­te esa de­ses­pe­ra­ción de mu­jer, de es­tar ata­da de ma­nos y del te­mor de no sa­ber qué va a pa­sar ma­ña­na. “Por eso se aga­rra del Cris­to, lo tra­ta co­mo a un her­mano; se man­tie­ne a tra­vés de la fe”. Ese Cris­to con el que con­ver­sa es hu­mano, ami­go, com­pren­si­vo y jus­to.

La ver­sión de Bruno tam­bién se con­tex­tua­li­za en la co­yun­tu­ra ac­tual que vi­ve Ni­ca­ra­gua: “hay un tex­to que se re­fie­re a eso: ‘per­dó­nen­me por­que a no­so­tros nos ha­cían gue­rras de un­ban­doy­del otro de Somoza, don­de nos me­tían en la cár­cel y nos vio­la­ban’”, di­ce la ni­ca. “Es lo mis­mo que es­tá pa­san­do aho­ra: el pue­blo se en­fren­ta a la ti­ra­nía”.

Pa­ra es­ta ar­tis­ta, ese ti­po de si­tua­cio­nes sa­can lo peor de cier­tas per­so­nas, so­bre to­do en lo con­cer­nien­te a la mi­gra­ción po­bre, de la gen­te más ne­ce­si­ta­da y vul­ne­ra­bi­li­za­da. “El tex­to lo di­ce: yo re­gre­so aquí por­que el ham­bre re­gre­sa to­dos los días”, pues la po­bre­za obli­ga a los ni­ca­ra­güen­ses a cru­zar las fron­te­ras pa­ra so­bre­vi­vir. –¿Has vuel­to a Ni­ca­ra­gua?

–Cé­sar fa­lle­ció en di­ciem­bre y le hi­cie­ron un ho­me­na­je ofi­cial en fe­bre­ro, des­pués de eso no vol­ví, pe­ro qui­sie­ra vol­ver por Ma­ría Paz, pa­ra que co­noz­ca la tie­rra de su pa­pá. Aho­ra que se en­te­ra­ron de La ni­ca quie­ren lle­var­me al Ru­bén Darío, pe­ro va­mos de a po­qui­to. –¿Sen­tís a Cé­sar?

–Sí lo sien­to. En el ca­me­rino; cuan­do me ma­qui­llo (por­que) es su ca­ja de ma­qui­lla­je, su ro­pi­ta. Es­to (se­ña­la la ca­mi­se­ta) pa­ra mí es te­ner a Cé­sar en­ci­ma, yo no me la qui­to. Ten­go (en el ca­me­rino) los za­pa­tos que él usa­ba en El ni

ca, la go­rri­ta y la fo­to de Ma­ría Paz y Cé­sar jun­tos.

ES­TE­BAN CHINCHILLA/ TEA­TRO ES­PRES­SI­VO / LA NA­CIÓN

PRIS­CI­LLA MO­RA/AR­CHI­VO LN

Cé­sar Me­lén­dez dio 2.000 fun­cio­nes de El ni­ca. El mo­nó­lo­go se pre­sen­tó en va­rios paí­ses.

ES­TE­BAN CHINCHILLA/TEA­TRO ES­PRES­SI­VO PA­RA LN.

MAYELA LÓ­PEZ.

Cris­ti­na y su hi­ja Ma­ría Paz jue­gan con la mas­co­ta de la ca­sa. La ni­ña es muy pa­re­ci­da a su pa­pá, Cé­sar Me­lén­dez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.