La flor más lin­da de su que­rer

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - News -

Fue­ron no­vios des­de el mo­men­to en que la es­ca­le­ra de la pen­sión Las Pa­gua­guas los so­me­tió al he­chi­zo. Ella iba a su­bir­la y él ve­nía ba­ján­do­la cuan­do el ai­re se cru­zó en­tre ellos.

En ese tiem­po, los hom­bres em­pe­za­ban el cor­te­jo y él tar­dó me­dio mi­nu­to en ini­ciar­lo. Co­mo no sa­bía qué de­cir se pu­so a can­tar: “Al fin del mun­do me iré / pa­ra en­tre­gar­te mi amor / por que na­cí pa­ra ti. Es mi amor tan sin­ce­ro, mi vi­da / ya tú ves la pro­me­sa que te ha­go / que me im­por­ta llo­rar / que me im­por­ta su­frir / si es que un día me di­ces que sí”

Y ella, que era her­mo­sa y obe­dien­te, no su­po si reír­se o aplau­dir o reír­se y aplau­dir al mis­mo tiem­po.

Se lla­ma­ba Myr­na Ter­ce­ro Mo­ra­zán y su nom­bre era tan fuer­te y hon­du­re­ño co­mo su ca­rác­ter. Ha­cía ape­nas 15 días que ha­bía lle­ga­do so­la a Nicaragua pa­ra tra­ba­jar co­mo se­cre­ta­ria en la em­ba­ja­da de su país y aun­que pa­ra que su ma­dre le per­mi­tie­ra ha­cer el via­je ha­bía pro­me­ti­do no ha­blar­le a cual­quie­ra, en­se­gui­da, en­tre un pel­da­ño y otro, su­po que a él, di­fí­cil­men­te se le po­día con­fun­dir con cual­quie­ra.

Aun­que no tu­vie­ra más pa­tri­mo­nio que sus ági­les pies de bai­la­rín, su son­ri­sa ten­ta­do­ra, su voz gi­ta­na y las pa­la­bras y me­lo­días que Los Pan­chos lle­va­ban más de mil ve­ces can­tan­do, pe­ro que, por ar­te de amor y ma­gia, era ca­paz de rein­ven­tar. Y es que él sa­bía se­du­cir y has­ta lo de pin­tar le sa­lía so­bran­do en­tre tan­tas ga­lan­te­rías.

Myr­na te­nía 20 años, tra­ba­ja­ba en la em­ba­ja­da y ga­na­ba bas­tan­te más que Ra­fael que, tras per­der la be­ca en la Es­cue­la de Be­llas Ar­tes, ha­bía vuel­to a de­di­car­se a la me­cá­ni­ca den­tal y a con­tar mo­ne­das. Sin em­bar­go, sa­bía que si lo acep­ta­ba co­mo no­vio iba a ga­nar mu­chí­si­mo más, por­que hay co­sas que no se cuen­tan co­mo se cuen­ta la pla­ta pe­ro en­ri­que­cen.

En cuar­tos se­pa­ra­dos de la mis­ma pen­sión co­men­za­ron a so­ñar con dor­mir jun­tos y ama­ne­cer en­la­za­dos. Él, pa­ra aho­rrar, cam­bió de di­rec­ción y si­guió “bus­can­do su amor” to­das las tar­des.

Jun­tos re­co­rrie­ron Ma­na­gua en abril y sin­tie­ron que el ca­lor te­nía más que ver con la com­pa­ñía que con el tró­pi­co. De la mano, se les fue ma­yo y las con­fi­den­cias los hi­cie­ron su­dar y son­ro­jar­se más que a nin­guno de los tran­seún­tes que en­con­tra­ron a su pa­so. Hom­bro a hom­bro, du­ran­te ju­nio des­cu­brie­ron de nue­vo esa ciu­dad a la que vo­lun­ta­ria­men­te se ha­bían exi­lia­do y se die­ron cuen­ta de que no iban a can­sar­se de que­rer­se.

Ra­fa su­po que, co­mo to­da­vía no po­día pin­tar­la, más le va­lía ca­sar­se con ella y le pro­pu­so ma­tri­mo­nio.

El 11 de ju­lio de 1958, en el juz­ga­do, ella le di­jo que sí. No les hi­cie­ron fal­ta tes­ti­gos pa­ra dar fe de su amor y de sus ga­nas y a quie­nes les hi­cie­ron el fa­vor de acom­pa­ñar­los pa­ra cum­plir con el trá­mi­te de ley, el tiem­po les bo­rró los nombres. Tan­to se bas­ta- ban el uno al otro que no ex­tra­ña­ron al cu­ra ni a los pa­rien­tes.

Amo­res co­mo esos pa­re­cen ha­ber si­do he­chos pa­ra ge­ne­rar en­vi­dia, así que su re­la­ción se vol­vió chis­me y la no­ti­cia de la bo­da cru­zó fron­te­ras y lle­gó has­ta los oí­dos de do­ña Al­ma, ma­dre de Myr­na, que apa­re­ció en la puer­ta de la ca­sa que la pa­re­ja ape­nas ha­bía al­can­za­do a es­tre­nar.

La vi­si­ta du­ró po­co y a nin­guno de los dos les al­can­zó pa­ra co­no­cer­se. La sue­gra es­ta­ba furiosa, pe­ro co­mo que en el fon­do al­go del no­vio le ca­yó bien o adi­vi­nó que con el tiem­po iban a po­der que­rer­se y ser fa­mi­lia. Un par de días des­pués, un po­co más tran­qui­la o me­nos bra­va, re­gre­só a su país y a su ca­sa.

En di­ciem­bre, la pa­re­ja via­jó por pri­me­ra vez a Cos­ta Ri­ca a com­par­tir la sor­pre­sa de su amor con la fa­mi­lia de él. El recelo fue trans­for­mán­do­se en ca­ri­ño y, al fi­nal de las va­ca­cio­nes, a Myr­na la des­pi­die­ron con abra­zos.

Vol­vie­ron a Ma­na­gua con el tiem­po su­fi­cien­te pa­ra vol­ver a ir­se. Pa­ra ter­mi­nar de tran­qui­li­zar a ma­dres y sue­gras y des­te­rrar la idea de que se amaban con pri­sas, vol­vie­ron a ca­sar­se el 29 de mar­zo, es­ta vez, en la Ca­te­dral y con am­bas mu­je­res deseán­do­les for­tu­na.

Lue­go, qui­sie­ron mu­dar­se a Tegucigalpa. Fue en­ton­ces cuan­do Myr­na co­men­zó a con­sen­tir que Ra­fa le lle­na­ra la ca­sa de cua­dros y la vi­da de hi­jos.

El ma­yor, Jor­ge Ra­fael, iba a ser tan hon­du­re­ño co­mo ella. A él, su pa­pá le ve­la­ría el sue­ño mien­tras pin­ta­ba. Es que de día, Ra­fa tra­ba­ja­ba co­mo téc­ni­co den­tal. Al ano­che­cer se de­di­ca­ba a mi­mar a los su­yos y, cuan­do, ma­dre e hi­jo se dor­mían, des­pa­rra­ma­ba lien­zos y pin­ce­les.

Des­de en­ton­ces, la lu­na se­ría cóm­pli­ce de la ca­rre­ra de Ra­fa por ser ar­tis­ta y las tras­no­cha­das ha­rían que ama­ne­cie­ra tar­de y lle­ga­ra con re­tra­so a to­das par­tes me­nos a su ci­ta noc­tur­na con la pin­tu­ra.

Así, fue­ron pa­san­do los me­ses y el trio Fer­nán­dez Ter­ce­ro re­gre­só a Cos­ta Ri­ca an­tes de con­ver­tir­se en cuar­te­to…, en quin­te­to…, en ban­da. En San Jo­sé na­cie­ron ca­si en se­gui­da Karla, Al­ma y Mi­guel y, fi­nal­men­te, tam­bién, Da­vid.

El amor de la pa­re­ja se fue mul­ti­pli­can­do con ca­da hi­jo y aun­que las pri­sas de la pro­le hi­cie­ron que no siem­pre se les vie­ra uno jun­to al otro, to­dos los que lo co­no­cie­ron a él su­pie­ron de ella y es­cu­cha­ron, aten­tos y ce­lo­sos, sor­pren­di­dos y ad­mi­ra­dos, su his­to­ria de amor.

Y es que, des­de esa tar­de en que el fle­cha­zo se le hi­zo can­ción, en la vi­da de Ra­fa, sin im­por­tar el rum­bo que to­ma­ra su his­to­ria, Myr­na si­guió sien­do pro­ta­go­nis­ta.

Des­de esa tar­de en que el fle­cha­zo se le hi­zo can­ción, en la vi­da de Ra­fa Fer­nán­dez, sin im­por­tar el rum­bo que to­ma­ra su his­to­ria, Myr­na si­guió sien­do pro­ta­go­nis­ta.

FA­MI­LIA FER­NÁN­DEZ TER­CE­RO PA­RA LN.

En el 2014, don Ra­fa y do­ña Myr­na vol­vie­ron a es­tar jun­tos en Nicaragua –no en Ma­na­gua, sino en Gra­na­da–; fue­ron a inau­gu­rar Re­gre­so la­cus­tre y a re­en­con­trar­se con ami­gos que ha­bían co­no­ci­do ca­si 60 años an­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.