El Ra­fa Fer­nán­dez más cer­cano

Los mu­ra­les en la Clí­ni­ca Mar­cial Fa­llas, en Des­am­pa­ra­dos, y en la Pa­rro­quia de San Pe­dro Após­tol del pro­mi­nen­te ar­tis­ta cos­ta­rri­cen­se. Tam­bién se en­cuen­tran im­por­tan­tes tra­ba­jos en el Club Unión y co­lec­cio­nes es­ta­ta­les y ga­le­rías

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Artes Visuales -

Ra­fa Fer­nán­dez (19352018) no so­lo fue un pin­tor pro­mi­nen­te en el ar­te cos­ta­rri­cen­se, sino uno de los más pro­lí­fi­cos. En su tra­yec­to­ria de más de seis dé­ca­das, pin­tó, pin­tó y pin­tó apa­sio­na­da­men­te y sin im­por­tar los pe­sa­res..., tan­to que su le­ga­do se pue­de ras­trear en co­lec­cio­nes pú­bli­cas y pri­va­das en Cos­ta Ri­ca y otros paí­ses. Y aquí, don­de fue pro­fe­ta en su tie­rra, ¿dón­de po­de­mos ver sus gran­des obras, las más des­ta­ca­das?

Las dos más fá­ci­les de apre­ciar es­tán en es­pa­cios pú­bli­cos: la Ale­go­ría al tra­ba­jo, enor­me mu­ral de 45 m de lar­go por 2,5 m de al­to en la Clí­ni­ca Mar­cial Fa­llas, en Des­am­pa­ra­dos, y La Vir­gen Des­cal­za, óleo so­bre lino de más de 5 me­tros de al­to en la Pa­rro­quia de San Pe­dro Após­tol, en Mon­tes de Oca.

Fuer­te con­te­ni­do so­cial

Tras pa­sar la re­vi­sión del ofi­cial de se­gu­ri­dad y al­zar la vis­ta, el vi­si­tan­te de la Mar­cial Fa­llas se en­cuen­tra que el ves­tí­bu­lo lo lle­na un mu­ral que Fer­nán­dez pin­tó en 1973 y es­tá re­ple­to de re­fle­xio­nes so­cia­les y 12 fi­gu­ras que in­tri­gan al es­pec­ta­dor.

Es un tra­ba­jo im­po­nen­te. Mues­tra di­fe­ren­tes te­má­ti­cas li­ga­das con los tra­ba­ja­do­res cos­ta­rri­cen­ses y su apor­te en el avan­ce del país. Es­tán los es­cla­vos que rom­pen sus ca­de­nas y se de­fien­den de la opre­sión, la fa­mi­lia de cam­pe­si­nos que bus­ca su ca­mino, las mu­je­res que ayu­dan a ni­ños y ne­ce­si­ta­dos a avan­zar ha­cia el fu­tu­ro y aque­llos que siem­bran un me­jor ma­ña­na en un am­bien­te de paz.

Aquí, las mu­je­res son pro­ta- go­nis­tas: son se­res fuer­tes, con tra­jes sen­ci­llos y con­du­cen la avan­za­da, que lle­va ade­lan­te un ni­ño.

La Ale­go­ría al tra­ba­jo fue res­tau­ra­da en el 2015, de­bi­do, pri­mor­dial­men­te, al mal es­ta­do en que se en­con­tra­ba el so­por­te ( ply­wood) de la ca­pa pic­tó­ri­ca. Ac­tual­men­te, se pue­den con­tem­plar muy bien los de­ta­lles, co­lo­res y te­má­ti­ca de es­ta pin­tu­ra de gran for­ma­to.

No obs­tan­te, en una vi­si­ta que se realizó el miér­co­les 12 de se­tiem­bre, se ob­ser­va­ron dos hun­di­mien­tos en la ca­pa pic­tó­ri­ca y un tro­zo de cin­ta ad­he­si­va pe­ga­da en la mis­ma área (las pier­nas de los cam­pe­si­nos).

Se­gún Dan­nia Gon­zá­lez Cas­ti­llo, de la su­bá­rea de Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral de la Ca­ja Cos­ta­rri­cen­se de Se­gu­ro So­cial, se es­tá rea­li­zan­do una eva­lua­ción del es­ta­do de las obras de la co­lec­ción de la ins­ti­tu­ción pa­ra de­fi­nir cuá­les re­quie­ren una in­ter­ven­ción ur- gen­te. “Una vez que se ter­mi­ne esa va­lo­ra­ción se de­ter­mi­na­rá si el mu­ral ne­ce­si­ta una aten­ción ur­gen­te o no”, di­jo.

En­tre án­ge­les, nu­bes y ve­la­du­ras

En la pa­red oes­te de la Pa­rro­quia de San Pe­dro Após­tol rei­na una vir­gen des­cal­za, ves­ti­da de ro­jo y azul, ro­dea­da de sie­te án­ge­les, nu­bes y ve­la­du­ras. Es un óleo so­bre lino que Fer­nán­dez pin­tó den­tro de la pro­pia edi­fi­ca­ción y que se inau­gu­ró en 1996.

Al­ma Fer­nán­dez, hi­ja del ar­tis­ta, cuen­ta que es­ta pin­tu­ra na­ció gra­cias a un ofre­ci­mien­to que Car­los Hum­ber­to Ro­jas, en­ton­ces sa­cer­do­te de es­ta pa­rro­quia, le hi­zo a Myr­na Ter­ce­ro, es­po­sa del pin­tor y co­la­bo­ra­do­ra de la igle­sia, a fi­na­les de 1995. “Dí­ga­le a Ra­fa que esa pa­red es su­ya”, le man­dó a de­cir el cu­ra. Al día si­guien­te, en me­dio de los tra­ba­jo de renovación del tem­plo, apa­re­ció el ar­tis­ta pa­ra to­mar las me­di­das.

“Mi pa­pá era muy ma­riano; re­za­ba el ro­sa­rio to­dos los días. Así que asu­mió con gran devoción el pro­yec­to y lo fue sa­can­do, po­co a po­co, en nue­ve me­ses”, re­la­ta Al­ma.

Des­de en­ton­ces, Ma­rio Ar­ta­via, quien ayu­da en la Pa­rro­quia, ha ve­la­do pa­ra que la obra es­té en per­fec­to es­ta­do. Sin em­bar­go, el año pa­sa­do, su ojo agudo des­cu­brió, des­pués de que

pin­ta­ron el edi­fi­cio y cu­brie­ron la crea­ción de Fer­nán­dez con plástico, que le ca­ye­ron dos go­tas de pin­tu­ra blan­ca a La Vir­gen Des­cal­za.

La res­tau­ra­do­ra Ali­cia Za­mo­ra ya va­lo­ró los da­ños y po­si­bles so­lu­cio­nes; sin em­bar­go, los tra­ba­jos no es­tán pro­gra­ma­dos to­da­vía de­bi­do a que de­ben re­unir las do­na­cio­nes su­fi­cien­tes pa­ra po­ner los an­da­mios y otras ne­ce­si­da­des de esa la­bor; la igle­sia se en­car­ga­rá de los ho­no­ra­rios –una su­ma sim­bó­li­ca, de­ta­lla­ron– de la es­pe­cia­lis­ta. “La cues­tión es bus­car, o que nos bus­quen, pa­ra ver quién do­na qué y que po­da­mos ha­cer la res­tau­ra­ción”, agre­gó Ar­ta­via.

Más di­fí­ci­les de ob­ser­var

Des­de di­ciem­bre del 2000, el Tea­tro Na­cio­nal tie­ne un te­lón de bo­ca en que el pin­tor es­tam­pó a sus má­gi­cas mu­je­res y las di­fe­ren­tes ar­tes a las que da ca­bi­da esa ins­ti­tu­ción. La obra (11 x 7 me­tros) tar­dó cer­ca de dos años y me­dio en ser pin­ta­da so­bre una lo­na y se lla­ma Eterno fe­me­nino. Se pue­de ad­mi­rar so­lo en oca­sio­nes es­pe­cia­les.

Fred He­rre­ra, di­rec­tor del Tea­tro Na­cio­nal, in­for­mó de que bus­ca­rán una ac­ti­vi­dad es­pe­cial pa­ra ex­hi­bir­lo, en la cual se le pue­da ha­cer un ho­me­na­je al ar­tis­ta. Por aho­ra, el te­lón de bo­ca es­tá ex­ten­di­do en el te­lar del Tea­tro (par­te de atrás, al es­te) con el fin de que no se arru­gue ni se quie­bre la ca­pa pic­tó­ri­ca, de­ta­lló Car­men Ma­rín, del De­par­ta­men­to de Con­ser­va­ción de es­te sím­bo­lo na­cio­nal.

En el Club Unión se en­cuen­tra Pa­tria( 1989). En ella, Fer­nán­dez hi­zo una des­crip­ción de la na­ción: en el cen­tro, una mu­jer ves­ti­da con los co­lo­res de la ban­de­ra re­pre­sen­ta a Cos­ta Ri­ca, la cual pro­te­ge a otras cua­tro fi­gu­ras fe­me­ni­nas que mues­tran nues­tra li­ber­tad, ri­que­za na­tu­ral, la mú­si­ca y la edu­ca­ción.

Pa­tria se ubi­ca en el co­me­dor del Club Unión y es­tá en buen es­ta­do. Mau­ri­cio Mon­tes de Oca, ge­ren­te del lu­gar, de­ta­lló que si- guen to­das las re­co­men­da­cio­nes que les dio el ar­tis­ta, cui­dan la tem­pe­ra­tu­ra de las lu­ces, no se co­lo­ca el bu­fé de­ba­jo de la pin­tu­ra ni se flam­bea cer­ca.

Si bien es cier­to so­lo los so­cios la pue­den apre­ciar, Mon­tes de Oca ase­gu­ró que gru­pos or­ga­ni­za­dos que la quie­ran ver pue­den so­li­ci­tar un per­mi­so es­pe­cial; ade­más, es­tán ana­li­zan­do ha­cer vi­si­tas guia­das al Club Unión, que in­clu­ya una es­ta­ción fren­te al Ra­fa Fer­nán­dez (in­for­ma­ción en el 2257-1555).

Co­lec­cio­nes es­ta­ta­les y más

De­bi­do al pres­ti­gio del pin­tor, no fal­tan sus pin­tu­ras en tres de las gran­des co­lec­cio­nes es­ta­ta­les del país: el Mu­seo de Ar­te Cos­ta­rri­cen­se (sie­te pin­tu­ras), los Mu­seos del Ban­co Cen­tral de Cos­ta Ri­ca (ocho óleos) y la Ca­ja Cos­ta­rri­cen­se de Se­gu­ro So­cial (el mu­ral de la Mar­cial Fa­llas y dos óleos). Ac­tual­men­te, nin­guno de los dos mu­seos tie­ne obras de Ra­fa Fer­nán­dez en sus ex­po­si­cio­nes. Sin em­bar­go, sí tie­nen pin­tu­ras muy sig­ni­fi­ca­ti­vas.

Por ejem­plo, el Mu­seo de Ar­te Cos­ta­rri­cen­se (MAC) tie­ne en su aco­pio los óleos Pre­sa­gios de

gue­rra (1966) y So­cie­dad de con

su­mo (1980). “(...) no so­lo ejem­pli­fi­can un cam­bio es­ti­lís­ti­co den­tro de la pro­duc­ción ge­ne­ral de es­te ar­tis­ta, sino que tam­bién re­fle­jan cir­cuns­tan­cias po­lí­ti­co- eco­nó­mi­cas de los mo­men­tos his­tó­ri­cos den­tro de los cua­les se crea­ron”, ex­pli­có By­ron Gon­zá­lez Agui­lar, cu­ra­dor de Co­lec­cio­nes del MAC.

Aun­que no es­tán en una ex­po­si­ción, las obras de Fer­nán­dez en los Mu­seos del Ban­co Cen­tral es­tán ubi­ca­das en di­fe­ren­tes ofi­ci­nas del Ban­co Cen­tral de Cos­ta Ri­ca (BCCR) y las su­pe­rin­ten­den­cias.

“Don Ra­fa es uno de los más im­por­tan­tes ex­po­nen­tes de la pin­tu­ra cos­ta­rri­cen­se de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX. Las obras de su au­to­ría que for­man par­te de la co­lec­ción del BCCR son re­pre­sen­ta­ti­vas de su do­mi­nio téc­ni­co y de su sin­gu­lar tra­ba­jo co­mo co­lo­ris­ta. En­tre ellas,

Es­ca­li­na­ta es, par­ti­cu­lar­men­te, una obra es­pe­cial. Es­ta pie­za re­pre­sen­ta la eta­pa previa a sus icó­ni­cas fi­gu­ras fe­me­ni­nas, cuan­do el ar­tis­ta se dis­tan­cia de su ex­pre­sio­nis­mo ini­cial y en­sa­ya la crea­ción de en­tor­nos car­ga­dos de ma­gia”, ma­ni­fes­tó Ma­ría Jo­sé Monge, cu­ra­do­ra de es­tos Mu­seos.

La Ga­le­ría Na­cio­nal, del Cen­tro Cos­ta­rri­cen­se de Cien­cia y Cul­tu­ra, tie­ne dos obras que el pin­tor hi­zo en es­ta dé­ca­da. De he­cho, Fer­nán­dez ex­pu­so aún el año pa­sa­do en ese es­pa­cio.

Las­mu­je­res, la ma­gia, los to­ros, las aves, las crí­ti­cas so­cia­les..., to­dos son par­te del ri­co le­ga­do de un pin­tor que si­gue cer­cano en nues­tra me­mo­ria.

MAYELA LÓ­PEZ.

El co­me­dor del Club Unión, en San Jo­sé, res­guar­da la pin­tu­ra Pa­tria , del cos­ta­rri­cen­se Ra­fa Fer­nán­dez.

MU­SEOS DEL BAN­CO CEN­TRAL PA­RA LN.

Es­ca­li­na­ta for­ma par­te de la co­lec­ción de los Mu­seos del Ban­co Cen­tral de Cos­ta Ri­ca.

OLMAN CARVAJAL ULLOA/MAC PA­RA LN.

So­cie­dad de con­su­mo es una obra sig­ni­fi­ca­ti­va de Ra­fa Fer­nán­dez y es de la co­lec­ción del Mu­seo de Ar­te Cos­ta­rri­cen­se.

MAYELA LÓ­PEZ

La Vir­gen Des­cal­za es un óleo so­bre lino de 1996. Du­ran­te nue­ve me­ses, el pin­tor creó la obra den­tro de la igle­sia.

MAYELA LÓ­PEZ.

Ale­go­ría al tra­ba­jo se en­cuen­tra en el ves­tí­bu­lo de la Clí­ni­ca Mar­cial Fa­llas en Des­am­pa­ra­dos. El mu­ral, que mi­de 45 m x 2,5 m, es de 1973. Aquí, aba­jo, un de­ta­lle de las fi­gu­ras en es­te tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.