‘Uno no for­ma al pú­bli­co, uno es el que tie­ne que acer­car­se’

Ta­tia­na de la Os­sa: Ba­jo su guía, El si­tio de las abras lle­gó a es­ce­na co­mo uno de los mon­ta­jes más am­bi­cio­sos del año. La di­rec­to­ra cos­ta­rri­cen­se nos ha­bla de su tea­tro, de la vi­gen­cia de la obra de Fa­bián Do­bles y de la sa­bi­du­ría de los es­pec­ta­do­res

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Portada - Do­riam Díaz ddiaz@na­cion.com

Ta­tia­na de la Os­sa ha­ce un tea­tro pro­vo­ca­dor y evo­ca­dor, un tea­tro que re­cu­rre a la mú­si­ca, al can­to, a pro­yec­cio­nes, a es­ce­na­rios su­ge­ren­tes, a cons­tan­tes mo­vi­mien­tos, a lo que sea ne­ce­sa­rio, pa­ra atra­par al es­pec­ta­dor y co­mu­ni­car­le ideas, he­chos y re­fle­xio­nes. De la Os­sa ha­ce un tea­tro vi­vo, pal­pi­tan­te.

Tras 17 años fue­ra de Cos­ta Ri­ca, afin­ca­da prin­ci­pal­men­te en El Salvador, la di­rec­to­ra cos­ta­rri­cen­se vol­vió a es­ce­na en el 2016 con la obra Pa­no­ra­ma des­de el

puen­te, de Art­hur Mi­ller, un su­ges­ti­vo “es­pec­tácu­lo de gran for­ma­to y al­to ni­vel”, se­gún lo des­cri­bió en­ton­ces la crí­ti­ca. Aho­ra, De la Os­sa re­gre­sa con otra obra enor­me y am­bi­cio­sa: la ver­sión tea­tral de El si­tio de las abras

(1950), des­ta­ca­da no­ve­la de Fa­bián Do­bles en el cen­te­na­rio de su na­ci­mien­to.

Ella no se trai­cio­na a sí mis­ma ni al pú­bli­co. Ade­más de que am­bos son re­tos de gran­des pro­por­cio­nes, es­te mon­ta­je, que se pre­sen­ta en el Tea­tro Na­cio­nal co­mo par­te del pro­gra­ma Éra­se

una vez, re­to­ma su in­te­rés por el te­ma de la co­mu­ni­dad y por la lu­cha so­cial.

Mien­tras ha­bla de es­te tra­ba­jo y de su tea­tro, es­ta di­rec­to­ra no pa­ra de lan­zar re­fle­xio­nes so­bre lo que afron­ta el país, la idea de queel pú­bli­co de­be ser edu­ca­do y el es­pec­tácu­lo es­cé­ni­co. Fue una ri­ca con­ver­sa­ción de ho­ra y me­dia, de la cual se ex­traen es­tas pre­gun­tas y res­pues­tas. –¿Có­mo se ha­ce pa­ra abor­dar des­de el tea­tro un tex­to li­te­ra­rio, que es un hi­to?

–En ho­nor a la épo­ca de Fa­bián Do­bles, al con­tex­to so­cio­po­lí­ti­co, cul­tu­ral y eco­nó­mi­co del mo­men­to en el queél vi­vió, me­pa­re­ció in­tere­san­te re­to­mar una ver­sión des­de el tea­tro épi­co, des­de el tea­tro tra­di­cio­nal eu­ro­peo y la­ti­noa­me­ri­cano que se ges­tó mu­cho en la épo­cas de los mo­vi­mien­tos so­cia­les y en el con­tex­to de la Guerra Fría. Me pa­re­ció muy in­tere­san­te re­to­mar ese for­ma­to que es un for­ma­to muy his­tó­ri­co y muy fac­tual, no es un tea­tro de emo­cio­nes, no es un tea­tro que pre­ten­de crear ilu­sión ni con­mo­ver, sino que pre­ten­de pre­sen­tar un jue­go de imá­ge­nes y he­chos his­tó­ri­cos pa­ra hon­rar los tiem­pos en que se hi­zo la no­ve­la y en el len­gua­je que qui­zá se hu­bie­ra po­di­do ha­cer en es­ta épo­ca.

”Des­de allí par­tí pa­ra ha­cer es­te en­fo­que. Es una obra que es­tá con­ta­da des­de una pers­pec­ti­va his­tó­ri­ca, con años y con fe­chas, des­de que co­mien­za el es­pec­tácu­lo; son una se­rie de su­ce­sos frag­men­ta­dos que van pre­sen­tan­do cir­cuns­tan­cias de la ex­pe­rien­cia de vi­da de las per­so­nas". –El tex­to li­te­ra­rio tie­ne sus pro­pias re­glas y son di­fe­ren­tes a las de las ar­tes es­cé­ni­cas. ¿Có­mo “li­brar­se” de la li­te­ra­tu­ra pa­ra ha­cer tea­tro so­bre una no­ve­la? –Ese es un dra­ma de to­dos los di­rec­to­res de tea­tro de to­das­ma--

“Cuan­do al­guien di­ce es que al pú­bli­co “hay que”... No, no, no; uno no for­ma al pú­bli­co. (...) El pú­bli­co tie­ne sa­bi­du­ría y hay que sa­ber acer­car­se; uno es el que tie­ne que ir a po­ner el es­ce­na­rio don­de ha­ga fal­ta”.

ne­ras por­que ca­da vez que tra­ba­ja­mos so­bre un tex­to ya es­cri­to, sea una adap­ta­ción, una ver­sión o una pie­za de quién sea siem­pre nos en­con­tra­mos con ese dra­ma: có­mo nos li­be­ra­mos del tex­to pa­ra tras­cen­der el tex­to y crear de allí una pues­ta que sea pa­ra con­tar su­ce­sos más que na­rra­cio­nes y que no es­té cen­tra­do en el tea­tro ver­bo cén­tri­co –co­mo lo lla­ma­ban an­tes–, cen­tra­do en oír ha­blar a los ac­to­res.

”El día del es­treno que­ría ve­nir con una ca­mi­se­ta que di­je­ra “La no­ve­la era me­jor” (ríe) por­que, co­mo di­cen en in­glés, The book was al­ways bet­ter (el li­bro siem­pre fue me­jor). La no­ve­la uno la pue­de leer du­ran­te un mes, en­cual­quier es­pa­cio, en los tiem­po y pos­tu­ras que uno ne­ce­si­te; la li­te­ra­tu­ra se lle­va en el bol­si­llo y se adap­ta a la vi­da co­ti­dia­na y uno va re­crean­do es­tos mo­men­tos con el li­bro en la mano. En el tea­tro vas a un lu­gar y te sien­tas du­ran­te un tiem­po que so­cial­men­te se ha es­ta­ble­ci­do; la cos­tum­bre es ir a ese mo­men­to, que es una vi­ven­cia efí­me­ra. Des­de esa pers­pec­ti­va, el uso del tiem­po y de la his­to­ria es fun­da­men­tal pa­ra ayu­dar­le al pú­bli­co a vivir una ex­pe­rien­cia; no a en­ten­der una no­ve­la, no a ser fiel a la anéc­do­ta com­ple­ta, sino a la ex­pe­rien­cia que pro­vo­có en mí leer esa no­ve­la. la ex­pe­rien­cia que pro­vo­có en los ac­to­res.

”Es la per­cep­ción de lo que uno en­tien­de de la no­ve­la, de lo que más­le atrae. La no­ve­la te­nía una for­ta­le­za enor­me a tra­vés de una ima­gen muy ri­ca que usa Fa­bián: la de la ta­rrá, el pa­nal he­cho de tie­rra que cuan­do cae y se mo­ja, se va des­ha­cien­do y des­ha­cien­do, y las abe­jas pier­den su ca­sa. Es­to, com­pa­ra­do con la si­tua­ción de Amé­ri­ca Cen­tral de los úl­ti­mos 100 años o los úl­ti­mos 500 años, es la pér­di­da pau­la­ti­na de nues­tra tie­rra, nues­tras tra­di­cio­nes y de nues­tras vi­sio­nes de mun­do por lo que lla­ma­do el pro­gre­so, la ci­vi­li­za­ción y el desa­rro­llo”. –De he­cho, la pri­me­ra par­te del es­pec­tácu­lo pro­fun­di­za en esas fa­mi­lias de las abras; tran­si­ta mu­cho más len­to. Lue­go, se su­ce­den es­ce­nas, he­chos y ge­ne­ra­cio­nes; es más ver­ti­gi­no­sa…

–El es­pec­tácu­lo pre­ten­de te­ner esas dos par­tes: una, que es más ex­ten­sa y con más de iden­ti­fi­ca­ción con la ex­pe­rien­cia de co­mu­ni­dad, de vi­ven­cia y ayu­da mu­tua, y en la se­gun­da es una co­sa ver­ti­gi­no­sa, de cam­bios que no en­ten­de­mos, que no sa­be­mos có­mo pa­só ni quién fue que lo di­jo, so­la­men­te nos da­mos de que al­go se des­ar­mó, al­go se rom­pió, y cuan­do nos da­mos cuen­ta es “per­dón, ya no ten­go la ca­sa, no ten­go la tie­rra, no ten­go fa­mi­lia”. Esa sen­sa­ción de es­tar ofus­ca­do y per­di­do era muy im­por­tan­te pa­ra mí, con el fin de ha­cer que el pú­bli­co se pre­gun­te por qué, pa­ra qué, qué pa­só; pa­ra te­ner una sen­sa­ción que pro­du­ce que­dar­se sin na­da. –¿Su vi­sión al abor­dar es­te mon­ta­je es el de una lec­to­ra? No lo plan­tea co­mo “la ver­dad”.

–Sí. Uno no pue­de po­ner una ver­dad so­bre las ar­tes. Ten­go una lec­tu­ra y, a la ho­ra de com­par­tir la con el elen­co, ha­bía otras lec­tu­ras, así que de­cía: “¡Qué in­tere­san­te! ¿Por qué di­ces eso?”, o mo­men­tos en que al­guien agre­ga­ba: “No es­toy de acuer­do; es­to es así”.

”Es­tos en­cuen­tros de dis­tin­tas vi­sio­nes han si­do pro­ce­sos muy ri­cos por­que una pues­ta se arma con un co­lec­ti­vo, con una co­mu­ni­dad tem­po­ral, que a ve­ces cohe­sio­na muy bien y a ve­ces hay que ayu­dar­la a cohe­sio­nar…

”Mi pers­pec­ti­va pa­ra es­ta pues­ta es des­de có­mo tras­la­dar­le al pú­bli­co la ex­pe­rien­cia de es­tar en una co­mu­ni­dad, de vi­vir­la y qué sig­ni­fi­ca per­te­ne­cer, es­tar des­orien­ta­do y lue­go no sa­ber qué pa­sa cuán­do uno es­tá afue­ra. Al fi­nal, apa­re­ce es­te per­so­na­je, que es el lu­cha­dor que nos abre una nue­va pers­pec­ti­va, y que­me pa­re­ció muy va­lio­so re­co­no­cer­lo; apa­re­ce Mar­tín Ve­ga. Ese rol de al­guien que di­ce que de­bo ha­cer al­go, me pa­re­ció vi­tal. Esa úl­ti­ma par­te tie­ne la pre­sión del dis­cur­so po­lí­ti­co de en­ton­ces y la pre­sión de la agi­li­dad de los su­ce­sos de con­fron­ta­ción de la Cos­ta Ri­ca de 1945, pa­ra lle­var­lo allí, a ese mo­men­to, que se pa­re­ce a otros mo­men­tos, co­mo el ac­tual, por ra­zo­nes di­ver­sas y en cir­cuns­tan­cias dis­tin­tas. –Es otra Cos­ta Ri­ca. En­ton­ces, ¿de qué for­ma sigue vi­gen­te la lu­cha que se dio en El si­tio de la abras ?

–Nues­tro país es­tá si­tia­do des- de mu­chas pers­pec­ti­vas. Mu­chos paí­ses es­tán si­tia­dos. Es­ta­mos en una si­tua­ción eco­nó­mi­ca mun­dial dis­tin­ta a la épo­ca en que Fa­bián Do­bles es­cri­bió es­to y no­so­tros te­ne­mos mu­chos mu­ros y fron­te­ras al­re­de­dor y mu­chas exi­gen­cias de or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les de có­mo de­be­mos ma­ne­jar nues­tros paí­ses, te­ne­mos mu­chas exi­gen­cias de mu­chos sec­to­res de có­mo te­ne­mos que or­ga­ni­zar­nos… Es­to su­ce­de en es­te pe­rio­do, co­mo en otros; varían los gru­pos de pre­sión in­ter­nos y ex­ter­nos en los tiem­pos. ¿Por qué los paí­ses en la re­gión cen­troa­me­ri­ca­na no te­ne­mos ca­pa­ci­da­des pa­ra sen­tir­nos or­gu­llo­sos de lo pro­pio, sino que te­ne­mos la mi­ra­da ha­cia afue­ra, en ul­tra­mar, co­mo si to­do lo que es­tá afue­ra es me­jor que lo es­tá aquí? ¿Por qué cree­mos que va­le la pe­na arra­sar con al­gu­nas tra­di­cio­nes por­que no im­por­tan por­que no son “pro­duc­ti­vas” ni “úti­les” pa­ra el país en ge­ne­ral? En­ton­ces, mi pre­gun­ta es: ¿Por qué hay tan­tos Am­bro­sios Cas­tro que lo que es­tán pen­san­do es en ge­ne­rar ri­que­za pa­ra un sec­tor pe­que­ño sin pen­sar que to­dos te­ne­mos de­re­cho de co­mer, vivir y ser­vir a los de­más? –¿Por qué ha­ce us­ted tea­tro?

–Sin du­da, es una pa­sión. Tam­bién el tea­tro se me fue con­vir­tien­do en una mi­sión en el sen­ti­do de que es una he­rra­mien­ta pa­ra dia­lo­gar y ha­cer sa­ber reali­da­des. En ese sen­ti­do, es una mo­da­li­dad de la co­mu­ni­ca­ción so­cial, es una mo­da­li­dad de la edu­ca­ción y se ha­ce a tra­vés de he­rra­mien­tas ar­tís­ti­cas. Ca­da es­pec­tácu­lo es un ser nue­vo y ne­ce­si­ta de una for­ma to­tal­men­te dis­tin­ta pa­ra ha­cer­se. –¿Có­mo ha cam­bia­do co­mo di­rec­to­ra des­de Al­ta­mar, su pri­me­ra obra en esa la­bor?

–Con el tiem­po y por las cir--- cuns­tan­cias, a ve­ces ten­go me­nos tiem­po pa­ra pro­du­cir. Me gus­ta­ría re­gre­sar a los pro­ce­sos de in­ves­ti­ga­ción más ex­ten­sos; se ne­ce­si­ta más tiem­po. Los ac­to­res, di­rec­to­res y di­se­ña­do­res re­quie­ren de más tiem­po. No me gus­tan los es­pec­tácu­los que no tie­nen la fi­ne­za ne­ce­sa­ria por­que la vis­ta hu­ma­na, el ojo hu­mano, el co­ra­zón hu­mano es­muy sen­si­ble: ve­mos to­do, en­ten­de­mos to­do.

”Cuan­do al­guien di­ce es que al pú­bli­co “hay que”... No, no, no; uno no for­ma al pú­bli­co. El pú­bli­co ya es­ta­ba ahí; uno de­be sa­ber lo que ne­ce­si­ta el pú­bli­co, uno es el que­tie­ne que acer­car­se. El pú­bli­co tie­ne sa­bi­du­ría y hay que sa­ber acer­car­se; uno es el que tie­ne que ir a po­ner el es­ce­na­rio don­de ha­ga fal­ta”. –Eso es in­tere­san­te por­que mu­cha gen­te quie­re for­mar el pú­bli­co, quie­re en­se­ñar­le...

–No, es que uno no pue­de en­se­ñar­le al pú­bli­co a que le gus­te el tea­tro. Eso es una vi­sión co­mo de las Be­llas Ar­tes y de las aca­de­mias de 1700, que hay que edu­car a la gen­te pa­ra que le gus­ten las Be­llas Ar­tes.

”So­mos se­res sen­si­bles a la co­mu­ni­ca­ción y es­tá en­nues­tra na­tu­ra­le­za per­ci­bir y con­tem­plar el ar­te y la be­lle­za”. –¿Y có­mo tra­ba­ja en esa sen­si­bi­li­dad? ¿Có­mo pro­vo­car­la?

–¿Có­mo pro­vo­car­la? Bueno, ahí es don­de vie­ne el te­ma de la for­ma­ción ar­tís­ti­ca y la aper­tu­ra de sen­si­bi­li­da­des en los ar­tis­tas.

”A ve­ces las es­cue­las, aca­de­mias y otros cen­tros de for­ma­ción de las ar­tes en­se­ñan una téc­ni­ca par­ti­cu­lar. No so­la­men­te hay que en­se­ñar téc­ni­cas, hay que en­se­ñar a ver a los se­res hu­ma­nos y a en­ten­der que hay co­sas que tras­cien­den la pie­za bien he­cha, co­mo de­cían cuan­do yo es­ta­ba es­tu­dian­do acá. ¿Qué es eso de la pie­za bien he­cha? Hay que for­mar a los ar­tis­tas co­mo per­so­nas sen­si­bles, so­bre to­do de­ben te­ner ca­pa­ci­dad de es­cu­char a los de­más, ver a los de­más, ser­vir y bus­car len­gua­jes que ayu­den a pro­vo­car las sen­si­bi­li­da­des hu­ma­nas.

”Mien­tras las es­cue­las de ar­tes es­cé­ni­cas más se acer­quen a es­te es­pí­ri­tu, más va­lio­so se­rá su tra­ba­jo. Sí es cier­to que la par­te téc­ni­ca es im­por­tan­te, pe­ro apar­te se ne­ce­si­ta tras­cen­der a có­mo en­con­trar la em­pa­tía con otros se­res hu­ma­nos y có­mo com­pren­der a otras per­so­nas”.

FOTO: ME­LIS­SA FER­NÁN­DEZ.

ME­LIS­SA FER­NÁN­DEZ.

Con­cep­to. Ta­tia­na de la Os­sa con­si­de­ra que el tea­tro es “una re­fle­xión so­bre no­so­tros mis­mos, lo que es­ta­mos ha­cien­do aquí y aho­ra y por qué lo ha­ce­mos”.

ME­LIS­SA FER­NÁN­DEZ

El si­tio de las abras cuen­ta con un elen­co de 37 ar­tis­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.