Lo que un día fue

El li­bro El mun­do era otro es una útil fuen­te pa­ra exa­mi­nar a los in­te­lec­tua­les y sus fun­cio­nes pú­bli­cas, sue­ños, te­mo­res y es­pe­ran­zas en una co­yun­tu­ra crí­ti­ca, así co­mo lo que era nues­tro país an­tes de las elec­cio­nes de es­te 2018

La Nacion (Costa Rica) - Ancora - - Letras - EL AU­TOR ES CA­TE­DRÁ­TI­CO EN HIS­TO­RIA DE LA UNI­VER­SI­DAD DE COS­TA RI­CA-

El es­cri­tor Uriel Que­sa­da edi­tó un li­bro ti­tu­la­do El mun­do era otro. Cartas so­bre el pro­ce­so elec­to­ral del 2018 y que fue pu­bli­ca­do ha­ce unas se­ma­nas por Uruk Edi­to­res. El tex­to reúne 15 cartas es­cri­tas por igual nú­me­ro de es­cri­to­res y que se re­fie­ren, des­de pers­pec­ti­vas per­so­na­les y ana­lí­ti­cas, a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de Cos­ta Ri­ca ocu­rri­das en fe­bre­ro y abril del pre­sen­te año.

En la pre­sen­ta­ción, Que­sa­da de­ta­lla que el li­bro es­tá ins­pi­ra­do en el tra­ba­jo de Ca­ro­li­na de Ro­ber­tis, Ra­di­cal Ho­pe, quien edi­tó cartas si­mi­la­res de es­cri­to­res que se re­fi­rie­ron a las elec­cio­nes del 2016 que con­vir­tió en pre­si­den­te de los Es­ta­dos Uni­dos a Do­nald Trump. En aquel ca­so, la es­pe­ran­za fue con­fi­na­da a una ca­ja ce­rra­da; en Cos­ta Ri­ca, en sus mi­si­vas, los es­cri­to­res mues­tran un res­pi­ro de ali­vio, aun­que per­ma­nez­can en guar­dia fren­te a la vuel­ta a la car­ga del pro­yec­to po­lí­ti­co del fa­na­tis­mo neo­pen­te­cos­tal.

In­te­lec­tua­les

Los par­ti­ci­pan­tes del pro­yec­to fue­ron las es­cri­to­ras Ana Co­ra­lia Fer­nán­dez, Do­re­lia Ba­raho­na, Ara­be­lla Salaverry, Ya­di­ra Cal­vo, Jessica Clark y Ana­cris­ti­na Ros­si, así co­mo los es­cri­to­res Ra­fael Án­gel He­rra, Car­los Cor­tés, Jo­sé Ricardo Cha­ves, Iván Mo­li­na, Alí Ví­quez, Adriano Corrales, Wa­rren Ulloa, Da­vid Mon­ge y Ro­dri­go So­to.

Co­mo se ve, la lista es­tá do­mi­na­da le­ve­men­te por hom­bres, pe­ro en tér­mi­nos eta­rios pre­va­le­cen es­cri­to­res que na­cie­ron an­tes de la dé­ca­da de 1970; con un pro­me­dio de 62 años. En ese sen­ti­do, la ma­yo­ría de es­tos au­to­res cre­cie­ron du­ran­te la Cos­ta Ri­ca de la se­gun­da mi­tad del si­glo XX y vi­vie­ron la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­co par­ti­da­ria de una de­mo­cra­cia muy for­ta­le­ci­da e ins­ti­tu­cio­nal­men­te ca­si in­cues­tio­na­ble. Ape­nas dos de esos au­to­res (Ulloa y Mon­ge) na­cie­ron des­pués de 1980 y vo­ta­ron por pri­me­ra vez en 1998 o des­pués, jus­to cuan­do el sis­te­ma elec­to­ral pro­du­ci­do por la Se­gun- da Re­pú­bli­ca co­men­za­ba a cam­biar y sus vo­ces, le­ve­men­te, ins­tru­men­ta­li­zan esa con­di­ción.

El pro­yec­to del li­bro, se­gún su edi­tor, bus­ca­ba que ese gru­po de in­te­lec­tua­les re­fle­xio­na­ra so­bre las elec­cio­nes del 2018 a tra­vés de una car­ta per­so­nal. Se­gún a quien co­rres­pon­dan, esas mi­si­vas es­tán di­vi­di­das en tres sec­cio­nes: “Cartas a quie­nes nos pre­ce­die­ron y nos guían”, “Cartas a quie­nes em­pie­zan su jor­na­da”, “Cartas a quie­nes nos guar­dan en la dis­tan­cia”.

Hay cartas di­ri­gi­das a la pa­tria, a pa­rien­tes (tíos, tías, pa­dres, hi­jas y nie­tos) y a po­lí­ti­cos, pe­ro lla­ma la aten­ción que nin­gu­na de ellas se di­ri­gie­ra a un cu­ra o a un pas­tor que po­dría ha­ber si­do un lla­ma­ti­vo in­ter­lo­cu­tor pa­ra el ejer­ci­cio. Igual­men­te, son cartas en­via­das a gen­te que­ri­da y mues­tran, por eso, una na­rra­ti­va de com­pli­ci­dad en la que se com­par­ten pun­tos de vis­ta so­bre el he­cho que se des­cri­be. En ese sen­ti­do, so­lo Cor­tés to­mó la ini­cia­ti­va de en­fren­tar la fi­gu­ra do­mi­nan­te y de au­to­ri­dad de un pa­rien­te del pa­sa­do y dis­cu­tir di­rec­ta­men­te con su re­cep­tor en tér­mi­nos to­tal­men­te opues­tos, pa­ra lo cual bus­ca en­tre sus re­cuer­dos y “le­ga­dos” la po­si­ble voz de ese otro.

An­te el fa­na­tis­mo

Las cartas se es­cri­bie­ron en­tre abril e ini­cios de ma­yo, de for­ma que es­ta­ban fres­cos los mie­dos sus­ci­ta­dos por la cam­pa­ña. Las mi­si­vas mar­can el ini­cio del 2018 co­mo un mo­men­to co­yun­tu­ral pa­ra Cos­ta Ri­ca y com­par­ten un te­rri­ble te­mor por el as­cen­so de Fa­bri­cio Al­va­ra­do co­mo can­di­da­to con po­si­bi­li­da­des de ga­nar la pre­si­den­cia y lo que eso in­vo­lu­cra­ba pa­ra el país. Hay mo­men­tos en que ese te­mor se ex­pre­sa en me­tá­fo­ras ani­ma­das, co­mo la repetición de que el­mo­vi­mien­to de Res­tau­ra­ción Na­cio­nal era un mons­truo que se de­bía ven­cer, por­que ter­mi­na­ría de­vo­ran­do la de­mo­cra­cia cos­ta­rri­cen­se.

Las cartas tam­bién evo­can un sen­ti­do de unión que pa­re­cía per­di­do en el tiem­po. Las mi­si­vas ha­blan de mu­je­res or­ga­ni­za­das, de jó­ve­nes en ac­ción, de vie­jos que re­no­va­ban sus es­pe­ran­zas y de ciu­da­da­nos en mo­vi­mien­to. Tam­bién cons­tru­yen víncu­los con el pa­sa­do de­mo­crá­ti­co y per­so­na­jes que lo mar­ca­ron. Al­gu­nos de los es­cri­to­res revelan que el tiem­po los ha­bía con­ver­ti­do en in­cré­du­los de lo elec­to­ral y que el mie­do al triun­fo neo­pen­te­cos­tal los alen­tó a em­pren­der un com­pro­mi­so per­so­nal y so­cial pa­ra con el país, su pa­sa­do, pre­sen­te y fu­tu­ro.

Las cartas re­tra­tan una so­cie­dad es­cin­di­da. Al­gu­nos au­to­res, co­mo Mo­li­na, ex­plo­ran los ele­men­tos co­yun­tu­ra­les de ese quie­bre so­cial y los en­cuen­tran en los de­seos de la Igle­sia ca­tó­li­ca por ma­ni­pu­lar las elec­cio­nes. Otros, co­mo Salaverry, Corrales, Mon­ge y So­to de­nun­cian la cre­cien­te de­sigual­dad so­cial y la for­ma en que las igle­sias de “res­tau­ra­do­res” ha­cen me­sa ga­lle­ga en ese es­pa­cio do­mi­na­do por la po­bre­za y el de­sen­can­to por el Es­ta­do. Al­gu­nos, co­mo He­rra, pro­fun­di­zan en el peligro en que es­tu­vie­ron la ciu­da­da­nía y los de­re­chos hu­ma­nos.

Las cartas de las mu­je­res ex­po­nen su desa­zón por­que el mo­vi­mien­to neo­pen­te­cos­tal arra­sa­ra con los de­re­chos que tan­to les ha cos­ta­do con­quis­tar a tra­vés de los si­glos y la for­ma ma­ni­quea en que se tras­to­có el aná­li­sis de pers­pec­ti­va de gé­ne­ro has­ta con­ver­tir­lo en una “ideo­lo­gía”, con el fin de des­ca­li­fi­car­la con fa­la­cias ad hó­mi­nem.

Ba­raho­na, Salaverry, Cal­vo, Clark y Ros­si de­jan hue­llas de có­mo los me­ses de­ci­si­vos vie­ron cre­cer los ata­ques con­tra el fe­mi­nis­mo y los in­ten­tos por usar ci­tas bí­bli­cas pa­ra con­tro­lar­las.

Lo pro­pio ha­ce Cha­ves al mos­trar las vías uti­li­za­das por los se­gui­do­res de Fa­bri­cio pa­ra de­fe­nes­trar las lu­chas de la co­mu­ni­dad LGBTI cos­ta­rri­cen­se. Ulloa sub­ra­ya có­mo las vi­sio­nes se­cu­la­res eran desecha­das por el fa­na­tis­mo re­li­gio­so.

Por lo que se ex­po­ne, es cla­ro que es­tos in­te­lec­tua­les se to­ma­ron la ame­na­za neo­pen­te­cos­tal co­mo un mo­men­to par­ti­cu­lar que los lle­vó a ce­rrar fi­las y em­pren­der una cru­za­da en su con­tra. Sus lu­chas en las ba­rria­das, pren­sa y en el mun­do­vir­tual fue­ron fun­da­men­ta­les pa­ra ven­cer ese mal.

Eso sí, con al­gu­nas ex­cep­cio­nes, co­mo la car­ta de Ví­quez, que in­sis­te en la ale­gría de de­rro­tar con la iro­nía y la ri­sa, se no­ta cier­to “pa­ter­na­lis­mo” ha­cia las cla­ses ba­jas. No hay mu­cha re­fle­xión en las cartas so­bre el an­ti-in­te­lec­tua­lis­mo neo­pen­te­cos­tal y de dón­de sa­le, ni tam­po­co so­bre có­mo los in­te­lec­tua­les tam­bién cons­tru­ye­ron vi­sio­nes ma­ni­queas del otro ame­na­zan­te.

Es­te li­bro se­rá una útil fuen­te fu­tu­ra pa­ra ana­li­zar a los in­te­lec­tua­les y sus fun­cio­nes pú­bli­cas, sue­ños, te­mo­res y es­pe­ran­zas en una co­yun­tu­ra crí­ti­ca. Tam­bién es un in­va­lua­ble tes­ti­mo­nio que se pue­de uti­li­zar en es­cue­las y co­le­gios pa­ra dis­cu­tir so­bre lo que un día, an­tes de fe­bre­ro del 2018, fue nues­tro país.

URUK EDI­TO­RES PA­RA LN.

mun­do era otro fue una de las no­ve­da­des literarias que Uruk Edi­to­res pre­sen­tó en la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro 2018.

ME­LIS­SA FER­NÁN­DEZ.

His­to­ria re­cien­te. El país no de­ja de ha­blar de las elec­cio­nes na­cio­na­les; es­te nue­vo li­bro es­cri­be la his­to­ria que ape­nas aca­ba de ocu­rrir.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.