*$ ! %3 $ 45 #&(! 3(#

#6$% 6%7#6 !( # 5! $#5!6( #7! 73 (%6$!&7$ )7)7% (# )7 $# $6(%3 !6$

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - @ #@8 D" 8 -

ace seis años pa­sé por una de­pre­sión. No sé có­mo co­men­zó to­do, fue como pa­sar por una nu­be de pol­vo –pro­ble­mas co­ti­dia­nos, es­trés, cam­bios– y de re­pen­te con­ti­nuar la vi­da lle­na de ho­llín.

Es­cri­bía mu­cho, es­cri­bía por desaho­go y es­cri­bía pa­ra no ser leí­da, por­que hay co­sas que apren­de­mos a ocul­tar como si fue­ran un cri­men. La de­pre­sión es una de ellas. Vi­vía es­con­dien­do un nu­do en la gar­gan­ta y tra­tan­do de ser una per­so­na fun­cio­nal con­tra to­dos los pro­nós­ti­cos.

In­ten­té pe­dir ayu­da y es­cu­ché las fra­ses me­nos con­so­la­do­ras de quie­nes creen que de­pre­sión y tris­te­za son lo mis­mo: “us­ted es fuer­te”, “no hay por qué llo­rar”, “tie­ne que ha­ber una ex­pli­ca­ción”, “apren­da a ver la par­te bue­na de la vi­da”. La vi­da tie­ne mu­chas co­sas bue­nas que con la de­pre­sión se vuel­ven in­vi­si­bles.

Cuan­do uno sien­te que na­die na­die lo en­tien­de, ca­lla. Ca­llar es el pri­mer sín­to­ma. Ca­llar y es­con­der. To­do se su­fre a so­las por­que es­tar “de­pre”, pa­ra mu­chos, es una chi­qui­lla­da, un mal día, es cues­tión de tiem­po. Acla­re­mos: te­ner de­pre­sión no es es­tar tris­te cuan­do se tie­nen mo­ti­vos pa­ra es­tar­lo, sino es­tar tris­te, irre­me­dia­ble­men­te tris­te, cuan­do to­do mar­cha bien.

Ca­si sin dar­me cuen­ta, me ha­bía vuel­to fiel al té de ti­lo, las go­tas de va­le­ria­na, las cáp­su­las de San Juan y las pas­ti­llas pa­ra dor­mir. Des­cui­dé a mis pe­rros, preo­cu­pé a mi fa­mi­lia y pa­sa­ba ador­me­ci­da en el tra­ba­jo. En­ton­ces llo­ra­ba por los pe­rros, por la fa­mi­lia, por el tra­ba­jo.

Con la de­pre­sión las lá­gri­mas bro­tan por­que sí, por un in­gra­to des­equi­li­brio quí­mi­co

!en el cerebro que me ha­bía con­ver­ti­do en llo­ro­na crónica y pe­si­mis­ta agu­da. Llo­ra­ba mien­tras con­du­cía ha­cia mi ca­sa, fre­nan­do ca­da 100 me­tros pa­ra lim­piar los an­te­ojos em­pa­ña­dos.

Va­rias ve­ces me cues­tio­né si se­guir la ru­ta o in­ten­tar chocar con­tra el si­guien­te pos­te. Por suer­te soy co­bar­de y, ade­más, ¿quién le da­ría de co­mer a mis pe­rros? En­ten­dí que te­nía una en­fer­me­dad y que de­bía tra­tar­la como lo ha­ce cual­quier hi­per­ten­so, dia­bé­ti­co o as­má­ti­co. Con­sul­té con un mé­di­co y una pas­ti­lla lo­gró re­gu­lar el des­equi­li­bro.

El ca­na­dien­se Ke­vin Breel nun­ca lu­ció como un jo­ven de­pre­si­vo. Era ca­pi­tán del equi­po de bas­ket­ball, es­tu­dian­te del año y po­pu­lar en­tre sus com­pa­ñe­ros, pe­ro, una vez en ca­sa, su vi­da era un mar­ti­rio. Es­ta­ba vi­vien­do dos reali­da­des di­fe­ren­tes: la que to­do el mun­do veía y la que so­lo él vi­vía. Pe­ro so­bre­vi­vió. So­bre­vi­vió con la no­ta sui­ci­da lis­ta y las pas­ti­llas en su mano, por­que pu­do acep­tar que te­nía de­pre­sión y em­pe­zó a ha­blar de ello. Co­noz­co su his­to­ria por­que se atre­vió a con­tar­la en­fren­te de mul­ti­tu­des. Hoy es un re­co­no­ci­do co­me­dian­te, escritor y ac­ti­vis­ta de la sa­lud men­tal.

Tu­ve de­pre­sión, la su­pe­ré y es pro­ba­ble que en al­gún mo­men­to vuel­va a apa­re­cer, pe­ro aho­ra se­ría di­fe­ren­te por­que, si tu­vie­ra que en­fren­tar­la de nue­vo, sé que al me­nos ya no ca­lla­ría.

Des­pués de las bro­mas del día, llo­rar a so­las due­le. Es­tar tris­te no es un asun­to sin im­por­tan­cia. Vi­vir dos vi­das ator­men­ta... Si em­pe­zá­ra­mos a pen­sar en la de­pre­sión como una en­fer­me­dad más, si nos per­mi­tié­ra­mos vi­si­tar al psi­có­lo­go sin que nos juz­guen de lo­cos, si nos ani­má­ra­mos a ha­blar, ¿cuán­tas vi­das po­drían me­jo­rar? ¿Cuán­tas per­so­nas de­ja­rían de con­si­de­rar si cho­can con­tra el pró­xi­mo pos­te? ¿Cuán­tas per­so­nas es­ta­rían dan­do su tes­ti­mo­nio pa­ra sal­var al pró­xi­mo Ke­vin Breel?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.