) í 7

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - EN ESTA EDICIÓN -

i us­ted ya vio Bus­can­do a Dory –la nue­va pe­lí­cu­la ani­ma­da de Pi­xar– lo más pro­ba­ble es que se sien­ta fa­mi­lia­ri­za­do con es­ta his­to­ria. En la cin­ta, Frank es un pul­po que se ha­ce ami­go de la pro­ta­go­nis­ta; es­cu­rri­di­zo y lis­to co­mo to­dos los de su fa­mi­lia, es el ani­mal más ágil de to­do el re­par­to.

No fue que Dis­ney se in­ven­tó tal co­sa. Los pul­pos son, real­men­te, unos de los seres más in­te­li­gen­tes del océano, y si tan so­lo pu­die­ran he­re­dar­les su co­no­ci­mien­to a sus des­cen­dien­tes ten­drían ca­pa­ci­da­des si­mi­la­res a las de los seres humanos.

Lo in­tere­san­te es que hay un pul­po de la vi­da real que re­cien­te­men­te hi­zo mu­chas de las co­sas que Frank ha­ce en Bus­can­do a Dory. Si bien la pe­lí­cu­la to­mó años de pro­duc­ción, un par de me­ses an­tes de su es­treno un acuario de Nue­va Ze­lan­da se dio cuen­ta de que Inky, su pul­po es­tre­lla, ha­bía es­ca­pa­do ha­cia el mar abier­to.

Al igual que Frank lo ha­ce va­rias ve­ces du­ran­te la pe­lí­cu­la, Inky lo­gró sa­lir­se de su tan­que en el acuario, re­co­rrer las tu­be­rías de dre­na­je del mis­mo y even­tual­men­te lle­gar al océano por su pro­pia cuen­ta, li­be­rán­do­se a sí mis­mo del cau­ti­ve­rio.

Los tra­ba­ja­do­res del acuario se dieron cuen­ta de su des­apa­ri­ción a co­mien­zos de

año, lo que los lle­vó a in­ves­ti­gar las cau­sas de su au­sen­cia. Si­guie­ron su tra­yec­to po­nién­do­le aten­ción al tre­cho de agua que de­jó des­de que abrió el por­ti­llo del tan­que y se trans­por­tó en las tu­be­rías.

Inky era uno de los fa­vo­ri­tos de la ad­mi­nis­tra­ción y del pú­bli­co por­que se ca­rac­te­ri­za­ba por ser cu­rio­so y au­daz. “Era muy in­qui­si­ti­vo y le gus­ta­ba em­pu­jar los lí­mi­tes”, di­jo Rob Ya­rrell, el má­na­ger del Acuario Na­cio­nal de Nue­va Ze­lan­da.

“No creo que fue­ra in­fe­liz con no­so­tros, o que se sin­tie­ra so­lo, por­que los pul­pos son cria­tu­ras so­li­ta­rias”, di­jo Ya­rrell. “Pe­ro él era un chi­co tan cu­rio­so. Le en­can­ta­ba sa­ber qué pa­sa­ba en el ex­te­rior. Esa era su per­so­na­li­dad”.

Los pul­pos apren­den rá­pi­do y son muy ob­ser­va­do­res. Es­te com­por­ta­mien­to no es inusual; de he­cho, al­gu­nos bió­lo­gos ma­ri­nos han re­por­ta­do es­ca­pes de pul­pos que se en­con­tra­ban en­ce­rra­dos en con­te­ne­do­res se­lla­dos y acua­rios ce­rra­dos.

“El com­por­ta­mien­to de pul­pos co­mo Inky usual­men­te se des­cri­be co­mo so­la­pa­do, pe­ro es tan so­lo un pul­po sien­do un pul­po”, di­jo el bió­lo­go ma­rino Ja­mes Wood.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.