Una co­pa de vino por ho­ra pa­ra los al­cohó­li­cos

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - EN ESTA EDICIÓN -

To­da la vi­da se ha sa­bi­do que la abs­ti­nen­cia es la me­jor for­ma de tra­tar el al­coho­lis­mo, pe­ro en Ca­na­dá un pro­yec­to ha le­van­ta­do tan­to crí­ti­cas co­mo ví­to­res por la im­ple­men­ta­ción de otro ti­po de te­ra­pia.

En Ot­ta­wa, una clí­ni­ca con un tra­ta­mien­to al­ter­na­ti­vo pa­ra el al­coho­lis­mo les es­tá ayu­dan­do a de­ce­nas de per­so­nas sin ho­gar que no so­lo no es­ta­rían pa­sán­do­la peor en las ca­lles, sino que tam­bién es­ta­rían pro­vo­cán­do­le ma­yo­res gas­tos eco­nó­mi­cos a los en­tes ad­mi­nis­tra­ti­vos.

En lu­gar de pro­mo­ver la abs­ti­nen­cia, la clí­ni­ca The Oaks apli­ca un pro­gra­ma de al­cohol pro­gra­ma­do con el que los pa­cien­tes reciben do­sis de vino una vez por ho­ra du­ran­te gran par­te del día.

Con 13% de al­cohol y me­dian­te do­sis con­tro­la­das, el vino blan­co pro­du­ci­do en la clí­ni­ca ha pro­ba­do ser una de las me­jo­res so­lu­cio­nes al pro­ble­ma de los al­cohó­li­cos que vi­ven en las ca­lles.

En un re­por­ta­je de la BBC, los re­si­den­tes del lu­gar (un vie­jo ho­tel aban­do­na­do y trans­for­ma­do en cen­tro de reha­bi­li­ta­ción) y los en­car­ga­dos del pro­yec­to ex­pli­ca­ron los al­can­ces que han ex­pe­ri­men­ta­do con es­ta te­ra­pia.

“En las ca­lles es­ta­ba to­man­do en­jua­gue bu­cal y la­ca pa­ra el ca­be­llo. No sa­bía na­da bien, pe­ro que­ría era el efec­to. Ya no to­mo eso. Me en- fer­ma pen­sar en ello, y aquí to­mo mu­cho me­nos”, di­jo Eli­sa Pew­heoa­look, quien ha si­do al­cohó­li­co du­ran­te 40 de los 53 años que ha vi­vi­do.

The Oaks abrió en 2011, lue­go de que un in­di­gen­te al­cohó­li­co lla­ma­do Eu­ge­ne fue­ra el co­ne­ji­llo de in­dias de un gru­po de doc­to­res que bus­ca­ron al­ter­na­ti­vas pa­ra solucionar el pro­ble­ma. Jeff Turn­bull, uno de esos doc­to­res y mé­di­co en je­fe del hos­pi­tal de la ciu­dad, re­cuer­da la ne­ga­ti­va de Eu­ge­ne de en­trar al hos­pi­tal du­ran­te un te­rri­ble in­vierno, úni­ca­men­te por­que que­ría to­mar más.

“En ese mo­men­to pen­sa­mos: ‘¿No se­ría más se­gu­ro si le com­prá­ra­mos un po­co de vino y lo de­já­ra­mos to­mar eso?’ Él res­pon­dió rá­pi­da­men­te, se que­dó den­tro del re­fu­gio, de­jó de con­ge­lar­se y sal­va­mos sus pies”, con­tó.

La clí­ni­ca ha lo­gra­do que va­rios al­cohó­li­cos ce­sen su uso to­tal de la be­bi­da, y ha dis­mi­nui­do el con­su­mo y me­jo­ra­do el es­ti­lo de vi­da de mu­chos más. “La co­mu­ni­dad es­tá di­vi­di­da en cuan­to a la re­duc­ción de da­ños. Al­gu­nos se sien­ten tan con­fia­dos con que la abs­ti­nen­cia es el úni­co tra­ta­mien­to que no ven una al­ter­na­ti­va”, di­jo Turn­bull.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.