6Á% , B < >B# <

%B *B ) )<&) Í% = ' >> $ %B , > % 6Á )&) 6 %B%< $ ' &&) & = 6 '& C &$ %B <) , %<)= > & Í%)

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - TINTA FRESCA -

#an­to uso de la pa­la­bra in­te­li­gen­cia pa­ra cual­quier si­tua­ción, que la po­bre se hi­zo ta­ra­da. Ar­qui­tec­tu­ra in­te­li­gen­te, nu­tri­ción in­te­li­gen­te, te­lé­fono in­te­li­gen­te, y por su­pues­to los al­cal­des más me­diá­ti­cos con el dis­cur­so de ciu­da­des in­te­li­gen­tes. Mu­cha tec­no­lo­gía, mu­cho ver­de, mu­cha gen­te con­ten­ta y ya es­tá. Ese ideal nos ur­ba­ni­za, nos tie­ne de ca­be­za. Esa in­te­li­gen­cia ya no sa­be­mos qué es.

Qué pa­sa si por al­gu­na ra­zón se cru­za una fron­te­ra di­fe­ren­te y se ca­mi­na por una ciu­dad ver­de, tras­pa­sa­da por tec­no­lo­gía, pa­tri­mo­nial, con­tem­po­rá­nea, sin líos, con caos, bo­ni­ta y tal es el asom­bro que, esa ciu­dad, la real, de­ja de ser in­te­li­gen­te y pa­sa a ser sa­bia.

Hay paí­ses a los que uno vuel­ve. Y hay lu­ga­res que se es­tam­pan en la me­mo­ria. Eso me pa­sa con Ca­na­dá y eso tam­bién lo sien­to por Van­cou­ver. Pa­ra acla­rar: ha­blo con ses­go.

Van­cou­ver es una ciu­dad sa­bia, tan lar­ga co­mo la ru­ta pa­ra bi­ci­cle­tas que la atra­vie­sa, y con una pro­pues­ta de trans­por­te pú­bli­co ge­ne­ro­sa (aun­que no ba­ra­ta), pe­ro en la que con un pa­se al­guien pue­de lle­gar de la cos­ta has­ta el pi­co ne­va­do.

Los ta­xis­tas le­ye­ron bien el mo­men­to y so­bre to­do los cam­bios de pa­ra­dig­mas eco­nó­mi­cos, y an­tes de que Uber en­tra­ra a com­pe­tir, mo­di­fi­ca- ron la di­ná­mi­ca de ser­vi­cio e hi­cie­ron que el gi­gan­te par­ti­ci­pa­ti­vo se que­da-ra sin po­de­res de se­duc­ción en el mer­ca­do de la Co­lum­bia bri­tá­ni­ca.

Por su­pues­to es una ciu­dad con caos, so­lo una ciu­dad sin ha­bi­tan­tes no lo ten­dría, pe­ro hay un or­den en ese caos, o más que or­den hay una le­gis­la­ción que pro­po­ne el res­pe­to a las di­fe­ren­cias y a los es­pa­cios de con­vi­ven­cia. Co­sas mí­ni­mas que la so­cie­dad agra­de­ce, co­mo la prio­ri­dad de paso al pea­tón.

Pe­ro es cla­ro que se tra­ta de una ciu­dad que fun­cio­na de una ma­ne­ra po­co ha­bi­tual; per­te­ne­ce a un país, que a su vez, fun­cio­na de una ma­ne­ra aún me­nos ha­bi­tual. Ca­na­dá, des­de su si­len­cio ca­si pue­ble­rino, se ha pues­to en el fo­co de los te­mo­res de cien­tos de in­mi­gran­tes es­ta­dou­ni­den­ses, que cues­tio­nan su per­ma­nen­cia en su país si un can­di­da­to con una pro­pues­ta en con­tra de las mi­gra­cio­nes en­tra al po­der. ¿Se­rá Trump?

La ra­zón es sim­ple: Ca­na­dá ha­ce mu­chos años to­mó las de­ci­sio­nes que de­bía to­mar y su­mó las po­lí­ti­cas mi­gra­to­rias que le co­rres­pon­dían. La plu­ra­li­dad de la po­bla­ción lo exi­gía, y los lí­de­res ele­gi­dos es­cu­cha­ron.

En­ton­ces, ha­bría que en­ten­der có­mo se es­ta­ble­cen las po­lí­ti­cas o me­jor aún, quié­nes las plan­tean. Y allí, hay un cor­te a la es­ce­na del sa­lu­do de Jus­tin Tru­deau, pri­mer ministro de Ca­na­dá; Ba­rak Oba­ma, pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos y En­ri­que Pe­ña Nie­to, pre­si­den­te de Mé­xi­co, en su en­cuen­tro amis­to­so de ha­ce po­co más de un mes. Un mo­men­to que so­lo lo pue­de ex­pli­car el sen­ti­do co­mún o la co­me­dia, y en el que el per­so­na­je que de­to­na el juego de ma­nos es Tru­deau, quien no jue­ga con la di­plo­ma­cia.

La fa­mi­lia de Tru­deau es de po­lí­ti­cos. Su pa­dre Pie­rre Tru­deau fue un pri­mer ministro em­ble­má­ti­co a quien se le atri­bu­ye cons­ti­tuir una na­ción mul­ti­cul­tu­ral y mul­ti­lin­güe, ob­je­ti­vo lo­gra­do des­de su pri­mer pe­rio­do de gobierno, a ini­cios de los años 80.

Tru­deau, que per­te­ne­ce al par­ti­do li­be­ral de cen­tro-iz­quier­da, es­tu­dió len­gua in­gle­sa y edu­ca­ción y fue maes­tro, has­ta que res­pon­dió a una so­li­ci­tud pú­bli­ca y ga­nó las elecciones en el 2015, con­tra un par­ti­do con­ser­va­dor que se vio vio­len­ta­men­te dis­mi­nui­do.

En­ton­ces, si Van­cou­ver o cual­quier ciu­dad ca­na­dien­se pa­re­cen fan­tás­ti­cas y cues­ta creer, hay que ver el ga­bi­ne­te de Tru­deau, una me­tá­fo­ra a la di­ver­si­dad. En pri­mer lu­gar, la mi­tad de sus mi­nis­tros son mu­je­res. Le pre­gun­ta­ron por qué, y su res­pues­ta fue: “Por­que es­ta­mos en el 2015”. En Co­mer­cio tie­ne a un mul­ti­mi­llo­na­rio, en Se­gu­ri­dad a un po­li­cía es­pe­cia­li­za­do de ori­gen sij; la mi­nis­tra de ins­ti­tu­cio­nes de­mo­crá­ti­cas es una re­fu­gia­da que hu­yó de Afganistán ha­ce 20 años; y Trans­por­tes lo li­de­ra un as­tro­nau­ta.

Ba­jo esa com­po­si­ción, y su­pe­ra­dos ha­ce más de 30 años los te­mas de ho­mo­fo­bia, xe­no­fo­bia y cual­quier otra fo­bia so­cial ac­tual, se­gu­ro que sor­pren­der­se fren­te a un par­que, que es un bos­que en el me­dio del dis­tri­to co- mer­cial y fi­nan­cie­ro, co­mo es el par­que Stan­ley, en la ca­pi­tal de la Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca, ya de­ja de per­te­ne­cer a lo real ma­ra­vi­llo­so.

Ca­da tra­ba­jo o sim­bo­lo­gía de los pri­me­ros po­bla­do­res, que con­for­man gru­pos in­dí­ge­nas, de­be apa­re­cer iden­ti­fi­ca­do con nom­bre del au­tor o ar­tis­ta, y el gru­po cul­tu­ral. Un de­re­cho his­tó­ri­co que ha per­mi­ti­do que los orí­ge­nes de esas tie­rras no se ol­vi­den.

Es sim­ple: una pro­pues­ta po­lí­ti­ca con­tun­den­te y una po­bla­ción que se sien­te par­te. Res­pe­ta­dos to­dos los orí­ge­nes y tradiciones, en la me­di­da de las po­si­bi­li­da­des no es utó­pi­co, pe­ro hay que sa­ber es­cu­char, y ha­blar po­co. Por cier­to, la mi­nis­tra de Jus­ti­cia es miem­bro de las na­cio­nes ori­gi­na­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.