#

+". - $. !Á É$-2#- . - (. . - .!-# 0 ,# 0$-1,$!-"/- ." ,#/- #- .$.!20". -" -$ !+" . - -$ . /,##0 -" - $-.",# . ,//-# ." +" -? 0 $.!Á/0 . - ,(+0/, @+0-" 1+,# , #0 0Ó" .!0 0$0,#0, -" !Ú"0 (

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - NEWS -

ste po­dría ser el re­la­to de un hom­bre sen­ci­llo de Cahui­ta, Li­món, quien sa­lió de los cam­pos de yu­ca y lle­gó a ser el co­lec­cio­nis­ta de ar­te precolombino más im­por­tan­te del mun­do. Una his­to­ria ins­pi­ra­do­ra si no fue­ra por­que su pro­ta­go­nis­ta, Leo­nar­do Patterson, se con­vir­tió en uno de los más cé­le­bres sos­pe­cho­sos de trá­fi­co ilí­ci­to de pa­tri­mo­nio cul­tu­ral.

“Un gu­rú”, “una fi­gu­ra mí­ti­ca”. “un en­can­to de se­ñor” que, sin sa­ber leer y es­cri­bir, reunió lo me­jor del ar­te precolombino de La­ti­noa­mé­ri­ca y, en 1995, fue Con­se­je­ro de Cos­ta Ri­ca en las Na­cio­nes Uni­das. Así lo des­cri­ben quie­nes tra­ta­ron con él en va­rias en­tre­vis­tas con La Na­ción.

Ade­más de esos ca­li­fi­ca­ti­vos, Leo­nar­do Patterson ha co­lec­cio­na­do dos de­ten­cio­nes (Mé­xi­co y Es­pa­ña) y dos con­de­nas re­la­cio­na­das con su ne­go­cio de pre­ser­var lo que ha lla­ma­do “el es­pí­ri­tu de la Amé­ri­ca prehis­pá­ni­ca”.

En no­viem­bre del 2015, una cor­te ci­vil ale­ma­na lo ha­lló cul­pa­ble de po­se­sión y ex­por­ta­ción ile­gal de bie­nes cul­tu­ra­les, pe­ro so­lo por dos ca­be­zas ol­me­cas de ma­de­ra que eran par­te de su co­lec­ción. Son las úni­cas que es­tá obli­ga­do a res­ti­tuir a Mé­xi­co. Por los otros mi­les de ob­je­tos que in­gre­sa­ron clan­des­ti­na­men­te a Ale­ma­nia ha­ce más de una dé­ca­da y que le re­cla­man Cos­ta Ri­ca, Perú, Gua­te­ma­la, Colombia, Ecua­dor y Mé­xi­co, Patterson es­tá exen­to an­te la jus­ti­cia ale­ma­na. Pue­de dis­po­ner de ese te­so­ro cuan­do lo desee.

En 2015, una cor­te pe­nal de ese país tam­bién le im­pu­so un año y tres me­ses de pri­sión do­mi­ci­lia­ria, más una mul­ta de 36.000 eu­ros, por ven­der un fal­so bus­to ol­me­ca a un ciu­da­dano ale­mán. La pie­za es­ta­ba tam­bién en su co­lec­ción pri­va­da, ex­pues­ta por úni­ca vez en San­tia­go de Com­pos­te­la, Es­pa­ña, en 1996. Ese even­to ge­ne­ró la aler­ta de In­ter­pol, que des­en­ca­de­nó de­nun­cias pe­na­les en cin­co paí­ses des­de el 2004.

Do­ce años des­pués del es­cán­da­lo internacional, so­lo Mé­xi­co per­sis­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.