! " pie­dra

! 36 3.// Í $ ! Í Ó ! !

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - CONCERTIOS - !" #$% &'' ()$ "*ó (+% (%"# %, - . , /+!+0%,/í, )1 *+1*" %!+ 1 ) (+%!, ,2

l año 1988 fue ha­ce mu­cho tiem­po. No ha­bía te­lé­fo­nos ce­lu­la­res, no ha­bía In­ter­net, no ha­bía Spo­tify. La ex­pe­rien­cia de con­su­mir mú­si­ca era mu­cho más ar­te­sa­nal, y los fa­ná­ti­cos lo­ca­les no po­dían si­quie­ra con­ce­bir la po­si­bi­li­dad de que al­gún día, sus ban­das fa­vo­ri­tas se pre­sen­ta­ran en es­te pe­que­ño país.

Las co­sas eran dis­tin­tas. En pleno 2017, es­pe­ra­mos la vi­si­ta de al me­nos un par de ar­tis­tas de ca­li­bre uni­ver­sal por año, pe­ro ha­ce tres dé­ca­das esa idea no lle­ga­ba si­quie­ra a fan­ta­sía: era prohi­bi­ti­vo, por­que nun­ca iba a pa­sar.

Nun­ca se aca­bó a las 5:00 p. m. del 13 de se­tiem­bre del le- jano 88, cuan­do Pe­ter Gabriel, Yous­sou N’Dour, Tracy Chap­man, Sting y Bru­ce Springs­teen subie­ron al es­ce­na­rio del an­ti­guo Estadio Na­cio­nal para dar rien­da al ma­yor es­pec­tácu­lo mu­si­cal vis­to en el país has­ta en­ton­ces: el con­cier­to de De­re­chos Hu­ma­nos Ya.

Ó Ó É

Cua­tro dé­ca­das an­tes, se ha­bía fir­ma­do la De­cla­ra­ción de los De­re­chos Hu­ma­nos, y Am­nis­tía In­ter­na­cio­nal jun­to a Pe­ter Gabriel ha­bían de­ci­di­do con­me­mo­rar el he­cho con una am­bi­cio­sa gi­ra mun­dial que arran­có el 2 de se­tiem­bre en Lon­dres y que fi­na­li­za­ría en Bue­nos Ai­res, el 15 de oc­tu­bre.

En­tre una fe­cha y la otra, y gra­cias a la in­ter­ven­ción de Gabriel –quien ha­bía vi­si­ta­do el país el año pre­vio–, se hi­zo un lu­gar para un con­cier­to en Cos­ta Ri­ca.

“Creo que a la fe­cha si­gue sien­do el con­cier­to más im­por­tan­te que ha ha­bi­do en el país. Yo sé que ha ve­ni­do Me­ta­lli­ca y otras ban­das de gran re­nom­bre, pe­ro el con­cier­to de De­re­chos Hu­ma­nos unió a mu­chas fi­gu­ras en un mis­mo es­pec­tácu­lo y eso no ha vuel­to a pa­sar a ese ni­vel”, opi­na Luis Fer­nan­do Ma­ta, quien se en­car­gó de cu­brir el his­tó­ri­co even­to para el dia­rio La Na­ción.

La ex­pe­rien­cia fue no­to­ria para Ma­ta por par­ti­da do­ble: pe­rio­dis­ta de es­pec­tácu­los y mú­si­co, re­cuer­da que, en los días pre­vios a la rea­li­za­ción del even­to, se le­van­ta­ron va­rias vo­ces en su con­tra.

“Se sa­ta­ni­zó mu­cho, so­bre to­do des­de pun­tos de vis­ta re­li­gio­sos. Hu­bo mu­cha pro­pa­gan­da ne­ga­ti­va; me re­sul­ta­ba bas­tan­te mo­les­to, tan­to co­mo fa­ná­ti­co co­mo pe­rio­dis­ta”, cuen­ta.

Pe­se a las opo­si­cio­nes, no hu­bo que­ja que pu­die­ra evi­tar que la mú­si­ca so­na­ra en La Sa­ba­na.

Tam­po­co im­por­tó la llu- via que ca­yó so­bre el Va­lle Cen­tral aquel día, “se­cue­la de un te­mi­do hu­ra­cán que tran­si­ta por el Ca­ri­be con una fuer­za nun­ca an­tes ob­ser­va­da en es­te si­glo”, des­ta­ca la cró­ni­ca pu­bli­ca­da por La Na­ción al día si­guien­te.

La jor­na­da fue ma­ra­tó­ni­ca: el con­cier­to no con­clu­yó has­ta pa­sa­da la medianoche, lo que re­sul­tó en unas ocho ho­ras de mú­si­ca inin­te­rrum­pi­da para una au­dien­cia de unas 20.000 per­so­nas.

Esa ci­fra, por cier­to, se con­si­de­ró un éxi­to a me­dias, pues la or­ga­ni­za­ción con­fia­ba en atraer a unos 40.000 asis­ten­tes.

“Creo que en par­te se de­bió a la po­ca ex­pe­rien­cia del pú­bli­co na­cio­nal con es­te ti­po de even­tos; por eso, no ca­len­tó tan­to co­mo se es­pe­ra­ba, a pe­sar de ha­ber si­do un es­pec­tácu­lo de pri­mer ni­vel”, cuen­ta Ma­ta.

“Mi­lla­res de jó­ve­nes aplau­die­ron, can­ta­ron y has- ta bai­la­ron ayer, en el Estadio Na­cio­nal, cau­ti­va­dos por los te­mas de cin­co de los prin­ci­pa­les roc­ke­ros del mun­do, quie­nes pro­ta­go­ni­za­ron el más des­co­mu­nal con­cier­to que re­gis­tra la his­to­ria de es­te país”.

Así co­men­za­ba la cró­ni­ca del con­cier­to, pu­bli­ca­da un día des­pués en La Na­ción. Du­ran­te la co­ber­tu­ra, Luis Fer­nan­do Ma­ta es­tu­vo acom­pa­ña­do por el fo­to­pe­rio­dis­ta Jo­sé An­to­nio Ve­ne­gas.

“No se nos per­mi­tió acer­car­nos mu­cho; vi­mos el es­pec­tácu­lo des­de las gra­de­rías. An­dá­ba­mos con un len­te te­le­ob­je­ti­vo tan pe­sa­do que ne­ce­si­ta­ba un trí­po­de para po­der to­mar las fo­to­gra­fías”, re­cuer­da Ma­ta.

Tal fue la cons­tan­te: una ri­gu­ro­sa dis­tan­cia en­tre los mú­si­cos y la pren­sa del país. No hu­bo en­tre­vis­tas personales, sino un par de con­fe­ren­cias de pren­sa.

“Yo no sa­bía ha­blar in­glés, lo ma­ne­ja­ba muy po­qui­to. Pe­ro el ni­vel de pro­duc-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.