Sa­rah York : la ni­ña ami­ga de Ma­nuel An­to­nio No­rie­ga

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - EN ESTA EDICIÓN - Pris­ci­lla Gó­mez pris­ci­lla.go­mez@nacion.com

En oc­tu­bre de 1988, una ni­ña de diez años lla­ma­da Sa­rah York, y su fa­mi­lia, vi­si­ta­ron Pa­na­má. La gran par­ti­cu­la­ri­dad de es­ta his­to­ria, es que los York lle­ga­ron al país cen­troa­me­ri­cano por una in­vi­ta­ción del ex­ge­ne­ral Ma­nuel No­rie­ga, quien mu­rió el 29 de ma­yo pa­sa­do, a los 83 años.

De acuer­do con el pe­rió­di­co La Van­guar­dia, “el ge­ne­ral re­ti­ra­do co­pó los ti­tu­la­res in­ter­na­cio­na­les el 20 de di­ciem­bre de 1989, cuan­do unos 28.000 sol­da­dos es­ta­dou­ni­den­ses to­ma­ron por asal­to la Ciu­dad de Pa­na­má pa­ra de­rro­car a su bru­tal ré­gi­men (1983-1989) que es­pió pa­ra la CIA, tra­ba­jó con los nar­co­tra­fi­can­tes y tor­tu­ró a sus enemi­gos”.

Pe­ro en­ton­ces, có­mo fue po­si­ble pa­ra York acer­car­se a es­te hom­bre. La res­pues­ta es sim­ple: con una car­ta es­cri­ta a mano. Se­gún cuen­ta la BBC, mien­tras los pa­dres de Sa­rah es­ta­ban vien­do una edi­ción es­pe­cial del pro­gra­ma 60 Mi­nu­tos, en el cual dis­cu­tían los víncu­los en­tre No­rie­ga y el trá­fi­co de dro­gas, Sa­rah ob­ser­vó que el hom­bre te­nía un lin­do som­bre­ro. Es­to le lla­mó la aten­ción a la ni­ña por­que su pa­pá co­lec­cio­na­ba som­bre­ros. En­ton­ces, Sa­rah se plan­teó una ha­za­ña al­go inusual: que­ría es­cri­bir­le a ese hom­bre de la te­le­vi­sión, pa­ra pre­gun­tar­le sí le po­dría en­viar ese som­bre­ro. “Pre­gún­ta­le”, le di­jo su pa­dre, se­gún la BBC. Y eso fue lo que Sa­rah hi­zo.

Le en­vió a No­rie­ga una car­ta es­cri­ta en pa­pel con una fo­to de una per­diz, un ti­po de ave. Unas se­ma­nas des­pués, lle­gó un so­bre con una ban­de­ra pa­na­me­ña es­tam­pa­da en el fren­te.

El so­bre, por su­pues­to, no con­te­nía el som­bre­ro, pe­ro el re­mi­ten­te era el ge­ne­ral No­rie­ga. Así co­mo lo re­la­tó la BBC, la car­ta es­ta­ba fir­ma­da y te­nía el se­llo ofi­cial. Y no só­lo eso: No­rie­ga le pe­día a Sa­rah que man­tu­vie­ra la co­rres­pon­den­cia.

“Que­ri­da Sa­rah, me sien­to hon­ra­do por tu car­ta, agra­dez­co tu men­sa­je de fe y amis­tad, es­pe­ro que si­gas en­vian­do car­tas y me cuen­tes de ti y de tu ciu­dad. Con amis­tad y apre­cio. Ge­ne­ral Ma­nuel An­to­nio No­rie­ga”.

Se in­ter­cam­bia­ron co­rres­pon­den­cia por va­rios me­ses. Lue­go de la vi­si­ta de la fa­mi­lia es­ta­dou­ni­den­se a Pa­na­má, la gen­te los acu­só de fal­ta de pa­trio­tis­mo y de apo­yo a un ré­gi­men bru­tal; sin em­bar­go York re­su­mió la vi­si­ta co­mo “una ex­tra­ña ex­pe­rien­cia de vi­da”.

! + 1 ó ';' 0 á < 1 0

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.