. Ñ= $

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - EN ESTA EDICIÓN -

No es una no­ti­cia fá­cil. Uno nun­ca pien­sa que le va a dar a uno. Cuan­do a uno le di­cen ‘cán­cer’ uno pien­sa que se mu­rió. Pe­ro real­men­te hay mu­chos ti­pos.

Fui diag­nos­ti­ca­da en el 2014. Yo me hi­ce una prue­ba ge­né­ti­ca. Ten­go BRCA po­si­ti­vo: un exa­men que uno se ha­ce pa­ra ver si us­ted tie­ne el gen o no. Me ope­ra­ron en el 2014 y me hi­ce una mas­tec­to­mía bi­la­te­ral con re­cons­truc­ción in­me­dia­ta.

Des­pués pa­sé por to­do el pro­ce­so. Me hi­cie­ron la re­cons­truc­ción, me pu­sie­ron ex­pan­so­res, me pu­sie­ron los im­plan­tes y des­pués, al fi­nal, Fa­bián me ta­tuó el año pa­sa­do en la cam­pa­ña en Pa­na­má.

No me to­ca­ba ni si­quie­ra ha­cer­me los exá­me­nes. Lo que pa­sa es mi abue­li­ta pa­ter­na tu­vo cán­cer de ma­ma.

A pe­sar de que al­re­de­dor de la pe­lo­ti­ta to­do es­ta­ba lim­pio, la doc­to­ra me di­jo que por la edad te­nía que po­ner­me cua­tro se­sio­nes qui­mio.

A mí no me mo­les­ta­ba el he­cho de no te­ner­los (los pe­zo­nes). Pa­ra mí era más im­por­tan­te es­tar vi­va y du­rar

Des­de ha­ce 15 años vi­vo aquí. Una ma­ña­na des­per­té y te­nía una go­ti­ta de ‘agua­san­gre’. Co­mo a los tres días vol­vió a apa­re­cer. Me fui a tra­ba­jar y cuan­do re­gre­sé en la no­che me qui­té el bra­sier y te­nía la go­ti­ta otra vez. Al otro día me fui al mé­di­co ge­ne­ral, al Ebais. Me re­vi­só y me di­jo que to­do es­ta­ba nor­mal. Que me iba a ha­cer un ul­tra­so­ni­do y me iba a re­mi­tir al gi­ne­có­lo­go.

El doc­tor me hi­zo el ul­tra­so­ni­do y me di­jo que no te­nía na­da, que te­nía los ‘cor­ne­tes’ un po­co in­fla­ma­dos pe­ro que era nor­mal cuan­do uno ha­bía da­do de ma­mar.

No que­dé con­ten­ta con ese re­sul­ta­do. Co­mo yo aca­ba­ba de cum­plir los 40, le di­je que me man­da­ra una ma­mo­gra­fía.

Me re­mi­tió al Hos­pi­tal Mé­xi­co con la or­den pa­ra la ma­mo­gra­fía. Lle­vé esos pa­pe­les y me die­ron la ci­ta pa­ra la ma­mo­gra­fía has­ta enero del 2012. Es­tá­ba­mos ha­blan­do de ju­lio del 2010. Me die­ron la ci­ta pa­ra eva­lua­ción de me­di­ci­na ge­ne­ral a los ocho días.

Cuan­do re­gre­sé a la ca­sa mi hi­jo me pre­gun­tó có­mo me ha­bía ido. Le con­té que me die­ron la ci­ta has­ta el 2012. ‘Me­jor sal­ga­mos de du­da, ma­ña­na bus­ca dón­de ha­cer­te eso’, me di­jo mi hi­jo. Al otro día, cuan­do yo me le­van­té a las 6 de la ma­ña­na pa­ra ha­cer­le el al­muer­zo me di­jo: ‘ma­mi, ya te con­se­guí la ci­ta. Te van a ha­cer el exa­men aho­ra a las 11 en la Bí­bli­ca’.

Me hi­ce el exa­men y me lle­vé los re­sul­ta­dos a la ci­ta de me­di­ci­na ge­ne­ral. Me hi­zo unos exá­me­nes y me di­jo que lo bus­ca­ra den­tro de 15 días. Cuan­do sa­lí de ahí el pe­cho se me in­fla­mó te­rri­ble. No aguan­ta­ba esos días es­pe­ran­do que lle­ga­ra la ci­ta.

Cuan­do lle­gó ese día me em­pe­zó a re­vi­sar. Me di­jo: ‘sa­lió po­si­ti­vo’. ‘¿Po­si­ti­vo qué?’, le pre­gun­té. ‘Tie­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.