El pre­si­dent Fi­li­pino pro­me­tió 'co­mer­se vi­vos' a te­rro­ris­tas

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - EN ESTA EDICIÓN - Danny Brenes danny­bre­nes@na­cion.com

Ro­dri­go Du­ter­te, pre­si­den­te de Fi­li­pi­nas, pue­de ser ca­li­fi­ca­do de mu­chas co­sas me­nos de or­to­do­xo.

Desde el pri­mer día de su man­da­to ha re­ci­bi­do se­ve­ras crí­ti­cas por va­rias de sus po­lí­ti­cas, co­mo su gue­rra con­tra las dro­gas en su país, que se ha con­ver­ti­do en una ope­ra­ción mi­li­tar des­pia­da­da no so­lo con­tra los tra­fi­can­tes sino con­tra los usua­rios de las sus­tan­cias; to­dos los días, de­ce­nas de per­so­nas ama­ne­cen muer­tas en las ca­lles de su país a ma­nos del go­bierno, se­gún re­por­tan me­dios co­mo el New York Ti­mes.

Ro­dri­go Du­ter­te pue­de ser ca­li­fi­ca­do de mu­chas co­sas, pe­ro cum­ple sus pro­me­sas –aun­que es­tas de­jen ríos de san­gre–. Es por eso que su más re­cien­te sal­to a los ti­tu­la­res de no­ti­cias de to­do el pla­ne­ta preo­cu­pa. ¿Lo cum­pli­rá?

¿Cum­pli­rá Du­ter­te con la pro­me­sa de co­mer­se vi­vos a va­rios se­res hu­ma­nos co­mo ven­gan­za?

El pa­sa­do miércoles 5 de ju­lio, tro­pas del ejér­ci­to fi­li­pino re­cu­pe­ra­ron los res­tos de­ca­pi­ta­dos de dos hom­bres. Los hom­bres per­te­ne­cían a la tri­pu­la­ción de un bar­co de car­ga viet­na­mi­ta, y fue­ron se­cues­tra­dos en no­viem­bre pa­sa­do en la pun­ta sur de Min­da­nao, una is­la que for­ma par­te del te­rri­to­rio de Fi­li­pi­nas.

El cri­men fue atri­bui­do a la or­ga­ni­za­ción Abu Say­yaf que ope­ra en Min­da­nao, don­de se sue­len lle­var a ca­bo se­cues­tros y exi­gir pa­gos eco­nó­mi­cos a cambio de la li­be­ra­ción de las víc­ti­mas; cuan­do no re­ci­ben el di­ne­ro, tien­den a co­me­ter de­ca­pi­ta­cio­nes.

“Me co­me­ré su hí­ga­do si eso es lo que quie­ren. Den­me sal y vi­na­gre, y me lo co­me­ré fren­te a us­te­des”, di­jo Du­ter­te en un agre­si­vo dis­cur­so, lue­go de que se con­fir­ma­ra que se ha­bían en­con­tra­do los res­tos de los se­cues­tra­dos.

Agre­gó: “¿Va­mos a de­jar que nos es­cla­vi­ce es­ta gen­te? Hi­jos de pu­ta. Yo co­mo de to­do, no soy exi­gen­te. Me co­mo in­clu­so lo que no se pue­de tra­gar”.

En bo­ca de cual­quier otra per­so­na, la ame­na­za no ha­bría pa­sa­do de ser una anéc­do­ta. Sin em­bar­go, Du­ter­te la pro­nun­ció co­mo una de­cla­ra­ción pre­si­den­cial; su his­to­rial, ade­más, su­gie­re que en su lé­xi­co no exis­te la in­ti­mi­da­ción hue­ca.

¿Cum­pli­rá Du­ter­te con otra pro­me­sa des­ca­be­lla­da y san­grien­ta? ¿Se co­me­rá vi­vos a los te­rro­ris­tas?

1 < 1

" "ó

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.