La muer­te subita y pa­ci­fi­ca de dos ami­gos en la ce­na

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - NEWS -

a muer­te de Lu­ciet Pe­rot, de 69 años, y Oli­vier Bou­din, de 38, pa­re­cía un rom­pe­ca­be­zas ab­sur­do.

Los dos hom­bres ha­bían fa­lle­ci­do den­tro de una ca­sa en Aut­hon-du-Per­che, un pueblo en el cen­tro de Fran­cia; los en­con­tró una ve­ci­na que, du­ran­te más de 12 ho­ras, pen­só que es­ta­ban dor­mi­dos.

“A las seis de la ma­ña­na vi los dos cuer­pos, uno de es­pal­das so­bre el sue­lo y el otro sen­ta­do, en la en­tra­da de la ca­sa de Pe­rot y pen­sé que es­ta­ban dor­mi­dos por la bo­rra­che­ra de la no­che an­te­rior”, le di­jo la mu­jer, que no fue iden­ti­fi­ca­da, al dia­rio fran­cés L‘Echo Ré­pu­bli­cain. “Des­pués vol­ví a pa­sar y los vi en la mis­ma po­si­ción y pen­sé que ha­bía si­do una bo­rra­che­ra ex­tre­ma”.

Pe­ro, cuan­do pa­só de nue­vo por la ven­ta­na y los vio en la mis­ma po­si­ción, sos­pe­chó lo que las au­to­ri­da­des con­fir­ma­ron des­pués: am­bos hom­bres ha­bían fa­lle­ci­do. Sus cuer­pos no mos­tra­ban nin­gún signo de vio­len­cia o agre­sión fí­si­ca, ni ha­bía se­ña­les de que al­guien hu­bie­ra in­ten­ta­do ro­bar­les o en­trar a la ca­sa por la fuer­za.

¿Có­mo mue­ren dos per­so­nas, de eda­des dis­pa­res, al mis­mo tiem­po cuan­do no hay vio­len­cia de por me­dio?

Los de­dos acu­sa­do­res se­ña­la­ron a la ce­na que los hom­bres de­ja­ron a me­dio co­mer: fri­jo­les en­la­ta­dos, un tro­zo de pan, que­so, car­ne y una bo­te­lla de vino.

De acuer­do al re­por­te de los me­dios lo­ca­les, la po­li­cía es­pe­cu­ló con que se tra­ta­ba de un ca­so de bo­tu­lis­mo vi­ru­len­to, o sea, que se ha­bían en­ve­ne­na­do por la co­mi­da en­la­ta­da.

Te­nía to­do el sen­ti­do, pe­ro tras un aná­li­sis de par­te de las au­to­ri­da­des, se con­fir­mó que no, que no ha­bía pro­ble­mas con la co­mi­da. Que la his­to­ria te­nía un gi­ro mu­cho más ines­pe­ra­do, mu­cho me­nos pro­ba­ble.

Pe­rot, due­ño de la ca­sa, se ha­bía atra­gan­ta­do con un pe­da­zo de car­ne que no pu­do mas­ti­car ade­cua­da­men­te, pues le fal­ta­ban dien­tes.

La as­fi­xia se lo lle­vó, pe­ro tu­vo ré­pli­cas: Bou­din, quien te­nía una con­di­ción car­día­ca con­gé­ni­ta, ató­ni­to por ver a su ami­go atra­gan­tar­se has­ta la muer­te, su­frió un in­far­to que ter­mi­nó por ma­tar­lo tam­bién.

Los ve­ci­nos res­pi­ra­ron ali­via­dos; de­fen­dían que Pe­rot y Bou­din eran gen­te bue­na y sin enemi­gos. El azar, en cam­bio, no es­tu­vo de su la­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.