Ins­truc­cio­nes ma­gi­cas pa­ra son­reír

La Nacion (Costa Rica) - Revista Dominical - - NEWS -

“Es­co­ja una car­ta, la que quie­ra; mués­tre­la a to­dos ex­cep­to a mí”, me di­ce Law­ren­ce. Tie­ne los ojos ras­ga­dos y la voz del­ga­da, co­mo las ma­nos con las que re­vuel­ve el ma­zo. Fren­te a mí, me di­ce que es­co­ja la car­ta que yo quie­ra, que la pon­ga aquí, que la aco­mo­de allá, que pon­ga es­tas car­tas en­ci­ma de las otras. Que lo vea a los ojos por­que va a en­con­trar mi car­ta por me­dio de te­le­pa­tía. Des­pués de 20 se­gun­dos de es­cu­dri­ñar in­ten­sa­men­te en mis ojos, se ríe que­di­to.

“Cin­co de co­ra­zo­nes”, di­ce ca­si en mur­mu­ro.

El au­la ex­plo­ta en aplau­sos. Tie­ne ra­zón, por su­pues­to, pe­ro lo que im­por­ta no es eso: lo que im­por­ta es la eu­fo­ria, la in­ten­sa ale­gría con la que el co­ra­zón se acelera cuan­do la ma­gia ocu­rre.

La ma­gia le ga­na a las pa-

la­bras: no se pue­de ex­pli­car en tex­to la sen­sa­ción de al­ga­ra­bía, tan pu­ra, tan ge­nui­na, que pro­vo­ca ver la car­ta que apa­re­ce de la na­da, las bo­li­tas que se mul­ti­pli­can, los li­bros que a una per­so­na le mues­tran una co­sa y otros otra. Esa mis­ma al­ga­ra­bía se po­ten­cia cuan­do la ma­gia es­tá en las ma­nos de cin­co ado­les­cen­tes.

¿Có­mo lo ha­cen? Im­po­si­ble sa­car­les la res­pues­ta: un buen ma­go nunca re­ve­la sus se­cre­tos.

Des­de ha­ce año y dos me­ses, cin­co apren­di­ces de ma­gos, de Ti­rra­ses de Cu­rri­da­bat, de­di­can las tar­des de sus miér­co­les a apren­der es­tos se­cre­tos y, de pa­so, a me­jo­rar sus vi­das, a ser más fe­li­ces, a son­reír más.

Jun­tos, for­man un gru­po di­ri­gi­do por Die­go Var­gas, un ma­go pro­fe­sio­nal cos­ta­rri­cen­se, y son par­te de la or­ga­ni­za­ción Ma­gos sin Fron­te­ras, cu­ya mi­sión –ten­der un puen­te ac­ce­si­ble en­tre la ma­gia y jó­ve­nes en si­tua­cio­nes so­cio­eco­nó­mi­cas com­pli­ca­das– tras­cien­de los tru­cos, las car­tas y las ilu­sio­nes; tras­cien­de los pro­ble­mas, la po­bre­za y las preo­cu­pa­cio­nes: la ma­gia no sa­be na­da de esas fron­te­ras que nos in­ven­ta­mos.

LEN­GUA­JE UNI­VER­SAL

Ma­gos sin Fron­te­ras es una or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal que na­ció en el 2002 cuan­do Tom Ver­ner aban­do­nó su tra­ba­jo de 35 años co­mo pro­fe­sor de psi­co­lo­gía y se mar­chó a Áfri­ca, pa­ra tra­ba­jar en cam­pos de re­fu­gia­dos.

La ba­rre­ra del len­gua­je di­fi­cul­ta­ba su la­bor y lo obli­gó a en­con­trar so­lu­cio­nes. Las en­con­tró en la ma­gia, por­que de­cía que la ma­gia es un len­gua­je, uno que rom­pe to­do ti­po de di­fi­cul­ta­des: la sor­pre­sa an­te un ac­to efec­ti­vo es uni­ver­sal, co­mo reír, co­mo sen­tir­se fe­liz. En­tre des­pla­za­dos afri­ca­nos, Ver­ner en­con­tró no so­lo una for­ma de co­mu­ni­car­se de for­ma efec­ti­va con ellos, sino el fu­tu­ro de su vi­da.

Fun­dó, en­ton­ces, Ma­gos sin Fron­te­ras y se mar­chó, en el 2007, a El Sal­va­dor. Allí se or­ga­ni­zó el pri­mer gru­po, que em­pe­zó a im­par­tir lec­cio­nes de ma­gia a jó­ve­nes de zo­nas con­flic­ti­vas y vio­len­tas, con­tro­la­das por las ma­yo­res pandillas del país cen­troa­me­ri­cano.

Era una for­ma de em­po­de­rar­los, de dar­les he­rra­mien­tas pa­ra la vi­da; tal co­mo lo ha­ce Die­go con sus cin­co apren­di­ces: Adal, Abraham, Fran­cis­co, Law­ren­ce y Va­le, la úni­ca mu­jer pe­ro cier­ta­men­te no la úl­ti­ma: ya el gru­po es­tá mo­vién­do­se pa­ra in­te­grar a más chi­cas.

***

La his­to­ria de Ma­gos sin Fron­te­ras Cos­ta Ri­ca no se pue­de con­tar sin el re­la­to, pre­ci­sa­men­te, de Die­go, quien co­men­zó su ca­rre­ra co­mo ma­go en el 2009, dan­do sus pri­me­ros shows cuan­do te­nía 17 años, más o me­nos.

De pequeño, su pa­dre de­cía que ha­cía ma­gia; no lo ha­cía: ha­cía tru­cos, que no son lo mis­mo por­que, ex­pli­ca Die­go, “la ma­gia es un ar­te y una pa­sión”. Es de­cir, que no es al­go oca­sio­nal, al­go que tu­vo cla­ro ca­si des­de que una tía su­ya le re­ga­ló un kit de ma­gia que lo en­lo­que­ció du­ran­te su ni­ñez. Más lo en­lo­que­ció, sin em­bar­go, la reac­ción de un pri­mo su­yo an­te un sen­ci­llo ac­to con una co­pa y una bo­li­ta.

“Mi pa­sión es ha­cer reír a la gen­te”, cuen­ta, co­mo si hi­cie­ra fal­ta: en la prác­ti­ca es evi­den­te. Así se ha ga­na­do la ad­mi­ra­ción y el res­pe­to de sus apren­di­ces, quie­nes asis­ten to­dos los miér­co­les, du­ran­te dos ho­ras, a La Co­me­ta, un pro­yec­to co­mu­nal en Ti­rra­ses don­de, ade­más de ma­gia, se im­par­ten to­do ti­po de cur­sos cul­tu­ra­les y edu­ca­ti­vos a los ve­ci­nos. Ahí, va­rios lu­ga­re­ños re­cién aho­ra en­cuen­tran, gra­cias a la co­mu­ni­dad, el apo­yo pa­ra con­cluir sus es­tu­dios de ba­chi­lle­ra­to, por ejem­plo.

Des­pués de que Die­go ter­mi­nó el co­le­gio, co­no­ció a va­rios ma­gos pro­fe­sio­na­les que lo ins­pi­ra­ron. Más tar­de tu­vo su pri­mer es­pec­tácu­lo en la ca­sa de un pri­mo. Ya no ha­bía vuel­ta atrás. En el 2011 via­jó a Gua­te­ma­la a es­tu­diar ma­gia y des­de en­ton­ces no se

ha de­te­ni­do: en el 2013 fue a Chi­le; es­te año a Co­lom­bia, Uru­guay y Ar­gen­ti­na.

“Cuan­do es­ta­ba pequeño de­cía que que­ría ser ma­go, pe­ro ni yo me lo creía”. Aho­ra sí: Die­go ofre­ce shows a empresas y or­ga­ni­za­cio­nes de to­do ti­po, se ha pre­sen­ta­do fue­ra del país en va­rias oca­sio­nes, ha en­ta­bla­do re­la­cio­nes cer­ca­nas con va­rios de los me­jo­res ma­gos del pla­ne­ta y, to­da­vía, ape­nas con 25 años, si­gue pu­lien­do su ar­te.

Na­da, sin em­bar­go, se le com­pa­ra a su mi­sión ac­tual: mos­trar­les el ca­mino de la ma­gia a sus es­tu­dian­tes.

MI­SIÓN

Co­men­zó con vi­si­tas a cár­ce­les y hos­pi­ta­les. Lue­go, en el 2011, Die­go asis­tió a una ac­ti­vi­dad en la Ula­cit, du­ran­te una vi­si­ta de Patch Adams, el fa­mo­so mé­di­co pa­ya­so. Die­go pu­do con­ver­sar con otro pa­ya­so ex­per­to en ri­so­te­ra­pia, quien le con­tó de Ma­gos sin Fron­te­ras.

“No lo po­día creer. Vol­ví a mi ca­sa a bus­car lo que pu­die­ra en­con­trar. 2011, In­ter­net de zo­na ru­ral: du­ré dos ho­ras car­gan­do un vi­deo de cua­tro mi­nu­tos. Era Tom Ver­ner ha­blan­do y ha­cien­do ma­gia. Me vol­ví lo­co. Lo bus­qué y agre­gué en Fa­ce­book. Me acep­tó y le es­cri­bí un men­sa­je”.

Ese men­sa­je no ten­dría res­pues­ta. No de in­me­dia­to, en to­do ca­so. Du­ran­te los si­guien­tes cua­tro años, Die­go si­guió la­bran­do su ca­rre­ra y tra­ba­jan­do con dis­tin­tas or­ga­ni­za­cio­nes be­né­fi­cas en to­do el país.

En­ton­ces, en el 2015, puf, ma­gia. Una per­so­na de la com­pa­ñía Bu­si­ness De­ve­lop­ment Ad­vi­sors se le acer­có pa­ra con­fir­mar­le que las co­sas suceden cuan­do tie­nen que su­ce­der: “Die­go, que­re­mos traer Ma­gos sin Fron­te­ras a Cos­ta Ri­ca y es­ta­mos bus­can­do un ma­go”.

“En el 2011, cuan­do le es­cri­bí a Tom, yo no era el ma­go que soy aho­ri­ta. No te­nía los re­cur­sos ni los con­tac­tos ni na­da. Por di­cha fue aho­ri­ta”, re­fle­xio­na Die­go. “Pa­ra traer el gru­po, bus­ca­ban a un ma­go que qui­sie­ra ha­cer es­to: ve­nir a sen­tar­se con un gru­po de mu­cha­chos y en­se­ñar­les. Y ha­cer­lo por na­da. Bueno, no: por mu­cho, pe­ro por na­da eco­nó­mi­co”.

Du­ran­te los si­guien­tes me­ses, Die­go vi­si­ta­ría y co­no­ce­ría a los gru­pos de Ma­gos sin Fron­te­ras en El Sal­va­dor y Co­lom­bia, y fi­nal­men­te co­no­ce­ría a Tom Ver­ner. De esos lu­ga­res, y del fun­da­dor de la or­ga­ni­za­ción, se nu­tri­ría pa­ra en­tre­gar­se de lleno a su pro­pia fi­lial en Cos­ta Ri­ca.

“Los pro­fe­so­res en El Sal­va­dor co­men­za­ron co­mo es­tu­dian­tes cuan­do el gru­po ini­ció. Sue­ño con ver a al­guno de es­tos chi­cos dan­do cla­ses de ma­gia en el fu­tu­ro”.

*** La ver­sión co­lom­bia­na ope­ra en Ciu­dad Bo­lí­var, una de las zo­nas más con­flic­ti­vas de Bo­go­tá. Die­go pu­do vi­si­tar­los en se­tiem­bre del año pa­sa­do, dos se­ma­nas an­tes de que el gru­po via­ja­ra a Nue­va York a pre­sen­tar un es­pec­tácu­lo en Broadway.

“Subimos a un lu­gar le­jí­si­mos, más arri­ba de Ciu­dad Bo­lí­var, don­de no lle­ga ni la po­bre­za. Ahí, en me­dio de la na­da, es­tá la se­de de una ONG don­de los chi­cos de Co­lom­bia se pre­sen­ta­ron pa­ra los ve­ci­nos de la co­mu­ni­dad”.

Al con­cluir la pre­sen­ta­ción, los ve­ci­nos de la lo­ca­li­dad agra­de­cie­ron a Ma­gos sin Fron­te­ras por su ar­te y por re­pre­sen­tar a Ciu­dad Bo­lí­var “y de­mos­trar que aquí hay gen­te bue­na”. El úl­ti­mo ni­ño en ha­blar les ex­ten­dió un so­bre que de­cía De ciu­dad Bo­lí­var a Nue­va York. “Y jun­ta­mos pla­ta pa­ra ayu­dar­les en el via­je”, di­jo al ofre­cér­se­los.

“La ma­gia no co­no­ce de cla­ses so­cia­les”, di­ce Die­go. “La ma­gia es pa' to­dos”.

Esa lec­ción es­tá im­preg­na­da en ca­da una de las cla­ses que Ma­gos sin Fron­te­ras Cos­ta Ri­ca ofre­ce a sus apren­di­ces en Ti­rra­ses. Cuan­do la ma­gia flu­ye, los es­tig­mas y los pro­ble­mas

que­dan de la­do.

ES­CUE­LA DE MA­GIA

Va­le es­ta­ba en cla­ses de re­li­gión, en el Co­le­gio Téc­ni­co Pro­fe­sio­nal Ula­dis­lao Gá­mez Solano, de Ti­rra­ses –el mis­mo al que asis­ten los cin­co chi­cos–, cuan­do Die­go pa­só por el au­la y le hi­zo el “ac­to de las bo­li­tas” al pro­fe­sor: una y otra vez, Die­go mul­ti­pli­ca­ba una bo­li­ta de es­pu­ma que es­ta­ba ocul­ta en la mano del pro­fe: cuan­do el pro­fe­sor creía que so­lo te­nía una, Die­go le mos­tra­ba tres.

“Ese mis­mo día lle­gué a de­cir­le a ma­mi que te­nía que ve­nir a La Co­me­ta pa­ra ins­cri­bir­me”, cuen­ta la mu­cha­cha.

Los cin­co com­par­ten his­to­rias si­mi­la­res. Abraham es­ta­ba en cla­ses de Edu­ca­ción Fí­si­ca cuan­do Die­go se le acer­có y vo­mi­tó car­tas. “Ay, per­dón”, le di­jo al mu­cha­cho con la bo­ca abierta, “me ca­yó mal el al­muer­zo”.

Adal es­ta­ba en cla­ses de es­pa­ñol; cuan­do Die­go pa­só, co­men­zó a sa­car car­tas del pe­lo de la pro­fe­so­ra. Die­go no sa­bía a quién te­nía en­fren­te: des­de sus cin­co años, cuan­do una tía su­ya le re­ga­ló una ca­ji­ta que des­apa­re­cía mo­ne­das, Adal que­dó fas­ci­na­do por la ma­gia. “Ha si­do de las me­jo­res co­sas que me han pa­sa­do en la vi­da”, di­ce.

Fran­cis­co tam­bién era fa­ná­ti­co des­de pequeño. "Me iba al par­que y ahí veía a los ma­gos que lle­ga­ban. Yo pen­sa­ba qué chi­va, yo quie­ro ser ma­go cuan­do sea gran­de. Nunca pen­sé que lle­ga­ría a es­to, pe­ro des­de esa fe­cha era mi me­ta", cuen­ta. "Con el tiem­po uno cam­bia y me ol­vi­dé un po­co de eso, has­ta que un día en la fi­la del co­me­dor, vi a Die­go cam­biar una car­ta en otra y yo pen­sé que te­nía que apren­der a ha­cer eso. Vi­ne con unos ami­gos que ya no es­tán pe­ro yo se­guí. Es bo­ni­to. Me gus­ta que, de tan­tas per­so­nas que hay, so­mos los úni­cos ma­gos sin fron­te­ras de Cos­ta Ri­ca. En Cen­troa­mé­ri­ca so­lo hay 12, y en­tre esos es­ta­mos no­so­tros. Es al­go pa­ra que se ins­pi­ren los de­más de que, diay, pue­den lo­grar lo que se pro­pon­gan".

Law­ren­ce, el más tí­mi­do e in­tro­ver­ti­do del gru­po, di­ce que le gus­tó el tru­co de las bo­li­tas. “Fue eso lo que me gus­tó y vi­ne. Y no sé. Sí, me gus­ta. Sí”.

Sus com­pa­ñe­ros se ríen y él tam­bién. Cuen­ta Die­go que, en el año y dos me­ses que la or­ga­ni­za­ción ha fun­cio­na­do, los mu­cha­chos han de­mos­tra­do un tre­men­do cre­ci­mien­to no so­lo en la prác­ti­ca de la ma­gia, sino co­mo se­res hu­ma­nos: “El gru­po en­se­ña a ha­blar en pú­bli­co, a desen­vol­ver­se con ma­yor fa­ci­li­dad, a ser cons­tan­tes y dis­ci­pli­na­dos”.

NE­CE­SI­DAD BASICA

Pa­ra Die­go, la ma­gia es to­do. Es su vi­da, por­que su vi­da es ha­cer reír a los de­más y con la ma­gia, su su­per­po­der, co­mo lo llama, pue­de ha­cer­lo al instante.

Al­gún tiem­po atrás, por ejem­plo, ca­mi­na­ba por la ca­lle cuan­do un hom­bre lo al­can­zó y co­men­zó a ca­mi­nar a su la­do con ma­la pin­ta: Die­go es­ta­ba se­gu­ro de que lo iba a asal­tar. Pa­ra ga­nar tiem­po, sa­có de su bol­si­llo un ma­zo de car­tas y co­men­zó a ha­cer tru­cos mien­tras ca­mi­na­ba. El hom­bre se le que­dó vien­do y, cuan­do lle­ga­ron a una es- qui­na, le di­jo “Mae, qué ra­ja­do, ¿có­mo ha­ce eso?”.

“¿Qué co­sa?”, le res­pon­dió Die­go, mien­tras ha­cía des­apa­re­cer car­tas y las en­con­tra­ba, por ejem­plo, de­trás de la ore­ja del mu­cha­cho quien, ma­ra­vi­lla­do, en lu­gar de asal­tar­lo le dio una mo­ne­da de 100 co­lo­nes co­mo agra­de­ci­mien­to.

No es su úni­ca his­to­ria; to­das las pá­gi­nas de es­ta re­vis­ta po­drían es­tar re­ple­tas de relatos má­gi­cos.

Su ma­yor de­seo, sin em­bar­go, es el de pre­sen­ciar esos relatos en sus apren­di­ces. “No bus­ca­mos for­mar ma­gos pro­fe­sio­na­les, bus­ca­mos que ha­gan lo que quie­ran; que la ma­gia les sir­va pa­ra pa­gar­se sus es­tu­dios o pa­ra ha­cer reír a la gen­te o pa­ra lo que sea”.

Ma­gos sin Fron­te­ras, cuen­ta, bus­ca so­bre to­do en­tre­te­ner. “La gen­te tie­ne un es­tig­ma con en­tre­te­ner. Nos ha­ce fal­ta son­reír más. To­dos sa­be­mos ha­cer­lo. Un be­bé na­ce sa­bien­do son­reír y de gran­des no lo ha­ce­mos lo su­fi­cien­te. Son­reír es una ne­ce­si­dad bá­si­ca”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Costa Rica

© PressReader. All rights reserved.